Pago móvil y nivel de permiso

Image: Milosh Kojadinovich - 123RFEl pago móvil es uno de esos ámbitos en los que está realmente todo por decidir. Múltiples tecnologías, actores entre los que se encuentran las compañías tradicionales de medios de pago, empresas tecnológicas como Google o PayPal, nuevos entrantes como Square, y toda una amplísima variedad de desarrollos, aquellos que tienen su esperanza en ver una implantación rápida como medio de pago de ese smartphone sin el que nunca salimos de casa empiezan a perder su paciencia.

Una de las alternativas interesantes que están empezando a popularizarse es el de las apps específicas. Lógicamente, la posibilidad no funciona para cualquier compañía, pero sí ofrece algunas posibilidades bastante interesantes para dar lugar a un medio de pago cómodo y seguro, mientras brinda además oportunidades para cultivar el llamado nivel de permiso.

En el caso de Apple, por ejemplo, su app permite desde finales de 2011 hacer compras en sus Apple Stores y cargar la compra a la tarjeta de crédito establecida en la cuenta de iTunes, lo que permite llevar a cabo la transacción de una manera segura sin intercambiar números de tarjeta. Las empresas de comida rápida, caracterizadas por un cierto nivel de recurrencia, trabajan en el mismo sentido: McDonalds acaba de anunciar una prueba piloto de una app que permite hacer un pedido en uno de sus restaurantes, pagarlo directamente con una tarjeta de crédito preestablecida, y pasar a recogerlo sin esperar , un método también ensayado anteriormente por Chipotle. Previamente, McDonalds había hecho algún intento con tecnología NFC en Austria y con el sistema utilizado para el pago en telepeajes en Portugal, pero no parece que ese tipo de sistemas hayan superado la barrera de la adopción.

La idea, no obstante, tiene su alcance. Además de plantear un nivel de comodidad que podría, en el caso de empresas como las de comida rápida, estimular el consumo en modo “no llevo dinero encima, así que voy a comer en McDonalds”, el uso de la app plantea que tú entregas los datos del medio de pago escogido una vez, pero estos no tienen que viajar en cada transacción. Además, ofrece un escenario en el que la empresa obtiene un nivel de permiso mayor: ya que el cliente ha instalado voluntariamente tu app y ha aceptado su uso como medio de pago, puedes utilizar moderadamente ese mismo canal para hacer ofertas de diversos tipos que estimulen el consumo. Por supuesto, el nivel de permiso es una variable delicada, lo que implica que un abuso del contacto puede conllevar una pérdida del mismo, pero esa base de datos de clientes que ha expresado su predisposición a los productos de la compañía puede poseer, lógicamente, un valor elevado para según qué productos o servicios.

Con el transcurso del tiempo, estamos viendo un esquema de difusión de la tecnología del pago móvil bastante interesante, en múltiples direcciones. Tecnologías de medios de pago con planteamiento generalista como NFC avanzan lentamente con curvas de popularización todavía poco significativas debido fundamentalmente a la necesidad de escala (red de comerciantes dispuestos a aceptarlos) y a la de disponibilidad de dispositivos adecuados. Esquemas sorprendentemente sencillos como Square se limitan prácticamente a pruebas piloto, mientras metodologías similares pero aplicadas a cuestiones de menor riesgo percibido como las tarjetas de fidelización van aprovechando su ventana de oportunidad. En paralelo, surgen también esquemas específicos de algunas marcas como los mencionados, que van haciendo que la idea de utilizar el smartphone para hacer algunos pagos empiece a parecer cada vez más natural. Me pregunto cuál será el primer planteamiento que obtenga una adopción verdaderamente significativa.

5 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 12 septiembre 2013 - 21:12

    En mi opinión un exceso de alternativas de las cuales solo unas pocas terminarán imponiéndose terminan causando un pelín de agobio. Gastar una parte de tu tiempo en buscar la solución óptima tiene sentido en la medida en que estas no sean tan efímeras que te obliguen continuamente a elegir nuevas formas de hacer lo mismo de siempre. La tecnología no debe condicionar al usuario hasta el punto de convertirle en un adicto que compra la última estupidez cara que el mercado ofrezca.

    Me gustaría que alguien evaluara el costo que supone la generación de tanta basura tecnológica. La aparición de tantas soluciones para el pago móvil significa que aun ninguna de ellas cumple con las expectativas del usuario, y que las diferencias entre las distintas ofertas, son simplemente una forma de marear a ese cliente que tiene una necesidad y que ya está abrumado con tanta oferta decepcionante.

  • #002
    Ion Turrillas - 12 septiembre 2013 - 21:30

    Hola,

    Hace tiempo que no entraba en el blog, pero casualidades de la vida has tocado un tema en el que estamos un grupo de personas metidos de pleno.

    Te dejo el enlace por si te/os interesa el tema de pagos con NFC y otro tipo de salidas a la crísis… http://www.russafainnova.com/

    Un saludo

  • #003
    adelarosahdez - 13 septiembre 2013 - 08:12

    Artículo muy interesante. Tengo la sensación que los NFC están algo parados.
    Sin embargo, el sistema de la App lo probé en la Apple Store de Barcelona y me pareció limpio y sencillo.
    Ya veremos quien se lleva el gato al agua.
    Gracias

  • #004
    Matthieu Heusch - 13 septiembre 2013 - 09:17

    creo que en muchas verticales hay oportunidades importantes para hacerse un hueco en soluciones de pago móvil a través de apps que solucionan necesidades específicas del sector (ej: mytaxi con los taxis), sobre todo por la comodidad que ofrecen el 1-click payment, con almacenamiento de tarjetas y token para volver a pagar introduciendo un código de seguridad y no todos los datos de tu tarjeta cada vez.

    sin embargo el problema está actualmente en las altas comisiones que cobran las pasarelas de pago especialmente para micro-pagos (ej: para pagos de menos de 10€ suelen estar entre un 5% y 10% de comisión para el merchant). esto representa un freno importante para los negocios locales, por lo que hasta que no bajen dichas comisiones, esto seguirá siendo un freno para la penetración del pago móvil…

  • #005
    Alfonso - 14 septiembre 2013 - 11:12

    Saludos,

    Trabajo en el sector de medios de pago y estoy muy de acuerdo con #1 y con #2. Añadiría que en mi opinión en España actualmente tenemos todas las piezas tecnológicas necesarias (hoy podemos instalar un terminal de pago NFC en cualquier comercio en 24h y tenemos soluciones tipo wallet). Quizá sorprenda, pero en reciente reunión con una de las multinacionales americanas más importantes procesadora de pagos se quedaban impresionados de lo que podemos hacer en España a nivel de tecnología y servicio.
    Pero falta una estrategia clara y una apuesta por parte de las Entidades Bancarias que son las que controlan la mayor parte del mercado.

    A finales de año verá luz un proyecto español que para mi tiene todos los componentes para satisfacer a los consumidores españoles en sus pagos móviles y por internet y que es perfectamente exportable. Pero su éxito dependerá de que el apoyo que ha conseguido entre los bancos se materialice y lo promocionen entre titulares y comercios.

    En el tema de comisiones por pagos de bajo importe se han hecho varios avances, algunos bancos van entendiendo que para entrar ahí necesitan otro esquema de ingresos. Aunque sólo algunos avanzan.

    Temo que hasta no consolidar esta etapa de integraciones bancarias no se podrá poner el foco en medios de pago de nuevo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados