Redes sociales y empleo: ¿sirven o no?

IMAGE: Oleksiy Mark - 123RFUn estudio reciente publicado por investigadores de la Northern Illinois University viene a contradecir concepciones anteriores acerca de la idoneidad de estudiar los perfiles de Facebook de posibles candidatos durante la fase de selección para asegurar un buen encaje de la persona en la compañía.

Básicamente, la conclusión es que todos esos esfuerzos para buscar frases inconvenientes, incorrecciones políticas, fotos de borracheras y demás cuestiones que según algunas empresas debían descartar a un posible candidato, no tienen ningún tipo de correlación con el rendimiento de esos empleados en sus puestos de trabajo, y sí tienden a reflejar, en cambio, sesgos de las empresas en cuestión contra determinadas minorías, sexos, etc.

La cuestión parece reforzar el más puro sentido común: utilizar las redes sociales para verificar los intereses de una persona, su nivel de influencia o expertise en un tema determinado, o sus contactos dentro de una industria, por ejemplo, puede tener su sentido. Un blog personal, una presencia cuidada en LinkedIn, o métricas como Klout y similares, tomadas con el debido cuidado y nunca como una puntuación absoluta, pueden servir para ofrecer una imagen más completa que la que podría llegar a obtenerse únicamente con una entrevista o un proceso de selección estándar. Pero pasar de ese tipo de comprobaciones a dedicarse a espiar o acosar a un posible candidato para tratar de sacar conclusiones sobre si dice tacos, se manifiesta políticamente o hay fotos suyas durante una juerga es, pura y simplemente, absurdo. Cualquiera puede emborracharse durante una fiesta sin que ello tenga que afectar lo más mínimo a su rendimiento profesional, y de hecho, podríamos incluso lanzar una evaluación en sentido contrario: una empresa que discrimina a un posible candidato y decide no incorporarlo porque encontró una fotografía suya en una fiesta puede que no sea el mejor lugar para trabajar.

Entre utilizar las redes sociales para obtener una imagen más completa de los intereses de un candidato, y dedicarse a espiarlo absurdamente o a intentar perfilarlo psicológicamente va un trecho importante. Y sobre todo, lo primero puede servirte para evaluar si el candidato es adecuado, pero lo segundo solo servirá para proyectar tus sesgos personales, sin predecir en modo alguno si el candidato terminará por ser una buena incorporación o no.

Lo dicho: en el fondo, puro sentido común.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Social networks and selection processes: a little common sense please“)

21 comentarios

  • #001
    Anónimo - 5 enero 2014 - 15:23

    Conclusion: claramente sirven. No son concluyentes pero sirven. Saludos.

  • #002
    Ander - 5 enero 2014 - 15:24

    Y qué pasaría si ahora desaparecieran las redes sociales? ‘El silencio de los tuiteros’ http://basketandtalent.com/2013/01/16/el-silencio-de-los-tuiteros/

  • #003
    Yoriento - 5 enero 2014 - 15:25

    Gracias, E, por la información. Este año voy a dedicar más tiempo a indagar fuentes y contenidos rigurosos que hablen sobre el desarrollo profesional y el socialmedia.

    Hasta hace no mucho las empresas no usaban la Web Social para buscar personas.

    Ahora, la mayoría de las organizaciones ya usan el reclutamiento en las redes sociales para encontrar información básica fácilmente y para hallar datos que permitan rechazar a los candidatos más que valorarlos, sea o no esto una buena estrategia. Se trata de un ‘RECLUTAMIENTO NEGATIVO’

    Pronto, algunas ya lo hacen, las empresas usarán de forma generalizada el verdadero reclutamiento 2.0 o ‘RECLUTAMIENTO POSITIVO’: conocer y tener a los candidatos potenciales como contactos antes de necesitarlos.

    Por supuesto, esto implica más dedicación, naturalidad y continuidad en el trabajo de selección, mucho va más allá de la mera búsqueda de señales negativas en los profesionales que permita descargarlos.

  • #004
    Alex Bolea - 5 enero 2014 - 15:27

    Es más, yo creo que cómo empresario huiría de la perfección de un candidato. Estos son los que acaban siendo asesinos en serie y esas cosas, jejeje.

    Aunque también hay que tener en cuenta ciertos aspectos como son sus relaciones sociales en un aspecto más bien psicológico. Si con todos sus amigos está siempre con broncas y discusiones no creo que en el entorno laboral se lleve bien con sus compañeros.
    Pero estoy contigo en que lo que hay que usar es el sentido común.

  • #005
    David Mairal - 5 enero 2014 - 15:57

    Internet puede ser una gran herramienta tanto para reclutadores como para candidatos.

    Cuando los servicios de Internet pasan de usarse como herramienta para convertirse en un fin en sí mismo, entramos en la “fase burbuja” en la que ocurren cosas como las que nombras: reclutadores tratando de ver en una bola de cristal a candidatos irreales.

    Una herramienta, ni más menos, que hay que usar convenientemente. Sentido común.

  • #006
    Álvaro López - 5 enero 2014 - 16:24

    Me parece que tienes mucha razón en que las redes sociales deben servir para reforzar la marca personal de un candidato pero nunca para descartarlo sino ha pasado primero una entrevista.

  • #007
    Gorki - 5 enero 2014 - 16:32

    Hacia el año 2000 era jefe de proyectos y contrataba periódicamente gente. Eran otros tiempos y otras circunstancias, pues entonces era difícil encontrar personas con la formación necesaria para los puestos que queríamos cubrir.

    Cuando necesitábamos un nuevo empleado, pedíamos a Personal, curriculums y ellos aun entonces que era difícil encontrar gente, te mandaban un mazo de curriculums que había escrito y enviado la gente. El problema era entonces seleccionar quienes te eran útiles.

    Yo ponia en un motón los que claramente no me valían por su perfil profesional, en otro los que valían pero en principio no me gustaban y en otro los que se merecían tener una entrevista. Una segunda revisión reducía a una docena los candidatos a llamar, quitando o ponendo candidatos. El número es el que puedes llegar a ver en unos tres días de entrevistas y normalmente de ellos salia el candidato final.

    Lo fundamental es pues, (entonces y puede que ahora), es tener un curriculum te atractivo, que explica bien lo que sabes hacer, porque refleja una personalidad adecuada, ni infantil ni pretenciosa, ordenado y limpio pero a la vez sincero y natural.

    Desgraciadamente nunca sabré los candidatos ideales para el puesto que se me escaparon en esta primera selección por no tener un curriculum redactado debidamente, pero tenemos que tener en cuenta que el tiempo dedicado a la selección de personal es limitado y que siempre y no solo en épocas de crisis como la actual, el problema ha sido descartar candidatos y no el encontrarlos.

    ¡Ojo!, otra fuente fundamental es la recomendacion de un amigo, no necesariamente de un jefe, un compañero de trabajo, un subordinado o un pariente es una magnifica recomendación, por ejemplo hemos colocado al hijo de la asistenta que limpiaba oficina, por que ella nos dijo que buscaba trabajo.

    Entoncees, solo utilizabamos los curriculum para una primera criba, quizá ahora, no lo sé, también se verifique en Internet, supongo que si, pero creo que esa sea la segunda criba, la primera seguirá siendo el curriculum, enviado por carta o a través de Internet, no ñ lo sé, hace mucho que no me dedico a buscar emprleados y no estoy segur0 como se hace ahora, a lo mejor Personal te manda una lista de links para que escojas.

    Para encontrar empleo es fundamental tener un curriculum muy buien redactado que indique sin trampas lo que sabes hacer y que de una buena imagen de ti como persona y a la vez, poner en marcha toda la red de contactos (fíisicos y quizá hoy digitales) que tengamos, amigos, parientes, etc,
    De todas formas, yo hoy no buscaría trabajo, me crearía mi puesto de trabajo, algo que me parce mucho más sencillo y las mismas probabilidades de éxito a medio plazo, estoy absolutamente de av cuerdo con Risto Mejide http://ristomejide.com/2013/11/06/el-nuevo-libro-de-risto-mejide-no-busques-trabajo-ya-esta-a-la-venta-en-amazon/

    Pero eso es otro tema, que se aparta del tema de hoy

  • #008
    Luis Fernandez - 5 enero 2014 - 17:46

    Interesante. Más que reclutamiento negativo o positivo, yo coincido con la opinión de este blog, que dice algo así como que ya no se trata de quedar bien a los ojos de los reclutadores, sino simplemente de no quedar descartado a las primeras de cambio: http://mejorartucv.com/internet-descarta-a-la-mayoria-de-candidatos/

    Pero está claro, al final es cuestión de sentido común. Lástima que no todos tengamos el mismo concepto de “sentido común” :)

  • #009
    Luis García de la Fuente - 5 enero 2014 - 18:10

    Se juntan muchas cosas a la vez, y el concepto “empleo” es algo que ya se estira tanto que pierde sentido hablar de él como una categoría.
    En proyectos tecnológicos hace falta TALENTO, gente capaz de resolver problemas de forma rápida y creativa, tras lo cual bien pueden plantearse otros retos en la misma organización o en otra diferente.
    ¿Cómo pensar que la selección de estas personas debe ser similar a la de alguien que quiere “hacer carrera” durante 30 años en una Endesa o similar?.
    A veces ver a alguien participar de situaciones “poco convencionales” puede ser un estímulo y otras un problema, pero las fotos son sólo fotos, y los CV sólo papel. En mi opinión lo único que cuenta es escuchar lo que tiene que decir o preguntar esa persona, lo más en directo posible.
    Por otra parte en mi opinión LinkedIn es el mejor ejemplo de que las redes sociales si ayudan al empleo, pero desde planteamientos profesionales y menos frívolos como eso de buscar fotos de la gente de fiesta, que manda narices el tiempo libre que tienen algunos para poder dedicarlo a eso. Hay gente para todo sin duda.

  • #010
    alvizlo - 5 enero 2014 - 18:38

    Era evidente, que alguien no muestre algo indica eso, que no lo muestra, pero no que no lo haga. Igualmente la libertad de expresión está para utilizarla: una cosa es ser profesional,aparcar la opinión personal cuando sea necesario, y otra ser un pelele sin criterio. A ver si tomamos nota y volvemos a hacer un uso más natural de Internet y nos dejamos de tanto postureo “social”, que vale para vender publicidad contextual pero poco más.

  • #011
    Antonio Castro - 5 enero 2014 - 20:01

    Supongamos que me abro en Twitter una cuenta para dar caña a los cristianos apostólicos romanos, otra para dar caña a los políticos corruptos, otra para compartir con mis amigos de acuariofilia y amantes de la naturalez, otra para disfrutar de las maravillosas fotos de mis fotógrafos favoritos y otra para compartir sobre software libre.

    No hace falta ser un experto en ninguno de esos temas para pasar el rato compartiendo sobre los temas que más te interesan y a buen seguro que mi imagen no sería percibida de la misma forma en las diferentes cuentas creadas con esos propósitos tan diferentes.

  • #012
    José Luis Portela López - 5 enero 2014 - 21:08

    Yo partiendo de mi teoría que cuento en mis conferencias en el IE de porque las personas tienen éxito; 25% conocimiento, 25% su personalidad y 50% como se relacionan con los demás, no contrataría a alguien que no es capaz en su vida personal de disfrutar de sus amigos y de tener cierto humor y ganas de pasarlo bien.

  • #013
    Gorki - 5 enero 2014 - 22:17

    #009 Luis García de la Fuente
    En mi opinión lo único que cuenta es escuchar lo que tiene que decir o preguntar esa persona, lo más en directo posible.

    Totalmente de acuerdo, al final lo que más puntúa es la entrevista personal. El problema es cómo llegar a ella, y eso es solo se consigue a través de un curriculum, o por una recomendación. Pero, ¿como es nuestra huella en Internet?

    Pienso que nadie busca expresamente esa foto de despedida de solteros en la que bebiste más de la cuenta, pero es muy posible que metan tu nombre en Google a ver que sale, pues es cuestión de un momento. ¿Qué pasa si en conjunto, la imagen que enseña Google es la de alguien frívolo, superficial y poco serio? ¿Empujará eso a que te llamen para la entrevista personal, o te hace perder posiciones en la lista de personas a llamar?

  • #014
    Miguel Ángel García - 6 enero 2014 - 01:55

    No conozco a nadie que no haya hecho el ridículo en alguna cena o acto. Valorar a un candidato por esos detalles no me parece los más adecuado pues prefiero que una persona en un momento determinado se muestre como lo que es, una persona que como alguien que lo esconde todo para aparentar lo que no es. Buen post, como siempre. Un saludo

  • #015
    Miguel Ángel Acera - 6 enero 2014 - 02:57

    Dior despidió a John Galiano en 2011 por sus comentarios antisemitas (http://www.expansion.com/2011/03/01/empresas/distribucion/1298999771.html). Aquello ocurrió en un café de París, pero si hubiese sucedido en las redes sociales no tendría menos importancia. Las redes sociales son una proyección de nosotros, quizás, teniendo en cuenta las investigaciones a las que haces referencia, algunas personas sean más o menos hábiles proyectando en las redes sociales, posible causa de la no correlación.
    Desde luego, como bien apunta Alfonso Alcántara (#003), será más adecuado el reclutamiento positivo porque es buscar y encontrar lo que se necesita. Usar las redes sociales para hacer de policías es excesivo… ¿o no? Recordemos también el caso de Apple al despedir a un empleado por criticar a la compañía en las redes sociales (http://www.abc.es/20111103/tecnologia/abci-apple-despide-trabajador-criticas-201111031320.html).
    Queramos o no, será difícil no dejarse influir por lo que candidatos o ya empleados publiquen en las redes sociales.

  • #016
    Valentín - 6 enero 2014 - 19:40

    Totalmente de acuerdo Enrique…apuesto por el sentido común, el cual echo en falta en muchas ocasiones… para este 2014 pido sentido común, escucha y paciencia… ahí es nada.

    Abrazos y gracias por compartir reflexiones en tu estupendo blog.

  • #017
    José Luis Sordo - 7 enero 2014 - 15:20

    El tema de la influencia de tu perfil social en un proceso de selección me lo han planteado en varias ocasiones, aunque la más reciente fueron unos chavales durante una estancia educativa en mi empresa. No sé si fue acertado o no, pero les plantee el ejemplo de Romario, un ejemplo de deportista ‘fiestero’ y ‘juerguista’ que, sin embargo, podemos decir que hizo un excelente trabajo para su equipo y su club. Está claro que nuestra vida personal influye en la profesional (aunque tal vez ni siquiera deberíamos hacer semejante diferenciación) y viceversa. Pero eso no quiere decir que sea decisiva para nuestro rendimiento y que, por tanto, sea motivo de exclusión de un proceso…
    Otro caso de ‘sesgo’ que podemos cometer me ocurrió con un empleado, del cual se dijo que no paraba de “publicar cosas” en Facebook en horario de trabajo, y sin embargo quedó probado que ello no afectó en absoluto a su excelente rendimiento en el puesto.

  • #018
    McCormick - 8 enero 2014 - 09:41

    Ya lo decía Confucio, hablando de redes sociales y reclutamiento 85.0, opina, majete, opina ahora que puedes, que algún día vendrán los académicos con sus estudios y los profesionales con su “validez predictiva” y tendrás que dejar de decir tonterías. Más basura sobre el tema en http://wp.me/p8xZ4-3W3. Feliz año a tod@s.

  • #019
    javier hernandez - 10 enero 2014 - 10:16

    No sirven. Una foto o un comentario en la red no puede ser un criterio de selección. Si así fuese……….apaga y vámonos.

  • #020
    Miguel - 11 enero 2014 - 04:49

    Lo que cre facebook, mucho al contrario de twitter es trafico, las redes sociales son lideres de opinión… Si no para que las televisiones, radios utilizan las redes sociales? .Hay exceso de información y el marketing de contenido de valor no ha muerto, hay que trabajar en mejor contenido y en menos venta..No somos como los americanos, error grave que en el mercado español ha pasado..y como una barrendero limpia las calles debería pasar lo mismo en google, con algunos perfiles falsos..En vez de hablar de codependencia de la publicidad, trabajemos mejor contenido, si hay que vender.. Pero la venta se hace cuando hay un trabajo de contenido ahí empezara el engagement..Si no seguiremos siendo presos de la publicidad agresiva y eso no ayuda en nada a romper una barrera en abrir mercado… Ni menos en España

  • #021
    Dario Pereira - 12 enero 2014 - 15:42

    Actualmente lo que esta claro es que con las redes sociales y en este caso el facebook por ser la que normalmente los usuarios son mas activos sirven de referencia para las empresas en el sentido de saber un poco sobre el candidato que aspira al puesto.
    Esta claro la subjetividad del que contrata en evaluar las fotos que el usuario tiene en su perfil, pero para ello también esta la opción de compartir publicaciones de forma privada y de forma publica.
    Es conocido un caso de una empresa que ha despedido un trabajador, o sea en este caso que ya trabajaba por justa causa y cuyo tribunal ha dado la razon a la empresa, con el motivo de publicaciones despectivas que este trabajador ha hecho a su empresa de manera publica.
    La verdad que nos abre la reflexión y que hay una estrecha relación entre lo que se considera seleccionar y cada vez en un mundo mas competitivo y lo que se considera espiar.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados