El sucio caso de SCO

ImagenEs uno de los casos más tristemente conocidos en el mundo del software libre: la empresa SCO lleva a juicio a varios actores importantes en el desarrollo de Linux por infracciones relacionadas con la presunta incorporación al sistema operativo de partes de código sobre las que afirma tener derechos de propiedad intelectual. Tanto IBM como Red Hat respondieron demandando a su vez a SCO, y exigiendo pruebas de esa presunta apropiación indebida que SCO no ha sido hasta el momento capaz de proporcionar.

Detrás del caso, en realidad, siempre se ha sospechado la presencia de la larga mano del actor obviamente más interesado en poner palos en las ruedas del desarrollo del software libre: Microsoft. Un complejo y turbio entramado de inversiones en SCO parecía revelar la posibilidad de que el gigante de Redmond fuese, de hecho, el “inductor” de la demanda, destinada a esparcir incertidumbre entre aquellas empresas que optasen por incorporar Linux en sus sistemas: lo que se pretendía, en el fondo, era crear el miedo de que si lo hacíass, podrías acabar enfrentándote más tarde a demandas por infracción de propiedad intelectual. Pero por el momento, la presunta implicación de Microsoft era, aunque lógica desde el punto de vista de teoría de juegos, únicamente una especulación.

Ahora, el caso parece haber tomado un nuevo rumbo con las declaraciones de un inversor en SCO, y hoy es el prestigioso Wall Street Journal ($) quien aventura hipótesis que parecen pasar ya claramente del terreno de las conjeturas al de las sospechas fundadas: un ejecutivo de un fondo de capital riesgo llamado BayStar, que asegura bajo juramento que invirtió $50 millones después de que Microsoft le garantizase su inversión en SCO. El directivo asegura que fue contactado en 2003 por un ejecutivo de Microsoft, Richard Emerson, que le propuso la posibilidad de invertir en SCO. La intención era apoyar a SCO y a su demanda contra Linux, pero evitando que Microsoft se viese asociada con un ataque hacia IBM o Linux. Tras las correspondientes negociaciones, que implicaron a otros dos directivos de Microsoft, se llegó al acuerdo de que Microsoft garantizaría “de alguna manera” la inversión de BayStar en SCO, aunque Microsoft rechazó poner nada por escrito. Tras la inversión, las preocupaciones del ejecutivo de la compañía de capital riesgo crecieron tras comprobar que la práctica totalidad de la inversión se dedicaba a pagar los honorarios del bufete de David Boies, encargado de llevar la demanda. Al comprobar el prograsivo deterioro del precio por acción de SCO y la imposibilidad de contactar tanto con SCO como con Microsoft, la empresa acabó retirando con pérdidas sus posiciones en SCO. Tras la demanda, Microsoft llegó además a un “sospechoso” acuerdo de $16 millones para licenciar tecnología de SCO, algo que se especula correspondió también a un supuesto “pago de favores” que la compañía de Redmond, por supuesto, niega categóricamente.

De lo que no cabe duda es de que el caso SCO se ensucia cada día más, y ahora es ya el WSJ quien parece señalar con el dedo a Microsoft como la parte más responsable de dicha suciedad. ¿Utilizó Microsoft tácticas sucias, anti-competitivas e intimidatorias para intentar frenar el desarrollo de un competidor incipiente como Linux? Por el momento, todo parece indicar que fue efectivamente así.

8 comentarios

  • #001
    xavier - 9 Octubre 2006 - 09:50

    Recomiendo el visionado de la pelicula ‘Piratas de Silicon Valley’, que aun siendo un producto cinematografico, personalmente creo que marca las lineas de actuación de cada uno de los personajes que en ella aparecen.

  • #002
    Dongato - 9 Octubre 2006 - 12:04

    Se veía venir desde hace tiempo, uno + uno siempre da dos…

  • #003
    Berlin Smith - 9 Octubre 2006 - 13:50

    ¿Qué nos jugamos a que sí? No es porque sea Microsoft, es porque hay pocas casualidades y, salvo los honorarios de los abogados y los sueldos de los ejecutivos, eran los únicos beneficiados. Y, claro, el historial pesa.

  • #004
    Jose - 9 Octubre 2006 - 16:21

    Es posible que Microsoft haya tenido algo que ver, pero tengo la certeza de que jamás podrá demostrarse nada. Así pues, todo quedará en el terreno de la especulación pura y dura.

  • #005
    Jau - 9 Octubre 2006 - 16:33

    Una cosa es haber inducido la demanda, y otra es apoyarla después, que es lo que declara este directivo. Microsoft puede pensar que la competencia del software libre no es ‘justa’ y apoyar a una empresa que se ha visto perjudicada por esta forma de desarrollar. Al no poder apoyar a SCO directamente, porque esto sería aprovechado por el entorno Linux para presentarse como víctima, opta por dar un apoyo bajo cuerda, pero no ilegal (o sí, yo no soy abogado). Microsoft ha intentado siempre aprovecharse de su situación de monopolio de facto (como hacen todas las empresas que pueden), pero de ahí a prácticas ‘bullying’ hay un trecho.

  • #006
    Pablo - 10 Octubre 2006 - 00:01

    En el consejo de adminsitración de SCO se sienta desde hace años una persona de Microsoft. No es les hace falta tanto oscurantismo. Hay quien les gusta la teoría de la conspiración (vende periódicos.)

  • #007
    Jesús - 10 Octubre 2006 - 16:09

    Esta noticia es falsa, desmetida por Microsoft:
    http://www.infoworld.com/article/06/10/10/HNmsdeniesbaystar_1.html

  • #008
    Enrique Dans - 10 Octubre 2006 - 16:51

    Jesús, Microsoft sólo puede negarlo, es lo que le toca hacer. Pero es algo que un tipo ha dicho bajo juramento, y el WSJ no se tira a la piscina con estas cosas así por las buenas. Una cosa es la presunción de inocencia y otra lo mal que huele esta historia.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados