¡Felicidades, Chica de la Tele!

ImagenLa primera vez que leí a la Chica de la Tele no tenía la menor idea de quien podía ser. En un alarde de mi tradicional despiste, ese mismo que puede hacerme pasar al lado de una persona a la que conozco de toda la vida sin saludarla o que, por contra, puede llevarme a saludarme a mi mismo en el espejo de unos grandes almacenes, me encontré ese blog, lo cargué en el tablet, y se lo llevé a mi mujer al salón para que lo viese, en un intento de convencerla para que empezase un blog… «mira este blog, es alguien que escribe sobre televisión, estaría genial si hicieses tú uno así…»

Evidentemente, resultó que era ella misma la que escribía ese blog. Tenía hasta una velada foto, en la que debería haberla reconocido, pero no lo hice. Ella me dejó por imposible durante unas horas, hasta que se dio cuenta de que efectivamente lo decía en serio, y volvió para explicarme que llevaba ya una temporadita blogueando. Desde entonces, ha pasado ya un año. Un año de buenas entradas, de actualidad rabiosa sobre el mundo de la televisión, de incrementos consistentes en el número de lectores – que superan ya el millar diario – y suscripciones, y de la constante pregunta de «¿me has leído?» a la hora de la cena. Vivir con un pedazo de blogger como mi mujer es francamente muy entretenido, aunque no sea yo para nada al mundo de la llamada «caja tonta»… Sigo sin ver mucho más que telediarios, CSI y House, pero eso sí, me lo sé todo sobre la actualidad televisiva, y disfruto como un enano leyéndola. Será por su contenido, o por la colleja que me puede dar si no la leo, pero es una de esas suscripciones de mi Bloglines en las que siempre me detengo con atención.

Felicidades, Chica de la Tele. Un blog como debe ser: escrito por una persona que desconoce el concepto de «medias tintas», por un pedazo de profesional y una verdadera apasionada de los temas que escribe. Y se nota. Desde hace muchos años, poniéndole pasión a la vida.

(El disclaimer sobra, ¿no? :-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados