El año de la internet de las cosas: Google compra Nest

Nest productsEmpezamos 2014 comentándolo, al hilo de las tendencias marcadas en CES: este iba a ser el año en el que lo conectaríamos todo. Y para corroborarlo, llega Google y anuncia su toma de posiciones privilegiadas en el diseño de hardware y en el ámbito del “todo conectado” con la adquisición de Nest Labs, una empresa que se dedica a la reinvención de aparatos aparentemente poco excitantes, como el termostato o la alarma de detección de humos y de monóxido de carbono, pero que lo hace con unas credenciales de diseño que han hecho que estuviese en el centro de atención de muchos.

En el corazón de la empresa, un equipo encabezado por Tony Fadell y Matt Rogers, dos ex-Apple muy implicados en el lanzamiento del primer iPod, que proporciona a la operación un cierto tinte de acqui-hire, suponiendo que pudiésemos plantear algo así a un precio de 3.200 millones de dólares (la última valoración de la compañía la situaba en los dos mil millones). Según las primeras declaraciones, Nest seguirá operando como compañía independiente y reinventando productos, pero recibiendo además una ayuda que seguramente será muy apreciada en el ámbito del software – las últimas versiones del software de sus productos habían tenido algunos problemas de calidad – y de la propiedad intelectual – la compañía mantiene litigios por infracción de patentes con monstruos como Honeywell y otras.

Pero caben pocas dudas de que la adquisición, en realidad, tiene objetivos mucho mayores, encuadrados en el posible papel del equipo en el diseño de una línea de hardware en la que Google tiene cada vez más intereses y en dos avenidas, la del home automation y la de los wearables, en las que el diseño tiene mucho, muchísimo que decir. No, Nest no es simplemente una compañía que hace electrodomésticos inteligentes: es una empresa con un fuerte componente de diseño, capaz de abrir para Google las puertas de nuestros hogares, y de dar un fuerte impulso a esas dos categorías.

La de Nest es una más en la ya interminable lista de adquisiciones de Google, una compañía con recursos suficientes como para tomar posiciones en todo aquel ámbito que manifiesta un cierto nivel de actividad. Pero en este caso, además de hacer ricos a sus propietarios y accionistas, marca una dirección clara para el futuro inmediato: la integración de cada vez más información y dispositivos en la red. De hecho, las primeras reticencias tardaron pocas horas en surgir: la idea de que Google tuviese acceso a los datos generados por los dispositivos de Nest y que pudiese saber, por ejemplo, cuándo estamos en casa o cuándo no, o a qué temperatura nos gusta tenerla, no parecía demasiado apetecible, y fueron de hecho rápida y taxativamente contestados por la compañía.

Pero lo que no cabe duda es que Nest y su equipo proporcionan a Google una entrada directa en nuestros hogares a partir de dispositivos que pueden no tener mucho glamour, pero que forman parte de nuestro día a día con plena carta de naturaleza, y que han sido reinventados con todas sus consecuencias de una manera que sus usuarios encuentran profundamente útil. No, no es lo mismo programar el termostato que poder relacionarte con él desde tu smartphone, que aprenda de tu uso y de tus preferencias de confort, y que además te ayude a ahorrar. Integrar ese tipo de prestaciones con aplicaciones como Google Now va a ser, sin duda, cuestión de muy poco tiempo. A pesar de la gran acogida que Nest tuvo en sus inicios, sus productos seguían siendo bastante de nicho (del nicho de quienes se gastan $249 en un termostato o $129 en un detector de humos y monóxido de carbono), algo en lo que los recursos de Google podrán seguramente influir.

Una operación que Nest sin duda valorará por el empuje y posibilidades que le otorga, y que Google ve como una entrada de primer nivel en una categoría de muchísimo interés. Y una de esas adquisiciones que, seguramente, dará que hablar en poco tiempo.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “The year of the ‘internet of everything’: Google buys Nest“)

33 comentarios

  • #001
    Daniel Terán - 14 enero 2014 - 10:25

    Bueno, ya tienen robots, tienen termostatos y saben ordenador la información. A ver para cuándo el autómata que limpia, plancha y recoge la casa.

    Se van a forrar.

  • #002
    Gorki - 14 enero 2014 - 11:03

    No cabe duda, es un movimiento en la linea de “Internetde las cosas” que comentabas hace días y que en mi opinión, viene condicionada por que los consumidores somos menos reacios a comprar objetos físicos, como iPod, smartphones, Tanblets, o consolas de juego, y renovarlos periódicamente, que bienes inmateriales como el software. Por tanto la forma de monetizar el software es vender terminales específicos para él. Es pues, una moda imparable, porque hay un motivo comercial detrás.

  • #003
    Observador - 14 enero 2014 - 12:54

    Mira, ya no eres el único al que le gustan los termostatos, Dans…

  • #004
    mercadder - 14 enero 2014 - 12:54

    Es un hecho, Apple partió en 2 a Google, y ésta se ha visto en la necesidad de evolucionar en una cosa diferente: de compañía publicitaria de internet a empresa de hardware y software.

    Se imaginan donde estaría Google si Apple no hubiera creado el iPhone?

    Google debe crear otras marcas, su branding se esta desintegrando en varias cosas. Google el buscador?, la red social?, la de Android?, la del termostato?

  • #005
    Jose Antonio Pérez Fonseca - 14 enero 2014 - 12:55

    Sinceramente, no entiendo los acqui-hires. ¿por qué pagar esas desorbitadas sumas por adquirir la compañía si su mayor activo son los empleados? ¿por qué no llamar a los mismos y hacerles unas buenas ofertas?

  • #006
    Gorki - 14 enero 2014 - 15:18

    #005 Jose Antonio Pérez Fonseca
    Sinceramente, no entiendo los acqui-hires

    A mi me pasa lo mismo. Se pretende es adquirir es tiempo, o un mercado o una tecnología como en este caso.

    Sin embargo mi experiencia indica 2+2 suman 3 en el mejor caso, los motores de la empresa comparad suelen ser accionistas de la empreasa matriz y con los bolsillos llenos, suelen desear probar suerte de nuevo, quieren ser cabeza de ratón porque son emprendedores. Asi que cuando vence el plazo establecido se largan y no es lo peor, en el tiempo que aguantan por contrato no dan una buena idea, pues se las guardan para cuando se larguen.

  • #007
    Humberto Amo - 14 enero 2014 - 16:11

    Lo de Google empieza a dar miedo. Se está haciendo con una cantidad de fuentes de información descomunal y las utiliza comercialmente de manera envidiable.

    Se percibe “tranquilidad” allá donde está Google (no tiene amenezas serias estructuradas: ni Microsoft ni posibles competidores con sotware libre). Como mucho tiene algún rival en cosas puntuales, pero ninguno con la visión global de Google.

    Mientras tanto en el mercado de lo físico todo es ebullición y siempre pendiente del siguiente movimiento de Google. Así que Samsung, Apple, HTC, etc. … a verlas venir.

    No me estraña que haya intentos serios de crear nuevas plataformas con alianzas entre grandes corporaciones. Pero parece que ni con esas. Ahora mismo se presenta como una fuerza imparable.

  • #008
    Mario - 14 enero 2014 - 16:20

    “¡Compradores de Nest, bienvenidos al data center de la NSA en Utah!”

    Así debería rezar la Nota de Prensa de Google sobre esta adquisición.

    (Off Topic: soy solo yo o después de un palabrerío alucinante atacando el uso de las notas de prensa por parte de las agencias de comunicación ahora Enrique está comentando … ¡una nota de prensa!, bueno enfin, este blog tiene más incoherencias, mejor digo “giros dramáticos”, que un teleculebrón venezolano)

    Conectar la electrónica de consumo de los hogares a los servidores de Google implica aceptar el uso de la data doméstica para los fines que Google crea convenientes por sí y ante sí -ya sean fines comercial o de espionaje-. No se trata de una aplicación que trasforme el móvil en un control remoto a distancia sino de incorporar nuestro uso de la electrónica a nuestro file personal en Google. Enrique pone el ejemplo de nuestra temperatura de confort; otro sería el volumen al que escuchamos música o cómo nos gustan la tostadas en las mañanas. En un futuro, normas contra los ruidos molestos pueden hacerse cumplir a través de la domótica, limitando vía Google el volumen del equipo de sonido en nuestra fiesta; o un racionamiento de energía podrá hacerse efectivo estableciendo por ley una temperatura máxima en nuestros hogares; o nuestra refrigeradora será la que elija el menú familiar contabilizando el máximo de calorías dispuesta a almacenar.

    Nuevamente, este tipo de data, aunque aparentemente inocua, nos pertenece y solo respetando y siendo conscientes de ello se puede evitar que nuestra propia casa se convierta en un HAL (el ordenador de 2001:Space Odyssey de Kubrick, que termina controlando la nave). La internet de las cosas tiene el factor añadido de tratarse de aparatos de los que básicamente dependemos para nuestra vida offline y permite el seguimiento y control de nuestras actividades incluso cuando no estamos conectados a internet.

  • #009
    Alejandro - 14 enero 2014 - 19:14

    Google quiere comprar todo, se quiere volver un Dios este tío.

  • #010
    Krigan - 14 enero 2014 - 23:43

    Humberto Amo:

    A mí Google no me da miedo, me da pena. Durante la mayor parte de su historia ha hecho las cosas muy bien, pero en los últimos años está cometiendo cada vez más errores (no me refiero a esta compra), sembrando las semillas de su propia decadencia.

    Google tiene principalmente 2 problemas: su obsesión por meterle a todo el mundo Google+ hasta en la sopa, y su creciente alejamiento en el buscador de lo que era su idea inicial.

  • #011
    Antonio - 15 enero 2014 - 07:50

    Al final acabaran comprando alguna empresa de papel higiénico para que no nos dejen ni cagar tranquilos. Creo que a mas de uno le esta empezando a oler muy mal todo lo que va haciendo google desde hace un par de años.

  • #012
    El astuto pendenciero - 15 enero 2014 - 12:54

    A mi esto me empieza a dar mucho miedito, ahora google controla muchisimos de nuestros datos pero siempre podemos apagar el ordenador o los datos del movil, pero con esto empieza a meterse hasta el fondo en nuestras casas, ¿que fue de aquello del “don´t be evil”?

  • #013
    Jos - 15 enero 2014 - 13:52

    @El astuto pendenciero
    Que tiene que ver un termostato inteligente que te hace ahorrar el 25% de la electricidad con ser evil?

  • #014
    mercadder - 15 enero 2014 - 15:16

    Por cierto, creo que se está confundiendo el “muerto antes de nacer” y espantoso término de “internet de las cosas” con domótica.

  • #015
    Francisco Gonzalez - 15 enero 2014 - 15:42

    Google se está metiendo, al menos en apariencia, en sectores un tanto delicados. Por un lado vemos que intentron meter la cabeza en el software de tiempo real con la conducción automática, no se sabe muy bien en qué quedó la cosa.

    El problema es que la cultura de desarrollo de ese tipo de software no tiene nada que ver con el tipo de software que hacen. Ya se han dado casos de caídas del motor de búsquedas o del correo electrónico de ellos y nadie se ha muerto. No ocurre lo mismo con el software de un vehículo semiautomático. Esa cultura existe más en otras empresas como Siemens o GE, estas ya cuentan con una buena cantidad de proyectos I+D y de patentes, muy poco mediatizados. A éstas empresas no se les ocurriría montar un motor de búsquedas o financiar I+D en ese tema. Y hablamos de gigantes financieros con grandes departamentos de comunicación.

    Otro caso es esta adquisición, la empresa en cuestión hace unas carcasas bastante atractivas, supongo que los aparatos que venden funcionan el primer año con una cierta fiabilidad. Luego ha habido un proceso de fabricación y montaje, hecho por subcontrata llaves en mano y que se pasan por alto los años de experiencia y de prueba y error que puede tener Alarmas Paco. Esto convierte a una alarma de incendios o un control de puertas “Internet Enabled” en algo bastante peligroso a la par que guay. Supongo que tus amigos pueden dar a “retweet” cuando tu alarma deja de funcionar. También los amigos de lo ajeno podrán desactivar todas las de un barrio con un manual disponible en piratebay.

    Claro está que en esta neolingua que domina la blogosfera, esto va a ser el tema del año, que Google una vez más ha dado en el clavo y que ya pueden los inversores en sistemas de automática tradicionales ir vendiendo los títulos antes de que sea demasiado tarde. Entiendo que Google depende más de la blogosfera que Alarmas Paco, si bien eso está cambiando.

    Alarmas Paco y Google pagan salarios a personas y hacen contratas para defender su imagen. No voy a defender a Alarmas Paco, nadie me paga, y creo que alguien que no recibe ventajas de Google no perdería ni medio segundo en defender sus posiciones, sean éstas buenas o no.

  • #016
    Pedro Torres - 15 enero 2014 - 16:00

    #005 me ha gustado mucho tu pregunta José Antonio:

    “¿por qué pagar esas desorbitadas sumas por adquirir la compañía si su mayor activo son los empleados? ¿por qué no llamar a los mismos y hacerles unas buenas ofertas?”

    Yo plantearía otra pregunta tangencial ¿Porque se compraban pisos cuando el m2 estaba a 3000€?

    Tras ambas preguntas se esconde un cerebro humano acomplejado por la complejidad de la realidad, que gestiona recursos limitados y tiene aversión a la complejidad.

    Esto explica la magia de la palabra “gratis”: nuestro cerebro se revoluciona de felicidad cuando la oye: “¡¡No tengo que trabajar!!”.

    Y en términos de decisiones empresariales, es mucho mas sencillo comprar la empresa, que profundizar en la complejidad del ¿A donde voy? ¿Donde vas tu? ¿Quien te lleva? ¿Me puede llevar a mi?

    Esta complejidad es la que evita evaluar la eficiencia e identificar lo productivo.

    Y esta misma complejidad es la que nos lleva a hablar de inversión, cuando en realidad estamos especulando.

    En el trasfondo, nuestra GRAN ENEMIGA, es la complejidad de una realidad que apenas entendemos y sobre la que vertemos gran cantidad de prejuicios para facilitarnos el vivir en ella…

    ¿If you are so clever, why aren’t you rich?

    Yo vi en 2002 que el mercado inmobiliario estaba en una burbuja, pero hasta 2013 los precios no han llegado al nivel de 2002…

    Yo he tomado decisiones objetivas, basadas en la realidad, pero tienen que pasar 11 años para estar igual que si hubiera especulado, comprando una vivienda con un precio que no responde a la realidad, realidad que se impone cuando se cae el castillo de naipes.

    En todo caso, gran pregunta, sobre la que deberíamos meditar, debatir y profundizar.

  • #017
    mercadder - 15 enero 2014 - 17:07

    013 Jos, un termostato sirve para regular la temperatura, de toda la vida. Pero ese aparatito graba patrones de comportamiento entre otras “promesas” por parte del fabricante. Y Google quiere esa información.

    Así como a un coche aislado en una ciudad solitaria no se le puede llamar tráfico automotor, a un sola computadora conectada a una red X, no se le puede llamar “internet”. Ese termostato fisgón no es “internet de las cosas” , aún, a menos que Google/Nest lo conecte a otros aparatos y entre ellos exista un sistema que permita interacción. Entonces, con qué se podría conectar ese termostato? Con nada prácticamente, aparte de un móvil. Es decir que termostato–>móvil–>internet: tus patrones de comportamiento en google+ o en en tu buscador.

    Para que exista “internet de las cosas” es practicamente solo posible a traves de un mismo fabricante. No vamos a ver aparatos de Google, Apple y Samsung interconectados. Incluso si algún día se llegaran a crear protocolos de comunicación especiales, o usar los ya existentes, cada fabricante buscaría bloquear o inhibir al otro. Y es allí donde la FCC encontraría la excusa que necesita para controlar ese supuesto mundo, si llega, de internet de las cosas.

  • #018
    Krigan - 15 enero 2014 - 21:02

    mercadder:

    Internet siempre ha consistido en aparatos de distintos fabricantes interconectados, ¿por qué habría de ser diferente con los termostatos?

    Apple puede ponerse todo lo cabezona que quiera con Airplay y sus iTermostatos, pero la cabezonería de Apple siempre la ha llevado a una posición minoritaria en el mercado. Al final la mayor parte de la gente acabó usando Windows y no Mac, Android y no iOS. Sony también es muy cabezona. El resto de los fabricantes irán a la interoperabilidad, porque es donde han acabado siempre.

  • #019
    mercadder - 15 enero 2014 - 22:13

    Krigan,

    Interconectados quien? Los aparatos se conectan con internet, pero hasta allí. Entre dispositivos solo los de su propia marca.

  • #020
    Enrique Dans - 15 enero 2014 - 22:18

    #019: Pues yo llevo un smartphone fabricado por Samsung en el bolsillo conectado mediante Bluetooth 4.0 con un brazalete fabricado por Fitbit, con un reloj fabricado por Pebble, y con un auricular fabricado por Jabra. Y todos tan contentos intercambiando bits promiscuamente, oiga… :-)

  • #021
    Krigan - 16 enero 2014 - 00:29

    mercadder:

    ¡Cuánto daño ha hecho Airplay! };-)

    Bluetooth, y Wifi por el lado inalámbrico. HDMI, USB, y Ethernet usando un cable. UPnP/DLNA, IPP, SMB en ambos. Por citar unos pocos ejemplos de uso común desde hace años (algunos desde el siglo pasado).

  • #022
    Mario - 16 enero 2014 - 03:13

    #017. No es necesario que sea el mismo fabricante sino que la data personal llegue al mismo destino de procesamiento. La NSA por ejemplo, podría consolidar la data personal que ha obtenido de Google, Apple, Microsoft y Yahoo, obteniendo un perfil bastante completo de tu vida online (y pronto offline).

  • #023
    mercadder - 16 enero 2014 - 09:33

    #20 el ejemplo que pones es entre un Samsung y otros. Trata de conectar algo de Apple con algo de Samsung o Google y veras que ellos delimitan bien sus espacios, por razones de negocio. Les recuerdo que Wifi fué popularizado por Apple, y personalmente la primera vez que conseguí que un móvil usara eficientemente Bluetooth fué uno de Apple. Ni Nokia ni Motorola que eran los grandes de ese entonces.

    #21 el supuesto mundo de “internet de las cosas” no usa cables, ni siquiera bluetoth o wifi, porque esos protocolos de comunicación requieren un tercero. Tal cual como fué enunciado en sus inicios estos dispositivos son independientes y autodeterminados. Les invito a leer http://en.wikipedia.org/wiki/Internet_of_Things

    Este revuelo alrededor de Nest y Google no es Internet de las Cosas, tal como podría ser si viviéramos en un mundo bonito e ideal. Pero en este mundo, eso se llama domótica, incluso yo lo veo como Google yendo a su esencia de recolectar datos.

    Un internet de las cosas podría solo ser posible cuando un ente independiente y cerrado (institución como un museo, o un gobierno local, o una universidad), aglutine bajo un bien comun que diferentes fabricantes, sin ánimo de lucro pero sí de branding, establezcan protocolos de comunicación ad hoc, y conecten y hagan interactuar, diferentes dispositivos. Pero lograr esa “desnudez” a nivel de grandes fabricantes? yeah right.

    Incluso veo dificil y caro que una compañía como Amazon por ejemplo pueda lograr en sus almacenes sistemas más inteligentes que los que les proporcione un mismo proveedor, o a lo sumo los que estén asociados por razones estartégicas (digamos Cisco y Windows por ej.). Cuando se llega a esos niveles las soluciones tienden a ser o generales (y te adaptas con lo que hay) o hechas en casa.

  • #024
    El astuto pendenciero - 16 enero 2014 - 18:15

    @Jos
    Me refiero a la brutal recopilaccion de datos asociados a nosotros que estan acumulando. Muchos de ellos no son necesarios para darnos el servicio y son utilizados para estudios de mercado, marketing, productplacement y yo que se mas, de una manera completamente opaca a nosotros. Y hoy por hoy no es demasiado pelgroso pero cada vez mas veo diluirse la privacidad en aras de un supuesto bienestar como consumidor y no me gusta nada.

  • #025
    Jos - 17 enero 2014 - 00:37

    @El astuto pendenciero
    No se que tiene de brutal. Todo esto de la privacidad es bastante paranoico.

  • #026
    Krigan - 17 enero 2014 - 00:57

    mercadder:

    Corrígeme si me equivoco, pero lo que vienes a decir es que si todos se entienden entre sí, menos Apple que no se entiende con nadie, entonces la culpa es de todos menos de Apple. Antes de que se inventase el primer iPhone, cualquier móvil con Bluetooth era capaz de transmitir un fichero a cualquier otro móvil con Bluetooth. Desde que existe el iPhone, lo mismo, salvo que uno de los móviles sea un iPhone.

    La definición original de la Internet de las Cosas es esta:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Internet_of_Things#Original_definition

    La cual no tiene que ver mucho con lo que dices, y sí con los productos de Nest. Y ya me contarás qué tercero requieren Bluetooth, RFID, o NFC. Es cierto que Wifi se suele usar con un router, pero no siempre, y en cualquier caso tu router doméstico es el único “tercero” que hay.

  • #027
    mercadder - 17 enero 2014 - 10:22

    Krigan, “Corrígeme si me equivoco, pero lo que vienes a decir es que si todos se entienden entre sí, menos Apple que no se entiende con nadie, entonces la culpa es de todos menos de Apple” si, te equivocas porque yo no he dicho eso.

    Lo que dicho es que las grandes compañías cuidan su negocio. Apple y Samsung tienen una visión clara de hacia donde van y cuál es el core de su negocio. Google, en este momento no, a menos que esté cambiando a otra cosa. Y por esas diferencias no van fijar estandares de comunicación para facilitarle el camino al otro; eso sería como el comunismo de la tecnología y eso no va a ocurrir.

    Que existe bluetooh y wifi, sí. Pero eso no es lo que se define como “el internet de las cosas”, eso son dispositivos interconectados uno del otro, como un smartphone con un smartwatch, y a eso se le ha llamado redes personales.

    El “internet de las cosas” es una utopía geek si se le considera como tecnología de consumo. Y eso que está haciendo Google con Nest no lo es tampoco, eso es domótica de toda la vida. Una excusa perfecta para Google meterse en tu casa.

    El concepto del “internet de las cosas” es que las cosas (no necesariamente dispositivos electronicos), tengan una identificación propia y única, y se conozcan una de otra, para que en ese reconocimiento se puedan auto-balancear, auto-controlar (tal como trabaja internet). Pero necesariamente debe haber un fin comun.

  • #028
    Modiglian - 17 enero 2014 - 11:37

    1- Compañías de seguros de salud en EEUU que deniegan tratamientos contra el cáncer a sus afiliados porque hace varios años se trataron ellos mismos un resfriado en vez de acudir al médico designado por la compañía.

    2- Google recolectando datos de los detectores de humos… sabe quién fuma en su casa y cuanto.

    3- 1+2=Estais jodidos

  • #029
    Krigan - 18 enero 2014 - 12:42

    mercadder:

    Los detectores de humo no son frecuentes en los hogares, así que lo de Nest no es solo domótica. Y según la definición original de la Internet de las Cosas (IC) que enlacé, este concepto consiste en que son las máquinas, y no las personas, las que proporcionan la mayor parte de la información a la red. Eso sí tiene que ver con Nest, y también con pulseras o relojes biométricos. También con los móviles actuales, con su GPS y otros sensores que tienen.

    De hecho, un problema de seguridad de la IC es que muchas de esas “cosas” siguen demasiado bien estándares de comunicación preexistentes. Tienen abiertos y funcionando protocolos tales como Telnet, SSH, y SMTP (correo electrónico).

    En una ocasión me pasó que la alarma me pitó al ENTRAR en un supermercado. El segurata inmediatamente supo lo que pasaba (ya lo había visto en otras ocasiones), yo llevaba una camisa nueva que en su interior tenía cosida una etiqueta RFID antirrobo que no habían desactivado en la tienda de ropa. ¿Y me dices que hay un problema de falta de interoperabilidad? Yo diría que las “cosas” se comunican demasiado bien entre ellas.

  • #030
    mercadder - 18 enero 2014 - 14:07

    Krigan

    Que se “vean” no significa que se comniquen. Yo veo mucha gente en la calle, pero no sé cómo se llaman y no me comunico con ellos, son extraños, solo los veo, tal como esa etiqueta en el supermercado.

    Y si esa etiqueta de la camisa podría decirle al supermercado qué perfil de comprador eres, allí habría un problema de privacidad.

    Los detectores de humo no serán de uso obligado aún en España (o UE) pero en EEUU, UK y escandinavia sí, y sospecho que en Australia, Canadá y Japón también.

  • #031
    Mario - 18 enero 2014 - 15:52

    #29 y #30. En resumen la internet de las cosas trata de aparatos proveedores de información personal a una tecnológica (en este caso Google), quiéralo o no el usuario. Es en buena cuenta un aparato espía incrustado en electrónica de consumo masivo de toda la vida con la promesa de siempre que es por nuestro propio bien.

    La pregunta es si esta internet de las cosas es solamente pasiva (recopiladora de información) o también puede ser activa (modificar el funcionamiento del aparato sin importar el deseo de sus propietarios). Si lo segundo, el que use un termostato NEST y no haya abierto una cuenta en Google+ pasará un invierno muy frío la próxima navidad (y lo mejor de todo es que será perfectamente legal porque ya el usuario renunció a su derecho a la privacidad y le dieron el control de sus enseres a Google).

  • #032
    Mercadder - 19 enero 2014 - 17:19

    #031 mi opinion no es tan conspiratoria, y yo no llamaría eso internet de las cosas sino “google de las cosas”, o más generalmente “ecosistema de las cosas” de Google, en este caso.

  • #033
    Ces 2014 - 22 enero 2014 - 15:04

    Es increíble como Google está abarcando todas las áreas, en las que no se encuentra afianzado por sus clientes o productos compra a cualquier precio y ya está compitiendo con los mejores en su área en donde hace años que son especialistas. Por parte de Internet ya estamos atados por un medio u otro, y la competencia por tener la mayor cantidad de datos personales de personas de todo el mundo junto a Facebook es totalmente descomunal y algo que no estamos a costumbrados a ver y sentir. Uso los productos de Google comunmente por que por lo general son gratuitos y mejores que la competencia en lo único que erraron fue en su red social Google+ que realmente fue un fracaso.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados