Skyping from the classroom

He probado lo que comenté el otro día en la conferencia de Zaragoza: hacer una demostración práctica (y sin haberla preparado, por cierto) de Skype desde una clase. En la primera sesión del curso electivo que estamos empezando, al hacer un panorama inicial del escenario tecnológico, cité el caso de Skype como un ejemplo de posible reingeniería de una industria, al hilo de otros casos como Napster, la transición Britannica/Encarta/Wikipedia o, porqué no, Linux vs. Microsoft. Me encontré un número que me apreció sorprendentemente bajo de usuarios de Skype, más aún considerando que se trata de un grupo en el que hay un 80% de personas de nacionalidades diferentes a la española…

Así que, desafiando al “temible efecto demo”, y aprovechando la WiFi del Instituto, saqué la PDA del bolsillo, me conecté a la WiFi, entré en Skype, que se logueó en un momentín, e hice un SkypeOut a mi móvil, al que previamente pusé con sonido (en clase suelo acordarme de ponerlo en vibración). Sabía que tardaba un buen rato en conectar, así que dejé los dos cacharros encima de la mesa y seguí hablando. En cosa de medio minuto, empezó a sonar el teléfono, que reflejaba una exótica llamada desde el prefijo de país +86… ¿por dónde cae el +86? ¡¡¡Nada menos que China!!! De hecho, me estoy dando cuenta de que, como ya puestos a hacer la gracia completa, descolgué el teléfono, es posible hasta que la gracia me haya salido por un pico. En fin, cuando llegue la factura, haré una colecta :-)

Eso sí, didáctico, lo que se dice didáctico, creo que sí fue. A todo esto, España ya es el país número quince en porcentaje de usuarios de Skype en todo el mundo (interesante forma de reportarlo esa del porcentaje… porcentaje ¿sobre la población? ¿Sobre la base de usuarios del programa? ¿Sobre… ?)

Unos cuantos empujoncitos más como éstos a la curva de difusión tecnológica, y Telefónica me va a poner en busca y captura…

2 comentarios

  • #001
    Roberto A. - 6 octubre 2004 - 13:06

    Recientemente también lo intenté delante de un cliente y no funcionó. Lo volví a probar un poco más tarde y entonces sí que sonó. Por cierto, el precio es 0,234 euros/minuto.

  • #002
    Agustín Raluy - 6 octubre 2004 - 13:07

    Es un ejercicio que también realicé con mis alumnos, aunque con un portátil y sin WiFi. Un minuto antes de realizar la demo hice un pequeño sondeo, para ver si a alguno de ellos le sonaba la palabra Skype… a nadie. Ni a mis alumnos ni a ninguno de mis compañeros de departamento. Ni a los de informática. Ni a nadie de mi entorno cercano. Todos en clase quedaron con la boca abierta y aparentemente les gustó la idea. Cuando termine el cuatrimestre tengo la intención de volver a hacer el sondeo, a ver si alguien se ha animado a usarlo. Sólo con que un par de ellos se hayan atrevido a instalarlo y que otro par hayan abandonado sus cuentas de hotmail me daré por satisfecho :)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados