El Blog de Enrique Dans

Mi prólogo para Cypherpunks, de Julian Assange

Escrito a las 9:18 am
19

CypherpunksRoger Domingo, director editorial de Deusto y editor de mi libro “Todo va a cambiar” (disponible en edición social), me pidió que escribiese un prólogo para la edición española del último libro de Julian Assange, titulado Cypherpunks, que sale el jueves 11 de abril y está ya disponible en preventa en Amazon.

El libro es una transcripción de conversaciones de Julian con otros tres conocidos activistas de la red; Jacob AppelbaumAndy Müller-Maguhn y Jérémie Zimmermann, y aunque no es de lectura agradable, sí resulta muy recomendable por dos razones fundamentales: una, para ver claramente en qué se ha convertido internet y lo que se nos viene encima si no hacemos nada para evitarlo. Y dos, como gesto de apoyo para contribuir a financiar a Julian Assange y a Wikileaks, cuyas finanzas han sido vergonzosamente bloqueadas por los Estados Unidos convirtiendo a entidades como Visa, Mastercard o PayPal en auténticos guardianes morales de tu dinero, en empresas que se arrogan el supuesto derecho de decidir a qué causas puedes donar y a cuáles no.

Si estos hechos y otros similares te hacen sentir que estamos viviendo un entorno extraño, casi disfuncional u orwelliano, estás en lo cierto. George Orwell se ha convertido en un auténtico profeta. Y este libro es una buena manera de confirmarte la magnitud de lo que está ocurriendo, desde la evidencia de quien lleva ya casi un año sin poder salir del edificio de la Embajada del Ecuador en el centro de Londres. Una experiencia real, escrita por quien de verdad se ha enfrentado directamente al enemigo y está sufriendo las consecuencias de ello. Una opinión más que autorizada acerca de la preocupante evolución de la red y del mundo.

A continuación, el texto completo de mi prólogo:

 

Para cualquier persona a quien la red genere algún tipo de impresión positiva, para cualquiera que vea en internet un lugar para acceder a información, para comunicarse o para tantas otras cosas que hacemos habitualmente en nuestro día a día, este libro será, sin lugar a dudas, una lectura amarga. No, no espere que su lectura le resulte en absoluto agradable. Ni por el formato escogido, que no resulta el más fácil de consumir, ni por su contenido, que se despliega lentamente ante los ojos del lector, frase a frase, a medida que la conversación va tocando más y más temas, hasta construir un escenario verdaderamente desasosegante.

No, el libro que tienes entre las manos no es un libro agradable. Está repleto de malas noticias, de augurios pesimistas y de llamadas de alerta. Noticias, augurios y alertas, además, hechos “desde el otro lado”, por personas que han tenido la oportunidad de mirar directamente a los ojos del enemigo, de sufrir su persecución. Un enemigo invisible, de magnitud descomunal, que pretende controlar todos nuestros pasos, todas nuestras acciones, todos nuestros pensamientos. Un enemigo al que no siempre vemos, que acecha nuestras conexiones, que recopila nuestra información, que investiga por dónde navegamos, con quiénes nos conectamos y qué les decimos, que pretende saber más de nosotros que nosotros mismos. Un enemigo dispuesto a lo que sea por mantener un delicado equilibrio en el que se sabe ganador: en situación de asimetría informativa, siempre termina ganando el que todo lo ve.

El autor principal que firma este libro lleva desde junio de 2012 encerrado en una embajada, sin poder poner un pie en la calle, sometido a un acoso absolutamente impropio. Se ha visto perseguido, acusado de delitos con una base absolutamente absurda, y amenazado de muerte por políticos de países supuestamente civilizados. Ha podido comprobar lo que pasa cuando tu organización es perseguida hasta el punto de cortarle todas sus posibles fuentes de financiación, lo que ocurre cuando, en una absoluta falta de respeto a las leyes y a las relaciones internacionales, se presiona a quienes deberían ser medios de pago neutrales para convertirlos en supuestos guardianes morales del dinero de sus usuarios. Utilizando VISA, Mastercard o PayPal puedes hacer donaciones al Ku Klux Klan, a organizaciones pro-nazis o a entidades que defienden el odio o el uso de la violencia… pero no puedes contribuir a financiar a Wikileaks. Si lo intentaste en su momento, tienes muchas posibilidades de que tu dinero, simplemente, no llegase a tu destino. Si lo intentas ahora, tendrás que buscar métodos alternativos, porque lo normal es que te encuentres con que, sencillamente, no es posible. Si, en un arrebato de moralidad, decides prescindir de los servicios de esas empresas que te impiden hacer lo que quieres con tu dinero y donar a una causa que estimas justa, te encontrarás con que es extremadamente difícil, en el mundo en que vivimos, hacer una vida mínimamente normal sin ellas

Wikileaks es el signo de los tiempos: el desarrollo y popularización de la red como herramienta en manos de una parte significativamente mayoritaria de las sociedades desarrolladas ha determinado que muchas de las cosas que antes tenían lugar en secreto, dejen de transcurrir en la oscuridad. La red es la herramienta más poderosa para que los ciudadanos en las sociedades democráticas pongan en práctica una supervisión completa sobre las actividades de sus teóricos representantes, los políticos. Pero ante una herramienta así, surge un problema de primera magnitud, una disfuncionalidad manifiesta: hacía ya mucho tiempo que esos teóricos representantes de los ciudadanos habían dejado de representarlos, para pasar a representarse a sí mismos y a sus intereses particulares. Con algunas honrosas pero escasas excepciones, la primera preocupación de un político en nuestros días es la llegada a su cargo y la preservación del mismo, seguida por la consecución de fuentes de ingresos en el hipotético caso de que tenga que abandonar el mismo. Así, los políticos se convierten en gestores de favores a cambio de un enriquecimiento más o menos obvio, que alimenta desde la corrupción directa hasta el tratamiento privilegiado a determinados lobbies en función de intereses que, en muchos casos, no coinciden en absoluto con los de los ciudadanos que, con sus votos, situaron a ese teórico representante público donde está.

Pocas cosas están más justificadas en la vida pública que la transparencia. Por el hecho de serlo, un político, por su condición de representante y servidor de los ciudadanos, debería tener un deber de transparencia absoluto: deberíamos saber qué hace, dónde está en cada momento, con quién o quiénes se reúne, de qué temas habla, qué acuerdos o promesas compromete, su agenda, sus opiniones en todos los temas relevantes… desempeñar la función pública debería exigir una garantía de transparencia total en todo, incluidos por supuesto los ingresos y los gastos.

En un mundo así, con políticos y gobiernos comprometidos con ese nivel de transparencia, Wikileaks no sería en absoluto necesaria. Hoy, la tecnología proporciona todas las herramientas necesarias para que esa transparencia tenga lugar. Podemos saber en todo momento dónde está una persona, y podemos además proporcionarle herramientas para que informe de todos sus pensamientos, reuniones o decisiones. Pero en su lugar, lo que los políticos y los gobiernos están haciendo es pretender utilizar la tecnología no para que los ciudadanos les exijan esa transparencia, sino para imponer a esos mismos ciudadanos una vigilancia que en modo alguno esos ciudadanos desean ni estiman conveniente. En lugar de utilizar la tecnología para controlar al poder político, el poder político pretende utilizar la tecnología para controlar a los ciudadanos. Un giro completamente inaceptable, contra el que Wikileaks pretende luchar.

Wikileaks es un gestor de información. En su funcionamiento, Wikileaks intenta reducir en la medida de lo posible las barreras de entrada al llamado whistleblowing, al filtrado de información. Cuando una persona maneja información que, por la razón que sea, estima debería ser pública, Wikileaks procura ofrecerle modos libres de riesgo para, de manera efectiva y eficiente, hacerla pública. Mediante esquemas de anonimato, protección de las fuentes, verificación de la información, estudio de las consecuencias legales, y difusión viral, Wikileaks procura asumir una función que, en muchos casos, la prensa tradicional ya no era capaz de ejercer. Los vínculos de la prensa tradicional con el poder, los esquemas de financiación mediante publicidad institucional, la escasa diligencia en la protección de las fuentes o la nula voluntad de asumir determinados riesgos habían provocado que el hecho de “tirar de la manta” en un tema llevándolo a la prensa implicase una ruta como mínimo compleja, llena de incertidumbres y peligros que muy pocos podían asumir. Wikileaks, en ese sentido, es toda una llamada de atención al periodismo: no trabaja al margen del mismo, utiliza sus esquemas par dar salida a la información, pero diseña, apoyándose en la red, toda una nueva esquemática de trabajo que permite a quien lo estime oportuno convertirse en fuente. Y el esquema, como prueban las muchísimas revelaciones que ha logrado sacar a la luz, funciona.

Por mucho que pueda parecer a mentes clásicas, conservadoras o supuestamente biempensantes, el mundo está mucho mejor con Wikileaks. Por provocativo y peligroso que suene el que la información se intercambie a la vista de todos o el que la política se celebre en espacios abiertos, el clima de secretismo en que se desarrollaba la gestión de los gobiernos no solo no estaba diseñado para servir a los ciudadanos, sino que cada día existían más evidencias de todo lo contrario, de que estaba creado para servir a los intereses de terceros, a intereses en absoluto legítimos. La transparencia en la gestión pública solo debería responder a dos limitaciones: la intimidad de los ciudadanos y las leyes de secretos oficiales, que deberían regularse con absoluto rigor para que fuesen utilizados únicamente en las ocasiones en las que fuese estrictamente necesario. Todo lo demás, en un mundo hiperconectado, debería sencillamente eliminarse.

En su lugar, los gobiernos están utilizando la red para dar lugar al mayor aparato de espionaje y vigilancia de los ciudadanos que ha existido nunca. Estamos viviendo una realidad que convierte a George Orwell en el más grande de los visionarios, una dinámica con muy pocas posibilidades de vivir una marcha atrás. La libertad de la que disfrutamos en internet desde su creación y popularización se nos está escapando entre los dedos, está desapareciendo a toda velocidad, mientras todo un conjunto de tecnologías como las cámaras, los sistemas de reconocimiento facial, la cibervigilancia, la deep packet inspection, los filtros o la retención de datos van convirtiendo el mundo en que vivimos en un entorno completamente diferente, en una dura realidad que nos va a costar mucho trabajo explicar a nuestros descendientes. Cabalgando junto a jinetes del Apocalipsis como la protección de los derechos de autor, la pornografía infantil o la amenaza terrorista nos están trayendo recortes de derechos y libertades sin precedentes, supuestamente en aras de un bien común, desdiciendo a aquel Benjamin Franklin que con tan buen juicio aseveraba que “aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos”.

Los recortes que comenzaron en regímenes totalitarios, dictatoriales o teocráticos en los que parecía completamente lógico que surgiesen como medio de preservar el status-quo se han trasladado a democracias teóricamente consolidadas sin ningún tipo de solución de continuidad. Que Ahmadinejad en Irán, Ben Ali en Túnez o Mubarak en Egipto reaccionasen al uso de la red para movimientos insurgentes intentando bloquearla y tratando de establecer sobre ella un sistema de vigilancia de la población parecía lógico y hasta esperable: que ese movimiento tenga lugar en los Estados Unidos o en muchos otros países con tradición democrática debería resultar completamente inaceptable, una auténtica causa de revolución. Pero esa, y no otra, es la realidad que estamos viviendo. La realidad sobre la que este libro pretende alertarnos.

El ciberespacio, en todos los sentidos, se ha militarizado. El equivalente de lo que está ocurriendo en la red situado en la calle, fuera de la red, sería directamente la ley marcial. La red y el libre intercambio de información podrían estar posibilitando un período histórico que supusiese el mayor y más vibrante progreso a todos los niveles, pero están en su lugar alumbrando la época más oscura, autocrática y totalitaria que el ser humano ha vivido jamás. Internet, lo creamos o no, se está convirtiendo en el enemigo, en la sustancia que engrasa una pendiente peligrosísima que la humanidad recorre a toda velocidad, en el mayor y más efectivo facilitador del totalitarismo. Como el propio Assange dice en su introducción, y por mucho que nos pueda costar entenderlo a los que amamos la red como herramienta de libertad, internet en su expresión actual se ha convertido en una amenaza para la civilización humana.

No existe una forma de escapar a este sistema. Sí, al menos, de luchar contra él, de intentar convertirse en un obstáculo a esa deriva. Y es precisamente lo que Julian Assange y sus compañeros de charla llevan haciendo desde hace ya bastantes años: intentar entender el funcionamiento del sistema todo lo posible, para tratar de oponerse al mismo. Por esa razón, para entenderlo y para colaborar con ello, debes comprar y leer este libro. Comprarlo, porque con ello conseguirás que una parte del precio del libro llegue a Julian Assange y a Wikileaks. Leerlo, porque por duro, espeso y oscuro que te pueda parecer, te estará preparando para entender una realidad que, por estar escondida en complejos e inabarcables esquemas internacionales, es muy posible que no te hayas llegado todavía a plantear.

Tomada en conjunto, lo que tenemos encima es una auténtica cruzada liberticida, lo viejo atacando a lo nuevo, con unas proporciones que resultan casi imposible de imaginar. Nada, ni la propiedad intelectual, ni la lucha antiterrorista, ni la protección de los menores, ni el derecho al honor, ni los derechos de los creadores, ni nada de nada, por execrable que parezca, justifica la barbaridad que estamos viviendo ni los excesos liberticidas que se nos están viniendo encima. Solo son, por terribles que parezcan, meras excusas, medios para conseguir un fin.

¿Es imparable? ¿Habían ganado incluso antes de empezar? ¿Son ellos una generación perdida de nostálgicos reaccionarios del pasado cuyas tumbas acabaremos pisoteando con inmenso alivio para asegurarnos de que están bien muertos? ¿O somos nosotros un grupo de ilusos que creyeron durante unos pocos años, que la libertad era posible, y que terminaron convirtiéndose en un simple oasis momentáneo de esperanza, en una simple panda de románticos subversivos trasnochados, de cypherpunks?

El ciberactivismo es la única salida que nos queda.

7 trackbacks

[...] Mi prólogo para Cypherpunks, de Julian Assange [...]

[...] -Para seguir por los caminos de la Red, en México Lanza #YoSoy132 campaña a favor de Assange y Presentan iniciativa de ley en Jalisco para que el acceso a Internet sea un derecho, mientras que en Chiapas la reforma legal violenta el derecho de Acceso a la Información. También sobre Assange, Wikikeaks y el futuro de Internet escribe Enrique Dans en el prólogo del Cypherpunks. [...]

[...] o declarar el estado de sitio (no son palabras mías, copio casi literalmente lo que escribió Enrique Dans en el prólogo del libro Cypherpunks de Julian Assange, de [...]

[...] ya lo tenemos perfectamente claro: las afirmaciones de ciberactivistas como Rebecca MacKinnon o Julian Assange no eran exageraciones. En el primer caso escribí el epílogo de la edición española de su [...]

[...] bien anunció Julian Assange en su libro titulado “Cypherpunks” (que tuve el honor de prologar en su edición española), ante el auge de auténticos “imperios” dedicados al espionaje masivo sobre ciudadanos [...]

[...] Cypherpunks es también el titulo de un libro de Assange publicado en Abril y que ha sido prologado por Enrique Dans [...]

12 comentarios

001
Rai
08.04.2013 a las 10:28 Permalink

No se puede expresar mas claro.

002
Manuel García
08.04.2013 a las 11:15 Permalink

Pufff, la verdad es que tiene que ser tremendamente interesante y coincido en que yo empiezo a “intuir” esa perversión del sistema que lleva tiempo gestándose. Pero no sé si tengo ahora mismo el ánimo moral suficiente para leer esto. Ya leí hace unos años “Un mundo feliz” y me deprimí viendo como una distopía escrita hace 80 años podía tener TANTO parecido con muchas cosas actuales que consideramos “normales”.

003
Gorki
08.04.2013 a las 14:00 Permalink

Creo que el error de Assange ha sido intentar enfrentarse frontalmente a una apisonadora. Mi opinión es que si deseamos paralizar a esta máquina de control, debemos aportar nuestros pequeños granos de arena, e introducirlos en los propios engranajes del sistema, de modo que la máquina quede paralizada y rota no por la fuerza del contrincante, sino por su propia potencia mal gobernada.

004
Antonio Castro
08.04.2013 a las 14:38 Permalink

En mi humilde opinión sin la concienciación nítida de que estamos inmersos de nuevo en una lucha de clase no hay nada que hacer. Es una lucha de clases diferente a cualquier otra anterior a esta y que tiene componentes absolutamente novedosos por las consecuencias sociales que comporta la era de la información y la globalización, pero en esencia lo que no podemos perder de vista es que es una lucha de clases, y esta vez la clase baja y la clase media son las víctimas. Es el 99% contra un 1%. Las luchas de la izquierda radical están inrtoduciendo una división de acción muy negativa.

Tenemos que pensar que la mayoría de los pequeños y medianos empresarios también son las víctimas. Son clase media y mientras nos dejemos manipular por los que causan el problema no haremos otra cosa que hacerles un gran favor a los poderosos luchando entre nosotros.

Es fácil saber en que bando estás. Los que pagamos más impuestos, los que no usamos paraisos fiscales, etc. estamos todos en el club de los estafados.

005
serendipia
08.04.2013 a las 14:44 Permalink

Hola Enrique, ¿podrías explicar un poco más esta frase? “…pero están en su lugar alumbrando la época más oscura, autocrática y totalitaria que el ser humano ha vivido jamás.”

No se si es que no lo llego a comprender, pero me parece exagerada.

006
Cristina
08.04.2013 a las 15:41 Permalink

Ok. A leer!!!!

007
Charly
09.04.2013 a las 03:25 Permalink

Pues voy a usar mi Visa para pagar el libro, a modo de troll, sólo que de que alguna manera terminen haciendo llegar el dinero a Assange.

008
Francisco J. Corredor
09.04.2013 a las 09:32 Permalink

Cuando empezaste a citar a Orwell no creía que verdaderamente estuviésemos tan cerca de esa sociedad hipotética que describe en “1.984″ pero a medida que he ido asimilando la lectura de este prologo me he dado cuenta que tal como se plantea el mundo desde esa perspectiva totalitarista que comentas seguida por paises “supuestamente” democráticos, llevas mucha razón en tu teoría. Ademas planteas un supuesto muy original que sugiere que sean los dirigentes, la clase política la que deba estar controlada para poder representar al pueblo. Imagino un sistema por el cual por medio de localizadores GPS sepamos donde esta cada político en cada momento; por medio de micrófonos implantados supiésemos qué hablan en cada momento etc. Y cada momento, cada conversación quedase registrada. Eso si sería estar al servicio del pueblo y no lo de ahora…

009
gonzowhoop
09.04.2013 a las 15:47 Permalink

Es ciertamente lamentable tener que hablar en términos de regresión sobre tecnología y democracia, encontrando la raíz de dicha regresión en el hecho que los grupos humanos sean controlados (a través del estado y la política) por intereses privados, elitistas y corporativos. Donde la red como herramienta al servicio de la civilización humana debería dar lugar a una dispersión del poder gubernamental, en una suerte de democracia líquida en la que los ciudadanos puedan realizarse como tales mediante la resolución efectiva de problemas sociales a través del flujo y la administración lógica y transparente de información relevante, llegar a considerar el hecho de renunciar a una herramienta con tanto potencial para servir al desarrollo humano como es internet es para bajarse del carro, migrar a otro planeta y empezar de cero.

010
Vicente Aragonés López
10.04.2013 a las 10:26 Permalink

Usted señor Dans suele estar siempre acertado en lo que escribe, pero en el prólogo de Cypherpunks ha estado usted impecablemente brillante, le felicito por ello.

Los omnipotentes tiranos que ostentan el poder financiero intentan destruir la democracia, esos malhechores que controlan la economía financiera y sus vasallos: las  mujeres y los hombres de la actual casta política, han subvertido las reglas morales, han acomodado las leyes a sus depravados intereses; han propiciado un nuevo vasallaje a la sociedad con el miedo a la deuda que origina un sometimiento servil que difumina la esperanza de bienestar.

No conseguiremos encontrar remedio a los males que acechan a la humanidad hasta que el poder de estos criminales sea reducido y esto jamás podrá suceder si no nos esforzamos en dar formación a las masas, si no denunciamos reiteradamente como enemigos del bien social a los economistas neoliberales, que con unos aparentemente complejos modelos matemáticos disparatados e irreales, es decir, meros pasatiempos de tontos engreídos, no se hubiese iniciado el actual cataclismo económico mundial. Los malhechores que han aprovechado este despropósito y se han beneficiado de ello son los financieros y los políticos, puros delincuentes, facinerosos perversos hasta lo indecible.

Debo añadir a la lista de tontos y torpes, a una parte del empresariado y directivos que van des de las grandes corporaciones hasta un importante sector de las pymes, todos ellos obsesionados en hacerse cada día más ricos; siempre con el miedo en su pobre alma por causa de su desprecio a la Economía Crítica o a la ignorancia de lo que verdaderamente es la economía real, la productiva, la que no está contaminada por el virus financiero, la que se ocupa de las necesidades y las aspiraciones de las personas y del conjunto de la sociedad.

Las universidades son en parte responsables del desastre económico, en ellas se forman y en ocasiones se deforman las mentes de economistas. Los rectores son también responsables de la formación del continuado aumento de descerebrados y tontos, así como de la transformación que ha desnaturalizado la economía clásica.
Deberíamos abominar de quienes inducen a ver en el continuado crecimiento económico, a la inmediatez en la circulación del dinero y al continuo aumento de los beneficios como las reglas de oro que jalonan el Norte de la execrable economía neoliberal, origen de la presente crisis y de las sucesivas que se presentarán en el futuro, ellas son las mejores herramientas de dominación y derrumbe de la democracia propiciada por los omnipresentes tiranos que ostentan el poder.

Sí, esta misma mañana compraré el libro que usted tan magníficamente ha prologado y lo recomendaré a mis amigos y conocidos, para hacerlo será preciso que venza la pereza que a los humanos suele impedirnos, a pesar de desearlo, realizar la acción. Deseos, deseos, solamente deseos, cuando llega el momento de actuar ya estamos cansados, ya hemos perdido el interés. Esta es una de las principales causas del sometimiento de la humanidad.

Cordialmente,
Vicente Aragonés López

011
Almudena
12.04.2013 a las 13:01 Permalink

Hay una palabra que me chirría bastante.
Esta palabra es ‘pueblo’ que marca una diferencia de clase: arriba y abajo, dominante y dominado, rico y pobre. Pueblo …. debilidad, dispersión, confrontación, sin información.

¿Por qué no utilizamos la palabra ‘Sociedad’? Sociedad como conjunto que interactúa como algo flexible, que actúa como algo con poder, que se enfrenta con autoridad.

El lenguaje es importante.

Almu

012
Alvarez
16.04.2013 a las 11:19 Permalink

Apreciado Enrique, magnífico prólogo, lástima que, como es habitual en la cultura digital, mucho más habitual de lo que se piensa, no se haya tenido en cuenta lo que podríamos llamar la “carga” de las palabras… Sus determinaciones históricas.

Venir a alertar ahora de que Internet se está convirtiendo en un ojo que todo lo ve, todo lo escucha, y que sí o sí, acabará por juzgarte, (siempre en tu propio perjuicio, esto está más que claro), eso ya lo hubiese sabido un niño de 5 años un poco leído si se hubiese fijado en el origen de la RED: (ARPANET) Advanced Research Projects Agency Network, encargo del Departamento de Defensa de los EE.UU. ¡¡¡Internet siempre fue eso!!!, por más que se haya podido pensar, más que ingenuamente, lo contrario…

En fin, es lo que pasa con la cultura digital, que suele odiar la historia para acabar siendo víctima de ella misma…

Saludos de un seguidor de su excelente blog.
Alvarez

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens