Fightpod

ImagenLo veo en Xataka, y la idea me parece buenísima: un Fightpod es una fiesta, a la que cada uno lleva sus dispositivos reproductores de música, e intercambian sus archivos . Es decir, exactamente igual que el P2P, pero sin red en el medio. No puede ser más simple, no puede ser más eficiente. ¿Delito? ¿De qué? Sólo copia privada. Yo le estoy prestando una canción a un amigo… ¿La procedencia de la canción? Ni idea, me la prestó un amigo. Es que no vea usted lo sociable que soy y la cantidad de amigos que tengo, oiga… No me quiero ni imaginar el estúpido papel que jugaría alguien intentando controlar o detener algo así…

La idea, para la que por supuesto no hace falta organizar nada (simplemente una barbacoa en casa con unos amigos como la que tengo hoy es un pretexto perfecto para intercambiarse archivos de música de cacharrito a cacharrito, y ya dudo yo que aparezca un policía dando una patada en la puerta para pillarnos in fraganti), es una demostración evidente de mis teorías: es absurdo intentar parar esto. Es completamente estúpido, como siempre lo ha sido, intentar poner puertas al campo. Nos intercambiaremos lo que nos dé la gana, siempre que nos dé la gana, con quien nos dé la gana. ¿Quiere esto decir que se acabará la música? No, sólo quiere decir que se acabarán los intermediarios que no aportaban valor en la cadena.

17 comentarios

  • #001
    alidhaey - 25 julio 2005 - 10:56

    Internet, con el emule, bittorrent y otros se ha convertido en una gran barbacoa.

  • #002
    Jean Bedel - 25 julio 2005 - 11:18

    Esto del fightpod es una actualización del clásico copieteo de cintas de audio de las de toda la vida (TDK 90 eran mis preferidas), mucho más tecnológico, eso sí. Imposible de parar.

  • #003
    Alberto - 25 julio 2005 - 11:44

    Lo mismo pasa con los politonos, sonitonos y timatonos.

    El otro día le bajé a mi chica uno que quería, y pagué por ello 1.5€ via WAP GPRS de una compañía de telefonía Móvil.

    Evidentemente se lo mandé a su hermana también. Seguramente pagarán a la SGAE por el tono que me bajé, pero evidentemente la copia (via MMS) privada la he realizado sin ánimo de lucro.

  • #004
    Zhalim - 25 julio 2005 - 12:57

    Te he citado en mi blog, pero me veo en la obligación moral de escribir aquí, en tu casa, un comentario sobre este extracto:

    Nos intercambiaremos lo que nos dé la gana, siempre que nos dé la gana, con quien nos dé la gana. ¿Quiere esto decir que se acabará la música? No, sólo quiere decir que se acabarán los intermediarios que no aportaban valor en la cadena.

    Espero no perder jamás esa chispa, y no rendirme ante lo que nos tratan de imponer desde “arriba”. Gracias Enrique por decir las cosas claras, sin rodeos y sin ambages en una sociedad en la que todo debe ser moderado y diplomático, en la que para hablar desde una tribuna pública (y cuál mas pública que la tuya) parece que hay que quedarse siempre en medias tintas, para que todo el mundo se quede contento.

    Lo único que me j*de, es que aún así, no se darán por enterados, y cuando los intermediarios dejen de ser necesarios de verdad, dirán que les pilló de sorpresa.

    Un sincero aplauso.

  • #005
    Gonzalo G. Cotorruelo - 25 julio 2005 - 13:04

    Citando a Jack Welch (lo recordo Estratega en un comentario):

    “When the rate of change outside exceeds the rate of change inside, the end is insight”

  • #006
    Francesc - 25 julio 2005 - 17:51

    He venido a parar aquí navegando a tontas y a locas por este océano internetero y no he podido evitar leer vuestros comentarios.

    Primero saludaros.

    A ver esta clarísimo que lo que hay aquí es una cantidad de peña que vive del tinglado que se han montado a lo largo de los años y que ahora ven seriamente amenazado por la tecnología y sus usuarios.

    Pero esto no nos legitima para que con la escusa de que le he dejado la película a mi vecina del tercero o el cd a mi hermana para que la miren o escuchen, todo valga. Porque si la tecnología a cambiado la forma de hacer las cosas para la industria de la música también ha cambiado para nosotros, de manera que cuando andábamos con los discos de vinilo y se lo dejábamos ha nuestro mejor amigo ese disco volvía, pero ahora cuando le dejamos el videojuego al mismo amigo este también termina volviendo pero, hay, por el camino le ha nacido un hermano gemelo bastardo. Que cosas.

    Amigos seria bueno que todos dejáramos la hipocresía en la cama o al final esto acabará como una pelea de delincuentes barrio-bajeros.

    Que conste que no pretendo defender a estos espabilados con corbata del mundo de la música o el entertainment que me han cepillado 21,90 por el How to dismantle an atomic bomb de U2 y que le he comprado a Paquita en la tienda de discos que tiene en mi calle, o los “módicos” 52€ de la segunda temporada de la serie 24 con sus contenidos extra en ingles (vamos que ni se dignan a localizar los contenidos para España de los deuvedes, pero esto ya seria otro tema.)

  • #007
    displayer - 26 julio 2005 - 03:13

    Yo creo que es una idea genial, pero esto mismo se viene practicando con una filosofia similar desde hace bastante tiempo, nose si os suena la Campus Party y otras reuniones similares, intranet de 100 mb y en breve de gigabit con servidor propio de eMule…

    No es por desprestigiar los demás propositos de estas “partys”, pero la gente compra miles de cdrs y dvd-r especialmente para ese fin.

  • #008
    culoman - 26 julio 2005 - 03:22

    nadie nos quitará el derecho a copia privada, pero lo que no entiendo es por qué ponen protecciones anticopia si tenemos derecho a ello y estamos pagando un injusto canon por ello…

    ánimo y adelante!!

  • #009
    culoman - 26 julio 2005 - 03:24

    y por cierto, por lo que he leido, la Campus Party de este año va a ser una mierda

    patrocinada por Telefónica y con la SGAE infiltrada en la organización…

    y si no, leed blogs y articulos sobre lo que pasa, tanto el escándalo (para mí) del foro como del planteamiento…

  • #010
    Antxoa - 26 julio 2005 - 08:06

    La reflexión más clara sobre este tema la ofrece David Bravo en “Copia este libro”. Enrique, gracias por la recomendación. Lo he leído en pdf, pero ten por seguro que será uno de esos libros que compro para regalar.

  • #011
    José María Barandiarán - 26 julio 2005 - 12:13

    Una pequeña adaptación.

    Lo veo en Xataka, y la idea me parece buenísima: un Fightpod es una fiesta, a la que cada uno lleva su droga y la intercambia. ¿Delito? ¿De qué? Sólo consumo privado. Yo le estoy pasando una dosis a un amigo… ¿La procedencia de la misma? Ni idea, me la prestó un amigo. Es que no vea usted lo sociable que soy y la cantidad de amigos que tengo, oiga… No me quiero ni imaginar el estúpido papel que jugaría alguien intentando controlar o detener algo así…

    La idea, para la que por supuesto no hace falta organizar nada (simplemente una barbacoa en casa con unos amigos como la que tengo hoy es un pretexto perfecto para intercambiarse dosis de mano en mano, y ya dudo yo que aparezca un policía dando una patada en la puerta para pillarnos in fraganti), es una demostración evidente de mis teorías: es absurdo intentar parar esto. Es completamente estúpido, como siempre lo ha sido, intentar poner puertas al campo. Nos intercambiaremos lo que nos dé la gana, siempre que nos dé la gana, con quien nos dé la gana.

    ¿También sería posible no?

  • #012
    Enrique Dans - 26 julio 2005 - 13:12

    No es lo mismo, Jose María. Con la droga, te causas un daño a tí mismo, consumes algo cuyo tráfico está penado, y además provoca una espiral de consumo que te lleva a la delincuencia. Ninguna de esas premisas ocurre con la música: no está penado ni su consumo ni su tráfico. No provoca adicción, al menos no una que se suela asociar con la delincuencia. Y no causa daño, ni a uno mismo (a no ser que la escuches demasiado mala o demasiado alta :-)) ni a otros. Ni siquiera supone sustracción, no hay nada que te estés llevando de ningún sitio, sólo estás generando una copia para tu disfrute, y ello no te impide, si quieres, contribuir con tu dinero a que el autor pueda seguir creando.

  • #013
    EdY - 26 julio 2005 - 13:38

    Enrique,

    todos los argumentos utilizados me parecen correctos, salvo el de que el unico efecto para la musica sera el de acabar con los intermediarios. Efectivamente, los intermediarios no aportan valor a la cadena, pero aun asi aseguraban una (pequen~a) contribucion al autor por cada copia vendida. Si no hay ventas, y solo copias privadas de las copias privadas de las copias privadas… (desaparece en el horizonte quien pago por el orignial) entonces simplemente te has cargado el esfuerzo del musico. Ni soy musico ni trabajo para la industria. Es mas, soy de los que cuando quiere una cancion la busca en las redes P2P. Pero no intento convencerme de que le estoy haciendo un favor a la musica, todo lo contrario. Lo hago porque precisamente no me sobra el dinero, y porque la mayoria de las veces me gustan un par de canciones, no todo el disco. Ademas, eso de cada uno puede colaborar con donativos a los autores!!!?? Te gustaria que al final de una de tus clases pasaran la cesta de los donativos?? Me parece un argumento un poco ridiculo. Puede funcionar para el tipico cantaautor de 18 an~os, que vive en casita, y que se saca unas pelas y poco mas. Pero que me dices de los grandes proyectos, en bandas con 10 musicos o mas, pueden vivir de los donativos voluntarios de la gente???
    Estoy de acuerdo con que los bits son libres, que esto no se puede parar, pero lo que hace falta es un buen modelo de negocio, no recurrir a los “donativos”.

    Saludos a todos los lectores!

  • #014
    Enrique Dans - 26 julio 2005 - 14:02

    EdY, ¿por qué te escandaliza tanto que sea el mercado el que decide cuanto pagar por algo? Es lo que ocurre con casi todo, ¿por qué la música no se comporta igual? El precio del petróleo caería al suelo si se descubriese una manera de producirlo gratis en casa, ¿vendría la OPEP a prohibir el aparatito en cuestión? Yo no pagaré por determinadas canciones, aunque las consumiré en redes P2P. En otros casos, querré ir a conciertos, colaborar con el autor en que saque otro disco, recibir algo firmado por él, llevar una camiseta o sentir que soy parte de un proyecto. O simplemente preferiré bajarme la canción de iTunes porque así me aseguro que baja en el momento, que lo que baja es lo que dice ser, en la versión que quiero, y pagando al autor si creo que se lo merece. La prueba de que el modelo Maria Schneider, ganadora de un Grammy, funciona lo tienes en la propia Maria Schneider. Yo me bajo alguna música de iTunes a pesar de existir el P2P, ¿por qué? Porque la quiero instantáneamente, y porque me gusta y la quiero tener original. En ese caso, lo que me cabrea es que en vez de dar .99 céntimos al autor, se los dé a una panda de parásitos que no tocan ningún instrumento, sino que se dedican a mandar CDs que no quiero ni ver delante por esos mundos de dios y a seleccionar artistas con criterios no de calidad, sino de rentabilidad. Pon un iTunes a diez o veinte céntimos, pero que vayan íntegros al cantante para financiar la producción de su disco, y a ver como va la cosa… De hecho, estoy seguro de que algo así es parte de la estrategia futura de Steve Jobs…

    Con respecto a mis clases, yo cobro cada vez que doy una. Trabajo, y cobro. No cada vez que alguien le da al Play y la clase se repite. Es levemente diferente. Y hay algunas que las doy gratis, para así conseguir otras cosas. Eso sí, cantar, canto de pena…

  • #015
    José María Barandiarán - 27 julio 2005 - 07:16

    Me parece curiosa la moralina y la simplicidad de que consumo implique delincuencia. Parece que si el intercambio de lo que fuera estuviera penado ya estaría mal. Lo cual supone colocar la ley por delante de la posibilidad de realizarlo. Si se penase el intercambio de música, ¿también nos llevaría a la delincuencia?. Veo siempre un fallo-laguna en tu línea de argumentación entre lo que se puede y se debe. “Información, conocimiento y sabiduría responden así a tres preguntas muy distintas: ¿qué hay que hacer?, ¿qué puedo hacer?, ¿qué debo hacer?” (Emilio Lamo de Espinosa; El País 22/01/2004)

  • #016
    Anónimo - 3 agosto 2005 - 17:28

    Enrique, aunque tu argumentación es muy buena, y la comparto, no estoy de acuerdo en que no haya forma de parar el fenómeno si hay voluntad política de hacerlo. El cambio de la LPI clarificando los derechos de autores y consumidores parece muy factible, y sabes que la formación de precios en los mercados también depende de las regulaciones. Respecto de las drogas y el petróleo, sólo apuntar que las maquinas de copiar billetes moneda están cada vez más a nuestro alcance, y hasta ahora han frenado bien su empleo con sistemas anticopia e investigaciones judiciales…

  • #017
    Enrique Dans - 4 agosto 2005 - 00:45

    Creo que es uno de los problemas de la diferencia entre bits y átomos. Podrás detectar átomos falsos, átomos alucinógenos, átomos ilegales o átomos inmorales. Pero en cuanto hablamos de bits en lugar de átomos… uffff… yo dudo seriamente que sea posible. Para intentarlo habría que entrar en unos niveles tan grandes de invasividad, que la sociedad sería insufrible, y aún así, sería posible escaquearse del control. El paper que cito en el post sobre Darknets me parece una forma correcta de analizarlo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados