Elevando la barrera psicológica

barbedwireLa detención e incomunicación durante más de nueve horas en Heathrow de David Miranda, seguida de la confiscación de todos sus aparatos electrónicos en aplicación de las más rígidas medidas antiterroristas eleva aún más si era posible el clima de psicosis colectiva y la alocada carrera hacia la vida en un estado policial en el Reino Unido y en los Estados Unidos. David Miranda es ciudadano brasileño y pareja de Glenn Greenwald, uno de los periodistas a los que Edward Snowden recurrió para filtrar la documentación extraída de la NSA.

La detención, llevada a cabo bajo la sombra de la administración norteamericana, intenta elevar las barreras psicológicas ante toda posible tentación o inclinación a la rebeldía: si de alguna manera participas, ayudas, colaboras, encubres, auxilias – y presumiblemente dentro de poco, incluso simpatizas – con alguien que denuncie los excesos del gobierno, tu vida pasará a ser un infierno.

Y será un infierno no porque lo que hayas podido hacer sea un delito y caiga sobre ti el peso de la ley, sino porque el gobierno retorcerá todas las medidas posibles para aplicártelas en su máximo nivel de rigor y hacerte la vida imposible. Exactamente igual que cuando te para un policía y recorre uno por uno todas las posibles infracciones, incluidas las más nimias, hasta conseguir multarte por alguna de ellas, solo que aquí no te juegas una multa: te juegas mucho más.

Atrás queda todo atisbo de la protección a los whistleblowers incluida en la legislación norteamericana: aunque lo diga la ley, basta con considerar que el whistleblower realmente no lo era y rebautizarlo como “terrorista” a pesar de todas las palmarias evidencias en sentido contrario, para dejar de aplicar la ley. Si revelas algún atisbo de los muchos asuntos turbios que tienen lugar en las cloacas del poder, tu vida quedará completamente destruida, y tendrás que exiliarte o estar dispuesto a vivirla en la cárcel. Que con tus actos hayas traído a la luz y a la discusión pública uno de los problemas más importantes de cara al futuro de las sociedades y que, en realidad, seas mucho más merecedor del Premio Nobel de la Paz que de una implacable persecución es lo de menos. Pero más allá de tus actos, el estado promete mucho más: que el acoso no te tocará únicamente a ti, sino a todos aquellos que de alguna manera u otra hayan tenido algo que ver contigo.

Puedes ser el proveedor de correo electrónico que utilizó el implicado, el competidor que ofrece de un servicio similar, el periodista con el que habló, la pareja del periodista, o el que investiga desde un punto de vista legal casos similares, tienes que saber que tu vida, a partir de ese momento, va a ser un infierno. Que cada vez que pases una frontera, serás revisado hasta extremos mucho más allá de lo razonable, suponiendo que no decidan directamente aplicarte la legislación anti-terrorista en todo su rigor y decir simplemente después que “fue un lamentable error”. O, ya puestos, ¿por que no… revisar y desmenuzar tus declaraciones de impuestos hasta el límite? ¿Introducir la matrícula de tu vehículo en un registro que haga que te paren sin ningún motivo aparente cada poco tiempo ¿Denegar la admisión a tus hijos en las universidades estatales? ¿Retrasar la devolución de los reembolsos de Hacienda? ¿Confiscar arbitrariamente tus propiedades? ¿O entrar en tu despacho y destruir tus discos duros? Siendo creativos, podemos llegar a tal nivel de acoso de un ciudadano, que haga realmente su vida imposible, simplemente por haber hecho… ¿qué? ¿Ser un whistleblower? ¿Ayudarlo? ¿Hacer periodismo en la mejor y más clara definición del término? ¿Ser familiar de un periodista? ¿Expresar apoyo pública o privadamente – no olvidemos que pueden acceder a todo lo que escribimos en las redes sociales – a una causa determinada? Control total: o haces, dices y piensas de acuerdo con ellos, o estás contra ellos.

David Miranda puede ser muchas cosas, pero ninguna de ellas – y por supuesto, la de “colaborar con un periodista” mucho menos – merece la aplicación de la legislación antiterrorista, por mucho que puedan aparecer irresponsables que lo justifiquen o lo silencien. En modo alguno estaba David Miranda colaborando, ayudando o dando apoyo a ningún tipo de grupo terrorista o enemigo de los Estados Unidos, salvo que definamos como enemigo de los Estados Unidos a todo aquel que no esté de acuerdo con la aparente determinación de su gobierno de reescribir la definición de estado policial. Las leyes, sean antiterroristas o del tipo que sea, no están hechas para retorcerlas y abusar de ellas. No están pensadas para que el estado las utilice como armas de acoso contra aquellos ciudadanos que, según sus criterios, “lo merezcan”. Las leyes no deben ser utilizadas para elevar la percepción de las barreras psicológicas implicadas en la resistencia a determinadas acciones del gobierno, porque la resistencia a determinadas acciones del gobierno, en democracia, es un acto plenamente legítimo.

Dentro de poco, solo nos va a quedar citar a Niemöller. Hasta que lo declaren subversivo. Francamente, cada vez tengo menos claro quienes son los terroristas…

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Raising the psychological stakes“)

12 comentarios

  • #001
    Daniel Terán - 20 agosto 2013 - 16:37

    Ocurre un poco como en la reciente ‘Man of steel’: el mismo Superman es un poder no controlado por el Poder, lo cual provoca recelos :-)

  • #002
    Anónimo - 20 agosto 2013 - 17:05

    Ultimamente Enrique, estas siendo muy crítico con los asuntos relacionados con espionaje, control de datos, … Hasta el punto de prologar al mismo Assange. Mi pregunta es: ¿Sientes, has sentido o tienes certezas de que te estén aplicando medidas de espionaje y seguimiento por tus actitudes e influencia en la red?

  • #003
    Javier - 20 agosto 2013 - 17:52

    Ja ja ja, romper los discos duros de The Guardian denota poco conocimiento de que es “data” y de la rapidez y multiplicidad de copiado … acto absurdo !!!

  • #004
    Antonio Castro - 20 agosto 2013 - 18:37

    Se está convirtiendo en tendencia. La gente que destapa las vergüenzas de los poderosos y la vergüenza de modelo económico y político actual, son perseguidos como criminales.

    EE.UU está exportando su modelo capitalista. Una sociedad que habla de sueños, de éxitos. A la mayoría de los que no alcanzan esas cumbres se les califica de perdedores. Una sociedad donde tanto tienes tanto vales y unos perdedores que a diferencia de nosotros, en EE.UU. se compone por una parte de una clase media bastante amplia y muy bien acomodada y una clase baja lamentable donde la exclusión es un hecho.

    Creo que la de EE.UU, es una sociedad que será la última en reaccionar a las demandas de de derechos humanos que se están impulsando a nivel global.

    Demandas que se están reivindicando con fuerza en sociedades donde no existe apenas calidad de vida, donde la clase media ya se asimila a clase baja.

    La calidad de vida de una amplia clase media en el pueblo americano, con casas lujosas con jardincitos de ensueño, es suficientemente elevada como para frenar estas preocupaciones por unos derechos que poco a poco van disminuyendo y con ellos los de otras grandes areas económicas como la europea.

    Lo que intento decir, es que no se puede dejar correr los cambios sociales inconfesables que se intentan aplicar desde el poder, porque existe a nivel global un claro impulso político global en el cual se consideran los más elementales derechos como si fueran un lujo que convierte en perdedores a los países progresistas y garantistas.

    La competitividad entre países en un marco de economía global se ha convertido en un vale todo.

    En todo el mundo estamos siendo gobernados por unos políticos que han renunciado a los valores para los cuales fueron elegidos.

    Los políticos son vistos como una panda de estafadores criminales y traidores muy poderosos. Han conseguido que la gente deje de creer en la democracia como sistema y la gente ya no cree que su voto pueda cambiar nada. Esto es gravísimo. Nos están empujando a callejones sin salida y por eso, la gente que está quitándoles la careta, son perseguidos como criminales. Son los más eficaces destructores de los espejismos que construyen los poderosos.

  • #005
    antonio garcia saenz - 20 agosto 2013 - 21:02

    004 Antonio Castro, pues si hay algo despues del capitalismo y este se acaba, algo que sea el futuro, EEUU con todos sus graves fallos ( gente que le gustaba de oidas y verlo en el cine, cuando pasa alli una temporada se vuelve a España corriendo y lo odia ) sera el primero que lo conozca, el pais mejor preparado mas desarrollado para afrontarlo, porque estan mas adelantados y es un pais mas convulsivo, alli no dejan nada tranquilo todo esta susceptible a cambio … despues ira Europa y otras zonas avanzadas, y por último los comunistas, excomunistas, que son lo mas atrasado socialmente etc y otros tercermundistas pues sera irregular, aquellos que todavia tienen que salir del Islam y otros paises tan subdesarrollados como muchos africanos, que seguramente estos tendran ventajas para adoptar el nuevo sistema, que vendra. Es algo parecido a lo que me dijo un argentino, que a ellos telefónica les habia puesto una red mas avanzada que la española, claro esta, algunas veces es mejor construir de cero, Argentina, que construir sobre una infraestuctura antigua existente, España y su ADSL sobre telefonia antigua … toda la vida habra que estar pendiente de lo que haga EEUU, como siempre, osea la vanguardia en todo …

  • #006
    Krigan - 20 agosto 2013 - 22:30

    Este es el compañero del periodista de Snowden. ¿Y qué hizo Snowden? ¿Mató a alguien? ¿Se comía los niños crudos? No, lo único que hizo es revelar que los ciudadanos honrados estamos siendo sometidos a un espionaje masivo. Se persigue al que revela la verdad, porque la verdad no debe ser revelada. Eso (dicen) es ser un traidor y un terrorista.

  • #007
    Cristina - 21 agosto 2013 - 00:25

    Yo nunca había conocido a una persona tan transparente como tu!! Hace pocos días comprendía que si los motivos para hacer negocio y expandirse, tienen como trasfondo el control del usuario, se contribuye a explotar la pretendida privacidad. No asocio esta actitud a un cambio de mentalidad. Mas bien el cambio de mentalidad, se encuentra en escuchar al usuario y no en espiarlo..

  • #008
    Xaquín - 21 agosto 2013 - 01:21

    Vaya toque minimalista para simbolizar un futuro tan oscuro… El texto ya es más conradiano.

  • #009
    Miguel - 21 agosto 2013 - 09:55

    Nos vamos acercando, poco a poco pero sin pausa, a un mundo aterrador. La mayoría, hemos visto su representación en el cine, como escenario de pesadillas,que jamás hubiéramos dado por posible. Pero presiento con horror que ése va a ser nuestro destino. Mi más sentido pésame a las generaciones futuras.

  • #010
    Gorki - 21 agosto 2013 - 12:14

    Ser el novio del periodista que revelo los papeles de Edward Snowden, supone dos grados de distancia del Edward Snowden, de los seis a los qe estamos todos.

    ¿Cuanta poblacion USA estará a esa distancia de Edward Snowden? ¿El 10%? Pues el 10% de la poblacion que habita en Norteamérica, ha de saber que puede tener cualquier conflicto con las autoridades, sin que haya hecho abolutamente nada, solo por du proximidad con Edward Snowden.

    ¡Muy fuerte!

  • #011
    vivaldi - 22 agosto 2013 - 00:21

    Vivo en República Dominicana, he estado leyendo estas noticias tecnologicas, por un lado estoy de acuerdo con que se escanee informacion si es para frenar amenazas, pero por otro no considero prudente estas acciones excesiva porque se salen de control. Personalmente estoy dejando de ver la red como opcion viable, y estoy disminuyendo el numero de paginas en las que estoy registrado, porque el dia que quiera salirme sera más facil solo borrar el gmail/facebook y el blog.

  • #012
    xxx - 23 agosto 2013 - 17:16

    Interesante artículo : http://www.huffingtonpost.co.uk/justin-schlosberg/david-miranda-whistleblowers_b_3794872.html?utm_hp_ref=uk

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados