Apple Mini

ImagenAl hilo del artículo de Marimar de ayer en Cinco Días (ver pdf), aquí tenéis el texto de la entrevista completa:

1. ¿Cómo crees que puede afectar a las ventas de Apple el lanzamiento de un ordenador barato?

El efecto será indudablemente positivo, como casi siempre que una marca con un posicionamiento tan cuidado como el de Apple lanza un producto así. El producto tiene posibilidades de seducir a amplios segmentos de usuarios en un momento en el que el mercado se dirige hacia la posesión no de un ordenador, sino de varios. En el segmento al que Apple se dirige de manera natural, los usuarios pueden tener más de una máquina, y pretender utilizar el Mac Mini como un segundo ordenador, un servidor de contenidos, una terminal en otra habitación… Pero también puede servir como vía de entrada para usuarios que no tenían ordenador, de manera que el mercado es amplio y las perspectivas, por tanto, buenas. En muchos casos, el usuario mira a Apple como un “objeto de deseo”, pero no lo prueba porque percibe el riesgo de una inversión elevada en un ordenador con una cuota de mercado baja. Pero si disminuimos la barrera de entrada económica, el efecto de apalancamiento sobre la imagen de Apple puede ser muy interesante.

2. ¿Cómo valoras la estrategia? Jaguar también intentó sacar un modelo barato y no le ha ido nada bien, según tengo entendido. Porque ¿cómo explicas a tus clientes de siempre que sacas un producto “casi de igual calidad” a un precio mucho menor.

El lanzamiento del Mac Mini podemos calificarlo de muchas maneras, pero no como la de lanzamiento de un modelo barato. Lo que Apple hace no es lanzar un modelo barato, en primer lugar porque el Mini no lo es. No es barato en absoluto. Por 499 dólares, te llevas a casa un procesador de 1.2GHz, con 256MB RAM, un disco duro de 40Gb., y un DVD-ROM/CD-RW (o por cien dólares más, un procesador de 1.4GHz y un disco duro de 80 Gb.). No te llevas monitor, ni teclado, ni ratón… Ahora compara eso con una configuración de PC de un precio similar: en Dell, por ejemplo, por 399 dólares te llevas una torre con un procesador de 2.4GHz, con 512MB de RAM, un disco duro de 40GB, un CD o DVD ROM, un monitor de 17”, un teclado y un ratón. Por 700$, ya te llevas a casa todo un portátil, con un procesador de 2.2GHz, 256MB de RAM, 30GB en disco, su CD ROM/DVD ROM, una pantalla de 14.1” y, por supuesto, teclado y ratón incorporados. ¿A qué estamos llamando barato aquí? Lo que Apple hace no es lanzar un producto barato, sino aprovechar una imagen de marca como nadie más la tiene en este sector, para lanzar un ordenador que pueda considerarse “entry level”, que seduzca, que ofrezca “la mística de la manzana” a un precio que quite algo de miedo. Es reducir la barrera psicológica de entrada basada en precio, pero no vender un ordenador barato. Si quieres calcular si el Mini será o no un éxito, mira al iPod: es claramente “menos” que sus competidores en cuanto a relación calidad/precio, pero vende infinitamente más porque un iPod no es un producto: es una religión. Como casi todo en Apple.

3. ¿Crees que es una segunda oportunidad para los Mac de Apple? ¿Qué Steve Jobs puede recuperar el mercado perdido por la historia de los Mac?

No es exactamente una segunda oportunidad, sino una vuelta a los orígenes. La manzana como objeto de deseo lleva con nosotros desde Adán y Eva, ¿no? Apple jugó mal sus cartas y Gates le ganó por la batalla de la estandarización, por el efecto red… llegó un momento en que nadie se arriesgaba a tener un Macintosh porque “ser diferente” daba miedo, a no ser que estuvieses en uno de los típicos nichos de Apple: la publicidad, el diseño, etc. Con el iPod y, en general, con la vuelta a los orígenes que marca la estrategia Jobs, Apple no sólo vuelve a ser un objeto de deseo, sino que además consigue quitarse el marchamo de incompatible, porque hoy todo trabaja con todo. No creo que volvamos a un mundo dominado por Macintosh, pero sí que muchos usuarios acaben teniendo un Mini como segundo ordenador que usan para determinadas cosas. De hecho, hasta me lo planteo yo…

4. ¿Crees que el efecto ‘iPod’ puede ser tan poderoso como para que los consumidores se decidan a picar en otros productos Apple?

El efecto iPod supone la vuelta de una mística, de una imagen, de una “religión”. El usuario de un reproductor de Creative, por ejemplo, lleva en el bolsillo un cacharro para escuchar música o ver fotos… el de iPod, lleva “un sentimiento”, una “expresión de su personalidad” y cosas parecidas. Es muy difícil competir contra algo así, porque racionalmente deberías comprarte el otro, pero sin embargo no lo haces. Es el milagro del marketing bien hecho. Y ese, ni más ni menos, es el efecto que ahora Jobs pretende escalar a otros productos de la gama.

5. ¿En qué medida crees que este lanzamiento puede dañar a empresas como HP o Dell?

No especialmente. Seguramente la mayor demanda vendrá de usuarios que no se habrían comprado un PC equivalente, que no estaban buscando un ordenador, pero que al ver el Mini, se les antoja. Es mucho dinero para un capricho, pero lo puedes justificar pensando que por ese dinero te llevas un ordenador, y encima se lo cuentas a todos tus amigos porque es “super-mega-extra-cool”. Sin embargo, el PC no ha logrado quitarse esa impresión de “un ordenador es caro”, compra razonadísima, etc. Una vez más, el “sentimiento” del que Apple rodea al producto se impone. Por eso me da cierta impresión de que en la mayor parte de los casos lo que provocará el Mini es un incremento de la demanda primaria, y no tanto una sustitución.

6 comentarios

  • #001
    Anónimo - 15 enero 2005 - 00:36

    modelo barato? y los 64 bits??

  • #002
    guyamo - 15 enero 2005 - 02:13

    No hay duda de que Apple está jugando bien últimamente, y sin embargo… hay algo que creo falla en este último paso dado, no?

    El iPod ha sido y es un éxito, pero el mercado usuario del mismo no es el tradicional de Apple. Desde luego no es un usuario informático o técnico. O al menos no necesaria ni mayoritariamente.

    Cualquiera (tecnófilos o asimilados) conecta un iPod, se descarga la música que le apetece y se la lleva de paseo a escucharla donde le plazca. Eso es algo que cualquier adolescente hace con soltura.

    Además es un aparato pequeño, no excesivamente costoso en terminos absolutos (sí en términos relativos) y que, adicionalmente, proporciona una determinada imagen a su usuario.

    Supongo que a su nuevo hermano pequeño (el Shuffle) le irá igualmente bien, o mejor, porque vive de la misma filosofía y en un público objetivo similar.

    Pero el Apple mini no deja de ser un ordenador… más bien caro. Y encima lo tienes que vestir para que te sirva de algo (monitor, teclado…). Cuánta gente va a pasar por El Corte Inglés y al verlo se lo va a llevar para ponerlo en el salón?

    No es un electrodoméstico; y en ese sentido, seguro, sería mejor una PS2.

    Bonito es un rato, pero para que le resulte útil al que lo compra, éste tiene que tener ciertos conocimientos. Conocimientos que, junto con el precio, posiblemente haga que la compra sea más racional y acabe en compra de alguno de los PC que SEGURO empezarán a aparecer imitando la línea estética y el tamaño del mini. Y aprovechando el sabroso margen económico que permite.

    Alguien ha oído hablar del formato mini-ITX? Llevo años sin entender por qué es tan difícil conseguirlo en las tiendas.

    Al Apple mini le deseo la mejor de las suertes, pero me da que le irá en el mercado sólo un poco mejor que le fue al Apple Cube. Y eso porque, en terminos absolutos, es más barato.

    Eso sí, marcará el estilo del próximo ordenador que querremos tener todos.

    En eso Apple es imbatible.

  • #003
    Roberto A. - 15 enero 2005 - 09:55

    ¿Que el Jaguar X-type ha sido un fracaso? Ni hablar. Jaguar está vendiendo más coches que en toda su historia, batiendo récords al menos en Europa. En EE.UU. no lo consigue por el precio del euro. Y su imagen apenas se ha visto tocada, como tampoco le ocurrió a Mercedes con el 190 o Audi con el A3.

    Me imagino que la entrevistadora se ha equivocado y quería decir que “no le ha ido nada mal”.

  • #004
    Kiko - 15 enero 2005 - 11:34

    Como siempre Enrique lo que dices es muy interesante. Pero yo creo que en el caso del iPod no es sólo una cuestión emocional en el vacío. Apple ha acertado porque, como casi siempre, ha unido una técnica razonable a un diseño cuidado que marca diferencias. El iPod es “estéticamente” más atractivo que muchos de sus competidores (que pueden ser técnicamente mejores). Es decir, me parece que ha acertado porque ha unido forma y fondo.

  • #005
    Salvador Grifell - 15 enero 2005 - 11:52

    Soy usuario entusiasta del Ipod por su cuidadoso diseño, su fácil manejo y por la mística de Apple. En casa tengo un PC pero a raíz del lanzamiento del Imini me he encaprichado en uno de ellos, pero como se indica en la entrevista no tanto como sustitutivo del PC, sinó como complemento de áquel para realizar trabajos de edición digital.

  • #006
    Ivan - 18 enero 2005 - 15:44

    El iPod no es un sentimiento, es la mejor inversion :) O es que nadie ha comparado precios en relacion Memoria/Precio.

    Hay reproductores MP3 que valen lo mismo que el iPod de 20Gb.. y tienen 40 veces menos memoria.

    Por veinticinco pesetas, reproductores de MP3 + baratos que el iPod shuffle y con la misma o mas memoria….

    Pues eso.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados