Consolidando el panorama en impresión 3D

Stratasys-MakerBotTechCrunch informa que Stratasys ha entrado en conversaciones con MakerBot de cara a una eventual adquisición, en lo que daría lugar a una fuerte consolidación del panorama en torno a la impresión tridimensional.

Stratasys es la empresa que prácticamente inventó la impresión 3D: aunque el primer diseño funcional de impresión tridimensional  corresponde a Chuck Hull, fundador de 3D Systems, la otra gran compañía en esta industria, utilizando estereolitografía (SLA) en 1984, fue sin embargo, el desarrollo de la técnica denominada Fused Deposition Modeling (FDM), ideada por Stratasys, la que comenzó la fase de popularización de la impresión 3D en muchos entornos industriales. De hecho, la idea de crear objetos al depositar capas de material fundido corresponde originalmente a S. Scott Crump, fundador de Stratasys, que tuvo la idea de ponerse a fabricar una rana de juguete para su hija utilizando una pistola de pegamento y un fundente de cera mezclada con polietileno.

La fase de popularización de la impresión tridimensional, no obstante, experimentó un fuerte desarrollo en una vertiente inesperada con la aparición del proyecto RepRap (Replicating Rapid Prototyper), una iniciativa de código abierto para diseñar una impresora 3D que fuese capaz de imprimir una gran parte de sus propios componentes. RepRap ha dado origen a la mayoría de las marcas de impresoras 3D destinadas al mercado maker, entre otras a MakerBot, que es en realidad un fork del proyecto RepRap cuya orientación comercial llegó a provocar, de hecho, que uno de sus fundadores, Zack ‘Hoeken’ Smith, abandonase la compañía. Makerbot es la marca que más ha contribuido a popularizar la impresión tridimensional en ese segmento que algunos denominan “low end”, impresoras con precios sensiblemente más baratos que los del mercado industrial, al alcance de usuarios individuales, aficionados y pequeños talleres que podían adquirir un aparato por pocos miles de dólares, con un precio con una sensible evolución a la baja. Además, Makerbot es la creadora de Thingiverse, el mayor repositorio de diseños y el centro de toda la comunidad de desarrollo agrupada en torno a este creciente segmento de mercado que ha cambiado, para muchos, la orientación de lo que era en origen una herramienta industrial. Para muchos, Thingiverse es la verdadera razón para el eventual interés de Stratasys en la adquisición de Makerbot, dado que la gran mayoría de las patentes que la empresa posee provienen, en realidad, de RepRap. El buen trabajo desarrollado por la empresa a la hora de crear su marca, por otro lado, es también una buena razón: para muchos, MakerBot es casi un sinónimo de impresión tridimensional en su segmento, y hablamos del segmento que está teniendo un nivel de tracción cada vez mayor y el que decididamente está cambiando la percepción de la impresión 3D.

La posible adquisición, en principio desmentida por MakerBot, tendría bastante sentido para Stratasys: por un lado, carece de modelos en esa gama de previsible alto crecimiento, y algunos de sus clientes, a medida que la tecnología avanza y se reducen las barreras de entrada, podrían sentirse tentados a probar impresoras de otras marcas. Por otro, comparten tecnología, aunque MakerBot recurra al acrónimo FFF (Free Form Fabrication) por evitar la patente que Stratasys posee sobre la denominación FDM (la patente como tal ha expirado, pero no así la denominación comercial del procedimiento). Por otro lado, el encaje cultural de Stratasys, típica empresa del mercado industrial, con el carácter de orientación al código abierto de MakerBot es seguramente complejo, como lo puede ser administrar la marca como una línea de productos más en su cartera. Las impresoras de Stratasys, por ejemplo, requieren filamentos de material especializados y procedentes de una única fuente, mientras que las de MakerBot aceptan cualquier cosa, incluyendo fuentes típicamente low-cost.

Makerbot captó en su momento diez millones de inversión, y estaba ahora en negociaciones para levantar veinticinco millones sobre una valoración global de trescientos, además de haber anunciado un fuerte incremento de capacidad en su fábrica de Brooklyn. Las conversaciones de cara a una posible adquisición plantean el debate habitual: vender ahora, o esperar a que el tema, que cuenta con un enorme potencial de crecimiento, se desarrolle más aún. En cualquier caso, más atención en torno a este tema, sobre el que además en pocos días estaremos hablando de novedades aquí en España…

 

ACTUALIZACIÓN (19/06): Adquisición culminada, finalmente mediante intercambio de acciones, y cifrada en torno a los 400 millones de dólares…

5 comentarios

  • #001
    Alejandro Brosa - 11 junio 2013 - 20:22

    Aunque es cierto que el crecimiento de la impresión 3D traccionada por la comunidad RepRap y Makerbot, ultimaker, etc. principalmente, está siendo espectacular, no es menos cierto que la frustración que está generando en mucha gente es considerable. Opino que la impresión 3D (de bajo coste) es todavía una tecnología inmadura y que requiere dedicarle tantas horas para tener un resultado aceptable y fiable que está dejando unos cuantos cadáveres en el camino. Por otra parte creo que estamos viviendo una verdadera burbuja tecnológica ya que se habla más de lo que haran que de lo que hacen (y no hacen). Están saliendo impresoras como rosquillas pero aportando muy poca innovación, copias de copias con algún cambio de carcasa y poco más y eso si, apresurandose a apoderarse de la etiqueta de ser los primeros de tal país, de tal comunidad, etc. Tengo la suerte (o la desgracia) de tener una Makerbot una Ultimaker y un par de RepRap Prusa y lo que tengo claro es que no adquiero una impresora 3D personal que no aporte una verdadera innovación o diferenciación en producto o servicio.
    Dentro de las iniciativas españolas parece que RepRap Barcelona y Tumaker están creando un modelo más o menos solido más allá de ofrecer simplemente impresoras 3D por internet.

  • #002
    Gorki - 11 junio 2013 - 20:44

    Muy difícil mercado. Todos los makers soñamos con construir impresoras 3D derivadas de la RepRap, capaces de construir piezas más grandes o con mayor precisión y que puedan manejar diferentes materias primas.

    Materiales como plástico y goma reciclados, arcilla, chocolate y masa pasteleras, viruta de serrín con pegamento, cemento, yeso, etc. según el uso del objeto que desees construir, así como intentar crear objetos que tengan dos materiales diferentes, por ejemplo un material aislante y uno conductor para poder hacer componentes eléctricos como paso previo a hacer componentes electrónicos.

    Miles de personas dando al coco, producirán con seguridad al menos tres o cuatro máquinas sorprendentes cada año y con licencia libre, que a su vez serán solo un escalón hacia otras impresoras más perfeccionadas, cada vez más fáciles de reproducir en gran parte con otras impresoras 3D de la generacion anterior.

    Es muy difícil entrar comercialmente en ese mercado, salvo que fabriques componentes que no se pueden hacer en un taller de aficionados, como motores eléctricos paso a paso, o piezas de precision como engranajes, ejes terrajados o el propio cabezal de la impresora.

    En Makespace Madrid aun no hemos terminado de acondicionar el taller y ya tenemos dos impresoras RepRap donadas por gente que nos ha precedido. En mi opinión el avance de ese sector es imparable, pues no solo hay muchas personas en él, sino que están muy conectadas entre sí formando un tejido global de comunidades.

    La única forma de hacer negocio con impresoras 3D es utilizar algún principio diferente al de la “churrera digital”, que compita en calidad y que esté protegido por mil patentes, como lo son las impresoras industriales de polvo de talco, que por ahora están a mucha distancia de las RepRap.

  • #003
    Cristina - 11 junio 2013 - 23:07

    Que bonito!! :-))
    Makerbot tiene clientes como Boeing y Ford Motor ya incorporado en sus procesos. Esa rumoreada compra o inyección de capital, bien lo vale
    Otro aspecto es la gran comunidad de thinkinverse y sus opciones de servicios. Si formas parte del capital de la empresa Makerbot, puedes salvar ambos mercados, tal y como se ha resuelto el tema de la patente para utilizar la tecnología.
    Makerbot demuestra mucha profesionalidad si empresas industriales confían en ella. Un activo de incalculable valor.

  • #004
    Yo misma - 12 junio 2013 - 08:50

    Lástima que en un texto tan completo sobre el mundo de la impresión 3D no hayas comentado uno de los movimientos más interesantes (y encima español): CloneWars.

  • #005
    Tros d'ase - 14 junio 2013 - 21:19

    Enrique, tu que conoces mas el mercado, ¿hay suficientes empresas como para que, no nos preocupemos por una excesiva concentración?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados