Hablando sobre Chrome OS en Público

Miguel Ángel Criado me pidió ayer por la tarde algunas opiniones sobre Chrome OS al hilo de la presentación que hizo Google (de hecho, antes de que tuviese lugar ésta), y hoy ha insertado algunas partes de las mismas en este artículo de Público titulado “Google estrena su sistema operativo Chrome“. A continuación, como hago habitualmente, el contenido completo de las tres preguntas y respuestas que nos cruzamos:

P. ¿La clave del triunfo de Chrome OS es su gratuidad o el acuerdo con los fabricantes?

R. La clave de Chrome OS, que ya veremos de si su triunfo, es una filosofía basada en la nube en un momento en que la tecnología nos lleva a no utilizar ya un ordenador, sino una constelación de dispositivos y a tener nuestros datos cada vez más en repositorios externos independientes de una máquina concreta que puede romperse, perderse, estropearse o ser robada. O simplemente, que queramos cambiar con asiduidad. Bajo estas circunstancias, la idea de un sistema operativo ligero, minimalista, que se encarga simplemente de gestionar los recursos de la máquina y de proporcionarnos una interfaz con los servicios de la nube resulta lógicamente muy interesante.

P. ¿Podría haber presentado Google esto hace, digamos, cinco años, con Microsoft más fuerte que ahora?

R. El trabajo de Google es construir, en base a recursos abiertos, un sistema que funcione de acuerdo con las tendencias de uso y consumo. En este sentido, hace cinco años los smartphones eran una mera anécdota, y cosas como los iPad o los netbooks ni siquiera existían. El mundo era diferente, la conectividad era más lenta y menos ubicua, el escenario tecnológico era otro. De hecho, aún hay muchos que opinan que podría ser pronto, que todavía hay muchos usuarios que no tienen esa sensación de “siempre conectado” que requiere un sistema operativo dependiente de ello. Ya sabes, el futuro ya está aquí, pero no está uniformemente distribuido.

P. ¿Cuál puede ser el papel de la tienda de aplicaciones Chrome Web Store?

R. Las tiendas de aplicaciones se encargan de dotar de atractivo inmediato a una oferta que, de otra manera, resultaría escasa y confusa. Las tiendas de aplicaciones intentan consolidar una base de ofertas de terceros que enriquezcan lo más posible las prestaciones del sistema que tienes instalado, y su valor es tanto mayor cuanto más posibilidades tengan para ambas partes: tienen que ser atractivas al usuario por su amplia gama y su calidad, y al desarrollador por sus posibilidades de monetizar sus aplicaciones de manera fiable. Si funcionan bien, son un arma muy poderosa, una parte clave en toda estrategia de este tipo.

5 comentarios

  • #001
    hazunapregunta - 8 Diciembre 2010 - 14:01

    Yo lo uso el Crome y estoy contento…

  • #002
    Rosario Olmos - 8 Diciembre 2010 - 14:22

    es uno de los que utilizo y funciona muy ràpido. Me gusta tener varias cosas en la nube, puedes acceder a ello desde diferentes puntos y es otra manera de trabajar. Ya hay varias empresas dedicadas a la nube y gestionarte recursos que no hace falta llevar encima.

  • #003
    ALT - 8 Diciembre 2010 - 15:07

    Yo tengo muchas dudas sobre el concepto.

    Llevar absolutamente toda la información a la nube me da que puede demasiado extremo, hay que recrear las aplicaciones tradicionales en la Web y deben alcanzar niveles de calidad parecidos para ser aceptadas como alternativa viable. Me parecen demasiadas aplicaciones y demasiado terreno que recuperar en ese sentido.

    Google Docs y cia., por ejemplo, en mi caso no han sido una alternativa real a las aplicaciones tradicionales de sobremesa, simplemente hay que ver la fidelidad estética con la que se representa cualquier documento Word no trivial. Por tanto, bonito juquete y con utilidades concretas que en su momento tuvieron un valor diferencial como la de compartir documentos.

    Personalmente creo que los tiros van por aumentar la incorporación de los servicios de la nube en las tareas diarias y su cada vez mayor integración con los SSOO y aplicaciones actuales y futuras.

    Desde luego coincido en que la tienda va ser esencial en medir las posibilidades reales del concepto.

    En fin, un experimento muy interesante.

    Personalmente me veo incapaz de valorar si puede funcionar o no, aunque soy escéptico con reservas: Google nos ha sorprendido demasiadas veces como para descartar a la ligera cualquiera de sus nuevas propuestas.

  • #004
    juan - 8 Diciembre 2010 - 16:38

    Yo no le veo ningun futuro a la informacion en la NUBE.
    Y lo digo porqué viendo lo que estamos viendo en realción a Wikileaks, el intento de priorizar el tafico, los intentos y en algunos paises el conseguir que se puedan “leer” los correos electronicos etc..etc….haran que la gente no se fie de lo que pones en la NUBE.
    Yo desde luego no pondré nada importante. Chorraditas , fotos etcc…

    Saludos

  • #005
    Jose - 8 Diciembre 2010 - 18:22

    Creo que en esta caso Google no está alineado con la demanda de los clientes en estos momentos:

    – Chrome OS no es si no un sistema operativo completamente capado y limitado a la ejecución mediante en el marco de una navegador. Esto no es si no una limitación, no provee más funcionalidad que la de un netbook que además pueda ejecutar otras aplicaciones. El hecho de ejecutar sobre un navegador supone otra serie de limitaciones que restan flexibilidad al sistema. Se habla de la capacidad de ejecutar pestañas como tareas separadas, pero en términos de sistemas operativos completos suena realmente ridículo. Las limitaciones de un navegador, a pesar de las nuevas capacidades de HTML5, son ostensibles frente a un sistema operativo completo.

    – Se nota la intención de salvar las limitaciones mediante alianzas con Citrix que permitirían ejecutar aplicaciones completas, pero vuelve la misma pregunta, ¿por qué ejecutar ciertas aplicaciones en la nube cuando se dispone de infraestructura local?

    – La dependencia con una conexión permanente para la realización de cualquier tarea es también excesivo, pensemos en lugares con conectividad limitada o directamente sin conectividad, donde el aparato se vuelve básicamente inservible. Por no hablar de la necesidad de mantener una tarifa de datos asociada. (Google siempre ha sido consciente de la limitación de una conexión permanente y una de las pruebas de ellos es Google Gears.)

    – Es un sistema operativo orientado a netbooks en el momento en el que estos aparatos van en clara decadencia (anuncio de hace solo unos días por parte de Asus) frente a los tablets.

    En definitiva, por estas y otras razones creo que Chrome OS, con el planteamiento actual nace básicamente muerto. En un entorno que apuesta por una nueva tecnología (tablets), con un SO hermano (Android) mucho más maduro y extendido y que, en mi opinión, debería haber sido la apuesta de Google en este tipo de aparatos.

    Creo no obstante que no todo el enfoque es erróneo, la tienda de aplicaciones y muchas de los servicios ofrecidos en red son magníficos y creo que serán los que sobrevivan a la propuesta de Chrome OS.

    Saludos

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados