Columna en Libertad Digital

Mi columna de esta semana en Libertad Digital se titula “Los bits son libres“, y vuelve al tema de la industria de la música como modelo de absurdo, estupidez, incompetencia y falta de visión elevados a la máxima potencia. No me gusta insistir en los temas hasta aburrir, pero el aguante del ser humano ante la estupidez reiterativa tiene un límite, y después de escuchar a uno diciendo que la música no es cara porque las zapatillas de deportes lo son más, y a otra afirmando que la copia privada no es un derecho de los consumidores, siento una necesidad casi patológica de contestar, por momentos ya casi perdiendo la compostura y las buenas maneras, cosa que habitualmente creo que no me caracteriza. Perdón si ofendo a alguien – tal vez lo retire cuando ellos dejen de ofender a mi inteligencia.

26 comentarios

  • #001
    Marcos - 23 junio 2005 - 08:50

    Hola Enrique esta muy bien la columna de libertad digital, cuando puedas subes a Flickr una foto haciendo el corte de mangas mientras pasas una canción al Ipod. !!Daria la vuelta al mundo!!!. JEJEJE, bromas aparte.
    Yo creo que toda esta gente que se dedica al mundo de la discografia, le temen al cambio!!!, hasta hace unos años tenian ellos el mercado controlado, ahora somos los consumidores los que controlamos cada día más ese mercado, y a ellos se les escapa de las manos. Están perdidos, no saben que hacer, el mercado avanza más rapidos que ellos, y de la desesperación dicen las tonterias que dicen, porque no saben hacia donde ir.
    Creo que deberián leerse un libro de autoayuda como el de ¿Quien se ha llevado mi queso?, y empezar a buscar otro modelo de negocio del tipo ganar/ganar. Ganan los consumidores y ganan ellos, siempre hay una tercera alternativa.

    Un saludo.

  • #002
    Charlie - 23 junio 2005 - 08:57

    Efectivamente, esos comentarios son por sí mismos un insulto a la inteligencia más mediocre. Pero es que se lo quieren seguir llevando crudo y están aterrorizados ante el cariz que toman los acontecimientos. Disculpémoslos parcialmente (muy parcialmente) desde la convicción de que el pánico extremo llega a provocar delirios. Su modelo de nogocio ya no vale y punto. Patalean y corretean como gallinas sin cabeza a las que, sabido es, les cuesta asumir que ya están muertas. Y en su inexistente cabeza (bien por cercenada, bien porque nunca la hubo) debe resonar la temida pregunta: “Y ahora, ¿qué?”

  • #003
    efra - 23 junio 2005 - 09:25

    Excelente.
    Sin duda, a la altura de las circunstancias.

  • #004
    Alberto Ferández - 23 junio 2005 - 09:40

    Personalmente creo que estamos hablando en todo momento de libertad y con mayúsculas, es decir, la libertad como indidivuo de poder hacer con mis cosas lo que me plazca.
    “Habría amado la libertad, creo yo, en cualquier época, pero en los tiempos en que vivimos me siento inclinado a adorarla”. A. de Tocqueville.

  • #005
    juan - 23 junio 2005 - 09:45

    El problema es que son artistas y en general de letras, las distribuidoras los han engañado siempre con sus contratos leoninos y al ser incapaces de sumar y restar (y haber ganado cantidades obscenas de dinero sin tener que hacerlo) se creen muy listos.
    Su ignoracia combinada con su síndrome de estocolmo les hace decir sandeces.
    Yo ya tengo toda mí música en MP3 y cambio las canciones como y cuando quiero y hasta mi abuela tiene un ipod. Quizá el día que se compren uno lo entenderán……………………

  • #006
    juan - 23 junio 2005 - 09:45

    Hagamos esta noche una gran hoguera con sus CD’s.

  • #007
    Alfredo - 23 junio 2005 - 10:33

    Brillante Enrique

  • #008
    Enrique peñarroja - 23 junio 2005 - 11:14

    Totalmente de acuerdo con tu artículo, Enrique, pero mientras esos “idolos mediaticos” dicen todo tipo de sandeces, nos van limpiando la cartera a base de cobrarnos el canon por copia privada, sin que nosotros hagamos nada por impedirlo.
    Se me ocurre, a modo de demostración de la insumisión, que si nos juntasemos unos cuantos con las copias de seguridad de nuestros sistemas informáticos en soporte CD y reclamaramos el extorno del importe de la copia privada, tal vez alguien se daría cuenta de la barbaridad que supone la aplicación de tal canon.

    Saludos

  • #009
    alberto - 23 junio 2005 - 11:20

    Muy buena tu columna de Libertad digital. Tus opiniones no hacen más que corroborar un artículo que escribiste estimo hace unos tres años y que titulabas creo recordar: Poner puertas al campo, comentando la experiencia de Napster, el pasar a prescindir de un servidor en un claro avance para la tecnología p2p con la creación de Nutela y que el futuro de los archivos de música, ni mucho menos podrían ser controlados. Sobre los comentarios que dices que hacen algunos, comparto la misma opinión, lo que dicen o lo que le dicen a ciertas personas que digan, llegan a ser hilarantes, pero cuando recapacitas y piensas en manos de quién estamos en lo que a tecnología se refiere, pues las risas comienzan a ser menores, en fin ………

  • #010
    Serlio - 23 junio 2005 - 11:48

    Me alegra que insistas en el tema. Una de las estrategias favoritas sobre todo de los políticos pero de mucha más gente con poder es “vamos a esperar a que escampe”. Los temas se van olvidando porque hablar mucho de lo mismo termina aburriendo a la gente, y en eso se basa la estrategia. De acuerdo, suele ser aburrido, pero es necesario. Así que sigamos en la trinchera, por favor.

  • #011
    MIguel - 23 junio 2005 - 12:07

    Muy bueno Enrique. No te calientes…

  • #012
    Alex - 23 junio 2005 - 12:18

    Muy buen artículo.

  • #013
    Carlos Alvarez - 23 junio 2005 - 13:13

    Yo haría una distinción entre el comportamiento de la industria y el de nuestro gobierno.

    Por un lado, la industria discográfica utiliza sus armas para defender un modelo de negocio que les genera unos ingresos descomunales. No digo que sea la mejor forma de actuar, pero me parece comprensible su actitud aunque vaya en contra del consumidor.

    Lo que me parece vergonzoso es la actitud de nuestra ministra de educación y ciencia, y otros cargos públicos que están actuando en contra de los intereses de los profesionales de la música y de los consumidores, apoyando a las discográficas y a la SGAE.

  • #014
    astasio - 23 junio 2005 - 13:17

    No estoy muy de acuerdo con lo que dice. Parece que todo el mundo que trabaja (el que tiene una tienda de discos, el transportista, el que los coloca, el que los imprime, etc) está robando, pues todo eso se podría evitar copiando todo lo copiable.
    Una idea, a ver que le parece. Cuando vaya a una conferencia, publique un artículo o realice cualquier trabajo en su ordenador, lo guarda en un cd (para eso lo tiene) y como es gratis hacer copias infinitas (además que no pierden calidad) lo distribuye a través de Internet, se lo copia cualquiera y llega “gratis” a la sala de conferencias, al periódico, etc. No sé si eso le haría mucha gracia, pues supongo que usted ganará algún dinero por sus trabajos, publicaciones, etc.
    Lo que quiero decir es que es muy fácil arremeter con los negocios o empresas de los demás, pero… ¿y el propio?.

  • #015
    artbart - 23 junio 2005 - 14:48

    Astasio, lo que se quiere decir en el artículo es lo sisguiente:

    – Si para recibir una conferencia de Enrique Dans pagas ahora, por ejemplo, 200 euros y de esos 200 él recibe 150 (son cantidades imaginadas, no tengo ni idea de cuánto es en la realidad) y los otros 50 se lo queda la facultad, escuela o quien realice la conferencia, llevándonos todo esto al terreno de la industria musical resultaría que tendrías que pagar 400 ó 500 euros por recibir la misma conferencia, él seguiría recibiendo 150 y el resto se perdería por intermediarios.

  • #016
    sosa - 23 junio 2005 - 15:04

    Muy bueno el artículo, solo me ha quedado una duda: soy de México y no entiendo el concepto de “corte de mangas” ¿alguien me explica?

  • #017
    Chemape - 23 junio 2005 - 15:40

    Pues no comparto todo lo dicho en esta entrada ya que la comprensión de este asunto se me atraganta bastante, y no por lo que dice Astasio. Pido disculpas por alargar mi comentario aprovechando la hospitalidad de Enrique, pero es que seré ‘globero’ pasivo hasta que el maestro saque tiempo para mudarse …
    Si de la metáfora del bit vamos a la propiedad inmaterial (industrial o intelectual), el derecho moderno protege a los inventores y autores, que pueden hacer varias cosas –de aquí las licencias CC. Mejor o peor, la sociedad ha ido progresando con las patentes y el copyyright. Ahora, entiendo, nos planteamos hacerlo de otra forma dados los avances en TIC, educación y liberación de trabajos manuales, lo que nos deja más tiempo para observar, pensar, descubrir y ‘crear’ –aunque no para postear tanto como nos gustaría. ;)
    Me parece que la emocionalidad de ciertos debates (como el del Parlamento europeo sobre las patentes de artefactos con software) no debe hacernos llegar a creer que en nuestra casa podemos hacer lo que nos venga en gana. Como a Enrique le gusta provocar al personal, me atreveré a recordar que hay quienes maltratan a su familia creyéndose dueños y señores para ello. Obviando este caso extremo, entiendo que la copia privada en España permite duplicar (sin lucro) el derecho de ver u oir que el autor otorga cuando ofrece (licencia) su obra en el mercado –el libro o el disco son obra de otros, como sabemos. Otra cosa es que yo piense que la protección de copia sea un mecanismo más justo que el canon indiscriminado si quiere restringir su derecho, y que no deben usarse los dos a la vez por si los crackers. No obstante, como me toca pagar el canon, pues estoy descargando una peli que me ha recomendado mi hermano menor.
    Si debemos de cambiar algunas cosas, como creo, opino que debemos enfocar hacia los políticos los argumentos en pro del progreso (que también se está haciendo). Como muestra de que las cosas no son tan claras, hay quienes apoyan el uso de los TPM y DRM para los autores que ofrezcan al mercado unos derechos limitados. Aunque haya comportamientos de risa alrededor de la SGAE, también hay otra gente que arriesga su dinero en compañías que gestionan derechos de autores (como la del creador de Napster), o patentes de inventores (como los que apoyan el litigio con RIM-Blackberry).
    Creo que los bits serán tan libres como la sociedad decida a partir de buenas razones –y las empledas por los aludidos en la entrada lo ponen poco difícil. No obstante, pensemos que la sociedad se tomó su tiempo para cambiar las ideas dominantes sobre la hechicería, herejía, esclavitud, discriminación, etc., y no me parece que el freno fuesen las limitadas comunicaciones de su época, sino los intereses creados, creencias y costumbres de los humanos, y de sus gobernantes. Creo que hay que seguir insistiendo, y más en democracia, pero no termino de ver que la libertad total del bit sea lo mejor para lo que va ‘envuelto’ en átomos por razones históricas. Creo que las donaciones son una anécdota, y los conciertos demasiado cansados… ¿Qué puede hacerse si queremos seguir disfrutando de las obras de los autores sin que estén a expensas del mecenas o administración cultural de turno?

  • #018
    electricalstorm - 23 junio 2005 - 16:03

    Lo que no acabo de entender es qué hace la insigne jurista Pilar Bardem hablando de los derechos que tenemos o carecemos respecto a hacer lo que queramos en casa.
    Tampoco entiendo que su argumentación termine en el lacrimógeno “solo un tercio de los actores viven de su profesion”. ¿Y?… Estoy seguro que mucha gente en este país trabaja en lo que no es su profesión y no andan llorando por subvenciones.

  • #019
    jcc - 23 junio 2005 - 17:19

    De todos modos, aparte de que el articulo de Enrique me parece excelente (esto no es novedoso) hay un detalle que se le ha pasado por alto.
    Al respecto de las zapatillas (es mas, Bautista habla de la vivienda) creo que hay que hacer notar que si comprasemos el mismo numero de discos que de zapatillas (y ya no digo de viviendas), este señor estaria viviendo de cualquier cosa menos del tinglado ese, ya que la industria de la musica no existiria, porque cuantas zapatillas nos compramos al año? Y discos?.

    Es decir, que el comparar el precio de un disco con el de unas zapatillas es cuando menos ridiculo y no indica absolutamente nada. ¿Por que no lo compara con el precio de una gominola? Segun eso, el disco es carisimo.

  • #020
    Enrique Dans - 23 junio 2005 - 17:50

    Astasio, a eso es precisamente a lo que me refiero. Hace unos años comprobé que vivir de dar conferencias o clases, del desarrollo de materiales en general, era posible, pero que la clave no podía estar en la restricción del acceso al material. Más bien al revés, si a todo el que me lo pide le envío el material, llega un momento en que mi material es conocido, gano en influencia, y cuando voy a un sitio me quiere oir más gente, o cuando doy un curso hay mas gente dispuesta a pagar por la matrícula. Léete mi licencia, con mi material puedes hacer precisamente lo que te dé la gana, copiarlo, meterlo en un CD, distribuirlo, dar conferencias o dar cursos, con ánimo de lucro o sin él, siempre que mantengas mi nombre como autor. Puedes leerte todo el material de los cursos del MIT, y te aseguro que sus aulas siguen estando llenas. Para referencia sobre esto, te recomiendo (aunque suene algo fatuo recomendar un artículo escrito por mí, pero es la referencia que tengo más a mano) que te leas ““La economía del compartir“, una columna de hace tiempo en Expansión.

    Chemape, los conciertos serán cansados, pero la vida es así de dura. Los monjes seguro que se cabrearon mucho por no poder seguir viviendo de la copia de libros a mano, y seguro que menos blasfemar bajando santos del cielo, hicieron de todo. Copiar libros a mano simplemente dejó de ser rentable, porque había una tecnología mejor. Ahora, hay tecnologías que hacen que los bits sean libres, vivir de meterlos en un soporte cerrado y de venderlo como tal pasa a ser absurdo. Y a lo mejor algunos pasarán a ganar menos, otros pasarán a ser innecesarios, y otros a tener que sudar más dando conciertos para ganar pasta. La vida es dura. Cuando lo miras con perspectiva de siglos, es lo que lleva ocurriendo desde que el mundo es mundo.

  • #021
    Enrique Dans - 23 junio 2005 - 18:09

    Sosa, un corte de mangas viene a ser (calculo) como en tu país mandar a alguien a la chingada. Se efectúa con un movimiento característico en el que con una mano golpeas la parte interior del codo mientras flexionas el brazo. Aquí tienes uno, por ejemplo. Es muy utilizado como burla, por futbolistas cuando meten un gol decisivo o humillante (puede ser razón de sanción por incitación a la violencia), y en todo tipo de situaciones. En este caso sería como copiar un CD y además hacerlo con burla y escarnio :-)

  • #022
    Astasio - 24 junio 2005 - 09:17

    Enrique, me remites a un artículo, “la economía del compartir”, en la que hablas de licencias (tipo CC) y derechos si se usan contenidos de otros con fines comerciales. Hablas de pactar contraprestaciones económicas si se usan para por ejemplo fines publicitarios. Hablas de mencionar al autor, etc. Pero… si tú mismo fomentas el saltarte a la torera las leyes o normas convencionales : “Es mi casa, mi disco y mi unidad de CD-RW, y hago con ellos lo que me venga en gana”) o “Comprar un disco no es una buena manera de contribuir a las finanzas de ningún artista”.
    ¿ Cómo quieres que alguien haga caso a ese recuadro donde dice que no se puede usar con fines comerciales? . ¿Porqué voy a mencionar de dónde he sacado un trabajo con licencia CC? . Si yo, porque me da la gana, y “considero” que comprar un disco no es una buena manera de contribuir a las finanzas de ningún artista, me lo copio, ¿porqué voy a acatar ningún otro tipo de licencia, si precisamente no quiero someterme a ninguna?. Si puedo piratear gratis una canción, sin pagar el CD, ni canon, ni su descarga legal, etc. ¿qué le va a llegar al autor? , al fin y al cabo √?¬?hacemos lo que nos de la gana√?¬?.

  • #023
    Enrique Dans - 24 junio 2005 - 09:44

    Puedes hacer lo que te de la gana, efectivamente. Si no quieres citar mi nombre cuando uses un contenido mío, puedes hacerlo, de hecho a veces me ocurre. Pero yo intentaré fomentar una relación con mis lectores o usuarios de mis contenidos que haga que no quieran hacerlo. ¿Alguno se me escapará? Seguro que sí. ¿Lo perseguiré? Pues no sé, generalmente no, aunque depende de lo que haga. Si alguien graba un disco de un artista y luego se lo atribuye y dice que lo cantó él, sería un delito, y me parece lógico que lo sea. Eso no quita que yo en mi casa pueda seguir haciendo lo que me da la gana con mis CDs, porque es un uso privado. Si el artista, en vez de insultarme y perseguirme, se dedica a pedirme educadamente que no lo haga, puede que me lo compre, que renuncie a mi derecho de usar la tecnología para disfrutar en privado de su obra. O que me lo descargue y le envíe un micropago. O mil opciones más. Lo importante de la economía del compartir es entender que las reglas son otras, las de antes ya no valen. Habrá que aprender a vivir en ella…

  • #024
    carlos - 28 junio 2005 - 10:48

    Los bits son libres, para ti, por que para el Tribunal Supremo de EEUU no lo son.

    Libertad Digital 28 – Jun – 2005.

    http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276254987.html

  • #025
    Enrique Dans - 28 junio 2005 - 11:02

    Te equivocas, Carlos. Los bits siguen siendo libres y lo seguirán siendo diga lo que diga ningún tribunal supremo. Esa es precisamente la esencia del artículo.

  • #026
    carlos - 28 junio 2005 - 13:43

    Tan superior (que no libre) te crees como para decir que los organismos que sirven para regular nuestras sociedades de libre comercio se equivocan, que no yo, yo simplemente he hecho referencia al artículo publicado sobre el Tribunal Supremo de EEUU, nada más y nada menos.

    Pero no quiero convertir esto en un foro de debate, solamente era un comentario, no me apetece hablar sobre Pilar Bardem o Ana Belén y sus intereses, cada uno defiende lo suyo.

    Un saudo.

Dejar un Comentario

Los comentarios est√°n cerrados