LesBlogs, segundo dia

Abre Mena Trott, cofundadora de SixApart, con unos “opening remarks” interesantísimos sobre el diálogo a través de blogs. Menciona el número de Forbes del Attack of the blogs, y como la hostilidad surge de manera que a través de los blogs la gente dice cosas que jamás dirían a la cara de nadie, algo con lo que todos tenemos una gran familiaridad. Curiosamente, y aquí Mena comenta algo que yo a veces he pensado en utilizar, este tipo de cosas ocurren a través de cualquier medio electrónico, como por ejemplo un backchannel en una conferencia. Aquí diría que, por lo general, las conversaciones en el backchannel han mantenido cierta educación (aunque no en todo momento), pero he vivido en primera persona momentos en los que la dinámica de un backchannel perdía todo tipo de mesura y templanza.

Ahora acaba de ocurrir algo curioso: Mena, tras leer unas cuantas líneas del backchannel, ha reconocido un nick que estuvo trolleando todo el día de ayer, y ha pedido a esa persona que se levantase (momento en el cual si no te levantas, te arriesgas a que alguna de las personas que tienes alrededor te señalen), y la persona se ha levantado. Un chaval espigado, que ha reconocido la autoría de los comentarios, y ha venido a decir que no era que tuviese nada en concreto contra nadie, sino que creía que el entorno electrónico servía para este tipo de cosas, que quien escribe en Internet tiene que tener una thick skin, y que si no quieres ser criticado, que no escribas. Ha sido un momento curioso, en una sala llena de bloggers, se podía ver como todos personificaban de alguna manera al troll en la figura de aquel chaval puesto de pie, que tartamudeaba con torpeza. No lo hemos linchado, ni nada, simplemente ha sido un momento curioso, algo de lo que Mena ha sabido tirar con muchísimas tablas y habilidad, y que ha dejado un curioso sabor de boca… Así que, con ustedes, una de las raras ocasiones en las que podrán ver la foto de un troll:

ImagenA mí el tema del trolling me fascina. Me resulta impresionante como un ser humano delante de una pantalla, como ocurre delante de un volante, pierde todo tipo de educación y compostura, como se vuelve una masa de carne vociferante o tecleante, hasta que punto puede escribir vitriólicos comentarios con una agresividad desatada. En esta página no suelo borrar prácticamente ningún comentario, tan sólo cosas que son directamente offtopic, spam o simplemente insultos sin contexto, y obviamente tengo hoy una piel más dura que cuando empecé a bloguear (lo cual no es malo, por otro lado), y el fenómeno me sigue fascinando (no necesariamente en el sentido positivo de la palabra ).

¿Qué tipo de cosas os habría gustado hacer alguna vez con un troll?

14 comentarios

  • #001
    Juanjo - 6 diciembre 2005 - 10:47

    Personalmente es un tema que también me intriga e interesa. Aunque de momento no he tenido ningún troll en las webs que “manejo” (al menos no ninguno especialmente problemático), me fascina el componente psicológico de estos personajes.

    Todo empezó hace ya un tiempo con un amigo mío, que podríamos decir que hacía de troll antes de que la palabreja esta empezara a conocerse. Y fue (y es) un troll no de blogs o foros (porque le da pereza tanto leer y tanto escribir), sino más bien de videojuegos sobre todo y de chats en segundo término. El tío lo que más le gusta es entrar al Soldier Of Fortune 2 (juego shooter en primera persona) en “team deathmatch”, y empezar a volar el tiesto a sus propios compañeros de equipo. Se parte de risa cuando empiezan a vapulearlo, y es curioso cuanto más caña le dan más disfruta amargando la partida a los demás. No digamos ya cuando se mete en un chat, os lo podéis imaginar.

    Este personaje, que a priori puede parecer de todo menos bueno, es profesor de instituto, jefe de estudios y, además, una persona muy conocida en nuestra ciudad por su caracter afable. Es considerado, en definitiva, una buena persona.

    Y este es el componente que más me sorprende de estos elementos: cómo una persona que en su vida normal puede ser de lo mejor, cuando se esconde detrás de una pantalla puede convertirse en un verdadero desestabilizador de foros, blogs, chasts o videojuegos. En definitiva, una persona que DISFRUTA o se lo pasa bien molestando a los demás.

    Y no hay que olvidar otro factor en mi punto de vista no menos interesante: el troll suele provocar reacciones más efusivas en los que participan normalmente en el medio afectado que incluso las entradas o posts más polémicos. Incluso diría yo que esos que no se pueden considerar trolls sacan su “lado oscuro” atacando a muerte al troll, como si les hubieran apretado un botón en el cerebro que dijera “ataca”.

  • #002
    Alberto - 6 diciembre 2005 - 12:35

    El spam en los comentarios es también un problema.

    Yo he tenido que poner comentarios moderados despúes de estar recibiendo comentarios con spam de anuncios y chorras durante semanas..

    Le quito un poco de interactividad, pero al menos preservo la imagen del mismo.

  • #003
    Marcos - 6 diciembre 2005 - 13:18

    Considero que para algunos, como puede ser el caso que mencionaba Juanjo antes, la web da rienda suelta a su alter ego, permitiéndoles desfogarse contra todo y todos, algo que tal vez su vida normal no les permite.

    Al fin y al cabo las funciones de moderación se las debemos en parte a los trolls. Pero también creo que el troll va perdiendo fuerza a medida que se va dando cuenta de que la indiferencia -don’t feed the troll- es el método más recurrente empleado contra ellos. Los que alimentan a los trolls normalmente son novatos u otros trolls.

    La beligerancia troll de la que hablas en el entorno de los juegos en red es distinta porque es más difícil de ignorar; digamos que es un estadio más avanzado que el del troll de foro, ya que puede eliminarte del grupo, mientras que en los sistemas con moderación es más bien al revés.

  • #004
    jose luis portela - 6 diciembre 2005 - 14:54

    Hola

    No soy psicologo y por tanto no pudeo analizar con algo de profesionalidad que esconden estas personas, pero a mi no me parece normal que alguien por el simple hecho de tener una pantalla delante entre a insultar y provocar a todo el mundo.

    Un tema interesante, creo yo Enrique, a analizar o estudiar, son los los cambios que nos puede llevar respecto a nuestra personalidad habitual, el hecho de estar conectados on line. Esto lo digo porque no nos olvidemos que muchas empresas estan contactando a traves de la red con sus clientes y por tanto tendrían que tener en cuenta si existe algo que influya en sus comportamientos, porque sin duda influirán en sus respuestas. Si tienes algo Enrique al respecto, pon un link o haz un comentario. Si alguien mas tiene información por favor que lo comente aqui, porque es un tema que creo puede ser muy interesante.

  • #005
    JFT - 6 diciembre 2005 - 19:07

    El trol que quiere generar polémica por la polémica, algo así como tesis, antitesis y síntesis, cree que puede encontrar intenciones ocultas o que quiere notoriedad. Creo que el participar en los blogs con más o menos educación ha sido parte de discusiones. Yo he participado en desmontar campañas no de mal educados sino de difamadores pero sólo en los que no daban razón de ello, ni nombre, ni nada por el estilo.
    Creo que para dar opiniones hay que ser responsable de ellas, estar localizable. Esto asumiendo la maldita tradición latina de la venganza. Pero eso es lo que se arriesga en las sociedades libres, el nombre y no la vida. ¿No? Dudo porque no se sí hay muertes civiles más duras que la física. Perder el nombre, por mucho que sea convención humana, es algo que difícilmente se puede soportar.
    No es sólo cuestión de dignidad. El trol es un dialéctico desfasado, un oportunista. Lo dignificante del blog de Enrique es que es él quien asume toda la responsabilidad y demuestra un sentido de la libertad a un a costa de poder perder algún tiempo en desenredar madejas.
    Moderar las entradas es una tentación pero, como diría Hayeck, es cierto que la libertad lo es también para tolerar el mal pero sin esa libertad el bien no puede surgir con toda su claridad. Ante la seguridad, siempre la libertad primero. A quién no le guste las opiniones sólo le queda el espejo donde se mira. Creo que podemos agradecer a Enrique que este creando escuela de blogeros que creen en la libertad.

  • #006
    gretel - 6 diciembre 2005 - 22:52

    Jeje :D

    ¿Que digo? algo interesante? yo creo( siempre al reves o complejo de anti-troll)que lo verdadera revolucion será el silencio. Cuando se sea capaz de conquistar éste(entendido como un gran logro el hablar la mitad de lo que se habla, hacer la mitad de ruido de lo que se hace); se habra logrado un gran paso. Una nueva forma de comunicación, mucho más a través de las acciones y la observación( el ojo) y poco con las palabras y el oido( que ya han tenido milenios para dominar) sera una nueva forma y sistema de comunicación y todo sera agradable…

    Hace tiempo leí un libro esotérico y sobre las edades del hombre( quien no crea, al menos como literatura de ficción esta muy guapo)según aseguraban, cuando el hombre supere algunas limitaciones y sea mejor hombre, no le hará falta comunicarse con palabras. Su oyente sabrá lo que quiere comunicar, y no podrá mentirse con palabras, se representará en el eter cada pensamiento. ¡Me parecio fascinante!

    Pero no señalo el silencio por creer en esotérico( que tambien creo); sino por la necesidad imperante personal que se practicara. Y no con esto quiero decir que la comunicación disminuya. Realmente no creo que la comunicación dependa de nuestra garganta en exclusiva, solo depende del sentimiento. La necesidad de aroparse con el resto( que tambien lo necesito)

    Se debería investigar sobre el silencio, y todo lo comunicativo que puede llegar a ser, lo preciso en situaciones de crisis, lo necesito cuando pienso poco… Si yo volviese a ser troll, daría el silencio como respuesta( con el silencio Ghandi consiguió mucho) para recuperar mi identidad perdida( internet me la perdió, no me agrada la net)

  • #007
    troll - 7 diciembre 2005 - 08:02

    En algunos blogs se me ha considerado un troll solo por el mero hecho de oponerme a algunas teorias filosoficas relacionadas con el software.
    Reconozco que la unica base que he tenido para oponerme es la experiencia y el sentido comun, pero hay por la web numerosos blogger que no admiten una critica

  • #008
    Diego Rodriguez-Vila - 7 diciembre 2005 - 09:46

    Yo soy un recién llegado a esto de los blogs así que no voy a hacer ningún comentario más que éste:
    ¡¡¡¡Pero que pinta de troll tiene el colega!!!! Es como un arquetipo ¿no?

  • #009
    Enrique Dans - 7 diciembre 2005 - 11:02

    A mí me parece fantástico que me critiquen, me lleven la contraria, me rebatan argumentos o lo que sea. Para aprender y dialogar, para eso estamos… El troll deja de serlo cuando trae argumentos razonados, válidos y contundentes. Hasta admito un cierto punto de mala educación cuando trae eso bajo el brazo. Lo que me cabrea es el comentario traído por los pelos, la descalificación ad hominem, la enmienda a la totalidad y el insulto sin más. Son cosas distintas.

  • #010
    troll - 7 diciembre 2005 - 12:21

    Imaginate una comunidad Net, java o Linux. Numerosas personas de otras comunidades dan su opinion de los temas desde el punto de vista de su experiencia. Hasta que punto puede ser un comentario “troll” el decir que Linux es dificil de instalar o que OpenOffice no soporta todos los tipos de archivo de Office y que por eso prefieres instalar Office.
    El termino “troll” se debe utilizar para los que no aportan nada

  • #011
    Alex - 7 diciembre 2005 - 13:48

    Estoy con troll(como suena ehhh, jeje), lo que le ha ocurrido a él, es otra vuelta de tuerca de los auténticos trolls, el de proyectar. Una forma sutil de “trolear”(por el norte se dice muchas veces lo de: “vaya trola que me ha contado”, expresión parecida y anterior, que coincidencia) es descalificar opiniones tachando a su autor de troll, por el mero hecho de no estar deacuerdo.
    Creo además que ese caso me suena de haberlo leído, y decirme a mi mismo que cuanto jeta hay suelto, por no decir k.a.b.r.o.n. :)

  • #012
    Consultor Anónimo - 7 diciembre 2005 - 17:02

    Sí, eso de ser considerado “troll” por, simplemente, argumentar en contrario de “la corriente” es demasiado habitual. En esos sitios, los argumentos que tú das son (por arte de magia) “tonterías de troll” mientras que “el pensamiento único” es un dogma de fe.

    Suele pasar cuando se habla de política, de derechos de propiedad intelectual, de fútbol o de (como bien dice Troll) de software libre.

    Estos comportamientos devalúan automáticamente el lugar donde suceden, claro, pero no deja de ser triste.

    Es como en la época de las brujas, si por lo que sea a alguien le salía decir “es una bruja!!” daba igual lo que hubiéses hecho o lo que pudieses decir en tu defensa: eras una bruja, todos de acuerdo (no siendo que les fuesen a considerar a ellos también brujos o brujas) a la hoguera, y adios muy buenas.

    Enrique, tu comportamiento es modélico en ese sentido que dices. El de la inmensa mayoría de tus visitantes/comentaristas, también.

    Pero hay muchos otros sitios donde eso de “para aprender y para dialogar” no se lleva, sino “para que me den la razón”. Y si no estás de acuerdo, eres un troll y sanseacabó.

  • #013
    Enrique Dans - 7 diciembre 2005 - 19:54

    Sí, impera un cierto clima de crispación en todas partes que hace que “se sanseacaben” demasiadas cosas y demasiado a menudo :-)…

    Yo intento mantener un sitio en el que exista mucha diversidad entre los comentaristas habituales, en todos los sentidos. Tener metidos en el mismo sitio y dándonos su visión a gente de procedencias, edades, experiencias y opiniones muy variadas creo que es algo que de verdad da mucho valor al sitio, mucho más que lo que en un momento dado pueda contar yo…

  • #014
    gretel - 8 diciembre 2005 - 02:44

    A mí particularmente no me afecta que un desconocido me critique o me insulte, y si lo hace de forma graciosa me hace reir mucho. Por lo general no me gusta la gente que le parece que haces todo bien( me hace sospechar)

    Los alternativos en la expresión( jeje, no se como llamarles) me resultan graciosos, y no entiendo muy bien que molesten los comportamientos alternativos( me encantó la foto del tio con la falda escocesa, me parece estupendo)

    Creo que hay que diferenciar lo comportamientos ofensivos de los que no lo son( personalmente creo que las palabras no pueden ofender de un desconocido, a no ser que duermas con peluches en la cama, y has tenido una vida de algodones rosas de azucar, entonces si lo entiendo)

    Recuerdo a Inma gran hermano, me encanta ver ratos de las 24 horas en directo, aprendo un montón sobre mi y sobre los demás( mucho troll ocasional con comportamientos antisocial), técnicas de mejor comunicación para aplicar, y las consecuencias de ciertas actitudes.
    No entiendo como no lo ven como algo constructivo, otra cosa es el circo que se monta alrededor, pero si no eres cotilla ni criticona no te vuelvas, lo puedo asegurar. Bueno pues Inma decía: “¿Hay pobrecito te compro un peluche?” me hizo un montón de gracia. Creo que estamos muy acostumbrados a por cualquier chorrada amargarnos, creo que los orientales educan mejor a sus generaciones, y son más fuertes por ello( me encanta la cultura oriental, me tiene fascinada); quizás por ello no hablan tanto y dan mucha importacia a las formas.
    Quizás por ser tan fuertes, no tienen tantos comportamientos antisociales( troles); pues un troll no es más que alguién con algun proceso o suceso que no ha sabido interiorizar bien, y lo exterioriza.

    No somos tan diferentes, siempre que veo una conducta dificil, me hace ser más comprensiva( si te acercas y preguntas, normalmente ha tenido una vida diferente…)

    Bueno esto no va por nadie en particular, solo es una reflexión de una conducta que me hace gracia, de como por bobadas nos traumitazamos muchas veces, o no sabemos integrarlas en el proceso comunicativo. Y creo que es por lo que ya mencioné, y que se resumen en una historia de una religiosa que me educó:

    ” Cuando hacia frío bajo cero, y eramos unas crías nos salía sabañones en los pies, estabamos heladas, no servían ni dos pares de calcetines, y nos soprendiamos todas las colegialas internas como la señora de limpieza podía fregar los suelos con las rodillas incadas con ese agua helada, no llegaba a nuestra comprensión, eramos unas niñas pijas y acomodadas.

    Más tarde me hice religiosa, y debí lavar muchos suelos con ese mismo agua helada. Entendí entonces que todo depende del grado de prioridad que eres capaz de aguantar, por una prioridad mucho más importante. Cuando era niña, no había otra preocupación que el frío.
    Cuando fui religiosa, desprioricé muchas cosas para preocuparme de otras. Cuando tuve a mi cargo limpiar los cuartos de las internas, el agua ya no era importante para mi.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados