BusinessWeek, vendida a Bloomberg a precio de saldo

BusinessWeekLogoEs una de mis revistas favoritas de toda la vida, una de las que más cito habitualmente, de esas que durante varios años entraban puntualmente todas las semanas por debajo de mi puerta: sus artículos suelen ser rigurosos, completos, documentados, con un buen nivel de análisis, ideales para una primera toma de contacto bien informada.

Ochenta años de historia y de muy buen trabajo periodístico, vendidos a Bloomberg por un precio ridículo que se estima entre los dos y los cinco millones de dólares en metálico más la asunción de deudas actuales y potenciales en función de las posibles resoluciones de contratos. Las proyecciones para este año para el BusinessWeek apuntaban a una facturación de ciento treinta millones, y pérdidas por encima de los cuarenta. Está siendo, sin duda, una década dura: en el año 2000, algunos analistas llegaron a estimar el valor de la revista, que sostenía entonces beneficios operativos anuales de más de cien millones, en unos mil millones de dólares.

La caída de los ingresos derivada de la crisis y, sobre todo, el cambio del modelo publicitario, han terminado por asfixiar a una de las mejores revistas económicas de todos los tiempos. La revista no desaparecerá bajo la propiedad de Bloomberg y hasta podría ser que volviese a vivir momentos interesantes, pero su venta hoy a precio de saldo nos permite valorar el nivel de dificultades por el que está pasando la industria del periodismo: como ocurre en otras industrias, reinventarse resulta casi imposible para quien exige condiciones similares a las que tenía antes de que el cambio tuviese lugar. Para Bloomberg, que obtiene la mayoría de sus ingresos de la venta de servicios de datos financieros pero que no tiene una marca especialmente conocida para el gran público, la cabecera puede tener un gran interés, y más a ese precio. Por el momento, todo indica que cambiará su nombre seguramente a Bloomberg BusinessWeek, elevará el precio de su suscripción, incrementará la cantidad y calidad del contenido editorial y combinará la presencia online con la de Bloomberg.

Vivimos el momento más duro: la crisis del modelo de publicidad convencional es tan evidente, que los anunciantes ya ni se plantean seguir pagando lo que antes pagaban en función de la eficiencia que pueden obtener. Ante una crisis, se recorta tanto, que lo que queda ya no es capaz de sostener prácticamente nada de lo que había. Pero el nuevo modelo, el que redefine la manera de hacer publicidad, no funciona todavía ni está al alcance de cualquiera. En estas condiciones, los únicos capaces de sobrevivir no son precisamente los más grandes ni los más prestigiosos, sino los más flexibles y adaptables al cambio. Y serán esos, los que tienen capacidad de investigar y flexibilidad para hacerlo, los que redefinan la publicidad, la combinen con el periodismo, y se conviertan en sucesores de las cabeceras de toda la vida. Para McGraw&Hill, propietarios hasta hoy de BusinessWeek, el momento llega demasiado tarde.

8 comentarios

  • #001
    Francesco - 14 octubre 2009 - 09:45

    Analisis lúcida y impecable. Quizás seria interesante saber que recorte de la estructura de custos se plantean los nuevos dueños: 30%? 50%?

    Gracias

  • Desde luego así es. No estamos ya en función de los cambios, sino en función del ritmo al que estos se producen.

  • #003
    hombrelobo - 14 octubre 2009 - 11:29

    A precio de saldo, no, a precio de mercado. Y el comentario de precio ridículo de entre 2 y 5 millones …. se les olvidan las pérdidas este año de 40 … o sea a un precio de al menos 42 millones (ignoro si hay otras partidas negativas).

    Y al final las cosas valen lo que se paga por ellas. Están comprando la marca, no la revista, y la marca vale eso.

  • #004
    Armin - 14 octubre 2009 - 14:55

    No seria una mejor opción utilizar solo el nombre BusinessWeek o reemplazar totalmente la marca bloomberg por BusinessWeek, tal ves remarcando una nueva era con BusinessWeek online

    Saludos!

  • #005
    Seba - 14 octubre 2009 - 16:43

    Yo también me había hecho habitué de Business Week gracias a las constantes referencias que hace Enrique de ella. Es una de las poca publicaciones “tradicionales” que tengo en mi RSS. Espero que no desaparezca y los lectores podamos seguir encontrando contenido de calidad.

  • #006
    erika - 14 octubre 2009 - 21:30

    siempre me gusto business week, a ver q pasa ahora con el cambio…

    Besos

    pd:http://www.vimeo.com/6856076

  • #007
    Juan Ortiz - 16 octubre 2009 - 21:29

    Siguen apareciendo estos casos de caídas de monstruos! Increible…
    Buen análisis enrique!

  • #008
    Javier G. Recuenco - 17 octubre 2009 - 08:36

    Efectivamente, es el momento de cambios radicales en el modelo publicitario.

    El problema es que los grandes dinosaurios son “one trick ponies” Impresiona verlos caer, pero los ratones son más eficientes desde el punto de vista biológico.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados