Facebook, la generosidad y el desarrollo de negocio

IMAGE: Rukanoga - 123RFEl pasado día 16, Facebook anunció el desarrollo y despliegue de un botón que permite a las organizaciones sin ánimo de lucro que superen un proceso de aprobación recibir directamente donaciones mediante tarjeta de crédito a través de la red social. Según la compañía, la iniciativa proviene del éxito registrado por una acción de petición de donaciones vinculada con el pasado tifón Haiyan en Filipinas.

La idea parece muy razonable: reducir la fricción en el proceso de donación y vincularlo a un canal rico en información como una red social es un procedimiento que indudablemente puede redundar en más donaciones, lo cual, sujeto a un control adecuado, es susceptible de mejorar las vidas de muchos. Desde hace muchos años, la red se ve como un aliado ideal para la popularización y dispersión de información sobre causas relacionadas con el tercer sector: una gran parte del activismo y de las acciones destinadas a recaudar fondos para este tipo de iniciativas se han trasladado con notable éxito a canales electrónicos, redundando en costes más bajos para las organizaciones que recaudan y en una mayor facilidad para quienes donan.

Sin embargo, todo indica que hay un factor adicional en el desarrollo de Facebook: la red social mantendrá en sus archivos la información referente al pago, es decir, todos los datos de la transacción, en principio con el fin de facilitar otras transacciones posteriores. Es decir, que por el hecho de haber contribuido con tu donación a una causa determinada – y es claro que muchas de estas causas, por su naturaleza, son capaces de convencer a un gran número de personas para que efectúen una donación – pasas a ser un cliente del que Facebook no solo posee información referente a la pura actividad social, sino también información financiera.

La inclusión de información financiera en la base de datos de clientes es uno de los factores importantes que afectan a la valoración de una base de datos de clientes. Empresas como Amazon, por su naturaleza puramente transaccional, o Apple, que recopila los datos de la tarjeta de crédito cuando un cliente abre una cuenta de iTunes necesaria para muchos procesos en su relación con la compañía, reciben valoraciones muy elevadas del mercado precisamente por eso. El caso de Google, por ejemplo, no es tan sencillo: no tantos clientes finales comparten información sobre medios de pago con la compañía, dado que la gran mayoría de sus productos destinados a consumidor final son de naturaleza gratuita. En el caso de Facebook, tras fantasear durante algunos años con la idea de crear su propia moneda mediante los Facebook Credits empleados para transacciones virtuales en juegos y aplicaciones, todo indica que la idea de recolectar información financiera empieza a ser vista con cada vez más atractivo.

¿Estamos hablando de una iniciativa previa al desarrollo de funciones comerciales dentro de la red social? ¿Cuánto vale una compañía con más de mil millones de usuarios activos y con los datos de su tarjeta de crédito almacenados? ¿Veremos en breve a Facebook ofrecer una pasarela de pago como tal para todos aquellos negocios que han ido desarrollando su presencia mediante páginas en la red social? ¿Generosidad, desarrollo corporativo, o un poco de ambas cosas?

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Facebook’s Donate: enlightened self-interest?“)

12 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 17 diciembre 2013 - 09:06

    A cada día que pasa me convenzo más de que la red social, ha de ser implementada directamente por la comunidad de usuarios con un desarrollo libre. El proceso de monetización de estas grandes compañías pionera en la construcción de las redes solciales, está socavando cada vez más los intereses de los usuarios de las mismas y está alimentando a compañías que han entrado en un lento proceso de metamorfosis convirtiéndolas en auténticos monstruos con una imagen amable y un corazón podrido. Son como la casita de chocolate de Hansel y Gretel.

  • #002
    ema - 17 diciembre 2013 - 09:22

    Qué jeta los de facebook! yo estuve a punto de donar para lo de Filipinas por facebook pero… no sé, será intuición, algo me dijo, no les des los datos a facebook. Y menos mal, me alegro de haber acertado y no hacerlo. He tomado por sistema no comprar en aquellos sitios que no respeten mi privacidad.

  • #003
    Carlos (econ) - 17 diciembre 2013 - 12:37

    xmarks, lastpass, abine, duckduckgo, orbot, orweb, chatsecure, mumble, owncloud, Thunderbird, Firefox, Tor, ABE, DNT+…

    Si algo sabemos hacer es aprender: www.prism-break.org.

    Yo me voy de FB, y lo dejo como un perfil real para la familia y amigos, y un perfil anónimo-falso para cuando quiera dar una opinión personal.

    Es lo que tiene esforzarse por ser objetivo y tener una conciencia.

    Mi felicidad esta en saber que me esfuerzo para que no me roben, no me peguen, no me espien… Los derechos “negativos” de Isaiah Berlin

    Los borreguitos a gusto con google, microsoft, yahoo, FB… recordad “A reunión de pastores, oveja muerta”.

    Yo me quedo con Tsun Tzu “Toda defensa es dar una oportunidad a tu enemigo para que encuentre un punto debil” “La mejor defensa es un buen ataque”.

    Y con los romanos: “Si vis pacem, para bellum”.

    El otro día escuche esta cita: “El juego se invento, para aprender”.

    Yo estoy jugando, como el niño de “el traje del emperador”.

    Huir de PRISM, huir del conformismo, buscar mi camino, con todos o solo, pero siempre por una buena razón.

    Ahora que los hombres de negro haga con FB & Cia lo que se les antoje, que yo ya estoy buscando el próximo google, el próximo android…

    ¡QUE FELICIDAD TENER TANTO QUE APRENDER!
    ¡ESTE AÑO LOS REYES LOS PONE SNOWDEN!

    P.D. THANK YOU SNOWDEN, YOU HAVE HAD A SEVERE IMPACT IN MY LIFESTYLE, OPENING MY EYES TO THE REALISATION OF MY WORST FEARS: GOOGLES HAS TURNED BAD, AS EXPECTED.

  • #004
    JJ - 17 diciembre 2013 - 12:39

    La verdad es que no me parece lo más honesto utilizar la necesidad de financiación de las ONG para activar un servicio en el que se queden con los datos financieros de los donantes.
    En mi empresa trabajamos bastante con ONG y todos los datos que se recopilan son siempre de las ONG. Por ejemplo, hemos realizado una acción conjunta con 6 ONG y RTVE para ayudar en la tragedia de Filipinas y, además de destinarse el importe total del SMS a las ONG correspondientes (ni los operadores ni nosotros nos quedamos con nada) los datos de los números de teléfono pasan a las ONG que los podrán utilizar en acciones posteriores, a nosotros nunca se nos ocurriría utilizarlos.
    Del mismo modo ocurre con el servicio de donativos por web móvil. Nosotros ofrecemos el servicio, pero la información financiera la gestiona PayPal con la cuenta de la propia ONG.
    Los usuarios realizan aportaciones a las ONG porque confían en ellas, y son ellas las que deben gestionar esos datos, las plataformas intermediarias nunca deberían utilizarlas. No soy un experto, pero tengo mis dudas sobre si esa actuación cumple con nuestras leyes de protección de datos.

  • #005
    José Luis Portela López - 17 diciembre 2013 - 13:15

    Yo entiendo que es un buen piloto para ver como funciona.

  • #006
    ricardo alarcon - 17 diciembre 2013 - 15:50

    Hijo: escucha los consejos de tu padre que son consejos de la vida y estudia para que no seas el muñeco febril de las pasiones ni el esclavo servil de los tiranos ,y te enfrentes a la vida con temores.Gracia papá.Ok.Snowden.

  • #007
    Pedro - 17 diciembre 2013 - 20:06

    002 – Ema.
    Vete a la página de Unicef y haces desde allí la donación sin pasar por terceros.

  • #008
    Rubén - 17 diciembre 2013 - 22:29

    Me inclino más por un desarrollo corporativo y estrategia, mas que por algo generosidad seguro.

  • #009
    Javier - 18 diciembre 2013 - 03:40

    Bueno, en un contexto americano, esta noticia no me sorprende mucho.
    Aunque no dones tu dinero a través de FB … las ONG americanas comparten su información con los servicios secretos … vamos que tus datos como donante … quedan registrados en alguna que otra base de datos … tal vez con menor carácter financiero …. pero mucho más como un perfil político ….

    llevo desde el 2007 en el mundo humanitario, y no todo es tan bonito como es creéis en el primer mundo ….

    http://www.globalresearch.ca/ngos-the-missionaries-of-empire
    http://www.informationclearinghouse.info/article4332.htm
    http://www.classwarfareexists.com/how-the-cia-operates-through-non-governmental-agencies/

  • #010
    Memorias - 18 diciembre 2013 - 04:15

    Coincido con muchos aquí, no es necesario facebook para donar a una ONG, podemos hacerlo directamente en sus Webs por telefono (si es poco con un simple SMS) o como toda la vida una transferencia.
    No les daria los datos de mi tarjeta a facebook ni soñando !

  • #011
    Maria - 18 diciembre 2013 - 10:21

    Esta claro cuál es el objetivo, ahora, han sabido cómo hacerlo para que parezca por una buena causa.

  • #012
    Mario - 19 diciembre 2013 - 08:18

    ¿No has notado Enrique el nivel de desconfianza que se acrecienta en la red, o más puntualmente, a nivel de sus grandes tecnológicas (Google, Facebook y demás)?
    Yo he leído tu entrada como una fase en el desarrollo de negocio de Facebook, es más, como una fase más bien natural ya que en un futuro que Facebook cuente con un método expeditivo de pago podría ser muy útil, lo que acrecienta su valor y posibilidades de negocio.

    Todos los que me anteceden en cambio leen la propuesta como un engaño del Face para darle las claves de tu tarjeta de crédito a la mafia rusa. Un poco más y concluyen que Facebook se dedica ahora al phising y al fraude financiero como si necesitara entrarle a eso con los billones que factura. No tiene ninguna lógica.

    A mí francamente me llama la atención este trauma. La data de nuestro uso de tarjetas la tienen los operadores (visa-MasterCard) hace muchos años en cualquiera de las miles de pasarelas de pago que existen. Por alguna razón se cree ahora que Facebook le va a robar esta data a esas operadoras y Amazon no -no me preguntes por qué una sí y la otra no-; o que Facebook o Google no son dignos de confianza para instalar pasarelas de pago pero El Corte Ingles o un retail cualquiera sí es confiable. Pero lo más irónico es que a estas grandes tecnológicas sí les confiamos descuidadamente secretos, conversaciones o correspondencia que nos van a perseguir de por vida y que pueden hacernos mucho más daño que un improbable fraude de unos miles de dólares cubierto por un seguro. ¿Contradicciones de la red?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados