Sobre redes sociales y privacidad, en ABC

Estuve hablando con Rosario Sepúlveda, de ABC, sobre redes sociales y privacidad, y algunas partes de la conversación las ha recogido en “¿Y si aquella foto llegara al departamento de selección?“. Mis comentarios siguen un poco algunas ideas que ya he comentado aquí y en otros foros: que contrariamente al alarmismo generalizado y al “le iban a contratar y se encontraron una foto suya bebiendo y bailando encima de una mesa” (como viene a ilustrar la foto que acompaña al artículo), creo que las redes sociales reflejan una parte cada vez mayor de la vida de una persona, y que es razonable, por tanto, que en ellas aparezcan  referencias a más actividades que las puramente profesionales, la foto encorbatado o el comentario adusto y serio. Pero todos tenemos varias facetas, y lógicamente no tenemos porqué compartir todas ellas con todo el mundo.

Que todo tiene un límite marcado por el sentido común y que las redes sociales a veces plantean problemas relacionados con el compartir materiales con personas que no tenían porqué verlos, sí, pero que creo firmemente que lo peor que nos podría pasar es que a algún iluminado le diese por intentar meterle mano legalmente a este tema. Las redes sociales están alterando nuestro mapa de relaciones y nuestros usos y costumbres sociales: si en Facebook vas a meter cosas relacionadas con tu vida personal, incluyendo fotos de juerga con tus amigos, etc… ¿por qué das de alta como amigo a tu jefe o a un compañero de trabajo que no consideras amigo personal? ¿Simplemente porque te parece maleducado decir que no? Seguramente tiene el mismo sentido que el que subas una foto tuya borracho como un piojo nada menos que a tu perfil en una red social profesional como Xing o LinkedIn. El problema, claro está, es encontrarnos con los típicos convencionalismos sociales de las generaciones puente, esos que los Gen Y no tienen y que les facilitan decir que no a alguien que no conocen o que no quieren tener en un círculo determinado con toda facilidad y sin quedar como unos maleducados.

Cada día más, la vida de una persona se refleja en Internet, en buscadores y redes sociales de todo tipo. ¿Nos vamos a escandalizar porque una persona en un Departamento de Selección los use para hacerse una idea de a quién está fichando? Es una decisión importante… ¿recomendaríais a un empleador que no lo hiciese, o al contrario, a un candidato que no tuviese una idea clara de qué puede encontrarse en su ego-search? La dirección es que, con las obvias prevenciones y sentido común, la red recoja cada vez más información de nosotros, no menos: será por tanto ese contexto en el que nos toque aprender a vivir.

17 comentarios

  • #001
    Pablo - 27 Octubre 2008 - 15:32

    Enrique, el mayor problema no es que el trabajador no pertenezca a la generación Y, sino que el que no pertenezca sea el jefe, y considere ofensivo que no lo admitas en tu red social, o que considere que la red social no está para subir fotos de tus juergas, etc.. El tema de las redes sociales no se salva de esa lacra llamada “Analfabetismo tecnológico”

    Saludos.

  • #002
    José Manuel Benítez - 27 Octubre 2008 - 15:50

    En mi caso, afirmo que llevo algún tiempo tratando de conseguir que mi nombre salga en cuantos más sitios de internet mejor, cultivar una semilla que con el tiempo sirva de información de interés diferenciante de otros individuos de perfil similar, hace tiempo que pienso que internet, con sus blogs y redes sociales son el currículum del futuro y en mi opinión prefiero que se hable de mi… aunque sea mal.

  • #003
    Txaber - 27 Octubre 2008 - 17:15

    Recuerdo que, hace poco, hubo cierto revuelo porque, después de una entrevista de trabajo muy positiva, informaron al candidato (off the record) que no había sido seleccionado porque al jefe no le había gustado algunas de las opiniones que encontró en el blog del entrevistado. ¿Quién quiere trabajar para una empresa así?

  • #004
    Gorki - 27 Octubre 2008 - 17:32

    No pertenezco, (por ahora),a ninguna red social tipo Twiter o Facebook, por tanto, no se como funcionan, pero si yo entrase, entraria con todos mis seudónimos y quizá alguno más, A mi familia la conectaría con mi nombre familiar, al trabajo, (es un decir, estoy jubilado) con mi nombre y apellidos legales, a vosotros con Gorki y en otros círculos, con mis distintos seudónimos.

    ¿Es eso posible? – Supongo que si, Es una forma sencilla de estar en una foto con gorrito y matasuegras en una fiesta familiar, solo de traje y corbata en el trabajo y de intelectual anarkista, (de derechas), en un beer and blog, con vosotros y al Lulu como Pedro Jota y la negra..

    La gente no es plana, tiene muchos lados, no hay por qué mostrar todos los lados a todas las personas.,

  • #005
    Vicente Varó - 27 Octubre 2008 - 17:47

    Yo creo que uno es muy responsable de la información que comparte en Internet. Si me apuras, el problema lo veo con la información que otros “le comparten”. Es decir, el amigo de turno que cuelga una foto tuya con una melopea de espanto y no te avisa, o te etiqueta sin avisarte y hasta que lo ves ha pasado un tiempo.
    No sé, esto si me parece de más riesgo.

  • #006
    Mariano - 27 Octubre 2008 - 18:08

    A modo de anécdota: la foto, estoy seguro al 99%, es en la Oktoberfest en Munich.

    Eso jamás debería de contar :D Desde luego las empresas con sede en Munich que reservan mesas para llevar a todos sus empleados saben perfectamente que ahí todo puede pasar.

    No sería la primera vez que tienen que retirar fotos del CEO de la Intranet :-)

  • #007
    Gorki - 27 Octubre 2008 - 19:02

    #3 Txaber
    El que no tiene trabajo

  • #008
    Albert - 27 Octubre 2008 - 19:04

    #3, depende del caso. Si yo soy un entrevistador y me viene un tipo cuyo currículum me encaja perfectamente, pero cuando hago un Google encuentro su blog y en él defiende opiniones xenófobas a punta pala, o resulta que es medio pedófilo, o está intentando refundar el KKK o alguna cosa así por el estilo… hombre, no lo contrato, la verdad. A mí no me importa que un trabajador mío se emborrache en una juerga una vez al mes, o que se vaya de vacaciones a Punta Cana y tenga fotos con mulatas en tanga… pero una cosa es una cosa y otra es otra.

    #4 Gorki, no te lo tomes a mal, pero nos has contado algunas veces eso de tus múltiples identidades y la verdad es que siempre me ha hecho un poco de gracia por considerarlo un poquitín exagerado. Ojo, no lo digo con mala fe, en serio, todo lo contrario. Tiene un punto entrañable como aquellos que guardaban el dinero bajo las baldosas porque no se fiaban de esas moderneces de los bancos. A ver, entiendo lo de guardar un poco el anonimato, pero hasta el punto de irse creando identidades para distintas areas… pues no sé, yo lo veo innecesario. Si uno va siempre de cara, qué más da que la gente lea las opiniones que escribe en el blog de Enrique Dans, o las que vierte en el blog propio, o las fotos que sube a Flickr…

  • #009
    Eduardo - 27 Octubre 2008 - 19:15

    ¿Os habéis planteado alguna vez que esto también ocurre en sentido contrario? Ya me ha ocurrido varias veces que entrevisto a alguien que se conoce toda mi vida. Entonces empecé a plantearme que tenía que cuidar un poco más mis perfiles en las redes sociales para no trasladar una mala imagen de mi empresa.

    Supongo que al revés debería pasar lo mismo. Evidentemente no es lo mismo facebook que linkedin, pero un poco de moderación nunca está mal en la información pública.

  • #010
    Albert - 27 Octubre 2008 - 19:22

    (Off-topic)

    Escribiendo en el blog para anunciar una gran noticia…
    hace menos de 1 minuto

    Coño Enrique, a eso se le llama generar expectativas. Voy a dejar esto abierto a ver qué nos cuentas…

  • #011
    Guillem - 27 Octubre 2008 - 21:52

    El tema de los nicknames me parece que no soluciona mucho. Es cierto que podemos tener diversas identidades en la red, pero, al final, si quiero que mis antiguos compañeros de EGB de hace 25 años me encuentren en Facebook, voy a poner mi nombre real. Como ya se ha dicho, sentido común, tanto para colgar contenidos en la red y hacerse responsable de ellos y sentido común para los que usan google para contratar o juzgar a las personas. Es más fiable una persona que se va de fiesta los fines de semana o una persona de la que no hay nada en la red…
    Respecto a lo que comenta Enrique de aceptar como amigos a compañeros de trabajo, yo ya he decidido no agregarlos en Facebook, más que nada, por que no se como comportarme cuando los encuentro por el pasillo. Les tengo que felicitar por su nueva novia? Tengo que seguir la broma de su “muro”?

  • #012
    Alejandro Delgado - 27 Octubre 2008 - 23:09

    Lo malo es que no somos “propietarios” (a veces ni conscientes) de lo que alguien, con su mejor intención, o dudoso sentido del humor, puede publicar de nostros. de eso no te libra, no los alias, ni siquiera, no darte de alta, he visto fotos de directores absolutmente ajenos al mundo de las redes sociales, relacionados con “vidas pasadas”, de las que no creo que se sientan satisfechos.

  • #013
    Gorki - 27 Octubre 2008 - 23:49

    # Albert

    Off toic
    Si es una gran noticia para eDans,es que Apple ha decidido sair con Linux de serie y se niega a pagar el Canon por e disco duro

  • #014
    Albert - 28 Octubre 2008 - 00:03

    #13 :-D :-D :-D :-D :-D

  • #015
    Enrique Dans - 28 Octubre 2008 - 00:07

    @Albert, @Gorki: no, era un tema más ligado a mi entorno cercano… Lo acabo de publicar. Puede parecer poca cosa, pero ni os imagináis la ilusión que hace… :-)

  • #016
    Alejandro Delgado - 28 Octubre 2008 - 18:21

    http://www.elmundo.es/navegante/2008/10/14/tecnologia/1223968296.html
    Hay una parte dedicada al tema de las fotos, por si es de interés, no en la parte de uso de derechos, sino casi al final, en la de “privacidad” del fotografiado.

  • #017
    francesc - 28 Octubre 2008 - 20:20

    Aquí Jordi Carbonell explica la situación en la que no le contrataron por su blog y aquí muestra su agradecimiento a los más de 50 comentarios que recibio y su valoración de los hechos

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados