Cuando el teléfono es tu ordenador

Por invitación de Motorola llevo una semana probando su último smartphone, el Atrix, y su accesorio más llamativo, el lapdock que veis en la foto. Un concepto curioso que te lleva a darte cuenta de que eso que se dice siempre de que los teléfonos móviles actuales son en realidad ordenadores de bolsillo es ya rigurosamente cierto.

Motorola define en su página el Atrix como “el smartphone más poderoso del mundo“, y aunque estas cosas obviamente duren lo que duran en los tiempos que corren, no cabe duda que es un terminal ambicioso: procesador dual-core, Android 2.2, 16 GB de memoria en el dispositivo más 32 en tarjeta, pantalla qHD, doble cámara, salida HDMI, escáner de huella digital para desbloqueo… el teléfono, pese a su aspecto completamente normal, va como un tiro. Pero más allá de analizar el producto como tal, que no es algo a lo que me suela dedicar en esta página, lo que me resultó mentalmente más provocativo fue la idea del lapdock: una carcasa de portátil agradablemente fina con su teclado, su touchpad y su pantalla, diseñada para pinchar en ella el smartphone y utilizarlo como ordenador.

A mi la palabra que mejor me evoca el lapdock es “zombi”: un cuerpo carente de vida, que solo la cobra cuando le insertas el teléfono, a modo de “cerebro”. El lapdock carece incluso de botón de encendido, puedes tomar el pelo a cualquiera pasándoselo como si fuera un portátil y viendo cómo intenta encenderlo. Mientras no encuentres una pieza que se voltea en la parte posterior izquierda para acomodar los dos conectores del Atrix, aquello no da ninguna señal de vida inteligente. Lo que sí tiene es una buena batería (¡será por espacio!), que no solo le proporciona un buen número de horas de uso, sino que también se usa para cargar la del teléfono, y un par de puertos USB. El trackpad, bastante razonable, puede ser desactivado mediante un par de toques en un piloto blanco que tiene en su esquina superior izquierda por si prefieres usar un ratón externo o lo accionas involuntariamente al teclear.

Se hace raro encontrar Firefox en lugar de Chrome, sobre todo teniendo en cuenta que lo que acabas de pinchar en el lapdock es un teléfono Android. Aunque en el teléfono estés perfectamente logado con todas tus aplicaciones sociales y de correo, el Firefox del lapdock te obliga a logarte de nuevo, lo que resulta incómodo las primeras veces. El laptop como tal resulta algo lento de apariencia, tanto en arranque como en ejecución, y tiene una superficie en el que cualquier roce con los dedos hace que quede una desagradable marca grasa. La pantalla no es táctil, y la del teléfono queda detrás de la del lapdock, y por tanto prácticamente inaccesible; podría ser interesante pensar en un diseño que mantuviese accesible la pantalla del teléfono para poder utilizarla como segunda pantalla con interfaz táctil, porque ahí donde está no parece que tenga mucho sentido. Lo que sí se puede es mostrar la pantalla del teléfono en la del lapdock, lo que hace que instantáneamente intentes tocar sus iconos con el dedo, y da lugar a cuestiones curiosas cuando, por ejemplo, usas la cámara del teléfono y la muestras directamente en el lapdock… casi una especie de “disonancia cognitiva”.

El precio, aunque desconozco los detalle para España, ha sido considerado caro para lo que es: en Estados Unidos está en torno a los $500 por sí solo (más de lo que cuestan muchos ultraportátiles) o sobre $300 en un pack con el teléfono y un plan de tethering de $20 al mes que ha irritado a muchos (¿tethering para conectar el teléfono con su base?) y que ha sido ya abundantemente hackeado.

Más allá del modelo en sí, lo que me ha llamado la atención es lo que comentaba al principio: la idea de teléfono como ordenador, llevada a la práctica, y el interesante panorama de diversidad que está apareciendo en el mercado: tablets que se conectan con móviles, móviles que se pinchan en carcasas de portátiles… Y por supuesto, pensar que con el procesador y la memoria que tiene ese teléfono tengo más potencia que con muchos de los ordenadores que he tenido durante una muy buena parte de mi vida…

14 comentarios

  • #001
    Hugo - 27 junio 2011 - 14:32

    Demasiado trasto a primera vista, pero la combinación es interesante, a ver si hay suerte y deriva en un puerto / bahía “standar” en los ordenadores con un protocolo (también standar) de comunicación

    (estoy soñando claro…) pero sería bonito…

  • #002
    adri93 - 27 junio 2011 - 15:03

    Dime que tengo que hacer para que me inviten a mi también a probar cosas de estas, que vamos que te lo dan todo a ti, xD
    El playbook, ahora lo de motorola, …
    =)

  • #003
    Elyague - 27 junio 2011 - 15:04

    Podían haber pensado en dejar el teléfono como trackpad delante. Por otro lado también deberían haber pensado en alguna conexión sin contacto, tipo AirPlay.
    Un aparato más sencillo que te permitiera conectarlo a cualquier tele o monitor también sería un gran acierto.

  • #004
    Jesús Sánchez - 27 junio 2011 - 15:14

    Me gusta el concepto, pero por qué colocar el móvil en la parte de atrás del ordenador? por qué no utilizar la pantalla del móvil como touchpad?
    A pesar de los “beneficios” que nos ofrece, me atrae mas el concepto del ASUS Transformer.

  • #005
    Cañibano - 27 junio 2011 - 15:55

    El concepto es sin duda rompedor. Enrique, el laptop no es que arranque lento sino que está siendo consumido desde la cloud lo que le hace todavía más potente al tener tu desktop gestionado, sin pérdida de datos, disponible en cualquier sitio (incluso con otros dispositivos), …

  • #006
    murmullo cucarachas - 27 junio 2011 - 19:05

    Oye Enrique… nos han llegado ecos en las cloacas de que has compartido mesa y puntos de vista con Lorenzo Abadia. Doctor en derecho y otras mierdas..como ser del PP de Aragon de toda la vida. Sabemos de tu capacidad de discernimiento y aunque no sabemos exactamente lo que alli se habló, entendemos que televantases y le golpeases con el dorso de un guante para retarle a un duelo de puños encerados y bañados en cristales, como poco… que es lo que hacer ante los que defienden posibilidades politicas alejadas de los que curramos como cabrones, ergo esclavos!!!

    A veces lo sabio es no plantearse nada, ni discernir, solamente aplicar sentido comun… y hay dos cosas claras..

    una.-el que “es” lo “es” siempre… PP y PP y PP… respetable, vale, pero que no vaya de bocazas defiende patrias, porque sabemso que solo defenderá la suya, alejada del destripaterrones como la mierda del pate de canard…

    Dos.- y él, el Lorenzo, que ” demostró que las tesis de Antonio García Trevijano para lograr la llegada de la República son, a día de hoy, las únicas que engloban a TODOS.”… Bueno, en esto respiramo shondo y… Nos dicen las grandes y ancianas Cucas que sería bueno recordar ese nombre “Antonio García Trevijano” con ANGOLA y cierto dictador al que le doró la pildora y orado su recto, para su bien personal y economico, hasta que su exceso de celo y sus ansias de beneficios personales le pusieron en la picota y tuvo que salir por pies… y no por su defensa de los derechos humanos, precisamente…

    Si sumas… sale olor a rancio… Huele raro… muy raro… DAns… pies de plomo… y si tienes dudas..consulta a las cloacas…!!!!… saludossss

    Pd.- Nos hubiera molao opinar desto del ordenata y el telefono… pero como no tenemos ni idea..pos pasamos..!!!

  • #007
    carlos - 27 junio 2011 - 20:33

    Lo de confiar el google no es para mi: solo me fio de mi mismo, que es al único que puedo pedirle responsabilidades.

    El móvil puede que hasta me lo compre, pero la base es matar moscas a cañonazos.

  • #008
    Carlos martin - 27 junio 2011 - 23:05

    A mi me parece una gran idea si se suplementa con dos cosas mas: conexion bluetooth con un teclado flexible y conexion a tv. Si esto es asi nos podemos ahorrar el portatil en los viajes llevando solo un tecaldo flexible y de poco peso en la maleta.

  • #009
    Gorki - 27 junio 2011 - 23:07

    El aparato en si me parece una solemne pampirolada, no veo a al unión de el teléfono con la plataforma ninguna ventaja a la de tener un teléfono moderno por un lado y un portátil ultraligero o no por otro, ni siquiera por razones de económía o de tener menos aparatos con más usos diferentes.

    Para eso yo hubiera hecho un desktop de sobremesa, que al introducir un teléfono tuviera la posibilidad de trabajar con el teléfono igual, pero teniendo una pantalla grande, un teclado expandido y un ratón, más disco duro adicional si fuera necesario o para hacer backup,y la posibilidad de conectar periféricos como impresoras, altavoces etc. USB (no parece necesitar memoria RAM adicional.
    No me veo comprando ese “concepto”, pero justo es de reconocer, que muchas veces he pensado así de un aparato y he terminado (mucho después) con el, No soy lo que se dice un earlyadopter

  • #010
    Konamiman - 28 junio 2011 - 11:58

    Pensaba que la imagen era una prueba de concepto generada por ordenador… ¡y resulta que es real!

    Es increíble cómo avanza la tecnología. A mis 37 años ya casi me siento incapaz de seguir el ritmo, los cacharrejos actuales están a años luz del MSX con el que empecé a los 12.

  • #011
    Davo - 28 junio 2011 - 15:45

    Realmente lo que implementó Motorola si bien es una visión novedosa, es demasiado cara y brinda pocas prestaciones potentes para una visión notebook.

    Hace un tiempo Nokia que muchos en los Nokia de la familia N* (Principalmente desde el N770, N800/810 y N900, así como alguna cosita en N8) permitían usar tu teléfono como laptop, brindándote accessorios bluetooth para hacerlo, los modelos mas nuevos como el N900 en adelante, permitían conexción a TV, y los últimos como el N8 y N9 próximo a salir, inclusive permiten HDMI en alta resolución.

    En algunos de estos N* la comunidad open source hace correr diferentes distros de Linux Debian, la más popular es Ubuntu, lo cual permite tener un desktop con completo con experiencia completa de bolsillo (open office y navegadores son los mas populares a usar).

    Claro que todo esto también se puede hacer con Android!!
    Y con los nuevos dispositivos para venir, se verán más accesorios mejor pensados.
    Lo mejor que hoy pude ver es usar teclado bluetooth de bolsillo (hay unos de goma que ocupan poco espacio) y usar un picoproyector como pantalla (por un tema de portabilidad y lograr inclusive hacer presentaciones de bolsillo, logras mayor tamaño que 15′ la desventaja es que no puedes usarlo a plena luz del día). Otros se compran unas pantallas portátiles para poder hacer la magia, permiten una buena mobilidad y posibilidad de conexión de casi cualquier cosa.
    Yo por un tema de gustos preferiría que el smartphone se convierta en tablet, y que la tabler permita usar teclado y mouse en caso que yo quiera uso un dock y listo.

    Lástima que hoy todo esto lo venderían a costos demasiados elevados, cuando en realidad no es una tecnología tan avanzada.
    Esperemos a que los chinos hagan accesorios que permitan toda la magia a bajo costo, y dejar a los grandes que se pongan a competir con los precios de sus smartphones, que intenten entrar en otros mercados… me parece que es un camino complicado.

  • #012
    Javier - 29 junio 2011 - 16:31

    Una duda, esto no lo saco al mercado Acer hace un añito más ó menos??

    Salu2

  • #013
    David - 30 junio 2011 - 01:09

    Quizás algún día habrá móviles así:
    http://www.youtube.com/watch?v=oG3tLxEQEdg

  • #014
    David F. - 22 febrero 2012 - 01:50

    Los lapdocks para móviles son una buena idea, pero siempre que te dejen seguir usando el móvil aunque estén conectados, por si te llaman. La conexión del móvil al lapdock podría ser con un cable un poco largo. Otra opción es usar auriculares mientras se usa el lapdock con el móvil, pero me parece mejor lo de usar un cable largo o como comentaban arriba usar algo inalámbrico para conectar el teléfono al lapdock. Esto está previsto para final de 2012: Ubuntu for Android

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados