Mi columna en Expansión: ¿es Amazon sostenible?

¿Es Amazon sostenible? - Expansión (pdf)Mi columna en Expansión de esta semana se titula “¿Es Amazon sostenible?” (pdf), y plantea de qué manera el gigante del comercio electrónico, la empresa que ha ido diversificando su oferta desde los libros de sus inicios hasta prácticamente todo tipo de productos y servicios.

La compañía establece su ventaja competitiva basada en una usabilidad fantástica, un sistema de recomendación que genera un porcentaje importantísimo de sus ventas (una gran cantidad de las ventas de Amazon provienen de artículos que sus clientes no iban buscando cuando entraron en la página), unos márgenes escasos que le permiten ser enormemente competitiva en precios, y una logística cuidadísima que ya la lleva a ofrecer, en algunas ciudades, reparto de mercancías en el mismo día que el cliente ha hecho su clic.

Pero además de su eficiencia, la compañía se apoya en unos inversores que parecen poseídos por una fe inquebrantable, y que mantienen la cotización de la compañía en tono permanentemente ascendente independientemente de los resultados financieros: gane o pierda dinero, Amazon es uno de los valores que más rendimiento habría dado a quienes hubiesen comprado sus acciones el día que salieron al mercado.

Sin embargo, y de manera cada vez más recurrente, la empresa está sufriendo, sobre todo en Europa, problemas derivados de las relaciones con sus trabajadores. En Seattle, aparentemente, todo el mundo quiere trabajar para Amazon, y la compañía no tiene ningún problema. Pero fuera de allí… huelgas en Alemania, acusaciones de malas condiciones laborales en el Reino Unido, condiciones casi paramilitares para mantener la disciplina… parece que no todo es bonito dentro del modelo económico de una compañía a la que cada vez más empresas temen. Si te dedicas al comercio de algún tipo, duermes intranquilo pensando en cuándo llegará a tu terreno ese “coco” llamado Amazon y ofrecerá los mismos productos que tú, a precios mucho más baratos, y con una pujanza imposible de combatir.

A continuación, el texto completo del artículo:

 

¿Es Amazon sostenible?

Si una empresa aterra a comerciantes de todo tipo, en el comercio tradicional o electrónico, esa es Amazon. Desde sus inicios en 1994 como un proyecto que su creador, Jeff Bezos, inició para curarse la frustración por no haberse metido antes en internet, la compañía no ha parado de crecer y diversificarse: vende de todo, con un increíble sistema de recomendación, magnífica logística, y precios imbatibles.

La compañía comenzó vendiendo libros porque tenían demanda universal, precio bajo, y catálogo amplio. Tras triunfar y desplazar a gigantes como Borders (cerró en 2011) o Barnes&Noble (en constantes dificultades), extendió su actividad hasta vender de todo: joyas, muebles de jardín, electrónica de consumo, productos frescos, arte, zapatos… o servicios en la red como almacenamiento, ancho de banda o capacidad de computación. Hacen de todo, y aparentemente bien.

Pero además, la compañía tiene truco: no necesita ganar dinero. Sus acciones son de las que más retorno generan al accionista con gran diferencia contando el crecimiento desde su salida a bolsa, a pesar de resultados en ocasiones negativos o por debajo del crecimiento esperado. El mercado le otorga una especie de bula, y sus competidores se hacen cruces pensando cómo competir con alguien que, aparentemente, no necesita beneficios para financiarse.

Sin embargo, recientemente, y en particular en Europa, la empresa parece tener problemas. Fuertes protestas sindicales y huelgas en sus almacenes en Alemania y  Reino Unido, denuncias que hablan de malas condiciones laborales, regímenes casi paramilitares, riesgo significativamente mayor de enfermedades mentales, ex-empleados descontentos… todos los milagros económicos suelen tener una cara B. Y la pregunta, a la vista de estas circunstancias, es clara: ¿es un éxito como Amazon sostenible en el tiempo? ¿A costa de qué?

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Is the Amazon model sustainable?“)

17 comentarios

  • #001
    Manuel - 29 noviembre 2013 - 11:37

    La semana pasada tuve mi primera mala experiencia de compra con Amazon (que hasta ahora había sido no solo impecable, sino hasta el sorprendente hecho de enviarte el producto de recambio antes que remitieras el producto que querías devolver). Pero siempre hay una primera vez, causada -luego de ver quien me remitía y atendía la reclamación- no obstante por un vendedor externo, lo que me llevó a preguntarme: ¿no se está Amazon convirtiendo en un eBay?

  • #002
    Oscar - 29 noviembre 2013 - 11:48

    Llevo comprando en Amazon desde 2006. Primero en amazon.com, luego, con la bajada de la cotización de la libra, en amazon.co.uk, y desde el año pasado, en amazon.es como cliente premium. Como usuario asiduo, puedo decir que el servicio es imbatible y los precios (incluso cuando tienes que pagar unos gastos de envío que a veces superan al precio del producto) más que razonables, así que es normal que todo el mundo le tenga miedo. A pesar de todo ello, creo que en España han cometido un error de bulto. En primer lugar, su oferta es muy escasa en comparación con la UK, por ejemplo. Por otra parte, los precios no son tan competitivos comparándolos, por ejemplo, con otro gigante de la distribución en España como FNAC, y, por último, seguramente, no podrán salir de pérdidas en su filiar española, por lo que acabarán cerrando en España. Digo esto porque la mayor parte de los productos que compro en amazon.es son enviados por mensajero urgente desde UK o Alemania, para cumplir con el compromiso de entrega en dos o tres días. El coste para Amazon por envio y devolución es muy superior al beneficio por producto.

  • #003
    Iván - 29 noviembre 2013 - 12:03

    Yo sigo comprando en Amazon UK muchos libros viejos y descatalogados, los precios suelen ser bajos al ser libros antiguos, y la verdad es que me cuesta siempre + el transporte que el propio libro. Con respecto a Amazon España compro regularmente, tanto en la kindle store como otro tipo de productos. En mi caso el servicio y el producto ha sido siempre impecable, con una excelente experiencia de compra que me facilita las compras. Jeff Bezos me parece un visionario y creo que es una persona que piensa siempre en el largo plazo. Por otro lado creo que debemos analizar sus otros negocios, desde la propia Zappos a los nuevos servicios que ofrecen en la nube. Un saludo y como siempre gracias por las reflexiones

  • #004
    Sorin - 29 noviembre 2013 - 12:03

    Aquí un interesante reportage emitido en la televisión Alemana sobre las condiciones de trabajo de Amazon: www.youtube.com/watch?v=hnaSA29H2PU

  • #005
    Oscar - 29 noviembre 2013 - 13:23

    Contestando a O1 Manuel, creo que un poco de eso hay: Amazon está calcando en algunas áreas a (y cometiendo los mismo errores que) eBay. Desde hace unos meses voy comprando más en el Amazon Marketplace (venta de terceros a través Amazon) que en el propio Amazon. Generalmente compro CDs de música y suelen ser más económicos a través del Marketplace, a pesar de los gastos de envío. Muchas referencias, por otro lado, se descatalogan muy rápido (consecuencia de la caída de ventas de la música en formato físico) y ya no aparecen en el stock de Amazon. Con estos vendedores externos también he tenido malas experiencias (pedidos que no llegan jamás, producto dañado o de baja calidad, descripción que no corresponde con el producto…). Amazon, de todos modos, siempre se pone de parte del cliente y te devuelve el precio sin más, pero la experiencia de venta y, sobre todo, la confianza en que la compra va a ser satisfactoria es muchísimo menor. En ese sentido, muchas de las compras de CDs descatalogados o de segunda mano las realizo ya no en Amazon, sino en www.discogs.com, una web especializada en ese tipo de transacciones, siguiendo un modelo muy similar a Amazon.

  • #006
    fugaz - 29 noviembre 2013 - 13:46

    Por lo que dices, es una burbuja.

    Cuando caiga la culpa será de “la piratería”. ಠ_ಠ

  • #007
    David - 29 noviembre 2013 - 13:47

    Se olvida usted de la otra gran ventaja competitiva de Amazon: el dumping fiscal. Si no se paga un puto euro en impuestos, es fácil ser el rey del mambo y hundir a tu competencia.

  • #008
    Antonio Castro - 29 noviembre 2013 - 14:05

    Yo no estaba al corriente de ello, pero lo que mencionas podría verse de dos formas. Una como la forma desagradable en que una compañía impulsa su crecimiento o como síntomas de que la empresa actúa de forma forma un tanto errática ante dificultades de las cuales podríamos conocer solo una pequeña parte. Sospecho que se trata más bien de lo segundo. Una empresa estable y con las ideas claras no descuida su imagen.

  • #009
    Rambes - 29 noviembre 2013 - 17:32

    Una cosa es como funciona Amazon como empresa y como afecta al resto de comercios en cuanto a la presión en margenes para todos, y otra es como cotiza en bolsa, precios a mi entender de autentica burbuja.
    No tienen nada que ver Amazon con Google o Apple y las valoraciones de las acciones de Amazon son difíciles de entender.

  • #010
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 29 noviembre 2013 - 20:49

    #4 ademas que por todos lados dicen que en Alemania ya conocen la precariedad laboral generalizada, no se sabe que es peor, esas empresas que no “logran adaptarse a la nueva realidad” y están desapareciendo, o esas empresas y empresarios que si que se adaptan y no mueren, si, anda que no es para echarse a temblar “con los que si se adaptan a la nueva realidad” … tan malo es una cosa como la otra …

  • #011
    Cristina - 29 noviembre 2013 - 23:33

    Estas frases, me han descolorado mucho. De hecho he tenido que leer el,párrafo varias veces.

    “Sus acciones son de las que más retorno generan al accionista con gran diferencia contando el crecimiento desde su salida a bolsa, a pesar de resultados en ocasiones negativos o por debajo del crecimiento esperado. El mercado le otorga una especie de bula, y sus competidores se hacen cruces pensando cómo competir con alguien que, aparentemente, no necesita beneficios para financiarse.”

    La politica de pago de dividendos es cero, y el retorno general al accionista implica que las subidas de valor por acción, pese a caídas, han subido de manera constante.

    Es sostenible esta situación? El inversionista confía en el valor de Amazon que apuesta por retornar beneficios a sus clientes.

    Otra consecuencia de no depender de los beneficios es que son las mismas acciones y sus dividendos (excedentes) las que están financiando el crecimiento de la empresa.

    Muy interesante. :-)))

  • #012
    Krigan - 30 noviembre 2013 - 06:12

    Por supuesto, como cualquier otra empresa, Amazon ha de respetar los derechos laborales. Y pagar impuestos. Ahora bien, conviene señalar que actualmente el fraude fiscal y la explotación de los trabajadores es algo legalizado. Luego vienen las quejas de lo mal que van el déficit público y la deuda pública, y lo mal que se trata a los trabajadores, cuando resulta que vivimos en una situación de “reforma” (degradación) laboral continua. Las 2 mal llamadas reformas laborales (Zapatero y Rajoy) han atraído muchos titulares, pero la reducción de derechos laborales es algo continuo, casi cada mes te aprueban por lo bajini algún “pequeño detalle” adicional. ¿Cómo decían en Casablanca? “¡Qué escándalo, aquí se juega!”

    Aparte de eso, Amazon no tiene ningún problema de sostenibilidad. Está cambiando beneficios por expansión, y los accionistas seguirán contentos mientras la expansión siga siendo exitosa. Y vender por web siempre será mucho más barato que en tienda física, haya o no haya fraude y explotación. El que olvide esto último se va a llevar una buena sorpresa el día en que se acaben el fraude y la explotación.

  • #013
    Virginia - 30 noviembre 2013 - 15:46

    Creo que los consumidores (es decir, todas las personas de este planeta) deberíamos de comenzar a hacernos un poco responsables y exigir a las empresas cierta transparencia con sus cosas. Por ejemplo, cómo son las condiciones de trabajo de sus trabajadores. Hay algunas empresas que sin que nadie se lo haya pedido ya lo hacen. Son pocas.
    Pero como siempre, las personas están esperando a que otros hagan las cosas por ellos. Luego lo de siempre: quejarse y bla bla bla. Vacío, sin ningún sentido.
    Un poco cansada de la mentalidad victimista que suelen tener algunos países.
    Y que no me venga a decir ningún cagado que no dice nada porque no serviría de nada. Que reconozca al menos que no tiene valor para hacerlo, pero entonces que tampoco se queje si no hace nada.

  • #014
    Txetxu Barandiaran - 1 diciembre 2013 - 15:14

    Tus dudas ya las ha puesto en papel con cierta claridad Jean-Baptiste Malet en su libro En los dominios de Amazon http://www.tramaeditorial.es/Shop/Product/Details/235_en-los-dominios-de-amazon

  • #015
    Enrique Dans - 1 diciembre 2013 - 15:26

    #014: No, Jean Baptiste Malet ha pintado el panorama. Mi duda no está en la descripción del panorama, está en si eso es sostenible en el tiempo o no, y a qué coste…

  • #016
    CARLOS - 1 diciembre 2013 - 20:44

    La verdad es que por mucho que intenten reventar el mercado, estan abriendo demasiados nichos en los que no son especialistas y tampoco son competitivos
    Un ejemplo en un silbato de arbitro http://ow.ly/rl1Ul que es mucho mas barato en una tienda local española como por ejemplo www.silbanding.com/5-fox-40-classic

    Se lo deberian de mirar!!!

  • #017
    Oriol - 10 diciembre 2013 - 16:51

    Interesantes reflexiones.

    Personalmente creo que Amazon tiene todo el potencial de seguir creciendo, al incorporar cada día más productos y dominar como nadie la logística (transporte de entrega más rápido y más barato que todos sus competidores).

    Amazon está consiguiendo algo que para mi es lo más relevante de su estrategia: Se está convirtiendo en el “Top of Mind” de las compras por internet. Indudablemente siempre habrán empresas nichos que ofrezcan más variedad y a mejores precios en productos concretos, pero para la mayoría de compras, AMAZON seguirá siendo el rey, no solo por las ventajas (variedad, precio y entrega), sino simplemente por el flujo de clientes (4 millones únicos de visitantes al mes en España) que acceden al MarketPlace de Amazon, y las mayores probabilidade s de compra respecto a otros e-commerce

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

6 comentarios en Menéame

#001
noexisto - 29 noviembre 2013 - 10:51

Sí, incluso en Europa www.youtube.com/watch?v=hnaSA29H2PU» autor: noexisto

#002
sacreew - 29 noviembre 2013 - 10:53

Si dejan de hacer talas indiscriminadas, sí.» autor: sacreew

#003
wanakes - 29 noviembre 2013 - 11:24

No, no lo es; es una compañia de dumping, cuyo tamaño le permite vender a pérdidas durante mucho tiempo para tumbar a la competencia.

Como consumidores parece que es bueno un Amazon… precios más baratos, ¿cómo puede ser malo? Pues es malo en el momento en que se carga a la competencia, y a medio plazo… ya sabemos lo malos que son los monopolios, ¿no?» autor: wanakes

#004
sorin - 29 noviembre 2013 - 11:26

#3 Tienes toda la razón, pero esto al consumidor final le importa bien poco.» autor: sorin

#005
Cornelius - 29 noviembre 2013 - 11:54

Yo intento comprar lo mínimo posible allí. Pero si solo lo tienen ellos…

Y mira que intento buscar en tiendas locales primero.» autor: Cornelius

#006
Trigonometrico - 29 noviembre 2013 - 11:59

Los teléfonos de segunda usados están más caros en las tiendas de segunda mano que en Amazon nuevos y con sus dos años de garantía.

www.amazon.es/LG-Optimus-L5-Smartphone-procesador/dp/B008AGQBQI

El Corte Inglés debería aprender de Amazon en lugar de quebrar por inútiles.» autor: Trigonometrico