Privacidad, viajes y policía de fronteras

seal_customsTodos los que hemos pasado la frontera de los Estados Unidos tras rellenar ese pintoresco papelito en el avión en el que nos preguntan si tenemos intención de atentar contra su Presidente nos lo hemos preguntado alguna vez: ¿qué datos sobre nosotros tiene ese oficial que nos hace preguntas mientras examina nuestro pasaporte? En mi caso, tras haber vivido cuatro años en los Estados Unidos con sus preceptivas declaraciones de impuestos, haber entrado y salido del país en innumerables ocasiones con varios tipos de visa diferentes, y haber pasado por el proceso de fotografiado, toma de huellas y escaneo del iris en varias ocasiones, mi impresión es que deben manejar muchos más datos de mí de los que yo mismo puedo llegar a tener.

La cuestión ha sido abordada por una blogger especializada en seguridad, Sherri Davidoff, que en una entrada en Philosecurity examina detalladamente un informe del Department of Homeland Security (DHS) de un viajero determinado, obtenido mediante petición a través de la Freedom Of Information Act (FOIA, que permite a los norteamericanos solicitar copia de cualquier documento que sobre ellos maneje la Administración): ni más ni menos que doce páginas que incluyen, además por supuesto de nombre, apellidos, pasaporte y todos los datos habitualmente disponibles en pasaporte y documentación, otra serie de datos que sería en principio más complicado sospechar, tales como números de tarjetas de crédito con sus correspondientes fechas de expiración, direcciones IP utilizadas para hacer las reservas de los billetes, fecha de nacimiento, identificadores de programas de viajero frecuente (incluyendo los que no han sido utilizados para ese viaje en concreto), información de hoteles e itinerarios, programa de viaje incluyendo números de asiento, teléfonos de casa, trabajo y móvil, datos de la reserva del hotel con sus preferencias, etc. Todos los datos pueden verse, con las obvias eliminaciones para proteger la identidad de usuario, en este pdf.

Con los datos a su alcance, el DHS elabora un perfil de la persona y asigna un risk assessment score, una puntuación que trata de discernir la probabilidad de relación con cualquier tipo de actividad delictiva o de contacto con células terroristas. Sin embargo, algunos de los datos recopilados dan lugar a gran cantidad de incógnitas: obtener algunos datos puede ser relativamente sencillo, pero ¿hasta qué punto son susceptibles de aportar información que pueda conducir a algo verdaderamente útil de cara a una hipotética amenaza de terrorismo? También resulta curioso la información que no recoge: la persona del informe afirma haber hecho un cambio de hotel y de itinerario tras la llegada que no aparece reflejado en el informe, lo que indicaría que los datos no proceden de la tarjeta de crédito, sino de las centrales de reservas.

La situación resulta bastante llamativa teniendo en cuenta que el DHS lleva a cabo prácticas bastante más molestas, como la inspección completa de ordenadores portátiles y de los archivos del usuario, incluyendo en algunos casos la denegación de entrada cuando el usuario se niega a facilitar contraseñas de acceso, práctica muy controvertida por la que han sido ya denunciados por la EFF: ¿se incorporan también al fichero del usuario datos procedentes de este tipo de registros? ¿Y otros datos procedentes de la web, tales como el contenido de las entradas de blogs o los datos procedentes de redes sociales, como algunos datos aislados indican que ocurre en países como Irán? ¿Hasta qué punto deben considerarse justificadas determinadas prácticas que resultarían completamente inaceptables en otros contextos cuando se habla de la seguridad nacional? O se justifica más la frase de Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de la nación norteamericana, y su “el que está dispuesto a sacrificar libertad a cambio de seguridad no tiene ni merece tener ninguna de las dos”?

15 comentarios

  • #001
    Nacho Cuevas - 10 Septiembre 2009 - 12:49

    Y que no saquen otra ley que les permita acceder a todas la información que pueden guardar empresas como google, yahoo o micrsoft de todos nosotros. Van a saber hasta la talla de nuestros calcetines.

  • #002
    jose luis portela - 10 Septiembre 2009 - 12:54

    Para mi la clave es conocer para que utilizan esta información, y quien puede tener acceso a ella, y por tanto quien puede utilizarla. Creo que si la gente supiese que detras de esto hay un proceso solido que asegurase siempre la max confidencialidad y que solo se utilizase con el objetivo de protegernos de males mayores como pudiera ser el terrorismo, a la mayoría de las personas no les preocuparía esto, salvo claro esta quien tuviera algo que ocultar.

  • #003
    inzitan - 10 Septiembre 2009 - 12:55

    Realmente, y está demostrado, no hacen falta muchos datos para “controlarte”, ni siquiera datos de índole personal. De hecho, estadísticamente, se puede identificar casi de forma inequívoca una persona con los datos de caracter público ( censales ). Normalmente con tres o cuatro datos bien seleccionados se pueden filtrar las bbdd y obtener uno o unos poquítos items que concuerdan con el patrón;

    Un ejemplo, dame la fecha de nacimiento, codigo postal y nombre de pila de cualquier español y te doy su nombre, domicilio, dni, etc… es decir… el anonimato por mucha LOPD que implante no existe.

    Pero como a lo que te refieres no es a saber quien eres, sino que “pretendes”… el algoritmo con tintes psicológicas, sociológicas, etc… mas o menos es viable. Ellos lo saben y lo aplican.

    ¿ Qué, que opino ?. Que mientras no te metan la mano por (que ya lo hacen)… date por contento.

    Buen artículo.

  • #004
    qwerty - 10 Septiembre 2009 - 13:50

    Yo no veo nada extraño, toda la información que enseñan es la que las agencias de viajes están obligadas a proporcionar al gobierno (Quizás las IP y las preferencias de asiento es demasiado).

    Para mi el miedo es otro, ellos están obligados a darte esta información porque la FOIA les obliga ,pero en ningún momento te dan información sobre lo que obtienen cruzando estos datos con otros que puedan tener (Que seguro que los tienen), y eso es lo que a mi me da miedo, no por lo que puedan descubrir sino por lo insignificante que te sientes (Y que te hacen sentir) cuando estas delante de los policías de inmigración.

    Porque luego, ponte chulo. Yo lo hice una vez entrando a Brasil y me falto poco para batir mi récord de visita más corta a un país.

  • #005
    jon - 10 Septiembre 2009 - 13:51

    Para mi está claro, es un poco lo de siempre, quiero decir independientemente de los datos a los que tengan acceso y su finalidad la cuestión es: ¿Quíen controla al controlador? Por muy burocratizado que este el sistema, siempre quedan lagunas y huecos.

    No conocía la frase de Thomas Jefferson, pero es una verdad como un templo, me ha gustado.

  • #006
    jummp - 10 Septiembre 2009 - 13:52

    El Gobierno americano (y otros tantos) tiene recursos suficientes para realizar estas prácticas y obtener prácticamente cualquier información adicional que necesiten. ¿Qué me parece? Pues que no me gusta que se recopile y almacene esa información sin consentimiento del interesado porque atenta a la intimidad de las personas. El fin de luchar contra el terrorismo es legítimo y podría justificar una obtención proporcionada de información en la que además el ciudadano tenga la posibilidad de conocer cuál es, pero sin conocer con exactitud qué se hace con esa información cuando supuestamente deja de ser útil para los fines por los que ha sido recogida, de qué información se trata, etc… situa al ciudadano en una situación de indefensión.

    Por tanto, si Estados Unidos considera necesaria esa información para dejarte entrar en el país, que la soliciten directamente al ciudadano presentando documentación y comprobantes por si fuera necesario inspeccionar que lo que está indicando es cierto. Es decir, luz y taquígrafos y dar la posibilidad a los ciudadanos de conocer las reglas del juego.

  • #007
    Emilio - 10 Septiembre 2009 - 15:30

    Nada nuevo bajo el sol. En cuestión de país impenetrable los americanos son muy burros… Ahora, aún así medio mundo anhela poder emigrar y establecerse en estados unidos, curioso.

    Por cierto Enrique, cuándo te han preguntado lo de “matar al presidente”? En las I94 con o sin visado las únicas preguntas que hacen es si traes alimentos, estuviste en contacto con ganado, valores de los bienes que se quedan en el pais… Todo el mundo con lo del presidente y las bombas..

    Yo también he pasado infinidad de veces por el mismo proceso y me sensación es otra. Creo que todo el tinglado que tienen detrás es arcaico y la información que le aparece en la pantalla al policía, muy reducida. Al final, si tienes muchos sellos pasas rápido porque les das más confianza, has pasado más veces sin problemas. Ahora, la primera vez te tocan un poco más la moral. Me refiero a con visado. Con waiver es aleatorio…

    Es sólo mi impresión..

    Saludos,
    Emilio.

  • #008
    Jorge Hernández - 10 Septiembre 2009 - 15:57

    Es más inquietante que todo esto, ya que muchas veces las redes sociales no tienen seguridad alguna: si yo escucho punk en Spotify y comparto el enlace en un blog, ¿soy simpatizante de grupos anarquistas antisistema? Si pertenezco a un grupo ecologista antinuclear de Facebook, ¿soy un radical peligroso? Si yo retrato una pintada contra la guerra de Iraq en Flickr sin restricciones de acceso, ¿soy un elemento subversivo a vigilar? Si apoyo una manifestación contra las petroleras en Alaska en Twitter, ¿soy un sujeto a controlar?

    Toda la información anterior se puede obtener fácilmente pero, ¿hasta qué punto es relevante?

  • #009
    Muack - 10 Septiembre 2009 - 16:50

    Impresionante…

    Si no viniera de donde viene pensaría que se trata del típico hoax.

  • #010
    zarevitz - 10 Septiembre 2009 - 17:03

    En infinidad de variantes, esa frase suele atribuirse a Benjamin Franklin#Sourced. Aparentemente no sería de Jefferson.

  • #011
    Enrique Dans - 10 Septiembre 2009 - 17:06

    #10: Gracias por la corrección, Zarevitz. Me acordaba de la frase pero no del autor, y en una primera búsqueda me encontré la que no era. Lo corrijo.

  • #012
    Gorki - 10 Septiembre 2009 - 17:28

    Lo que es preocupante, no es que tengan datos tuyos, sino las cosas que deducen de esos datos, unos programas de IA que tienen poco de Inteligencia y mucho de Artificial.

    Lo digo con conocimiento de causa, porque he trabajado en programas de concesión de crédito basados en datos que tiene los bancos sobre sus clientes. Parece más sencillo decidir a partir de un historial de cliente, si el cliente es buen o mal pagador, que deducir a partir de que asiento elige en un avión o en que hotel se aloja, que es contrabandista de drogas, espía ruso o terrorista islámico.

    Pues bien, puedo asegurar que los falsos positivos que daban, (en mi época), los programas de cesión de créditos eran de tal calibre, que seguía primando la intuición del Director de Sucursal, sobre los resultados del programa, aunque estos también se tuvieran en cuenta.

    El ser humano es complejo y como afirma #8, igual puede ocurrir que te guste el RAP, seas amigo del Frente Polisario, participes en las manifestaciones antiglobalización y seas karateca cuarto Dan y a pesar de ello seas un bendito, como puede ocurrir que te guste Dalí, seas costalero de Semana Santa y te guste jugar al tenis y a pesar de todo seas el heredero natural de Jack el Destripador.

    Las motivaciones de la gente son muy complejas y los programas de AI son muy planos y sencillos
    . ..

  • #013
    jftamames - 10 Septiembre 2009 - 21:38

    Interesante la cita. Seguridad y Libertad. La cuestión es la valoración sobre esos aspectos. Lo que destilan eas medidas, inútiles como pocas, es transmitr una constante sensación de que es mejor estar vigilados que no estarlo pero, sobre todo, por el Estado.
    Es tremenda el jucio antropológico que sustenta estas medidas: el hombre es sospechoso por el mero hecho de ser hombre.
    La posibilidad, como se ha mencionado, de que no hay nada que temer si no tienes nada que ocultar es una cohartada muy peligrosa. Se trata de que un sujeto de derecho, representado por unas personas concretas, el Estado, que quiere saber de mí más de lo que debe. El Estado está, más que nunca, sin control y nos deborda la relación tan especial con el Ejecutivo en EU y, en USA, teniendo más contrapoderes y mejor tradicción, ha tenido con la excusa del terrorismo, una presencia sin precedentes en la vida privada de las personas. No sé como es posible que estemos abandonado todo el respeto a la dignidad humana y a la libertad.
    Al Estado lo hemos aceptado como ente necesario para el progreso de las sociedades y me temo que es un agente politico con poder al que ya no controlamos.
    Nada más lejos de mis ideas defender posiciones de la Liga del Rifle. No tiene nada que ver con eso. Los excesos son tan notables, como los narrados en el post, que hace imposible justificarlos sin forzar el sentido común.

  • #014
    lluis - 14 Septiembre 2009 - 17:44

    Dos cosas a decir:
    1- Este verano he estado por segunda vez en USA. Esta vez toda con mi compañera y dos hijos. Tengo la fortuna de llamarme igual que “un señor que no es bien recibido en la aduana de NY” segun el oficial de imigracion que nos atendio. Como era reincidente esta vez solo estube 15 minutos. “y usted estese tranquilo proque su tema ya fue estudiado hace dos años y ahora solo es question de que el supervisor selle su pasaporte” continuo el oficial. Efectivamente hace dos años me tubieron retenido y aislado algo mas de una hora mientras un agente de policia en un tono relajado me comunicaba que esra question de llamar a washington y esperar instrucciones. Esa vez me quedo claro que en esos cuartos donde te meten si que hacen una prueba de nervios. Porque si yo que iba “limpio” me puse nervioso y con sindrome de detenido que sera de aquel que realmente tenga algo entre manos? En mi opinion hay tienen montado un buen filtro.
    2- Comparto lo leido en este blog en terminos generales. Seguramente debe haber mas de tocada de c*j*n*s que de otra cosa en segun que tipo de medidas hablemos (a parte de la perdida de privacidad que es peor que incomoda). Pero por otra parte y a pesar de que cada vez veo menos la tele, ultimamente he oido dos veces a responsables de seguridad de los USA defendiendo los protocolos actuales en base a que desde el 11s no ha habido mas atentados. Parece que va para rato…

  • #015
    Pinganillos - 25 Julio 2011 - 22:32

    No tenia ni idea de que esto sucediera así porque hasta ahora no he viajado a los EEUU. Lo tendre encuenta

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados