Música: el estado de la cuestión

coke-tapLargo pero muy recomendable artículo en Music 2.0, Time for Luddite & Wanton Label Chiefs to go (vía GigaOm) en el que se refleja cómo la industria de la música, gracias a la ignorancia supina y la incapacidad para ver las cosas de sus directivos, acabó metida en el lío en que acabó: un compendio de estupidez, de inmovilismo, de pretensiones de mantener un nivel económico y una forma de hacer las cosas determinda aunque todo en el mundo cambie a su alrededor… De cómo las visiones de algunos ejecutivos en el 2000 fueron descartadas y se optó por el camino absurdo, el de denunciar a los clientes, el de la negación colectiva, en lugar del de la lógica aplastante.

El artículo revisa las recientes declaraciones de Edgar “We were wrong” Bronffman, la progresiva caída del DRM a pesar de los últimos intentos de Nokia, las opiniones de Ian Rogers, de Yahoo! Music, negándose a admitir el DRM, el intento de trasladar la patética ineficiencia de la industria a otras actividades mediante los contratos 360º, el papel de Apple, las reacciones de los artistas ante tanta estupidez y absurdo derroche en la industria, y cómo la mal llamada “piratería” fue utilizada como excusa para defender lo indefendible: un modelo de negocio inviable que caía por su propio peso.

Para mí, que ya llevo una buena temporada estudiando este tema y escribiendo sobre ello, lo más patético no es el papel de la industria, sino el de los variados defensores que aparecían – y aún siguen apareciendo – negando la mayor: cuando ya la propia industria admite sus errores, cuando los $132 millones al año inyectados en obsesiones persecutorias como la RIAA o IFPI empiezan a ser considerados como objetivos preferentes para el recorte de costes por su extrema ineficiencia, cuando todos vemos que las mentiras sobre el que se acabaría la música y la cultura no eran ciertas sino todo lo contrario, que hoy tenemos más y mejor música que nunca, aún sigan apareciendo centenares de “abogados de pleitos pobres” que, presos de algún tipo de modalidad del “síndrome de Estocolmo“, todavía defiendan a esa industria y a sus prácticas, y pretendan demonizar a unos usuarios que únicamente actuaron como debían actuar dadas las circunstancias del entorno que les rodeaba. Defender lo indefendible cunado tu industria y tu estilo de vida plagado de excesos va en ello, todavía puede tener hasta su cierta y cortoplacista justificación. Pero hacerlo cuando estás fuera de ello es simple y directamente absurdo.

El artículo me ha parecido imprescindible para todos aquellos interesados en le evolución de un modelo de negocio sometido a la transformación de la tecnología, una auténtica lección de cómo no hacer las cosas cuando ves el cambio en el horizonte.

12 comentarios

  • #001
    jincho - 9 diciembre 2007 - 13:23

    Nuevamente gracias, Enrique. Y nuevamente de acuerdo en, practicamente todo lo que referido a este tema, dices.

    Como deciamos hace unos posts… Ahora les va ser más difícil, mucho más difícil hallar una salida al atolladero en el que ellos sólos se metieron. Y, nuevamente, ¿Que hacen las demás “industrias” de producción de contenidos, es decir las filmográficas, las editoriales de libros, revistas y prensa?. me temo que aún así, seguirán mirando para otro lado, como si la cosa no fuese con ellas….

    Tambien hay un movimiento absurdamente interesante, en el hecho de que ahora pretendan, aquí hacer que las operadores, cooperen “voluntariamente” con las gestoras de derechos, intentando extender la mancha Sarkozy. Demuestran que no han aprendido nada.

    Saludos.

  • #002
    kiki - 9 diciembre 2007 - 13:32

    Las compañias de música ya se han dado cuen.. y lo que hacen ahora es considerar los 360 grados del artisteo, que consiste en conciertos, promoción en anuncios de coches, sacar el producto en telefonía móvil o de lo que sea antes de lanzar el producto, etc, etc. En realidad las empresas discográficas pasan de explotar fundamentalmente un medio a manejar los 360 grados del merchandising. En realidad ellos siguen dando valor añadido al artista, pues le meten en los circuitos comerciales, que son fundamentalmente la radio, el broadcasting, las discotecas, etc.

    No creo que las empresas musicales sean tan zotes, tienen suficiente dinero para contratar a gente lista. Lo que pasa es que el grado de incertidumbre del fenómeno es y ha sido brutal.

  • #003
    Krigan - 9 diciembre 2007 - 14:18

    Sí, bueno, ahora mucho hablan de que se arrepienten y que reconocen sus errores, pero de momento es sólo una maniobra de relaciones públicas: siguen demandando a internautas en USA, siguen intentando cambiar la ley en España, siguen usando a los ISP para que actúen de Policía del Pensamiento en Francia…

    Cuando vea hechos me creeré sus palabras. Llevan 8 años mintiéndole a todo el mundo, y tratando de resolver su propia incompetencia a base de pleitos, ¿por qué tendría que creerme que ahora es diferente?. Hechos son amores, es resto no es nada más que la enésima ración de mentiras.

    En cuanto a los contratos 360, tampoco eso les va a sacar del apuro. La venta de CDs se hunde, los conciertos cada vez dan más dinero, ¿y cuál es su propuesta a los artistas?. “Vosotros me dais una parte del dinero de vuestro negocio, que va bien, y nosotros os permitimos compartir la pérdidas de nuestro negocio, que va mal”. No es difícil darse cuenta de que a los artistas no les va a hacer mucha gracia este cambio.

    En otros tiempos los artistas hubieran tenido que tragar, pero ¿ahora?. Basta con poner tu última canción en la mula para que llegue a cien veces más gente que la que llegaría si lanzases un disco con esa misma canción.

    Sus clientes les odian, su propuesta de futuro es que no tienen propuesta, su negocio se está hundiendo, ¿y pretenden seguir al frente del cotarro?. Que se vayan a casa de una vez, y que nos dejen en paz.

  • #004
    Gorki - 9 diciembre 2007 - 14:47

    Vaya por Dios, hoy toca fobias

  • #005
    elhematocritico - 9 diciembre 2007 - 15:07

    Totalmente de acuerdo. Además de esas medidas tan populares que todos conocemos de la famosa asociación, da mucha risa que los que supuestamente estén defendiendo la música sean Ramoncín, Bisbal, Bosé and company.

  • #006
    Ignace / micronauta - 9 diciembre 2007 - 17:14

    Gracias. También llevo un tiempo estudiando este cambio en la industria. Al modelo actual no le doy mas que unos meses de vida. Ya es tarde para que los sellos grandes contraten gente lista o hagan 360, porque no se puede competir con gratis en lo fonografico, porque ya han perdido autoridad entre los amantes de la música y porque la gestion 360 en pequeña escala es mucho más efectiva. En mi sitio profundizo sobre ello. Salu2.

  • #007
    mermadon - 9 diciembre 2007 - 18:03

    Estaría mejor si dicho articulo estuviera traducido al castellano. ¿Algún voluntario que sepa inglés y tenga ganas de traducir?

  • #008
    Dubitador - 9 diciembre 2007 - 18:13

    Fobias bastante justificadas.

    El sentido comun se rebela ante la mera hipotesis de que la campaña “anti pirateria” de las discograficas hubiera tenido un minimo exito en lograr que los usuarios se abstuvieran, en una proporcion significativa, de utilizar sus gadgets y conexiones interneteras del modo y con el objetivo propio de su diseño y naturaleza, soportando ademas estoicamente el acoso mediatico y publicitario que incita a obtener y disfrutar ya mismo la ambrosia predicada en sus promociones y sin embargo aceptar cual ley de la naturaleza sus caprichos en cuanto a politica de precios, calendario y ambito de distribucion.

    Si las discograficas hubieran logrado algo asi, se habrian revalidado en la presuncion y pretension de ser los insuperables conseguidores, los verdaderos artifices de la opinion publica y los movimientos del mercado, en definitiva los reyes del universo.

  • #009
    Octavio - 9 diciembre 2007 - 18:48

    Es que también hay una cosa ahí: se entiende que un buen (o si queréis magnífico) ebanista, o fontanero, o profesor puede ganarse muy bien la vida – pero nos hemos acostumbrado a que un buen músico debe ser ultra-mega-millonario. Pero, ¿dónde está escrito?

  • #010
    Anónimo - 10 diciembre 2007 - 11:47

    Pues si, hoy toca fobias… lo cual se transforma en una catarata de bellos insultos… “estupideces supinas”, “enajenados mentales”, etc. Microsoft y las discograficas son el diablo, Facebook ahora tambien, porque ha preferido la oferta de Gates a la de Larry y Sergey. Google y las empresas de los amiguetes son lo unico bueno, y el que pueda pensar lo contrario o discrepar lo mas minimo es un pobre que se resiste a la “logica aplastante” de la razon del Sr. Dans, el Jimenez Losantos de los blogs. Que pena me dan dias como este.

  • #011
    Miguel Gil Tertre - 10 diciembre 2007 - 20:20

    Simplemente me gustaría recomendar este articulo

    http://www.uic.edu/htbin/cgiwrap/bin/ojs/index.php/fm/article/view/1975/1850

    Creo que explica muy bien muchas cosas.

    Por otro lado, creo que si alguien se pregunta porque si no se saca dinero con las grabaciones, porque los artistas siguen grabando, la respuesta es que la musica se ha convertido en una herramienta de marketing para vender otras cosas.

    En la decada de 1920 las grabaciones permitian llegar a mas publcio que simplemente tocando en directo (las comunicaciones no son lo que eran) pero el artista ganaba de lo que sacaba tocando y ahora hemos vuelto al mismo estado. La musica grabada como bien es un parentesis en la historia

  • #012
    52canciones - 13 diciembre 2007 - 12:34

    Muy interesante, sí señor.
    Cada día que pasa se demuestra más que el modelo de negocio ya no está en la música grabada sino en vivo, donde los artistas ven ganancias justas y el público decide quien vale y quien no.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados