Dinámicas de Media choice behavior

Las dinámicas de elección de medios de comunicación entre personas, o media choice behavior, son uno de esos temas interesantes y con abundante literatura académica al respecto. En ese sentido, veo Corea, por el impresionante despliegue de banda ancha, como un laboratorio gigantesco e interesantísimo, uno de esos sitios en los que, como comentaba hace una semana con un amigo profesor en la Korea University Business School (KUBS), el futuro está ocurriendo hoy y las tendencias hay que tenerlas muy en cuenta.

Esta nota en un medio coreano a la que llego vía Slashdot apunta precisamente una de esas tendencias: el correo electrónico se utiliza en Corea prácticamente sólo para comunicaciones formales o por gente de edad avanzada, mientras que el SMS, el Instant Messenger (IM) y los blogs se usan para las comunicaciones de todos los días. Como comentan en el artículo, el e-mail es para escribir a tus abuelitos, y para recibir facturas de recarga de teléfono o de la tarjeta de crédito. Dos tercios de los dos mil estudiantes que respondieron a una reciente encuesta dijeron, lisa y llanamente, que no utilizaban e-mail o lo hacían muy raramente. La asincronía del e-mail se plantea como un obstáculo, en una característica interesante de algo que empieza a configurarse como “la generación síncrona”. El e-mail les parece como “hacer los deberes”, mientras que el IM o el SMS los sitúa más en modo juego.

“The new generation hate agonizing and waiting and tend to express their feelings immediately (…) The decline of email is a natural outcome reflecting such characteristics of the new generation.”

La tendencia parece sólida, avalada por dato de Daum, el principal proveedor de e-mail del país (los que compraron Lycos a Terra no hace mucho) , cuyas estadísticas de páginas vistas han caído un 20%.

Es curioso. Mientras en Corea empiezan a jubilar el e-mail, aquí, un porcentaje amplio de la población no ha enviado uno en toda su vida. Vivir para ver…

4 comentarios

  • #001
    Agustín Raluy - 30 Noviembre 2004 - 14:22

    Parece ser que Clinton estaba orgulloso de haber enviado únicamente dos emails durante su mandato… y uno fue de prueba para que su personal estuviese seguro de que sabía darle al botón ‘enviar’.

  • #002
    benoit mahé - 30 Noviembre 2004 - 18:15

    Enrique,

    estoy halucinando con tu Blog; no conocía el concepto. Debes tener la yema de los dedos más púlida que un pianista…

    Lo del email que declina en Corea nos propulsa aún más hacia un mundo del vertigo… El email, dices, es asincróno… pero tanto más sincróno que las cartas “de antaño”, a tal punto que no se dicen las mismas cosas. Hoy mi hermano sufrío una operación cirurgica delicada al corazón; anoche le envíe un email corto de 2 líneas de apoyo; no me imagino que contenido habría puesto en una carta en papel, que no aguanta menos de una página por lo menos ni tampoco con qué antelación lo habría hecho. ¿Que podemos esperar entonces de una cultura del sms donde se pensarán aún menos?

  • #003
    Rafa Gil - 30 Noviembre 2004 - 22:16

    Bueno, esto parece que es el origen de tecnologías como Blackberry. Solo un pequeño comentario. Hace poco tú mismo comentabas la tendencia a hacer del correo algo asíncrono por voluntad propia y evitar interrupciones cuando necesitas realmente concentración. Lo que queremos es elegir lo que nos tiene que llegar pero que lo nuestro sea contestado de inmediato. La realidad es que cuando envías un mail a alguién que sabes que tiene blackberry, te tomas a mal que no te conteste en menos de…¿5 minutos?.

  • #004
    martinsierra - 16 Mayo 2005 - 18:48

    Para decir verdad, el correo electrónico está aún por llegar en españa. Sobre todo en lo que a la administración del Estado y empresa, pues algunos ni responden, otros eliminan sin mas, y los mas educados al menos te acusan recibo, pero pocos mantienen una comunicación en los terminos correctos.

    Nada un saludo, y que envidia, no saber mas de esto para configurar o personalizar mi cubi-blg.

    Un saludo

    Lms

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados