El enemigo Internet, en Expansión

ImagenEn mi columna de Expansión de esta semana, mi reacción de estupor absoluto al ver a todo un ejecutivo de la industria discográfica afirmar sin ningún pudor en una tal “Conferencia Mundial sobre Piratería” que “Internet es su enemigo”. Se titula “Internet, el enemigo” (pdf), y a continuación, copio y pego el texto del artículo:

Internet, el enemigo

En estos días se reúne en Madrid una tal “Conferencia Mundial sobre Piratería”. Y contrariamente a lo que podría parecer por su título, no se dedica a estudiar cómo barcos con banderas negras, calaveras y tibias cruzadas abordan y pasan a cuchillo a pacíficos navegantes en alta mar, ni discute la última moda en patas de palo, parches para el ojo o loros en el hombro… No, en realidad, esa gente se reúne en Madrid para hablar de “su enemigo Internet”. Para desarrollar un impresionante ejercicio de realidad paralela, insultar a propios y extraños, proponer medidas totalitarias que incluyen patadas en la puerta e inspecciones a diestro y siniestro, imponer cánones e impuestos a quien les venga en gana y enviar a la policía a hacer el ridículo a lugares en los que no se estaba cometiendo delito alguno. La misma industria que, la semana pasada, envió cincuenta policías en Suecia a irrumpir en la sede de una empresa dedicada al intercambio de información en la red, intentó detener sus actividades e incautó sus ordenadores. Por supuesto, al cabo de dos días, la empresa volvía a estar plenamente operativa y anunciaba su intención de reclamar daños y perjuicios al gobierno sueco por su la suspensión ilegal de sus actividades. Los ordenadores incautados a la empresa estaban completamente libres de los materiales que la policía había ido a buscar allí. En España, hace unos meses, ocurrió el mismo tipo de ridículo espantoso: la policía irrumpió en una serie de empresas, se enviaron unas notas de prensa llenas de mentiras diciendo que se había detenido a todo aquello que por allí se movía para, al cabo de muy poco tiempo, declarar los juicios sobreseídos por ausencia de actividad ilegal.

El problema de la realidad paralela es que cuanto más vive uno de ella, más se aísla de la verdad. Es un fenómeno progresivo. En la reunión antes citada, todas esas personas buscan retroalimentación positiva, se miran con conmiseración unos a otros, se lamentan, se consuelan, se lamen las heridas y reclaman protección al gobierno contra “su enemigo Internet”. Y es que mira que es malo, ese Internet… deberíamos prohibirlo. Muy señor mío, si ve en Internet a su enemigo, no pida protección a nadie. De quien debe protegerse es de sí mismo. Con esas ideas, cualquier día se va a hacer daño.

Si salimos de la realidad paralela en la que esta industria vive y de la que pretende convencer a políticos y ministros desinformados, nos encontraremos con el mundo real. En él, las personas que se descargan música de Internet no llevan loros en el hombro ni afiladas cimitarras en la cintura. No tienen el aspecto sombrío y malencarado de los carteles hechos por un ministerio que protege un modelo de negocio del siglo pasado. Son personas normales, votantes traicionados por sus representantes políticos, personas que no hacen absolutamente nada ilegal, porque no es ilegal obtener música de Internet para tu propio uso. Ni son piratas, ni pertenecen a redes mafiosas, ni lo que hacen es ilegal, ni ninguna de esas tonterías que la industria se dedica a canturrear en sus reuniones a modo de mantra, y a contar después para intentar convencernos de su enfermiza visión de la realidad. La realidad es tozuda, y el tiempo, un juez implacable. Los presuntos detenidos salen libres a la calle y continúan sus actividades. El intercambio en la red crece, y seguirá creciendo. Internet se desarrolla, ofrece cada día propuestas de valor más sólidas, y las empresas inteligentes aprenden a integrarlo en sus negocios. Sólo los inadaptados, las reliquias de tiempos pasados, se quedan en un rincón hablando del “enemigo” y pidiendo protección, molestando a la policía para que acuda a donde no tiene que acudir, porque no se estaba produciendo delito alguno. “Internet, el enemigo…” ¡Lo que hay que oír…! Por favor, déjenos en paz y dedíquese a otra cosa. La piratería es cosa de otros tiempos. Y con esa mentalidad, su negocio, también.

12 comentarios

  • #001
    desencantado - 10 junio 2006 - 08:19

    desencantado de que una persona como ud,no tenga otra cosa de que hablar,esté viviendo y escribiendo siempre de lo mismo,de hablar del rollo de la piratería e internet p2p,¿si no existiera esto, que haría ud sr Dans?
    Por favor ,no se denigre más, deje de ser el paladín para que le tiren huevos al tal ramoncín¿quién es ese pollo?y dedíquese a seguir enseñando y escribiendo sobre cosas pedagógicas y constructivas ,como hacía antes,deje de ser el Capitan Garfio, de Internet

  • #002
    RBA - 10 junio 2006 - 09:53

    En cualquier caso sería el Peter Pan ¿no? :-)

  • #003
    Pedro - 10 junio 2006 - 10:56

    Es curioso como siempre hay alguien que viene a tu página a decirte de lo que puedes y de lo que no puedes escribir.

  • #004
    desencantado - 10 junio 2006 - 11:08

    Es curioso como siempre hay alguien que viene a tu página a decirte de lo que pueden y no pueden opinar los demás

  • #005
    Manu - 10 junio 2006 - 11:26

    Pues yo no creo desencantado que se dedique a hablar siempre de lo mismo, es mas creo que si miraras las ultimas entradas al blog verias que el porcentaje que ocupa es muy pequeño, otra cosa es que te moleste o no te guste, pero no manipules o inventes datos.

  • #006
    desencantado - 10 junio 2006 - 12:05

    O sea,que gasto mi tiempo haciendo un comentario constructivo para mi antiguo profesor, y aparecen una serie de desconocidos a meterse en mi conversación,hablando de MANIPULACIÓN,Y OTRA SERIE DE ADJETIVOS…….
    anda ya………….

    PD: Enrique,saludos,
    Ya sabes donde estoy (Toño-Bergondo)

    yo por mi parte cierro el tema,y borro este link de mi carpeta favoritos,ya podeis blablabla

  • #007
    Anónimo - 10 junio 2006 - 14:46

    Por desgracia necesitamos paladines en internet, no vaya a pasar que las telecos se rajen como los de Asimelec.

  • #008
    Juansito - 10 junio 2006 - 15:52

    Bueno, iba a opinar pero veo que llego tarde y se armado bastante lio, creo que no es para tanto, y también que hay cosas que debemos reveer en internet. El tema de las dicograficas es complicado, pero también deberían en vez de quejarse, ampliar todo su potencial a Internet, reduciendo costos y precios, si algo es muy barato, nadie incurriría en la piratería. Real Estate

  • #009
    Monsieur le six - 10 junio 2006 - 19:51

    No me parece que esté de más este tema. Es cierto que en algunos blogs es habitual, pero dada la situación actual y la intensa manipulación a la que la someten las organizaciones como SAGE y las discográficas, todo esfuerzo es poco.
    Por cierto, muy bien expuesta la cuestión. Es cierto que mucha gente vive en una realidad paralela.

  • #010
    Pau - 11 junio 2006 - 20:52

    El valor de lo que dice Enrique es sensacional. No sólo por lo que dice, que suscribe la mayoría de la gente que entiende lo que es la red de verdad, sino por cómo y dónde y de qué manera lo hace. Fantástico. En una columna de Expansión, seguramente en la mesa de todos los ejecutivos de la industria cultural (‘industria’, como si la cultura se pudiera manufcaturar, como si el arte y la creatividad se pudieran crear en cadenas de montaje). Artículo valiente, sin concesiones. Enhorabuena Enrique, sólo puedo decir que me encanta leerte.

  • #011
    Pedro - 12 junio 2006 - 13:20

    La última ? de la SGAE, en un colegio de Zaragoza, no permitieron la representación de una obra de Mihura por parte de los alumnos de dicho colegio, debido a los derechos de autor. Noticia aparecida en el Periódico de Aragón.

  • #012
    E. Peñarroja - 12 junio 2006 - 15:51

    Un conocido, afiliado a SGAE, me ha prometido enviarme copia de la última liquidación que dicha sociedad le ha heco. Me ha adelantado que no tiene desperdicio. Tan pronto la reciba y analice la ppondré en circulación.

    Salud

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados