Más sobre organización de eventos: el backchannel

backchannelLa última entrada que dediqué al tema de los nuevos formatos para la organización de eventos hablaba de un tema ya bastante habitual en conferencias relacionadas con la tecnología, el backchannel, que ha generado bastante atención, y que pondremos en práctica este año en sitios como SIMO Network.

Un backchannel es, como su nombre indica, un canal adicional de comunicación que transcurre en segundo plano al canal principal, que en el caso de eventos es el ocupado por el conferenciante o participantes en una mesa redonda. En la mayoría de las conferencias, el backchannel es proyectado en una segunda pantalla al lado de la pantalla principal que el conferenciante utiliza para su presentación, permitiendo así a los asistentes enviar mensajes al backchannel mediante herramientas como Twitter, Meebo o simples salas de chat desde sus portátiles o teléfonos móviles y, en el caso de conferencias que son emitidas además en en tiempo real a través de la web, posibilitando además la intervención de personas que no se encuentra físicamente en la sala de conferencias (en este caso es recomendable además indicar en la web la existencia del backchannel con un enlace o ventana).

Cuando se hace bien, un backchannel es un fantástico recurso para poder adaptar el mensaje en tiempo real a las demandas de la audiencia y entrar en una dinámica conversacional, o para generar mesas redondas en las que el público deja de ser simplemente “audiencia” y para sentirse en un papel mucho más participativo. Pero cuando se hace mal, el backchannel puede convertirse en una fuente de distracción incómoda, en un lugar para expresar protestas o reclamaciones, o incluso en un patíbulo para el linchamiento público. El backchannel aún no es una práctica habitual en conferencias, pero su uso está creciendo con el tiempo: cuando has asistido a una conferencia con un buen backchannel en uso, lo echas de menos en la siguiente si no lo tiene. En muchos casos, de hecho, el backchannel se genera al margen de la organización, mediante la designación de una palabra clave o hashtag (típicamente #evento o #evento-año) que los asistentes usan para señalar sus conversaciones.

¿Qué factores conviene tener en cuenta a la hora de diseñar un evento con backchannel? En primer lugar, disponer o bien de un segundo proyector y pantalla, o de un sistema de producción que permita proyectar desde fuentes múltiples. Resulta cada día más típico ver sistemas sofisticados que permiten a un realizador alternar entre pantallas o proyectar, por ejemplo, la presentación en un lado, la señal de cámara con el ponente por otro, y el backchannel en el tercero. Además, es preciso contar con un operador para el backchannel, que debe ser una persona con suficiente criterio como para poder tomar decisiones sobre la idoneidad de determinados contenidos, la necesidad de destacar otros, etc. Es importante situar bien la pantalla sobre la que se proyecta el backchannel: o bien en un sitio donde pueda ser vista fácilmente por el conferenciante o participantes en la mesa redonda, o bien duplicarse en una pantalla que éstos puedan leer cómodamente. En segundo lugar, la plataforma utilizada: las salas de chat son fáciles de organizar, pero ofrecen un aspecto generalmente poco atractivo. Twitter está creciendo mucho para estos propósitos a medida que su uso se generaliza, y permite además su uso como canal de comunicación antes y después de la conferencia, como ocurre en el caso de EBE.

Pero con la decisión de la herramienta viene un tema más delicado: el backchannel proporciona una gran libertad de expresión a los asistentes, pero como toda libertad, el ejercicio de la misma debe hacerse con cierta responsabilidad. Responsabilidad que, en muchos casos, no hace acto de presencia, o se ve sometida a dinámicas de grupo que, amparadas en muchos casos por el anonimato, pueden llegar a suponer una degeneración de la imagen de la conferencia o un problema protocolario con los conferenciantes. En el caso de utilizar Twitter, hay dos modos fundamentales de uso: el primero, más abierto es la designación de un hashtag para el evento que los participantes deben utilizar con la notación #hashtag para aparecer en el backchannel. El hashtag, que se publicita en la web del evento y de manera visible en la pantalla, debe ser suficientemente único como para que los resultados no aparezcan contaminados con cuestiones no relacionadas con el evento. En la pantalla de proyección se sitúa la página de búsqueda de Twitter, que indica en tiempo real cuántas apariciones del término ha habido desde la última actualización, y el operador del backchannel refresca cada vez que hay apariciones nuevas. El segundo método supone establecer un usuario propio de Twitter para la conferencia con el nombre de ésta, y pedir a los participantes que envíen sus actualizaciones a @evento, y lo que se proyecta y se refresca cada poco tiempo es la página de este usuario. Esto tiene la ventaja de un mayor control: en el caso de aparecer un mensaje inconveniente o un usuario con comentarios incómodos, el operador puede, en tres simples clic, bloquear a ese usuario, con lo que consigue un doble efecto: por un lado, los mensajes que envíe dejan de aparecer y, por otro, los anteriores que hubiese enviado desaparecen también de la pantalla de proyección. El operador del backchannel debe, además de estar pendiente de este tipo de temas, destacar en grande las actualizaciones que estén siendo contestadas o las que crea que sería interesante contestar, y puede también navegar a enlaces proporcionados por quienes preguntan – con la lógica prudencia en el caso de enlaces cortos – o a sitios mencionados por el conferenciante.

Finalmente, es preciso avisar con tiempo al ponente de que durante su conferencia o durante la mesa redonda en la que participe, habrá proyección de backchannel. No todos los participantes en un evento tienen porqué sentirse cómodos sometidos a un backchannel, especialmente aquellos más polémicos o que sostengan posturas diferentes a las del público. El participante debe poder mirar fácilmente la pantalla, o se encontrará, en muchos casos, con situaciones en las que ve cómo la atención del público se dirige súbitamente a ésta o incluso aparecen murmullos, comentarios o risas en momentos de su conferencia en las que éstas no tendrían porqué aparecer. Por último, si se editan las conferencias en vídeo para su descarga o visualización posterior, es recomendable preservar el backchannel, pues permite un contexto en aquellos casos en los que su impacto fue importante sobre el contenido.

En el próximo SIMO Network haremos uso del backchannel para tratar de dotar al evento de una naturaleza activa y participativa. Si os interesa, sea por temática o por ver cómo funciona, ya sabéis: @simonetwork.

11 comentarios

  • #001
    Albert Garcia - 4 agosto 2009 - 16:41

    ¡Muy interesante!
    Precisamente en esa línea hemos empezado a trabajar desde hace unos meses desde Splitweet.com, con los canales de seguimiento personalizados de Cava&Twitts e Iniciador, con buenos resultados hasta ahora.

    Saludos,

  • #002
    Gorki - 4 agosto 2009 - 16:57

    Cuando a uno le cuentan los entresijos y riesgos que tienen las conferencias 2.0, comprende cada vez más a quienes deciden conscientemente, “tirar por la vía de en medio” y dar las conferencias como siempre se han dado con un “conferenciante” que habla y una “audiencia” que escucha, pues se da cuenta de los problemas que tiene una conferencia 2.0 donde los que prima es el diálogo entre conferenciante y audiencia.

    ¿Podría Ramoncin asistir a una conferencia o mesa redonda donde existiese backchannel? – Yo entiendo que hoy por hoy no

    ¿Hasta que punto es admisible una censura ejercida por el operador del backchannel? – Es una delicada misión, que entiendo necesaria, pero si a mi uno de estos operadores me censurara, no se bien como podía rec¡accionar, igual montaba un “pifostio” en medio de la conferencia,

    Quizá todos los participantes a estos eventos, deberíamos a aprender a ser mas liberales y transigentes con las opiniones ajenas.

  • #003
    Enrique Dans - 4 agosto 2009 - 17:59

    #2: Gorki, no se trata de ejercer censura, sino de eliminar cuestiones que no deben ser mostradas en público: faltas de educación, insultos, y estupideces en general que no aportan al desarrollo del evento y sí se convierten en importantes distracciones. Si estás en un evento y el operador te censura cuando quieres hacer una pregunta legítima y pertinente, tienes todo el derecho a montar un pifostio. Pero si te censura cuando estás dedicándote a insultar o a molestar en el backchannel, bien censurado estás.

    Que Ramoncín no pueda hoy por hoy participar en un evento con backchannel no es culpa de las características del backchannel, sino culpa de las características de Ramoncín.

  • #004
    Enric - 4 agosto 2009 - 19:32

    “En la pantalla de proyección se sitúa la página de búsqueda de Twitter, que indica en tiempo real cuántas apariciones del término ha habido desde la última actualización, y el operador del backchannel refresca cada vez que hay apariciones nuevas”

    Una manera de evitar tener a alguien exclusivamente dedicado a cliquear el ‘refresh’ todo el rato es usar Tweetchat con el cual puedes ver dinamicamente los mensajes que llegan con un determinado ‘hashtag’ e incluso seleccionar la frequencia de refresco

  • #005
    ismael - 4 agosto 2009 - 20:16

    Creo que esta frase lo resume todo: “cuando has asistido a una conferencia con un buen backchannel en uso, lo echas de menos en la siguiente si no lo tiene”.

    A lo que yo añadiría el papel del relator, que en una fase inicial se “limitará” a hacer un buen live-blogging, pero que con un poco más de tiempo y mucho conocimiento tanto del tema debatido como del medio, vale la pena darle cancha y que presente las conclusiones del día o las del evento. Conclusiones que pueden, incluso, complementar lo dicho, apuntar preguntas abiertas que han quedado pendientes, etc.

    La combinación backchannel + relator son perfectas para dejar constancia de lo que ha sucedido en un evento, tanto durante como para “la posteridad”.

  • #006
    Gorki - 4 agosto 2009 - 20:45

    #3 eDans
    Estoy de acuerdo contigo que el operador del backchannel es imprescindible, o al menos yo no dudaría en ponerlo, otra cosa es que me tentase muy mucho la ropa antes de elegir alguien para el puesto.

    Me parece razonable y positivo que si alguien manda un mensaje con el solo afán de insultar o dar caña, se le modere/censure. Lo que pasa es que siempre hay una frontera difusa, que se extiende de la pregunta molesta a la intervención “tocanarices”, en que el operador tendera que decidir si la pasa o no, y en caso de confundirse, resulta muy probable el enfado del “oyente”, aparte que quien va con ganas de camorra, le ponen la protesta en bandeja de plata y tu sabes que por desgracia abundan personas camorristas.

    Respecto de Ramoncin, creo que piense como piense, tiene derecho a exponer en público su punto de vista. El intolerantes no es el que opina lo contrario que yo, sino quien deja opinar de otra forma distinta a la suya, Quien acude a reventar un concierto de Ramoncín, desde luego no tiene mi aprecio,…

  • #007
    jummp - 4 agosto 2009 - 23:19

    El backchannel me parece tremendamente atractivo y útil para una conferencia, eso sí, requiere de un público adulto (y no me refiero a la edad) y un conferenciante con tablas y que domine mucho el tema que expone.

  • #008
    Miguel A. Tovar - 5 agosto 2009 - 01:48

    No es necesario que haya backchannel en la sala. Con los smartphones se monta y se sigue el backchannel de forma espontánea. Alguien crea el hashtag y comienza a postear sobre el evento. Muchas veces antes de que éste tenga lugar. Por lo tanto, en ocasiones puede resultar inevitable que se oigan ‘murmullos, comentarios o risas en momentos’ de la conferencia.

    Si hay backchannel, se podrá moderar y censurar en cuanto a la aparición en pantalla o si la organización ha creado un usuario propio de Twitter. Pero no será posible si se trata de una conversación organizada de forma espontánea y que se sigue a través de los smartphones al tiempo que tiene lugar la conferencia.

  • #009
    Emilio - 5 agosto 2009 - 05:44

    No he estado aún en ninguna conferencia con backchannel pero suena muy interesante.

    El tema del filtrado (que no censura) me parece imprescindible. No puedes dar libertad a cambio de nada. Si opinas es a viva voz y dando la cara. Si tienes un medio anónimo para insultos entonces no es “libre”.

    Genial, voy a ver si lo puedo proponer en el próximo evento corporativo que tenga por delante.

    Saludos.

  • #010
    AureA Memotech - 5 agosto 2009 - 17:57

    He estado en conferencias en L.A, Chicago y NY dónde existían canales adicionales de comunicación que transcurren en segundo plano al canal principal a través de twitter y entornos 3d, y permiten comentar sobre lo que se está exponiendo y también ofrecer información de lo que está aconteciendo a los que no están presentes presencialmente. No existía censura, ya que se apela a la educación y profesionalidad de cada uno.

    Al margen de pantallas proyectoras de los mensajes, que por otro lado no se leen desde el final de la sala y terminan siendo seguidos a través de la pantalla del ordenador, estos canales son más operativos y útiles simplemente ofreciendo conexión wifi en el evento presencial e información de los canales online alternativos y de su tag.

    La originalidad del backchannel es ofrecerlo a través de un entorno 3d dónde interactuar con los asistentes virtuales, por ejemplo, en la mesa de debate o ronda de preguntas. Esto ya es posible y ya se está haciendo.

  • #011
    Rodrigo - 10 agosto 2009 - 00:54

    ¿Qué pasa si el backchannel atrae más la atención del público que el propio conferenciante o la mesa redonda?¿No es mejor dejarlo para la ronda de preguntas?¿Habría que censurar comentarios del tipo “la opinión de xxx es aburrida” o “el señor Talytal no aporta nada nuevo”?¿Hay una conexión real con los oradores? Creo que no, en todo caso, si hay un moderador en una mesa redonda puede incluir algún comentario sobre lo que ocurre en el backchannel pero me temo que aporta poco en el debate en tiempo real salvo en el momento de las preguntas.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados