Raspberry Pi, minimalismo con posibilidades

Todo indica que el proyecto Raspberry Pi está casi a punto para su lanzamiento: un ordenador del tamaño de una cajetilla de tabaco, con conexiones USB, HDMI, ethernet y audio jack, alimentado con un cargador micro-USB como el de los de los móviles, y fabricado por una fundación benéfica británica con el objetivo de promover la informática en la educación infantil, un tema que en el Reino Unido se ha considerado crucial para la competitividad del futuro y que está dando mucho que hablar. Pero lo que seguramente llame más la atención del proyecto Raspberry Pi: dos versiones de hardware, con precios de $25 y $35. Había leído algunas cosas sobre el proyecto, pero no se me había ocurrido dedicarle una entrada hasta que Ernest Figueras me lo ha sugerido (¡gracias! :-)

Hay más información en su página, particularmente en sus FAQ o en su foro, o bien en Wikipedia. Es el concepto de ordenador bare-bones llevado al límite (realmente no es un ordenador, sino una placa computadora, una SBC o Single Board Computer), con lo mínimo imprescindible: un procesador ARM a 700 MHz, 128 ó 256 de memoria RAM, una tarjeta gráfica Videocore 4, y una unidad de almacenamiento consistente en una tarjeta SD. Suficiente para instalar Linux o RISC OS y enchufarle todo el resto de componentes: un monitor (HDMI o composite), un teclado USB y un ratón USB, una antena WiFi (tiene una entrada para cable de red RJ45), almacenamiento externo, etc. Si no quieres enchufarlo a la corriente, puedes incluso utilizarlo con cuatro pilas AA.

Una bajada de las barreras de entrada brutal a la computación, diseñada inicialmente para la educación infantil, pero que está recibiendo mucha atención por lo que supone de poder acceder a un dispositivo semejante a ese precio. Por el momento solo puedes comprar pegatinas: no aceptan encargos («estamos bien financiados y no queremos tu dinero hasta que hayamos terminado el producto»), y las condiciones para revendedores no incluyen más descuento que el que se pueda obtener por consolidación logística.

¿Qué puedes hacer con él? De entrada, ejecutar Debian, Fedora o ArchLinux en una tarjeta de memoria, y cualquier programa que pueda ser compilado para la arquitectura ARM v6. Minimalista a tope, pero suficiente para empezar a entrar en contacto con las posibilidades de la computación a una escala disponible para casi cualquier presupuesto… o para otros usos que sin duda van a ir apareciendo desarrollados por la comunidad. La primera versión va incluso sin caja, aunque habrá después modelos disponibles (o te la puedes hacer de Lego que tiene muy buena pinta).

Veremos hasta donde llega esto.

 

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados