Las incógnitas del modo incógnito

Un artículo en 20 Minutos sobre el modo incógnito de los navegadores, “Cómo iniciar la navegación privada y no dejar rastros en el ordenador“, me lleva a este artículo de Antonio Delgado en Consumer publicado el pasado julio y que me había perdido, “Usar los navegadores de forma privada“, en el que se dan buenas y necesarias explicaciones acerca de una opción que ya está presente en las versiones recientes de todos los navegadores, pero que tiende a generar cierta confusión en el usuario medio.

Aunque pueda resultar bastante obvio para muchos de los lectores habituales de esta página, no esta de más comentarlo… la confusión suele establecerse en torno al ámbito de ese supuesto incógnito: el modo incógnito no se refiere a los datos que revelamos más allá de nuestro ordenador, no impide que proporcionemos a los sitios datos como nuestra dirección IP, localización geográfica, idioma del navegador, páginas consultadas en el sitio, sistema operativo, resolución, etc., sino que afecta a los procesos que tienen lugar dentro del ordenador, es decir, a cuestiones como el historial, las cookies, las contraseñas, etc. Es “un incógnito para dentro, no para fuera”. Su popularización, vinculada a la idea del llamado “porn mode”, lo deja bastante claro: no se trata de que el sitio porno no sepa que estoy entrando, sino de que a otros usuarios del ordenador no les aparezca en el historial o les aparezca un “Welcome back, Mr. Martínez” cuando entran en el sitio como si fuera un portero indiscreto de un lugar de alterne.

Esto convierte al modo incógnito en la opción ideal para ser utilizada en un ordenador que no sea nuestro: bien porque estemos utilizándolo en una sala de ordenadores en modo compartido, o porque utilicemos momentáneamente una máquina de un amigo: en este caso, a la precaución de evitar dejar datos sobre nuestra conexión o uso se añade una cortesía elemental: la de evitar cerrar las sesiones de nuestro amigo en servicios que utilicemos ambos. Pero poco más. Y desde luego, lo que no hace es convertirnos en agentes secretos… :-)

8 comentarios

  • #001
    anxova - 28 Agosto 2011 - 13:51

    Qué gracia, es la primera vez que leo sobre ese uso de cortesía, para no cerrar sesiones ajenas, que para mí al menos es la razón principal de que utilice el modo privado o de incógnito.

  • #002
    Gorki - 28 Agosto 2011 - 20:38

    Bien, por principìo el ordenador es personal, hasta el punto de llamarse Personal Computer. Tradicionalmente había dos cosas, que no se dejaban ni a un amigo, la mujer y la pluma estilográfica, con el tiempo hay que añadir otra, el PC.

    Yo para no cometer la descortesía de negar mi ordenador a un amigo, tengo una solución intermedia, que es una sesión específica para ello que se llama “Otros”, si tengo que dejar mi ordenador a alguien, cambio de sesión a esta específica para amigos.

    En cuanto que entre unen una pagina porno y me reciban con un “Buenos días Sr. Maocho” me alegraría, pues para eso tengo seudónimos, para no ocultar información sino para llevar información errónea a las Bases de Datos, algo que personalmente creo más efectiva que cualquier otra medida de precaución.

  • #003
    Salvador Romero - 28 Agosto 2011 - 21:00

    @1 A mi ni se me había ocurrido. No es mala idea. :-)

  • #004
    Ruyman Gil - 28 Agosto 2011 - 21:55

    Deberias aclarar además, que si se usa en el ordenador de una empresa, no va a evitar que la empresa pueda saber por donde ha estado navegando, por muy modo incognito que tenga el navegador.

  • #005
    julian parla perez - 29 Agosto 2011 - 08:49

    Sin ánimo de caer en el síndrome Bilderberg, dudo de que exista un modo protegido o de incógnito en ningún lugar. Tus datos, tus movimientos, tus huellas no se esconden; simplemente existen una serie de obstáculos que hacen más difícil encontrarlos. Todo depende del grado de “interés” de quien quiera conseguir la información sobre nuestros hábitos en la red, incluso en nuestro propio ordenador.

  • #006
    Gorki - 29 Agosto 2011 - 09:09

    La puntualización de #4 Ruyman Gil, me parece muy adecuada y la podríaos formular de una forma más general diciendo, “El control ejercido sobre el usuario es más eficaz, cuanto más próximo se coloque al usuario”.

    Como bien dice #4 el control que ejerce una empresa sobre la red de PC, es casi absoluto, para burlarlo solo cabe utilizar el Pc de otro compañero. Algo menor es el control que tiene el proveedor de servicio, que sabe lo que ha hecho un determinado nodo de su red, pero se le puede engañare sobre quien utilizó el nodo. Esa es la razón que tengo yo para mantener abierta ni red Wifi, utilizarla conjunamente varios familiares y utilizar medios automáticos de visita de webs, formas de diluir las visitas de cadaa uno en particular.

    Las normas que aquí se indican son para engañar al punto de control más alejado del usuario el establecido en el acceso a una web. Aquí si que quien tenga interés, puede ocultar su identidad con bastante facilidad.
    redes

  • #007
    ingles - 2 Septiembre 2011 - 01:21

    para lo que mas lo uso yo es para iniciar sesión con cuentas distintas en el facebook, y a veces para ir a paginas ….XD
    muy buenos estos de google pensando el usuario promedio jeje

  • #008
    Olmo Axayacatl - 2 Septiembre 2011 - 22:43

    Que bueno precisar estos temas, pues generalmente causan mucha confusión. En mi caso solo los uso cuando trabajo en otra máquina. Como mencionas, quizás los lectores habituales de este blog sepan todo al respecto, pero afuera hay mucha gente que no tiene idea que que existe el modo incógnito.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados