Casos interesantes en robotización: las carreras de camellos

Camel race in Dubai

Había oído mencionar algunos detalles de este tema que data de hace ya algunos años, pero he tenido que verlo directamente en Dubai para entender lo verdaderamente interesante del mismo: un deporte completamente tradicional, “el deporte de los jeques”, las carreras de camellos, en el que a lo largo de los últimos años presenciamos un proceso integral de sustitución de personas por robots, y con un nivel de aceptación que no solo se convierte en completa en los emiratos que inician el movimiento, Qatar y Dubai, sino que además se exportar con éxito al resto del mundo árabe más conservador.

Originalmente, las carreras de camellos, en las que los animales corren a velocidades de hasta 65 Km/h, era un deporte en el que la búsqueda de la reducción de peso de los jinetes para obtener rendimientos superiores en los camellos había llevado a unas durísimas condiciones de explotación infantil: miles de niños, muchos de menos de cuatro años de edad, eran explotados para su uso como jockeys en un proceso que en muchos casos implicaba no solo su tráfico como esclavos, sino además el someterlos a condiciones de malnutrición para que se mantuviesen en el menor peso corporal posible. Los niños vivían en campamentos en los alrededores de los circuitos, no tenían ningún contacto con la vida fuera de ese entorno, y eran transportados de circuito en circuito como los animales hasta que algún día tenían algún accidente y eran descartados. Las caídas eran habituales, e iban desde erosiones y moratones hasta fracturas, o incluso la muerte. Carentes de educación, muchos de ellos eran incluso incapaces de hablar.

Las alegaciones de explotación infantil llevaron a los Emiratos Árabes Unidos a prohibir el uso de jinetes menores de quince años y de 45 Kg. de peso, en una ley promulgada por el jeque  Hamdan bin Zayed Al Nahyan, que entró en vigor el 29 de julio de 2002. Además, se compensó a 879 antiguos jockeys por daños, y se dictaron fuertes penas de inhabilitación y cárcel para quienes siguiesen utilizando niños en las carreras.

Tras la prohibición, comenzó el uso de jockeys robóticos: el emirato de Qatar comenzó el desarrollo en 2001, y en 2003 dio lugar a un primer concurso sobre un prototipo creado por el Qatar Scientific Club. Se encargó el desarrollo a una empresa suiza, K-Team, que dio lugar a un análisis revisado y comenzó a lidiar con los primeros problemas de adaptación: los camellos estaban acostumbrados a jockeys humanos, y los diseños robóticos los asustaban o confundían. La evolución del diseño llevó a fabricar robots con ciertas características humanoides, con caras, gorras, gafas de sol, atuendos de seda e incluso perfumes.

Los prototipos actuales, de fabricación local, pesan entre dos y tres kilos – los primeros modelos suizos pesaban 27 Kg – y están preparados para aguantar el fuerte movimiento irregular característico de la marcha de los camellos y el entorno seco y polvoriento del desierto. En estos dos artículos de 2005 en Wired y en The Guardian he encontrado referencias a los primeros desarrollos que empezaron a probarse entonces. Los robots actuales son de aluminio, y constan de una cabeza y un tórax del tamaño aproximado de un libro ancho dotado de dos pequeños brazos, uno que controla la fusta – que puede pegar al animal en diferentes sitios en función de su doma – y otro para la gestión de las riendas. Además, el robot tiene un GPS que transmite la velocidad, y un sensor del ritmo cardíaco del animal. En este vídeo en Vine he tomado algunos segundos de una carrera y se pueden apreciar los robots en funcionamiento:

 

 

Por el exterior del circuito se pueden ver los vehículos en los que van los operadores de los robots, que intentan mantenerse a su altura para poder tener una visión más clara de las maniobras y las reacciones del camello. La rápida mejora de la tecnología dio lugar a reducciones de peso y tamaño que permitieron la consecución de marcas de velocidad cada vez mejores, y una aceptación cada vez mayor de los robots en todo el resto de los países árabes, a pesar de tratarse de un deporte con unas fuertes raíces ancladas en lo tradicional.

Actualmente, el uso de niños como jockeys ha desaparecido casi completamente en todo el mundo árabe. Obviamente, en este caso actuaba como incentivo a la sustitución el interés por evitar una explotación infantil que, además de sus obvias consecuencias negativas directas, chocaba frontalmente con la imagen de modernidad que algunos países intentaban ofrecer. Hablamos de un proceso de sustitución en el que era difícil identificar verdaderos perdedores. Pero incluso con esos incentivos, resulta muy interesante observar los detalles de un proceso de robotización tan completo, y poder presenciar ya con la perspectiva de casi diez años de competición utilizando robots todo el panorama de reticencias iniciales, el impacto de la legislación, las expectativas generadas por los primeros desarrollos, etc. hasta la visión actual, en la que ningún participante querría volver a utilizar niños y donde la tecnología se ve ya como la forma óptima de preservar la esencia del deporte tradicional de sus abuelos.

A finales de 2012, un corto de tres minutos dirigido por James Rawson quedó finalista en la FOCUS FORWARD Filmmaker Competition, y ofrece una muy buena perspectiva de cómo fue el proceso de adopción:

 

 

Sin duda, un proceso de sustitución completo e interesante. No te quepa duda: vas a ver muchos más. Y seguramente, no todos con tan pocas resistencias ni con resultados tan satisfactorios.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Camel racing: robots win the day“)

39 comentarios

  • #001
    Observador - 7 enero 2014 - 10:41

    en la que ningún participante querría volver a utilizar niños y donde la tecnología se ve ya como la forma óptima de preservar la esencia del deporte tradicional de sus abuelos (?¿)

    Sencillamente espectacular…

    En fin. Imagino que es lo que hay, que suele decir Dans. Ahora entiendo el nivel de regulaciones de algunos países. Regulaciones de termostatos, las vamos a llamar.

    Lo de los cojones y el trigo se queda en nada.

  • #002
    Gorki - 7 enero 2014 - 11:04

    Ahora solo falta sustituir a los camellos por ASIMOs de Sony con cuatro patas y a los jugadores de apuestas, por evaluadores automáticos de probabilidades de éxito, y no hace falta que nadie salga de la casa con aire refrigerado. al solazo del desierto para celebrar las carreras.

    Esta historia tiene un final feliz, los niños jockeys ya no se juegan la vida encima de un camello, delante de las cámaras de TV, y además recibieron una compensación en metálico por su explotación.

    Claro está, que la siguiente generación de niños obreros, no encuentran trabajo ni de jockeys y perecen de hambre en cualquier campo de refugiados árabes, pero eso no importa, porque las cámaras de TV no están ahí para retransmitirlo, así que simplemente, no pasa.

  • #003
    Antonio Castro - 7 enero 2014 - 12:40

    Me queda una duda porque el vídeo no tiene muy buena calidad. ¿Seguro que en los coches que controlan a los camellos no hay pilotos robóticos? ;-)

  • #004
    Observador - 7 enero 2014 - 14:05

    #002 Gorki, lo tuyo no es precisamente la ironía más sutil… Creo que deberías dedicarte a otra cosa.

    En mi universo paralelo (que está en la otra punta del para-lelos), en Dubai sencillamente se debería regular de forma que un niño no pudiera correr ese tipo de carreras (cosa que no tiene mucho misterio), y de forma que la “esencia del deporte de sus abuelos” siguiera existiendo y no fuera una pseudoesencia parecida a la que sería un Tour de Francia de C3POs o un Campeonato de Fórmula 1 a distancia…

    Pero vamos, que que me extraña que la “esencia del deporte tradicional de sus abuelos” fuera ver robots montando camellos… Quizás en Star Wars y demás… Pero no en la vida REAL, en la que las habilidades humanas están implícitamente absorbidas por los deportes en general, por muy LÓGICOS y EVIDENTES motivos. Imagino que para todo el mundo menos para los nerds, los geeks y toda esa tropa de filósofos de medio pelo (como los que se suele encontrar uno en este blog).

  • #005
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 7 enero 2014 - 15:10

    #004 que si son menores de 18 años … en esos paises falsear o inventarse una partida de nacimiento en tal año esta tirado, es que es mas, los moros desde Sadam Husein u otros “ilustres” que leo sus biografias, no tienen nada claro en que año nacieron, ni cual es el puesto de nacimiento, cuantos hijos tuvo su padre … y aprovecho la ocasion para decir que es casi imposible saber, por ejemplo que paso en Libia con el Gadafi y cosas similares, por mucho que consultes internet, compres libros escritos en media hora, etc … hasta que no conozcas lo menos a 20 o mas libios hoy no podras hacerte una idea de si era tan, sátrapa o tan justo, pero vamos ni de lejos. La informacion sobre algo o nada, ha desaparecido de nuestras vidas sin remedio …

  • #006
    Observador - 7 enero 2014 - 19:16

    #005 Sunfas, perdona, pero creo que tienes un problema de información si estás comparando Dubai con un lugar como Libia o Irak… En Dubai la gente tiene unos documentos de identidad y una “burocracia” que los asegura, aunque para ti sean todos “moros”. Obviamente un registro civil en Irak en la época en que Sadam era niño no iba a ser lo mismo que en Dubai 2014… Eso no añade nada ni quita a lo que yo me refería.

    Si Gadafi hubiera sido lo que se entienden por justo -dentro del término medio-, no habría acabado donde acabó.

  • #007
    Krigan - 7 enero 2014 - 20:58

    Observador:

    Digo yo que la esencia de una carrera de camellos será que los camellos corran, ¿no? No parece que las habilidades del jinete hayan importado nunca mucho, cuando les valían incluso niños de menos de 4 años. Pero esta sencilla reflexión, que los árabes tan solo quieren ver correr a sus camellos, cuanto más mejor, es algo que a ti no se te hubiera ocurrido ni en un millón de años. Para ti, el público árabe tiene que estar estar compuesto de nerds, geeks, y filósofos de medio pelo.

    ¿Cuál sera tu próxima gilipollez? ¿Que los galgos lleven jinete?

  • #008
    Mario - 7 enero 2014 - 22:16

    Que pena que no haya tantos informáticos españoles y latinoamericanos por Dubai. Ya habrían hackeado a esos jockeys-robots para arreglar las carreras mientras apostaban a ganador en camellosyonquis.com. Modelo de negocio innovador y disruptivo que sería ardorosamente defendido en este blog ya que como todos sabemos, los bits quieren ser libres, y los que mueven al jockey-robot no son la excepción.

    #007. Krigan. Incluso si para ti el factor humano no es esencial para las carreras -ni para todo lo demás en realidad-, debes reconocer que ver un camello conducido por un dron no es algo que se pueda describir como “la esencia del deporte tradicional de sus abuelos” sin estar participando en el show de la comedia. Es más, si alguien preguntase en serio a los mencionados abuelos, esto debe andar por las antípodas de lo que ellos considerarían “tradicional”.
    ¿Es que nadie te informó como se decía “qué carajos” en badawi Enrique?

  • #009
    CMT - 7 enero 2014 - 23:12

    Es decir, que las carreras de camellos ya no es un deporte, a menos, claro está, que ver correr a un animal sin un guía humano a su lomo siga siendo considerado un deporte.

    Estos árabes son tan horteras que no solo se contentan con chapar en oro sus Rolls Royces y Lamborghinis si no que además asesinan la esencia del deporte. El retiro soñado y dorado para los ultimos años de vida en activo de muchas estrellas del fútbol dejará de serlo en unos años. Lo siguiente será sustituir a deportistas por máquinas.

  • #010
    Observador - 8 enero 2014 - 00:29

    #007 Krigan, Krigan, Krigan, tú siempre con tus comparaciones… Una carrera de camellos no es una carrera de galgos, como una carrera de galgos no es una de caracoles… Es de tal calibre la subnormalidad de tu comparación que da vergüenza ajena tener que rebatirla. Dicho lo cual, como siempre te he aconsejado, lo recomedable que es que te presentes para algún ministerio.

    La esencia de las carreras, pedazo de ignorante nerd condicionado cual perro de Paulov, tiene que ver con la condición humana desde imperios que no tienen que ver con los de Star Wars ni Star Trek… La “esencia del deporte tradicional” de las carreras de camellos no es como ocurre con los galgos, los caracoles o las tortugas que un camello gane. La esencia es, como en cualquier deporte, admirar la experiencia humana sobre algún ámbito. Tú, que confundes una sinfonía con una canción de cumpleaños es normal que no entiendas esto, pero probablemente un jockey de caballos piense que tú lo que eres es un pobre cateto capaz de justificar cualquier cosa en nombre de la tecnología. Pero no, cuando un animal tiene cierto kilaje, la esencia siempre ha sido ver cómo el humano maneja al animal, como sucede en otros ámbitos con los bailes de los caballos andaluces, los caballos de la tauromaquia, etc.

    Unos camellos con un robot encima son eso, camellos corriendo y poco más. Por la misma regla de tres, en unos años La Fórmula 1 se correrá con robots y os parecerá de lujo porque así se evitan accidentes, lo cuál a mí también me lo parecerá, pero no diré que la tecnología ha mantenido la esencia de ese deporte, porque es simplemente ridículo.

    Y ya, para acabar, una de galgos con “jinete”…

    http://www.youtube.com/watch?v=ICBF9WmuvLU

    No, la solución perfecta no era que unos camellos fueran azotados por unos robots. Eso sólo está en vuestras cabezas nerds y geeks que creen que así igualan la competición porque la clave es el camello. Por esa regla de tres, a partir de ahora que teledirijan al caballo de la tauromaquia. A ver qué le parece a los aficionados…. Ah, no, que en el toreo no se puede apostar y entonces ya no importa tanto.

    i es que aunque lo hicierais aposta no podríais ser más payasos.

  • #011
    José Luis Portela López - 8 enero 2014 - 11:54

    Curioso ver como las áreas de nuevas tecnologías y responsabilidad social corporativa se unen.

  • #012
    Gorki - 8 enero 2014 - 12:57

    #010 Observador
    La “esencia del deporte tradicional” de las carreras de camellos no es como ocurre con los galgos, los caracoles o las tortugas que un camello gane. La esencia es, como en cualquier deporte, admirar la experiencia humana sobre algún ámbito
    Es curioso que tu que utilizas el seudónimo OBSERVADOR, (tu que no eres nerd, no puede tener un nick), no hayas observado que los jockes van montados en coches al lado de la pista controlando los “robots”, por tanto que estos camellos van tan controlados por el jockey como cuando los llevaban encima. Nada que c ver con las carreras de galgos aunque si con la de caracoles que se lesanima con un palito desde la distancia.

    Es de tal calibre la subnormalidad de tu comparación que da vergüenza ajena tener que rebatirla. Dicho lo cual, …, lo recomedable que es que te presentes para algún ministerio..

  • #013
    Observador - 8 enero 2014 - 18:59

    #12 Gorki por tanto que estos camellos van tan controlados por el jockey como cuando los llevaban encima.

    Igualito, Gorki, igualito… Pide también tú un ministerio, que con esas conclusiones probablemente te lo den en breve.

  • #014
    CMT - 8 enero 2014 - 20:34

    #012 Gorki: menuda chorrada has soltado!, y mas viniendo de ti que, por lo que una vez comentaste, algo sabes del mundillo del aeromodelismo.

    Pues eso, que no es lo mismo pilotar a distancia un avión de juguete o un dron que hacerlo en un caza de combate o avión histórico. O pilotar un Scalextric o un coche de fórmula 1…

  • #015
    Krigan - 8 enero 2014 - 21:37

    Observador, Observador, Observador, tú siempre con tus prejuicios…

    Tu dogma de fe es que la esencia de una carrera de animales ha de ser admirar al jinete… salvo cuando por peso el pobre bicho no es capaz de correr con uno. Solo entonces, en ese único caso, se admira al animal, porque lo contrario sería renunciar a tu dogma.

    ¿Qué admiraban antes los árabes en las carreras de camellos? ¿¿”la experiencia humana sobre algún ámbito”?? ¿¿¿Con niños de 3 años??? Sí, claro, una explicación razonable, y si los árabes han abrazado con tanto entusiasmo el cambio es porque son todos unos nerds y unos geeks, otra explicación razonable de un genio observadoril como tú.

    Tu sagacidad deslumbra, no contábamos con tu astucia.

  • #016
    Krigan - 8 enero 2014 - 21:50

    Mario:

    ¿Has hecho un estudio demográfico sobre las carreras de camellos? Igual resulta que los que más van son los abuelos. Los árabes siempre tuvieron como opción usar jinetes adultos. Su opción de antes eran los niños de 3 años, y la de ahora, mejor desde su punto de vista, son robots que son todavía más ligeros.

  • #017
    Gorki - 8 enero 2014 - 22:53

    #014 CMT
    Se ve que eres experto piloto de drones. Cuando veas a un vídeo de un piloto de helicóptero o de avióneta hacer cosas parecidas a lo que hacen estos pilotos de radio control, me avisas porque yo no lo he visto nunca

    https://www.youtube.com/watch?v=N-ydrCqsoiQ
    https://www.youtube.com/watch?v=IR3HXA7fU88

  • #018
    Observador - 8 enero 2014 - 23:36

    #015 A ver, Krigan, que todavía no te has enterado de la película, que el único que ha entendido el tema es Mario con su referencia a las apuestas (otro sector agradecido a la tecnología y que se ha aprovechado muchísimo de la ignorancia general). Tú sigue con tus gilipolleces y ¡que viva la tecnología, pase lo que pase!

    Pero bueno, para evidenciar un poco tus ya conocidas ocurrencias vamos a ver qué dice tu amada Wikipedia, la cual no parece que consultes mucho, aun siendo gratuita:

    Las carreras de camellos es un deporte en el que los competidores realizan una carrera que deben completar montados sobre camellos. Es popular en Arabia Saudita, Baréin, Catar, Emiratos Árabes Unidos, y Australia. Las carreras profesionales, al igual que las carreras de caballos, son eventos donde se apuesta y una atracción para turistas

    Según Wikipedia, los competidores no son los camellos, son aquellos que van “montados sobre camellos”.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Carrera_de_camellos

    Y bueno, lo de la referencia a las apuestas y a la atracción turística que te lo explique alguien que le apetezca. Yo no tengo tiempo para desentrañar ocurrencias repentinas de filósofos de medio pelo. Lo que básicamente vienen siendo gilipolleces.

  • #019
    Zaidy Mora - 9 enero 2014 - 01:33

    Estos árabes son tan horteras que no solo se contentan con chapar en oro sus Rolls Royces y Lamborghinis si no que además asesinan la esencia del deporte. El retiro soñado y dorado para los ultimos años de vida en activo de muchas estrellas del fútbol dejará de serlo en unos años. Lo siguiente será sustituir a deportistas por máquinas.

  • #020
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 9 enero 2014 - 05:43

    #019 al menos muchos deportistas son privilegiados, si los va a sustituir una máquina … pero lo malo es la gente que trabaja por ejemplo que te digo en Ford, resulta que su vida, el ser util a la sociedad, consiste en apretar la tuerca de una puerta del coche, decenas de miles y miles de horas, sera su vida laboral, su sentido vital y que le quede pension, pues bien, cuando una máquina realiza eso ya se le excluye, y su ser ya no tiene ningun sentido en la sociedad, queda echo un paria … y este es el problema son los cientos de millones de pobres que vienen a nivel mundial, a los que les dijeron muchas veces “dedicate a otra cosa”, y saltaron a una y otra cosa y seguian diciendole lo mismo, pero otra cosa estaba igual de mal o inexistente, solo en la fantasia de los economistas … la cosa de dar sentido a la vida de una persona, como apretar la tuerca de una puerta o manejar un camello, no es infinita sino cada dia mas limitada y cada dia mas gente

  • #021
    CMT - 9 enero 2014 - 10:03

    #017 No Gorki, no soy experto. Tu de física y de anatomía humana, (de la de robots debes saber mucho), andas más bien pez, no???

    http://centrodeartigos.com/articulos-utiles/article_118966.html

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fuerza_G

    No seré ningún experto pero más sentido común seguro que tengo. De modo que según tu “experta” opinión un piloto de combate que realiza no sé que maniobra y que aguanta varias veces la fuerza G es un “mierda” porque el dron, “pilotado” por ti, sentado tranquilamente en una banqueta, hace muchas más perrerías imposibles de realizar por el F-15.

    Tu sigue “pilotando” tu maqueta y deja al atleta que pilote de verdad y avísame qué se siente cuando pilotando tu dron soportes varias veces la G.

    Una pregunta, tu también asesinas la esencia del deporte como estos jeques horteras???

  • #022
    Krigan - 9 enero 2014 - 11:52

    Observador:

    Juas, lo que piense el público árabe que va a esas carreras no importa, lo que importa es lo que piense el occidental que escribió ese párrafo en la Wikipedia. Hombre blanco saber mucho y tener razón en todo.

    Niños de 3 años, ¡qué grandes deportistas son a esa edad!

  • #023
    Enrique Dans - 9 enero 2014 - 12:30

    #022: Y más teniendo en cuenta que el que usa como slogan lo de

    “Technology is for the preservation of the sport of our grandparents”

    viene a ser ni más ni menos que Rashid Ali Ibrahim, que es “un poco árabe”, lleva chilaba y turbante, viene a ser el director del Qatar Scientific Club. Está en el vídeo del final, concretamente en el minuto 2:43. Pero claro, ese de carreras de camellos no tiene ni p. idea, el que realmente sabe de eso es Observador :-P

  • #024
    Observador - 9 enero 2014 - 14:05

    #022 Hasta hace nada Wikipedia era claramente la perfección de la Historia de las Enciclopedias. Ahora pasa a ser “lo que piense el occidental que escribió ese párrafo”. ¿En qué quedamos, Krigan? ¿Wikipedia es lo mismo que Larousse o no? ¿No será que cambias de opinión como de chaqueta?

    #23 Dans, lo que pueda decir un tecnólogo que vive de ello (el tal Rashid) me trae bastante sin cuidado porque como comprenderás no lo tengo como muy objetivo, de la misma forma que no he tenido nunca como precisamente válidas las idioteces que son capaces de decir determinados personajes porque ello les suponga un beneficio (legisladores, empresarios, trabajadores, políticos, banqueros…).

    Slogans que barren para casa y que se basan en auténticas gilipolleces pseudológicas te podría poner aquí unos cuantos.

    Pero no, ni los robots han salvado a los niños, ni el director del Qatar Scientific Club sabe más de carreras de camellos que cualquier apostante. Es más, las carreras de camellos podrían seguir siendo lo que han sido siempre de tener unas regulaciones precisas que no dependan de variables externas. Lo de “eh, nosotros hemos salvados a los niños y al deporte de nuestros abuelos” es lo mismo que Google cuando dice “no seas malo” y a su vez expande un monopolio excluyente y además se relaciona con el NSA.

    Hay muchos más factores que no comprenderéis en la vida, porque vosotros os quedáis en el “pues esto debe ser por esto, porque creo que esto es esto”, que vendría a ser la construcción de vuestras reflexiones de filósofos de bata y zapatillas de estar por casa.

  • #025
    Krigan - 9 enero 2014 - 18:54

    Observador:

    No sabía que Larousse la escribían los árabes. Lo que te estoy diciendo, una y otra vez, es que los árabes tal vez no compartan tu concepto de que lo importante en una carrera de camellos es el jinete. Ya sabes, hombre blanco saber cómo deber ser una carrera de camellos. Árabes ser medio negros y no enterarse de la fiesta (además, árabes ser horteras).

    Enrique:

    Observador ha visto tecnología sustituyendo a personas, y se ha dicho a sí mismo “me tengo que oponer a esto”. A partir de ahí, no se baja del camello. Se cree Lawrence de Arabia.

  • #026
    CMT - 9 enero 2014 - 19:56

    #023 Debe ser que la tradicional falta de respeto por los derechos fundamentales del hombre es lo que hace a estos amigos tuyos llamar deporte a esto.

    Entre otras cosas dice la carta olímpica, aquella que escribió el tal barón de Coubertin:

    El Olimpismo es una filosofía de vida que exalta y combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu. Aliando el deporte con la cultura y la educación, el Olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos fundamentales universales.

    El objetivo del Olimpismo es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana. Para ello, el Movimiento Olímpico lleva a cabo, solo o en cooperación con otros organismos y dentro de sus posibilidades, acciones a favor de la paz.

    El Movimiento Olímpico tiene por objetivo contribuir a la construcción de un mundo mejor y más pacífico, educando a la juventud a través del deporte practicando sin discriminación de ninguna clase y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio.

    La práctica del deporte es un derecho humano. Toda persona debe tener la posibilidad de practicar deporte según necesidades.

    A lo mejor tu amigo Rashid considera humanos a su cuadra de camellos o a su plantel de “jinetes” electrónicos, pudiera ser…

  • #027
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 9 enero 2014 - 21:56

    #26 en esta revolucion tremenda que estamos, el deporte es otra victima de los nuevos tiempos, sino que es eso de que el mejor ciclista de la historia le vengan muchos años mas tarde con que era todo doping … habra que esperar una decada para saber si cualquier marca atletica era cierta y autentica entonces … la tecnologia medica, la autotransfusion de sangre, mira que es propia sangre del mismo atleta, osea es dificil filosoficamente determinar si eso es trampa, los bañadores de nuevos materiales con que los nadadores nadan mucho mas rapido … el deporte tiene gravisimos problemas filosoficos, y acaba abandonado y sin fe como todo, un complicadisimo negocio como tantos, y van a mantener el sucio negocio, sucio debido a los tiempos que han venido, con uñas y dientes … tiempos estos que vinieron para quedarse, el deporte, como la musica, los libros, la informacion, la justicia etc etc y tantas cosas ya se acabaron …

  • #028
    Krigan - 9 enero 2014 - 23:23

    CMT:

    Sí, es verdad, la carrera de camellos es un deporte olímpico, basado en las tradiciones de las Olimpiadas de la Antigua Arabia… oh, wait!

    Cuánto imperialismo cultural veo por aquí… ¿tan difícil es dejar que los árabes disfruten de sus carreras de camellos como más les apetezca? ¿Tan difícil es entender que para ellos el jinete nunca fue importante?

  • #029
    CMT - 10 enero 2014 - 00:10

    Krigan: Oh wait? nunca he entendido a qué viene semejante gilipollez…

    Hay cientos de deportes que no son ni han sido nunca olímpicos. Qué tendrá que ver que las carreras de dromerarios, (el bicho en cuestión es dromedario, el camello es de las estepas de Asia Central y se distinguen bastante bien, incluso tú con un pequeño esfuerzo serías capaz de distingirlos), no sea un deporte olímpico para que haya unas reglas que van mucho más allá de su simple práctica. En el penúltimo párrafo de lo que he extraído en mi anterior comentario tienes un par de ejemplos.

    Todas esas ideas deberían regir igual en Arabia que en Pernambuco. A menos, claro está, que pienses que los árabes no son personas.

    Otra cosa que nadie aun ha podido responderme: Para ti ver correr a un dromedario sin una persona encima que lo guíe y lo domine es verdaderamente un deporte?

  • #030
    Krigan - 10 enero 2014 - 11:40

    CMT:

    Me da lo mismo si lo quieres llamar deporte, o espectáculo, o emplear cualquier otra palabra, lo cierto es que se le llama deporte a muchas cosas que no lo son, como la Fórmula 1, o el fútbol profesional (millones de personas en sus sofás viendo cómo 22 tíos le pegan a una pelota). Las propias Olimpiadas son también deporte de sofá, aunque por lo menos sirven para que los estados se gasten dinero en fomentar la verdadera práctica del deporte.

    Cuestiones lingüísticas aparte, lo cierto es que afirmas que tus reglas deben regir en Arabia. Pues lo siento, no es así, y de hecho ni siquiera rigen en Occidente, donde existen las carreras de galgos. ¿Los árabes quieren ver correr camellos? Me parece bien, por lo menos el animal hace deporte, igualito que Messi. Ya sabes, Mens sana in sofá sano.

  • #031
    Enrique Dans - 10 enero 2014 - 11:49

    030: El propio argumento se desmonta ;-) al estudiar un poco el origen de las carreras de camellos. Al igual que ocurre en las de caballos, el jockey es completamente accesorio: se trata de una competición de criadores y ganaderos, que compiten para demostrar las habilidades de sus animales. Gana quien tiene el animal más rápido, y el premio es para su dueño o criador, no para el jinete. Los jinetes no compiten como tales, no son protagonistas de nada, los animales lo son. De ahí que el deporte, una vez que había caído en desgracia por la presión de aligerar cada vez más a los jockeys llegando a extremos horrorosos, haya recuperado su naturaleza de competición – repetimos, basada en ver quién tiene el camello más rápido – gracias al uso de la tecnología.

  • #032
    Krigan - 10 enero 2014 - 14:55

    Enrique:

    A lo cual hay que añadir que cuando en una carrera de caballos dicen que Luz Blanca va en cabeza, ya se sabe de antemano que no es que el jinete sea mujer, sino que es el caballo el que se llama así. No tengo ni idea de si el público de las carreras de caballos aceptaría robots como jinetes, pero lo que está claro es que el público de las carreras de camellos sí los ha aceptado, con entusiasmo, de la misma manera que en su día el de los galgos aceptó la liebre mecánica.

    Es típico de personas de mente estrecha el pensar que porque a ellos les gustaría ver a un camello correr con jinete si algún día se pasan por Arabia, entonces el público árabe habitual de estas carreras por narices se tiene que joder y soportar que los camellos corran menos con un jinete de 45 kilos jorobándoles ;-)

    Hombre blanco querer ver carreras de camellos en su pura esencia tradicional cuando ir de turista. Pero sin niños. Hombre blanco saber cuál ser la verdadera esencia tradicional de las carreras de camellos, hombre blanco ver camellos en el zoo hace 2 años.

  • #033
    Observador - 10 enero 2014 - 15:20

    #31 Eso puede suceder en tu mundo geek, pero no, no es así. La competición no es sólo entre ganadores y criaderos, también hay todo un mundo profesional detrás del jinete que tú no vas a entender en la vida porque crees que un animal sin preparación y sin factor humano ganaría todas las carreras. Porque tú no entiendes otras profesiones aparte de la tuya, y como no las entiendes te crees que son prescindibles. Es normal, alguien que confunde una sinfonía con una canción de cumpleaños y a todo le llama música no podía pensar de otra forma.

    #32 Lo de “mente estrecha” te lo guardas como forma de convencer al idiota que puedas tener por vecino, pero conmigo no cuela. Decía Feynman que “siempre intento ser abierto de mente, pero no hasta el punto de que se me caiga el cerebro”. Yo no estoy prohibiéndole a nadie el formato de una carrera de camellos, pedazo de alcornoque, estoy diciendo que su esencia no es sustituir el factor humano por uno robótico, porque el humano también entra dentro de esa esencia por diferentes motivos. Que tú esto no lo entiendas, o no lo quieras entender, es otra cosa.

    Yo creo que a vosotros se os ha caído el cerebro hace ya bastante tiempo. No os preocupéis, algunos aún tienen menos que vosotros y deciden cuestiones más importantes que esta.

  • #034
    Krigan - 10 enero 2014 - 17:27

    Observador:

    Los insultos que no falten, por supuesto.

    Hombre blanco saber más de camellos que los árabes. Niños ser mucha esencia.

  • #035
    CMT - 10 enero 2014 - 22:57

    Krigan: Hablando de insultos gracias por el que me has dedicado.

    Dice el sabio refranero español: cree el ladrón que todos son de su condición. Y eso va no solo por el insulto si no por tu concepción de lo que es la vida de cualquier profesional del deporte y eso incluye a tus denostados pilotos de fórmula 1, futbolistas y jockeys. Antes de criticar lo que desconoces harías bien en informarte un poco mejor.

  • #036
    Krigan - 10 enero 2014 - 23:19

    CMT:

    Ni te he insultado a ti, ni he denostado a nadie.

  • #037
    CMT - 11 enero 2014 - 12:18

    Krigan: Perdona, ayer tuve un día duro y estuve desafortunado en mi comentario.

    Solo un par de cosas. Si de verdad piensas que la Fórmula 1 no es un deporte y que cualquier joven multimillonario puede acceder a él estás muy confundido. Y lo mismo es aplicable para los futbolistas profesionales.

    http://www.fitfusion.es/otros/f1-preparacion-fisica-de-los-pilotos

    http://www.fitfusion.es/otros/f1-la-preparacion-fisica-de-los-pilotos

    Enrique: Persistes en el error de llamar deporte a estas carreras donde lo único que verdaderamente importa es qué bicho llega primero a la meta. El deporte es una actividad exclusivamente humana. En occidente les gusta ver correr a galgos y en Arabia a dromedarios. Para gustos no hay nada escrito; pero, repito, estas actividades NO son deportes.

  • #038
    Krigan - 11 enero 2014 - 22:26

    CMT:

    No pasa nada.

    Hay también otras profesiones donde se requiere una buena preparación física y no se les llama deporte (bomberos, pilotos de caza, toreros, trapecistas, etc). Aunque en realidad no es que quiera negar el calificativo de deportistas a los pilotos de Fórmula 1, sino resaltar que el uso de la palabra “deporte” es muy amplio, y no hay reglas fijas para determinar a qué le llama la gente deporte. Incluso al ajedrez le han llamado deporte.

    Cuando las carreras de camellos eran con niños, ¿eran un deporte? ¿Lo son las actuales carreras de caballos con jinetes que son adultos pero extremadamente bajitos y delgados?

  • #039
    Mario - 12 enero 2014 - 01:59

    Si mañana el lobby antitaurino triunfa y una ley contra el maltrato animal hace inviables las corridas -algo jurídica y políticamente posible-, el toro puede ser reemplazado por un animal holográfico o por un robot programado para embestir o reaccionar al capote -algo tecnológicamente posible también-, ¿Enrique escribiría entonces que el toro virtual ha rescatado la “esencia” de una corrida de toros tradicional? ¿O este show tecnológico es más bien una mala caricatura de lo que fueron alguna vez las corridas?

    Ver a un diestro enfrentado a una imagen 3d o a un robot con cuernos es un crimen de lesa hispanidad y tiene más de show friki que de fiesta brava. La esencia de una corrida de toros no está en esquivar un animal (que es algo replicable tecnológicamente) sino en el riesgo, el azar, el valor del hombre, la bravura del toro, y la tragedia de la muerte que está latente en todo el espectáculo (que es algo no digitalizable ni “computable” para Enrique o Krigan).

    No me sorprende que al tratar sobre las carreras de camellos los tecchies digan haber encontrado la solución al problema de los niños jockeys cuando en realidad nunca la buscaron. La solución a la prohibición de usar niños de 6 años es usar jóvenes o adultos pequeños como jockeys, como lo sabemos en occidente, como lo dicta el sentido común y como lo señaló Observador desde el inicio. Y allí es donde viene la trampa de esta entrada. ¿Qué hicieron los jeques que administran el deporte cuando se les objetó el uso de niños? Enrique nos ha hecho pensar que son los jockeys robots lo que ha salvado de la extinción estas carreras cuando lo que en realidad sucedió es que oficialmente los que administran el deporte crearon normas que prohíben usar jockeys que tengan menos de 15 años de edad o pesen menos de 45 kilos. Las carreras oficiales de camellos hoy se circunscriben a estas normas y no a eliminar el factor humano de la ecuación.

    Gran fiasco el de esta entrada que ha querido hacer pasar una curiosidad y un show de feria tecnológica como el mainstream de las carreras de camellos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

Un comentario en Menéame

#001
expertomilitar - 8 enero 2014 - 16:21

Esto es la leche. Una prueba de como la tecnología puede cambiar el mundo y conservar a la vez tradiciones.

Sorprendente.» autor: expertomilitar