El sistema de patentes como freno a la innovación

Al hilo del tema anterior, ayer me entró, vía Amazon Recommendations, este libro: Innovation and Its Discontents : How Our Broken Patent System is Endangering Innovation and Progress, and What to Do About It, de Adam B. Jaffe y Josh Lerner. Al hojearlo, me he encontrado este interesante índice de contenidos, y un comienzo que promete, en el que cuenta como un pastelero de un pueblo de Michigan se encontró con una demanda del gigante de la alimentación Smucker porque fabricaba unos pastelillos blandos rellenos de mantequilla de cacahuete y mermelada que, a pesar de ser perfectamente tradicionales, habían sido patentados por la empresa. Muy al hilo del debate sobre las patentes de software, pero, a mi entender, muy aplicable a si el modelo de derechos de propiedad intelectual podrá tener algún tipo de validez en el futuro.

Me he pedido el libro… ¿alguien lo conoce ya?

Un comentario

  • #001
    Jose Luis Bezares - 13 noviembre 2004 - 10:34

    Veo el copyright como una continuación de la propiedad privada en el campo de la creatividad intelectual, artística, científica, … La sociedad occidental se vió obligada para proteger la propiedad intelectual de alguna forma. Con ese objetivo creo necesario alguna forma de copyright y derechos de autor. Entender que por el hecho de “ascender un peldaño más en la evolución tecnológica” se tiene patente de corso para piratear me recuerda a los okupas de las viviendas que ofrecen la excusa de vivienda libre, …

    Sin embargo, es cierto que los propietarios de los derechos (software, películas, música, literatura, …) deben tener una visión mucho más pragmática. No es posible a nivel técnico luchar contra la circulación de los contenidos. La digitalización de los contenidos y la accesibilidad a una red mundial de comunicaciones cambian brutalmente las reglas del juego. Entiendo más interesante para su propio negocio que estos propietarios vayan a favor de la corriente (apertura de los códigos) que en contra ella (uso del copyright).

    Sin embargo, nos hemos marcado un escenario legal y estado de derecho, por el cual, hasta entonces, okupar una vivienda o piratear contenidos puede ser delito.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados