El futuro de la industria discografica: discutiendo con Antonio Guisasola – II

Vamos con otra entrega de la conversación con Antonio, correspondiente a este comentario suyo en el hilo anterior. Presumiblemente será la última de la serie, dado que Antonio comentaba que se iba de vacaciones hoy. En cualquier caso, el experimento de diálogo me ha parecido muy positivo, creo que hemos generado mucha información tanto nosotros como algunos comentarios muy bien informados, y que ahora corresponde a cada uno extraer libremente sus conclusiones partiendo, cuando menos, de un nivel de conocimiento más completo.

Tu comentario empieza con la “guerra de estudios sobre el impacto de las descargas”, en cuya interpretación disiento. De hecho, no es demasiado interpretable, porque lo que dice el estudio de The Leading Question que citas es tan claro como

“active users of P2P networks are highly interested music fans who often compliment their sharing with CD purchases. But that effect seems to be having little positive impact on the recording industry’s bottom line, with steady CD sales declines coming alongside equally steady increases in file-sharing volume.”

Como de hecho bien comentan, entre otros, la BBC. Mucho me temo que tu información sobre las conclusiones de ese estudio no es exacta. Hasta el momento, los estudios realizados han demostrado que el que descarga música de la red, o bien compra más música, o simplemente no influye de manera significativa en su pauta de consumo. Lo que deberíais hacer no es perseguir a ese cliente, sino darle propuestas de valor para sesgar una parte de su consumo hacia la distribución oficial. De hecho, dentro de la propia industria tenéis numerosas voces discordantes que afirman que esa táctica de perseguir a tu cliente es una barbaridad que no lleva a ningún sitio, como bien dijo en público Jose María Cámara, Director de Sony-BMG, el pasado viernes en la lección magistral de la Ceremonia de Graduación del IE (no sé si Jose María me lee, pero una participación suya por aquí aportaría mucho a la discusión… lo dejaremos por ahora en desideratum).

El que las compañías productoras de música aspiren a ganar dinero me parece razonable y muy sano. Soy profesor de una escuela de negocios, pocas cosas me parecen más lógicas que eso. El problema viene de intentar ganar dinero haciendo algo que ya no aporta valor en el mundo actual. O peor todavía, intentando cerrar los ojos al mundo actual, evitando adaptarse a él. Nuevos escenarios requieren nuevas maneras de hacer las cosas. La estrategia del avestruz y del “virgencita, que me quede como estoy” no es la más recomendable, como de hecho estáis comprobando.

Más temas: no me puedes decir, Antonio, que los costes son iguales o mayores en online, y que “el producto cuesta eso”. La cadena de valor de la industria la conocemos todos, y la distribución online da lugar, como es evidente, a numerosos ahorros. Concretamente, estos son mis números:

ImagenObviamente representan un caso concreto, las cifras pueden variar de empresa a empresa, pero la relación entre ellas es dificil que varíe significativamente en una industria tan madura. Los números prueban que esa discusión es, en realidad, muy poco fructífera: cualquier persona entiende que la distribución online conlleva menor fricción y, por tanto, menor coste. Es de libro. Lo que estáis haciendo en la industria discográfica es, simple y llanamente, no repercutir esos ahorros en el cliente, algo que por otro lado ya hicisteis exactamente igual cuando decidisteis que el CD, sensiblemente más barato en su proceso de fabricación, debía sustituir al vinilo. Es algo a lo que nos tenéis tristemente acostumbrados.

Más temas: los burros y mulas que mencionas no son compañías como tal. En su manifestación más pura, el P2P son simplemente herramientas que los usuarios utilizan. No tiene ni siquiera que haber una compañía detrás. Hay programadores que han creado herramientas P2P en 19 líneas de código, de hecho es un ejercicio que se hace en algunas escuelas de informática. No me digas que son compañías malvadas que no pagan derechos, no gestionan cobros, no responden por la calidad del producto, no lo presentan, no lo promocionan… porque te contestaré simplemente que no es su papel. Si pudierais eliminarlas del mapa frotando una lámpara maravillosa, os daría igual, porque nos intercambiaríamos las canciones por e-mail, mensajería instantánea o yo que sé… por bluetooth, o por telepatía. Somos usuarios intercambiándonos música, nada más. No tenemos porqué pagar derechos, ni gestionar cobros (no los hay), ni responder por la calidad del producto, ni presentarlo, ni promocionarlo… no es nuestro papel hacer ese tipo de cosas que tanto nos reprochas. Y de los virus no me digas nada, porque los que os dedicáis a envenenar las redes P2P con archivos falsos y virus sois vosotros, en lo que sin duda es un comportamiento constitutivo de delito.

Vamos con puntos más concretos de tu respuesta: ¿el DRM? Me reafirmo en lo dicho: será vuestra apuesta, pero es una mala apuesta. Ruinosa, de hecho. Nunca funcionará. El empeñarse en desarrollar obstáculos para que los bits no sean libres poco tiene que ver con la ley o con la ética. Poner más barreras a la lógica no te convierte en más ético. Sólo tiene que ver con la obstinación y la vocación de darse cabezazos contra la pared. No os llevará a ningún sitio, créeme. Es una batalla perdida.

La preescucha la cobran las entidades de gestión de derechos, tengo datos al respecto, y a ese error me refería. Concretamente se cobra en módulos escalados. Todo portal o retailer online que ofrezca preescuchas está generando ingresos a las sociedades de gestión de derechos de autor, lo cual da validez a mi comentario de ayer. Que haya un coste de servidores me parece genial, pero como te dije ayer, dejemos al mundo online gestionar sus costes, que lo hacen muy bien y de manera muy eficiente.

La recomendación desarrollada de manera científica es uno de los caminos racionales a seguir, y que aporta un genuino valor al usuario. No sé porqué sostenéis la “mística del olfato” y la “prueba y error” cuando la tecnología nos ofrece sistemas de filtrado colaborativo mucho más eficientes. Si os centráis en producir eficientemente, y en poner todo lo producido a disposición de vuestros clientes, es posible que consigáis sostener vuestra actividad. Si no, os desintermediaremos, y los artistas comenzarán autoproduciéndose en estudios caseros y serán producidos después por inversores, capitalistas de riesgo o por la mismísima Apple, una de las empresas que mejor está jugando sus cartas y aprovechando los huecos que le vais dejando (por cierto, veo que me escribes desde un Mac :-)

Sin más, Antonio, te deseo unas felices vacaciones, y te agradezco sinceramente la participación en esta página. Y por supuesto, a tu entera disposición para continuar el diálogo cuando quieras.

12 comentarios

  • #001
    Vicente Castelló - 30 julio 2005 - 01:16

    Enrique, enhorabuena por tu opinión. Creo que estás en lo cierto en todo.

    Tan complicado es adaptarse a las nuevas demandas de los clientes? Lo que parece obvio es que los usuarios de los productos ‘defendidos’ por el señor guisasola tienden a 0, sencillamente porque ese producto ha dejado de aportar valor. Cuando hablo de ese ‘producto’ me refiero no sólo al producto en sí (conjunto de obras creadas por uno/varios autores) sino a la forma en que es empaquetado y distribuido.

    Si me permite el señor guisasola, pondré como ejemplo de evolución el sector aéreo con la entrada de compañías de bajo coste. Creo que es algo similar … el mismo ‘producto’ (ir del lugar al A al B) cuesta mucho menos en una compañía de bajo coste (Ryanair) que en una de bandera (Iberia). La solución tomada hace muchos años por esa industria fue innovar, dándose cuenta de que no todos los suarios demandaban lo mismo. De esta forma, crearon diferentes tarifas para distintos tipos de usuarios. El que está dispuesto a comprar un mes antes y perder el dinero si no vuela … paga menos. El que compra el día de antes porque tiene una reunión a las 9 de la mañana y necesita estar allí … paga más.

    Pura oferta y demanda.

    Porque además, el coste marginal de llevar un pasajero más cuando un avión no va lleno es casi 0. Y el coste marginal de descargarse una canción desde un sitio ‘oficial’ es 0. Ni conexiones ni gaitas. Simplemente concepto de coste marginal. No que el coste sea algo ‘marginal’ sino lo que cuesta producir para vender una nueva unidad. En su caso 0.

    Sean innovadores y piensen que para eso les deben de pagar. Sí … es más complicado pensar que acusar, es cierto. Pero le aseguro que es mucho más divertido. Piense, encuentre soluciones y verá cómo siente que aporta valor a su empresa y a la sociedad.

    Creen diferentes tipos de productos para diferentes tipos de consumidores. Seguro que hay consumidores que están dispuestos a pagar por un CD. Y me parece bien que le cobren lo que quieran por ello. Pero ofrezcan a otro tipo de consumidores otro tipo de productos … y verán cómo se consumen.

    Ah … y eso sí … que el señor guisasola disfrute de sus vacaciones. Yo seguiré disfrutando en la campus bajándome productos (canciones) que no han sido editados en España o que están descatalogados.

  • #002
    Braulio - 30 julio 2005 - 07:08

    Si no es mucha molestia, las acotaciones podrías ponerlas “in spanish”?

    Thank You :)

  • #003
    Mr. Andorra - 30 julio 2005 - 08:48

    Me ha encantado la conversación que durante toda ésta semana habeis mantenido. Muy divertida e instructiva.
    Aunque mo sea un experto en el tema, me quedo con la opinión de Enrique. La razón es que la industria debe adaptarse a un nuevo entorno que la tecnología ofrece, no a la propia industria sino a los consumidores o ususarios de la musica. Si no cambian por si solos, lo acabarán haciendo si no quieren ser apartados del negocio.

  • #004
    Enrique Dans - 30 julio 2005 - 09:32

    Aquí la tienes, Braulio (en traducción libre, que es lo que decimos los que no somos traductores para que se nos pedonen las incorrecciones :-)):

    “Los usuarios activos de redes P2P son fans de la música que a menudo complementan sus intercambios con compras de CDs. Sin embargo, este efecto no parece tener un ningún impacto positivo sobre los beneficios de la industria musical, con descensos constantes en la venta de CDs acompañados por incrementos igualmente constantes en el volumen de intercambio de ficheros”

  • #005
    JJ - 30 julio 2005 - 16:28

    Hay una cosa que no acabo de ver en todo esto. ¿Qué es lo que quiere el cliente? Porque si lo que quiere es simplemente tenerlo todo gratis, va a ser complicado que la industria discográfica lo satisfaga.

  • #006
    Anónimo - 30 julio 2005 - 17:24

    Pues yo como cliente lo que quiero es poder comprar la música que quiero sin necesidad de salir de casa, recorrerme 10 tiendas de música en las que me miran mal por molestarles pidiéndoles algo descatalogado o que simplemente no saben que existe (no tengo ni tanta paciencia ni tanto tiempo libre). Lo que quiero es poder comprar la música que quiero y no un pack de canciones empaquetadas de las que tal vez no me gusten nada más que algunas. Quiero poder escuchar aquello por lo que he pagado en todos los reproductores que tengo sin tener que luchar contra sistemas anticopia.

    En definitiva no quiero aquello que me ofrece el mercado y si lo busco al margen del mercado me llaman delincuente …

  • #007
    Enrique Dans - 30 julio 2005 - 17:54

    Yo quiero tener acceso a todo lo que quiera a un coste que me parezca razonable. Y no me refiero sólo a música: si quiero, debo poder acceder también a vídeos, letras, fotos, entrevistas con los intérpretes, camisetas, gorras y lo que se nos ocurra. En un canal tan cómodo, rápido y sencillo que simplemente me dé pereza irme a otro alternativo, aunque sepa que está ahí y es gratis. En esas condiciones, para algunas cosas seguiré seguramente yendo al canal alternativo, pero para otras, para aquello que me genere valor, que me caiga bien, que me guste o que espere una nueva hornada de canciones procedente del mismo intérprete/autor/compositor, seguro que no.

    Creo que con la educación adecuada se puede acostumbrar al cliente a que pague por aquello que le genera valor. Pero claro, yo debo ser un raro o un romántico… llevo años pagando por licencias de shareware que podría haber utilizado perfectamente gratis… :-)

  • #008
    ARL - 30 julio 2005 - 23:22

    Sonará cínico. Sonará espantoso para cualquier empresario pero…
    Deme un motivo para que mi colega de 16 años, con una paga de 20€ mensuales, un movil de contrato y aspiraciones de ahorro se dedique a comprar música como un cosaco que tiene a su disposición gratuitamente.

    Mi opinión (cínica, egoista y subjetiva) es que si el precio de obtención es bajo, el de producción debe adaptarse.
    Pienso que nadie va a convencer a mi conocido de que gaste 1€ por canción. Vamos ni de coña.

    Otra cosa seria pagar por tener acceso a un FTP, una especie de tarifa plana. Ya que los equinos tienen una velocidad inferior y peor calidad o “tratado”. Algo oi por ahi sobre una empresa ¿rusa? que daba acceso mediante una especie de tarifa mensual y única a cierta cantidad de contenido (en GB).
    Espero no haberlo soñado.
    Pero si me gustaria ver esas razones para comprar un cd en lugar de bajarmelo de “la tienda de platero” de manera gratuita, rápida y cómoda.

    PD: Mi amigo de 16 años, no tiene discman. Solo un mp3 de 2gb

  • #009
    JJ - 31 julio 2005 - 09:17

    Enrique, efectivamente, eres un romántico. La mayor parte de la gente, inclusive yo mismo, no suele pagar por lo que puede obtener gratis. Lo que hace muy difícil crear un modelo de negocio para competir con eso, supongo.

  • #010
    Dnl Clmnt - 1 agosto 2005 - 12:40

    Mira, está claro que el mercado ha cambiado y que la Industria está regida por gente que no lo ha querido saber en su momento. Es real que existe una tecnofobia, y que hay una correlación entre esta tecnofobia y la edad del usuario. Todos conocemos anécdotas de directores de compañías incapaces de mandar e-mails o de convocar reuniones con su correo (por no entrar en faxes, fotocopias y billetes electrónicos). Esta gente, que dirige compañías de música, no ha sido capaz de ver que el suelo de sus pies se movía. ¿qué pasará? Bueno, probablemente el negocio se hundirá y volverá a resurgir con modelos de negocio que apunta Enrique Dans. Porque, y creo que te cito, cultura había antes de discográficas, y habrá después.

    Enrique, he descubierto tu blog y te he sindicado ya. Felicidades. Estoy gratamente impresionado!

    D.C.

  • #011
    DeWeert - 1 agosto 2005 - 14:01

    Con toda sinceridad, creo que es un tema terminado.

    El hecho de discutirlo (o de hacerlo ilegal) no cambiará el rumbo de las cosas: no sé si fue en 1993, que Phillip Kotler había dicho que la tecnología eliminaría a los intermediarios que no aportasen valor.

    Ese viejo ultra liberal e individualista norteamericano es algo así como el inventor del marketing moderno, y ha trabajado asesorando a las multinacionales más grandes y más famosas.

    Lo que los clientes de cualquier mercado no están dispuestos a pagar es a un intermediario que no aporta nada a la cadena de valor. Esto lo enseñan en los cursos más básicos de ventas bajo el siguiente título (aproximado):
    “Si quieres dejar de competir en la franja de empresas que compiten por el precio, entonces aumenta la percepción de valor que tu producto tiene para el público”.

  • #012
    Pablo - 3 agosto 2005 - 11:29

    Hace un tiempo Krugman (economista americano muy recomendable para leer) realizó un articulo a petición de un medio situandose a finales del siglo XXI y haciendo una revisión de los cambios del mundo. Las predicciones de los economistas ya se sabe….. pero era interesante, sobre el tema de los derechos de autor en musica, libros, etc, el creia que desaparecerían, que no se pagaría por estas cosas (costes marginales tendentes a 0, pocas barreras, coherente, ¿logico?) que los musicos, escritores y similares obtendrían sus ingresos de la venta de merchandising, actuaciones en directo, participaciones en conferencias por todo el mundo, fiestas de Porcelanosa, etc….. como la rentabilización de la fama.

    Alomejor las discograficas pasan a ser agentes y managers globales, alomejor desaparecen (discografica deriva de disco no de musica)……. en cualquier caso “habrá poesia”…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados