Estratélites

ImagenEn la conferencia de InfoDIEZ de Zaragoza coincidí con el siempre interesante Alfons Cornellá, al que llevo leyendo desde hace ya bastantes años, y me quedé a su sesión. Mencionó varios temas muy interesantes, pero me quedé con uno del que no había oído hablar, aunque obviamente ya lleva cierto tiempo de desarrollo: los estratélites. Se trata, simplemente, de globos, o mejor, dirigibles o zepelines, que se mantienen geoestacionarios en un punto determinado a nivel de la estratosfera, es decir, entre 17 y 50 Km. de altitud, pero dentro de la atmósfera, en lugar de en el espacio exterior como los satélites convencionales. Es una capa situada muy por encima de la utilizada por las aerolíneas comerciales, e igualmente por encima de la mayoría de los fenómenos atmosféricos. El estratélite, de unos setenta y cinco metros de largo, tiene aspecto de ballena, mide unos 75 metros, está recubierto de paneles solares en su parte superior, se desplaza gracias a motores eléctricos, y únicamente tiene que descender periódicamente para realizar tareas de mantenimiento.

Dada su naturaleza, suponen un compromiso muchísimo más económico que la puesta en órbita de un satélite. Además por su altura, resultan ideales para la ubicación de puntos de iluminación de redes WiMAX, que precisan de lugares elevados para su ubicación. Iluminaría, por proyección cónica, un área menos de la superficie, y tendría la ventaja de un retraso de señal, o lag, menor que en el caso del satélite.

Al googlearlo un poquito, me he encontrado varios artículos al respecto en Wired, Gizmodo, y en la web de Sanswire (la empresa que ha desarrollado la idea y los primeros prototipos), que lo presenta como la alternativa perfecta para el desarrollo de redes de banda ancha a escala nacional. Se calcula que un estratélite puede cubrir aproximadamente la superficie de Francia.

La idea me ha resultado sumamente provocativa. Un dirigible eléctrico y autónomo, situado ahí arriba, e iluminando una zona amplia con conectividad de banda ancha. Suena completamente a ciencia-ficción.

5 comentarios

  • #001
    Hector - 16 abril 2005 - 21:49

    sería fantástico! ¿lo echarían abajo los operadores de telecomunicaciones terrestres? ¿resultaría comprehensible para la comision del mercado de las telecomunicaciones? …

  • #002
    ANTONIO FUMERO - 16 abril 2005 - 22:10

    Efectivamente es interesante y sí, se lleva barajando la utilización de plataformas HALO de comunicación radio desde hace ya muuuucho tiempo:

    http://www.isoc.org/inet99/proceedings/4d/4d_3.htm#s2

    Es una de esas buenas ideas de tipo “ante problemas tontos, soluciones estúpidas” que están esperando su momento; y la demanda de comunicaciones inalámbricas de banda ancha en entornos urbanos de gran densidad puede ser un catalizador para que se recuperen. Aunque tampoco es tan sencillo convencer a la gente de que es seguro tener una constelación de aeronaves autónomas volando sobre sus cabezas.

  • #003
    A.A. - 16 abril 2005 - 23:43

    Yo creo que a nadie le molestará un globo de 75m a 15km sobre sus cabezas. ¿Cada cuánto pensais en la estación espacial?

    Por otro lado, lo que me extraña es que no haya dirigibles a baja altura, 500-1000 metros, por ejemplo, para cubrir una ciudad. Igual es un problema del clima (el viento y todo eso), pero con lo sensibles que son los aviones, no se liarán al pasar debajo de una de esas ballenas?

  • #004
    Juan Luis - 17 abril 2005 - 11:24

    Esta idea me suena a lo que hiceron en el despliegue de la UMTS, creo que en Holanda, colocaron mastiles de 50-100m donde colocar las antenas y con unas 20 antenas tenian cubierta toda una ciudad.
    Lo bueno de esta solución es que las antenas estaban alejadas de por si de la población (50-100m de altura) y cubren zonas mucho más amplias.

    El resultado economico venia a decir que merece muchisimo la pena colocar las antenas en puntos altos aun a costa de colocar mastiles la tira de caros por la altura en la que deben estar.

  • #005
    ANTONIO FUMERO - 18 abril 2005 - 11:26

    Lo cierto es que estas plataformas ya se habían probado hace tiempo en algunas ciudades de EE.UU. aunque inicialmente pilotadas por humanos.

    Lo que faltaba era un lanzamiento comercial de uno de estos ingenios; y eso es lo que han hecho Sanswire y GlobeTel, con el cacharro de la foto,

    http://pesn.com/2005/04/16/6900084_Sanswire_One_Unveiled/

    http://www.sanswire.com/

    http://www.globetel.net/

    Es muy posible que la unión entre un fabricante, con ciertas garantías y un proveedor de servicios, capaz de ofrecer una red de gran alcance y operativa sean los catalizadores que necesitaba esta tecnología; además de esa demanda que decía antes.

    Pero, insisto en que los requisitos sobre la seguridad y fiabilidad de este tipo de plataformas HALO serán bastante más exigentes que los que se definen para plataformas satélite geoestacionarias.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados