Describiendo el indie capitalism

Me ha encantado el libro It will be exhilarating, de Dan Provost y Tom Gerhardt, con prólogo de Clay Shirky. Me parece uno de esos libros cuya lectura recomendaría a cualquiera que pretenda o bien entender los conceptos de una economía heterodoxa y muy diferente a la convencional, con un alcance obviamente por el momento limitado, pero con consecuencias sumamente interesantes.

Es un ebook sencillísimo, cortito, de tan solo ochenta páginas, para leérselo de una sola sentada, en el que los dos autores dan cuenta de su experiencia con tres proyectos lanzados por ellos mismos en Kickstarter: un trípode para el iPhone, un stylus y una app, con variables grados de éxito. Su primer proyecto, el trípode Glif, fue tan exitoso que de los diez mil dólares que originalmente pedían, sobrepasaron los más de cien mil solo con los primeros días de la petición, lo que llevó a los autores a dejar sus trabajos y centrarse en el desarrollo del tema a través de la constitución de una empresa, Studio Neat, de cuya sencilla filosofía hay realmente muchas cosas que aprender. Su cuarto proyecto empresarial es, precisamente, la edición de este libro.

El libro proporciona, en primer lugar, una imagen completa y exhaustiva del funcionamiento de Kickstarter, auténtica bandera del movimiento crowdfunding (junto con algunas otras páginas más especializadas como Etsy, para artesanía y manualidades; Quirky, para diseño colaborativo; o diversas variantes locales, como en España  Lanzanos.comVerkami.com o Goteo.org): desde cuánto cuesta, cómo se diseña y cómo se organiza una campaña, hasta qué cosas funcionan y no funcionan en cada una de las diversas fases de la misma, cómo crear un vídeo para ilustrarla, cómo mantener informados a los que han aportado dinero, etc. Además, incluye infinidad de consejos sobre el desarrollo del proyecto como tal: cómo fabricar cosas, si hacerlo uno mismo o subcontratarlo, si subcontratarlo en proximidad o en un país de bajos costes laborales unitarios como China, cómo tomar decisiones sobre shipping & handling, cómo dimensionarlo y saber si debemos plantearnos hacerlo nosotros mismos o buscar un proveedor de fulmillment, o como gestionar contabilidad e impuestos. Todo ello y más, contado en rigurosa primera persona – salvo unas pequeñas declaraciones de los creadores de otro proyecto que decidieron manufacturar en China – e ilustrado con la experiencia más cercana.

Realmente, un libro muy recomendable para cualquier emprendedor o persona que sueñe con llegar a serlo, o simplemente para ir entendiendo las claves de eso que se está empezando a denominar indie capitalism.

10 comentarios

  • #001
    Joe Kopiki - 12 septiembre 2012 - 08:15

    Por cierto, ¿se puede comprar ese libro en Amazon.es? No me deja ni guardarlo en favoritos :-(

    Tiene una pinta estupenda el libro.

  • #002
    iokin - 12 septiembre 2012 - 08:21

    De lo de las condiciones laborales en China imagino que no hablan mucho.

  • #003
    David - 12 septiembre 2012 - 09:49

    Coincido con tu opinión, me encantó el libro. Y además sólo cuesta 5 dólares. Merece la pena leerlo.

  • #004
    Pit - 12 septiembre 2012 - 11:16

    Lo del adjetivo indie me gusta poco, pero hay poca duda de que el sistema económico va a cambiar de actores y modos: más pequeño, menos ambicioso, más social (en el sentido de comunidad, no ene l de 2.0) y sobre todo más local.

    Lo local (el barrio, el pueblo, la comarca) será el nuevo paradigma. Lo global quedará para unos pocos grandes, y en este rincón periférico (España) de esta zona periférica (Europa) será difícil encontrar alguno.

    Piensa en pequeño, pero piensa muchas veces …

  • #005
    Gorki - 12 septiembre 2012 - 13:19

    Me hace gracia que siempre se mencionen las condiciones laborales de China, como si las condiciones laborales de España, con cinco millones de parados, que si tienen suerte están haciendo chapuzas en “negro”, fueran mejores que las de los chinos.

  • #006
    Josep Martínez - 12 septiembre 2012 - 14:45

    Los chicos de Studio Neat no fabrican en China. Cuando se plantean las posibilidades de fabricación fuera de Estados Unidos (ellos son diseñadores) tienen en mente que sí es rentable para empresas enormes (como Apple) pero no tiene demasiado sentido en pequeñas empresas, así que para corroborar esa hipótesis les preguntan por su experiencia a Che-Wei Wang y a Taylor Levy de la empresa CW&T (que lanzaron, también en Kickstarter, el producto Pen Type-A). Para estos últimos, su experiencia fabricando en China no fue del todo satisfactoria aunque afirman que no es extrapolable a todos los casos. Son 3 o 4 páginas del libro. El libro, como dice Enrique, es muy sencillo pero muy interesante.

  • #007
    Enrique Dans - 12 septiembre 2012 - 14:53

    #006: De hecho, son unas páginas muy recomendables con sus razones para no fabricar en China, hablando del mayor control y coordinación de cara a la resolución de problemas que se tiene sobre un proveedor cuando está cerca, de lo conveniente que resulta reducir las barreras culturales, o de cómo en China “todo lo que se pueda hacer a mano se hará a mano” (por los bajos costes laborales unitarios), lo que puede llevar a problemas de calidad. Toda una lección de management, a pequeña escala, pero muy buena.

  • #008
    Gorki - 12 septiembre 2012 - 17:06

    Mo se si e se puede extrapolar a otras fábricas, pero como soy aficionado al Meccano, diré que esta firma ha repatriado de China la fabricación a Francia, concretamente a su vieja fábrica de Calais, totalmente modernizadaa, excepto para lo que se refiere a los componentes electrónicos.

    La razón ,es que con una producción totalmente robotizada, el peso de la mano de obra es mucho menos importante y tener la fábrica bajo su control directo, le permite reacciones más rápidas, por lo que pueden sacar de forma fulminante ofertas y ajustar mejor la producción a la demanda reduciendo stocks, cosa que siempre es más complejo haciendolo en fábricas externas en china, pues hay que hacer planes de producción menos flexibles y a más largo plazo.

    Desconozco si la decisión de Meccano esta dentro de la tndencia general o es un caso a contrapelo del resto de los fabricantes.

  • #009
    Mario - 13 septiembre 2012 - 08:16

    …pues parece que esta gente no ha leido el libro y cito:

    “Technically, from the Kickstarter perspective, I actually don’t know the answer to that,” she says. “But from a doing-the-right-thing perspective, we will treat our backers the best possible way.” (Julie Urhman ante la pregunta de qué hará si no logra cumplir con entregar sus consolas de juego en Marzo a los 57,000 pagantes que han aportado más de 8 millones de dólares)

    Sobre el mismo caso al preguntársele a Yancey Strickler, fundador de Kickstarter, qué papel cabe a su empresa si no se entregan las consolas en el plazo ofrecido: “You know, that would be new ground,” he says. “I don’t know. I mean, no, I don’t think that we would. But certainly, the kind of thing you’re talking about is not a bridge that has been crossed yet. Someday it will. And you know, I think if something did go awry, it would be — it wouldn’t be my favorite day.”

    Por supuesto que una estafa de 8 millones de dólares a 57,000 contribuyentes no será el día favorito del señor Strickler, más aún cuando nadie parece dar muchas señales de querer asumir las responsabilidades, pero que este señor tenga un “mal día” no devolverá el dinero a nadie.

    Lo que está sucediendo acá es que lo que empezó como una plataforma para canalizar la mendicidad de los artistas se ha venido convirtiendo en un shopping de pre-orders de gadgets curiosos, donde la gente paga contra la promesa de recibir un artículo que todavía no existe. Y son este tipo de emprendimientos de productos físicos, precisamente los que más fondos recaudan y más interesan a Kickstarter como línea principal de su negocio.

    Para que esto funcione y crezca -que no se me malentienda, simpatizo mucho con esta plataforma desde que fue uno de los pocos modelos de negocio en internet orientados no para robarle, sino para pagar al artista-, Kickstarter debe afinar claramente sus términos y condiciones legales para determinar las responsabilidades del emprendedor y crear un fácil método de devoluciones para los casos que sea necesario utilizarlo. De hacer lo correcto, pensando primero en el usuario y no solo en el porcentaje del emprendimiento, Kickstarter puede tener un negocio sólido en la web similar al de e-bay por ejemplo, preocupado en lo posible de evitar fiascos. Pero de momento, las dos respuestas que he citado al comienzo, son totalmente inaceptables y no dan ninguna confianza en el sistema.

    La historia completa de la consola Ouya y otras decepciones en Kickstarter:
    http://www.npr.org/blogs/alltechconsidered/2012/09/03/160505449/when-a-kickstarter-campaign-fails-does-anyone-get-their-money-back

  • #010
    Paco - 16 septiembre 2012 - 21:34

    Enrique, ¿qué posibilidades le ves ahora mismo a este tipo de “capitalismo” en España?, por otro lado, aunque han surgido iniciativas que puedan parecerse a Kickstarter, ¿crees que esto podrá arraigar en una mentalidad como la nuestra?…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados