Información y control, mi columna en Expansión

Información y control - ExpansiónMi columna en el diario económico Expansión de esta semana, con la que cierro el curso antes del parón veraniego, se titula “Información y control” (pdf), y pretende poner en contexto algunas de las reacciones que estamos viviendo en estos últimos meses a partir de las revelaciones de Edward Snowden, intentando que se entiendan las verdaderas consecuencias y el nivel de las mismas.

¿De qué estamos hablando en realidad? Con toda probabilidad, de la lucha más fuerte por el control de la información de los ciudadanos que hemos vivido en toda la historia. Estamos viviendo el momento en que un sistema de gestión basado en la soberanía de los países se demuestra incompatible con las ambiciones de una serie de países que se creen con derecho a controlar la información de todos los habitantes del mundo, con todo lo que ello conlleva: que las empresas norteamericanas, por el hecho de serlo, compartan incondicionalmente con la administración de ese país los datos de ciudadanos de otros países es algo que ya ha llevado a Alemania a urgir a la Unión Europea que defienda el derecho a la privacidad de sus habitantes, hasta el punto de invocar la suspensión de una piedra angular de las relaciones comerciales bilaterales tan importante como es el Safe Harbor agreement. ¿Podemos imaginar un posible escenario en el que las empresas norteamericanas tuviesen prohibido ofrecer sus productos y servicios en Europa, debido a que su gobierno les obliga a incumplir las legislación europea de privacidad y a vulnerar, de facto, el derecho a la privacidad de sus ciudadanos? Pues eso es lo que ahora mismo está teniendo lugar, y lo que Alemania, legítimamente, ha llevado a la mesa de discusión.

La realidad, por muchas capas de diplomacia que se le quieran poner, es que ese tratado, en este momento, es completamente incompatible con la Patriot Act con la que los norteamericanos pretenden querer defenderse de sus enemigos (reales y potenciales) en el mundo, una ley que contiene en su misma naturaleza un elevado componente supranacional decidido unilateralmente. Todas las actuaciones recientes con respecto a la red deben ser interpretadas de la misma manera: cuando Cameron en el Reino Unido pretende supuestamente “defender” a sus ciudadanos de la pornografía infantil o violenta, no está en realidad persiguiendo ese supuesto objetivo, sino utilizándolo como excusa para desarrollar un sistema de monitorización y control de internet. Cuando PayPal, Visa o Mastercard anuncian que van a negarse a procesar los pagos a redes privadas virtuales (VPN) como iPredator, no hacen otra cosa más que defender los objetivos de monitorización de su gobierno. Todos son, en realidad, movimientos en un complejo tablero en el que están en juego la información de los ciudadanos y el control de la misma. Nuestra información. Tu información.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Información y control

El control de la información ha sido, desde hace ya muchísimos años, uno de los factores fundamentales en la gestión de las sociedades humanas. La clase dirigente veía el acceso a la información como una forma de regir los destinos del resto de la sociedad, gracias a una suerte de “expansión sensorial”: aspirar a ser el Horus de los antiguos egipcios, ese faraón que poseía “el ojo que todo lo ve”. Quien controla la información, controla el mundo.

El desarrollo tecnológico ha alterado drásticamente el panorama: donde antes había que orientarse con retazos y fragmentos con los que se intentaba construir una imagen lo más completa posible, ahora existe la posibilidad de acceder a todo lo que una persona hace. No hablamos solo de la red: cada vez más sistemas permiten saber dónde estamos y qué estamos haciendo. Las conversaciones telefónicas, una matrícula o una cara captadas por una cámara, la geolocalización de un móvil, el paso de una banda magnética…

El acceso a la información es la última frontera. Las recientes revelaciones de Edward Snowden son lo más relevante que hemos visto en muchos años: la evidencia de que las empresas norteamericanas ceden a su gobierno datos de ciudadanos europeos para su análisis sistemático podría llevar a plantear la suspensión del Safe Harbor agreement, un acuerdo fundamental en las relaciones bilaterales, por su clarísima incompatibilidad con la Patriot Act norteamericana.

El terrorismo, la pornografía infantil o las violaciones del copyright son solo excusas. No hablamos de proteger a los ciudadanos, sino de ser quien controle su información. Tras la diplomacia, vivimos una guerra feroz por el control de la información. Información  globalizada – productos y servicios ofrecidos por empresas de todo el mundo – sometida supuestamente a reglas y normas locales. Un equilibrio que se ha probado imposible.

 

(This post and the Expansión article are available in English in my Medium page, “Who controls the internet?“)

4 comentarios

  • #001
    pumarfa - 26 julio 2013 - 16:13

    Desde hace mucho tiempo sostengo que “Internet” no necesita ningúna legislación especial… Y que todas esas “Leyes” que se promulgan es el resultado de los analfabetos de los dipitados que quieren parecer progresistas porque promulgan leyes para Internet. Y por el otro lado el resultado de los que persiguen el poder…
    Todas esas leyes que “persiguen” la pornografía, a los terroristas, los derechos de autor… Son solamente excusas para controlar al ciudadano.

  • #002
    CMT - 26 julio 2013 - 17:01

    Que no Enrique! Que el yankee no es tan malvado, inocente y obtuso como tu crees que es.

    Hay docenas de organizaciones civiles que están en contra de lo que hace su gobierno, este de Obama pero también de ABSOLUTAMENTE TODOS LOS ANTERIORES si se tiene la percepción que el poder les usurpa sus derechos civiles:

    https://www.eff.org/deeplinks/2013/06/86-civil-liberties-groups-and-internet-companies-demand-end-nsa-spying

    http://www.aclu.org/reform-patriot-act

    http://takingnote.blogs.nytimes.com/2013/07/18/congress-pushes-back/?ref=usapatriotact&_r=0

    Porque los norteamericanos con esta ley se sienten tan amenazados y ven sus derechos tan recortados como lo vemos nosotros.

    Una pregunta fácil. Cuando dices refiriéndote a la Patriot Act que es “una ley que contiene en su misma naturaleza un elevado componente supranacional decidido unilateralmente.”, no entiendo una palabra; ¿podrías explicarlo mejor?

    Gracias.

  • #003
    Cristina - 27 julio 2013 - 18:36

    Que juego mas peligroso!!! Aquí todo se aprovecha!!! Ahora resultanquemsave harbour esta en la cuerda floja, porque datos,personales de ciudadanos alemanes están comprometidos? Si deja de existir safe harbour ya no existe barrera. Se intenta defender realmente la privacidad? O asistimos a otro escenario de te exprimo a impuesto por tu bien!?!?

  • #004
    mercadder - 28 julio 2013 - 11:32

    Tambien, desde Europa, muchos blogs de tecnología, por poner una ejemplo que conozco, están constantemente violando el Safe Harbor, incluso la LOPD, porque ésta última se quedó muy atrasada respecto a la realidad actual, y por desconocimiento de la normativa por parte de los blogueros.

    Hace tiempo escribí sobre esto:

    http://blog.mercadder.com/2012/01/08/lopd-y-blogs/
    http://blog.mercadder.com/2011/12/07/hosting/

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados