La red y el mercado del automóvil

ImagenEl sector del automóvil es uno de los ejemplos clásicos cuando se habla de la influencia de Internet en el consumo: aunque muy pocas personas realizan transacciones a través de la red (precio generalmente elevado, que excede habitualmente el límite de la tarjetas, y necesidad de interacción física con el producto), siempre se había dicho que la red jugaba un papel fundamental en el proceso de toma de decisiones, y que ahora la gente llegaba al concesionario poco menos que con el dedo índice ya tieso y diciendo “no me dé la lata, me llevo ese de ahí”.

Veo en Smart Mobs, que cita un artículo en USAToday, que la red se ha convertido en la mayor fuente de influencia entre los jóvenes compradores de primer vehículo. En una encuesta realizada entre trescientos sesenta y seis compradores norteamericanos de primer vehículo entre 18 y 30 años, la red fue citada como la principal influencia la compra en un 35% de los casos. La influencia de los padres fue la crucial para un 25%, mientras que la de los amigos lo fue en un 13%.

Me resulta muy interesante pensar en el proceso seguido por esas personas que manifiestan haber recibido la mayor influencia para su compra a través de la red… Sí, de la red, pero ¿dónde en la red? ¿Están esos delicados y cruciales procesos de decisión que desencadenan transacciones de elevado importe en manos de las marcas (y de las páginas web que desarrollan, llenas de Flash y vídeos), o están más bien cercanas a páginas de aspecto más modesto en las que se desarrollan comparativas, análisis, blogs o foros de opinión?

14 comentarios

  • #001
    javi - 1 febrero 2006 - 10:34

    Más que las paginas web oficiales yo creo que son importantes opiniones en blog, foros, etc…

  • #002
    Pedro Silva - 1 febrero 2006 - 10:49

    Hola
    las páginas de las marcas son buenas de aspecto, pero vacías de contenido, los blogs y foros son la verdadera fuente de influencia

  • #003
    Epaminondas Pantulis - 1 febrero 2006 - 10:57

    Yo he sido uno delos que, cuando llegó la hora de comprarse un coche y responder a cuestiones tales como si diesel o gasolina, he recurrido a la red.

    En primer lugar, hay un montón de sitios donde hacen de intermediarios con ciertos concesionarios para conseguir un precio razonablemente ventajoso (unoauto, coches.net) lo cual es magnífico porque te ahorra un montón de paseos a los concesionarios , especialmente incómodos cuando NO tienes coche, sobre todo con tanto concesionario en polígonos industriales. Esto me sirvió para determinar qué vehículos más o menos me podía permitir por el dinero que estaba dispuesto a invertir (compacto de alrededor de 100 CV)

    Tras lo cual pasé a buscar foros en busca de opiniones de usuarios, dando por supuesto con el inevitable forocoches.com (afirman ser el foro en castellano más visitado). En este y otros foros uno se encuentra, por supuesto, con una cantidad de ruido inmensa pero con algo de experiencia en la red uno termina aprendiendo a distinguir a un troll de uno que habla con dos dedos de frente. Y así más o menos me puse al día en cuanto a marcas, modelos y prestaciones. Atendí a unas cuantas discusiones diesel-gasolina y llegué a mis propias conclusiones (para algo menos de 30000 kilómetros anuales previstos, da más o menos igual comprar un coche de gasolina o diesel). También leí experiencias de la gente a la hora de bregar con la financiación (créditos, multiopción).

    Y finalmente, con el modelo decidido (aprovechando las ofertas de end of line del Focus I) me fui a cuatro concesionarios Ford.

    Y aquí viene la experiencia de comprar “en el mundo real”. En Vallausa Motor nos atendió un vendedor “tradicional”, de los que te da la impresión de que te está vendiendo la moto (en este caso el coche), nos atendió de manera adecuada (enseñándonos el coche con bastante detalle) y nos ofreció un precio bastante normal. En Almoauto (Alcorcón) trataron de venderme la radio con reproductor de CDs al precio de la radio con cargador de CDs. En Motor30 me hicieron una oferta razonable pero el coche tenía que ser de cierto color sólido que no nos gustaba. Por último, en Novauto nos hicieron una oferta maravillosa, pero fue porque la chica se equivocó al hacer las cuentas. Al reclamar el asunto, la cosa se quedó en una oferta equivalente a la de Motor30 pero con un color que nos gustaba, y compramos el coche allí.

    En conclusión, que el proceso de compra de un vehículo en el “mundo real” es un auténtico infierno donde, por mentira que parezca, no hay dos concesionarios que oferten lo mismo al mismo precio (lógicamente, ese es su negocio y si no todos los coches los vendería un único vendedor). Y todo tratándose de una diferencia de 300-400 euros, que ventilársela a bas de paseítos por Madrid en las tardes de verano tambien tiene tela.

    Si alguien me evita toda esta molestia a través de Internet… ¡bienvenido sea!

    Por cierto, conociéndome, tal vez alguien se preguntará por qué no acabé comprando el coche via uno de estos “intermediarios” online. El motivo es que la mayor parte de ellos fueron relativamente lentos y, cuando al final me llamaron (y ya tenía decidida la compra por completo), resultaba que me querían enviar a uno de los concesionarios en los que ya había estado y, con una oferta al mismo precio.

  • #004
    Juan J. Lopez Sobejano - 1 febrero 2006 - 11:16

    Es interesante comprobar cómo el consumidor está cambiando sus procesos de compra. No en cuanto a los pasos dados desde que se crea la necesidad (o la crean) hasta que la satisface mediante la compra y el consumo, sino en los procesos intermedios de recopilación de información. Es interesante la pregunta de Enrique porque, como dice Pedro Silva, las páginas oficiales son páginas sesgadas y parcialmente informativas. Sería interesante saber a traves de qué páginas ha tomado la información el consumidor porque creo que según el tipo de página aparece un tipo de consumidor.
    Así, si es un comprador que se nutre de páginas oficiales lo catalogaría como un comprador más compulsivo, menos concienzudo, que tal vez hace la compra (de coches en este caso) por unas necesidades más de prestigio social que de otra cosa. En cambio el comprador que acude a foros es más concienzudo, utiliza la web como una fuente más de información aparte de otras y sus necesidades pueden ser más complejas que el simple prestigio social.
    No sé qué opinais vosotros.

  • #005
    Cantro - 1 febrero 2006 - 11:51

    Yo puedo hablar desde un doble punto de vista: el de desarrollador de una web corporativa, de esas que tienen que vender como sea, y la de cliente, de esos que tienen que comprar algo a un precio ajustado (porque non son rico, meu rei).

    Como cliente, me pulo foros y más foros. Busco comparativas, opiniones, resultados… lo que sea. Así fue como decidí comprarme la cámara digital que tengo y no la que tenía pensado (y que contento estoy: un colega sí se la compró y no hay ni punto de comparación), así es como compré este reproductor divx y no aquel otro, que resultó ser una trangallada de mucho cuidado, asi es como…

    Básicamente buscar en internet es encontrar miles de opiniones de gente que ha adquirido el producto, y que están tan contentos que no dejan de hablar maravillas de su última adquisición… o te echan pestes porque ese aparato es una desgracia que les quita el sueño por las noches.

    Cómo desarrollador de una web corporativa me encuentro en la posición de dar a conocer una bodega desconocida con un presupuesto de 0€. Así que además de una interfaz (creo) que atractiva, pero sin recurrir a flash (pero usando ajax, que a la postre se convirtió en una buena decisión de cara a la experiencia del usuario, y en una mala de cara a posicionarse en google), he procurado dotarla de contenidos que puedan resultar de interés para los visitantes, tales como rutas turísticas por la comarca del Condado y sus alrededores, o recetas de cocina (eso si, siempre con albariño entre los ingredientes).

    Es decir, intento que resulte interesante para el usuario por más motivos que la simple publicidad de los vinos; que vean que hay una preocupación por los clientes más allá de venderles x botellas, para recalcar que siendo una bodega familiar y con poco volumen de venta se les puede ofrecer un trato mucho más cercano y personalizado.

    En fin, espero que esto haya aportado algo al debate

  • #006
    forero impertinente - 1 febrero 2006 - 11:55

    Hombre, yo creo que tanto los blogs / foros / comparativas como los websites de las marcas son útiles.

    Los primeros, por opinion imparcial ( más o menos, que habrá que ver las cenas a que las marcas invitan a los periodista del motor).

    En el caso de los websites de marca, porque contienen una información muy completa sobre el vehículo, que el potencial comprador interpreta como quiere. Algunos configuradores son una maravilla…no?

    Un saludo a todos.

  • #007
    Jordi Sánchez - 1 febrero 2006 - 12:03

    Hace poco mas de un mes que compré mi nuevo coche (también un Focus, como en un comentario anterior, aunque en mi caso de la nueva gama).

    Por supuesto, la fuente principal de información fue Internet, y en mi caso di más crédito a las comparativas y análisis de revistas y portales especializados (que recuerde ahora, km77 y otros).

    En cuanto a opiniones personales, la mayoría son muy extremas, dividiéndose entre gente que está entusiasmado con su coche, o gente que lo detesta por haber tenido varios problemas.

    Y por último, visitas a las webs de los fabricantes para ver colores, opciones y configuraciones.

    Una vez en el mundo real, visité dos concesionarios y en uno de ellos conseguí un descuento bastante mayor que en el otro, a costa de elegir uno de los coches disponibles en stock.

    En resumen, información por Internet en portales especializados y gestión en persona. Creo que todavía hay muchos negocios que consideran una gestión “electrónica” a distancia como una vía secundaria, por lo que no te libras de las visitas “en carne y hueso”.

  • #008
    Iñigo González - 1 febrero 2006 - 14:53

    Veo que soy un tipo raro: el coche (que compré hace 15 días) lo elegimos entre mi novia y yo tirando de Internet. De hecho, nos hemos comprado un coche que al que apenas da publicidad la marca después de descubrirlo en KM77 (un Ford Fusion).

    A la hora de comprarlo, yo quería ir a un concesionario tradicional al que además pudiese ir andando: Me parece una burrada que para comprarte un coche tengas que ir en coche al polígono industrial / comercial de turno.

  • #009
    Despis Tao - 1 febrero 2006 - 15:25

    En mi caso, los foros fueron decisivos para la compra de mi nuevo coche. Encontré foros del Toyota Corolla, del Citroen C4, del Opel Astra… de todos. Allí lees lo bueno y lo malo. Incluso, en un foro, alguien había puesto un Excel para poder calcular si te conviene diésel o gasolina… Impresionante.

    Lo más curioso es que en esos foros también puedes encontrarte a comerciales. Es increíble, porque sólo se suelen meter uno o dos por marca, pero se llevan el gato al agua. Los usuarios se recomiendan unos a otros que hablen con el usuario fulano para que le haga precio, se cuentan trucos de compra, se dicen los precios para saber si te timan o no… en una compra que va de los 10.000 a los N euros, toda la información es poca.

    Despis Tao.

  • #010
    Javier Cuchí - 1 febrero 2006 - 15:32

    Llegó la hora de cambiar el coche, así que mi santa y yo empezamos la procesión por los diversos concesionarios de los modelos candidatos. Tras las “eliminatorias”, dos finalistas y de los dos, nos inclinamos claramente hacia uno en concreto. Hay que hacer números, pero con prestaciones casi calcadas del otro vale -salvo coste de financiación y valoración del coche que dejamos- dos mil euros menos; una cantidad difícil de superar solamente con un equis por mil en los tipos de interés del crédito o en una mejora de la valoración del coche actual, que daremos como entrada.

    Y queda, claro, el paseo por Internet. Allí me entero de que en el mes de marzo, la marca presentará una nueva versión de ese modelo. El vendedor no me había dicho nada, se callaba como un puta esperando que yo le vaciase el almacén de anticuallas por dos mil euros de rebaja (que, a lo mejor, también me la hacen en la nueva versión del modelo: no venden una escoba y, por una vez, somos los compradores los que podemos especular).

    Pues ahora, ni la nueva versión ni la vieja. Pierde a causa del engaño por omisión y “the winner” es el otro.

    Adiós, Nissan Almera, adiós. Otro día los japoneses procurarán que sus vendedores sean más íntegros… o que sus compradores no estén en red.

  • #011
    Pableras - 1 febrero 2006 - 17:58

    En navidades me fui a comprar un coche. Como siempre, de segunda mano. ¿qué hice? Fui a www.coches.net vi las características de los coches ofrecidos por concesionarios, no particulares (sobre todo por la garantía de un año). Cuando lo elegí… fui al concesionario , le di una vuelta a la manzana y ya tenía mi coche.
    Tan sencillo. NO se me ocurre otra manera de comprarme un coche de segunda mano.

    No se que hubiera hecho sin internet…

  • #012
    gorki - 1 febrero 2006 - 18:33

    Pues yo me voy a comprar un coche estos dias y no acudo a la red. De hace muchos años compro coche de Km 0, porque te ahorras una pasta y a mi igual me da que le coche sea verde o marron y con alerones o reposapies, Considero que siendo del tipo que busco, cualquir marca me vale, hoy todos los coches son por el estilo. El probema es que si compras un coche usado, aunque sea con pocos kilometros tienes que fiarte de quien lo vende y para eso tengo una vendedora amiga que nunca me ha fallado.
    Eso no lo da la red, soy tecnólogo pero las relaciones humanas también tiene su utilidad.

  • #013
    JFT - 1 febrero 2006 - 19:09

    Buenas pistas daís. Creo que falta mucho por “montar” el coche a medida.
    ¿cuánto tiempo estaríamos dispuestos a esperar para tener un coche a medida? ¿cuánto de flexible tendría que ser la futura industria para entrar en ello? Son las 20:09, no espereís un chiste. sorry

  • #014
    camalich - 1 septiembre 2007 - 02:47

    Internet es una buena fuente de información para empollarse las diferencias entre diversos coches que uno tenga en mente comprarse. Solamente visitando las páginas de los concesionarios oficiales tienes toda la infrmación acerca de accesorios disponibles y precios. Algunas veces también se puede calcular directamente lo que va a costar el coche puesto en la calle sin salir de casa.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados