El Blog de Enrique Dans

Growl y la gestión de ecosistemas satélites

Escrito a las 10:26 am
11

El anuncio de la nueva versión del sistema operativo de Apple, Mountain Lion, ha sentado como un jarro de agua fría a los desarrolladores de Growl, el sistema de notificaciones más popular e implantado en OS X. Un programa de código abierto que, tras años de popularidad y aceptación por parte de los usuarios y de la comunidad de programadores de aplicaciones, se encuentra con que Apple decide crear su propio sistema de notificaciones integrado con todas las aplicaciones que provengan de la Mac App Store, una integración que presuntamente relegará Growl a un papel completamente secundario.

La reacción de Growl deja claro que no abandonan la batalla, pero la realidad suele ser terca: cuando una funcionalidad se ofrece dentro de un paquete (la llamada estrategia de bundling), las alternativas externas suelen pasar a un plano muy marginal y terminar por desaparecer. Growl es una de las aplicaciones de pago más populares en el top de la Mac App Store, pero ¿podrá mantener dicha posición cuando el propio sistema operativo ofrezca una funcionalidad muy similar? Ejemplos de la estrategia de bundling abundan en el mundo del software: Microsoft la practicó con éxito durante muchos años, pero también la hemos visto más recientemente en el caso de Twitter, que bien mediante adquisición o bien mediante desarrollo propio va incorporando todas aquellas funcionalidades e ideas que surgen en la comunidad de satélites que rodea a la aplicación.

Movimientos como este nos llevan a plantearnos las especificidades de la relación entre una aplicación y su comunidad satélite de desarrollo. Tener una comunidad de desarrollo vibrante y activa es algo que suele aparecer correlacionado con el éxito. Pero como en tantas ocasiones en la ciencia, de una correlación no puede deducirse una causalidad, de manera que no se puede saber “si gallina o huevo”, si ese éxito viene generado por las funcionalidades adicionales que dicha comunidad trae consigo, o bien si el desarrollo de la comunidad está en realidad desencadenado por la atracción que genera el éxito arrollador de una aplicación. Lo que sí parece claro es que las relaciones entre el protagonista principal y la comunidad que lo rodea pueden aportar mucho, pero no son para nada un espacio tranquilo: si una aplicación generada alrededor de la principal tiene éxito, lo habitual es que se vea o bien adquirida – que puede no ser un mal desenlace – o bien considerada una propuesta interesante que la aplicación principal adopta o copia descaradamente, relegando al proponente original a un uso marginal.

No son pocos los casos en los que aplicaciones desarrolladas externamente se convierten en alternativas mejores que las oficiales: el éxito del reproductor de vídeo VLC, que acaba de presentar su muy recomendable nueva versión 2.0, o el del sistema de acceso rápido Quicksilver que suele ser de las primeras aplicaciones que instalo en todas mis máquinas, plantean funcionalidades que son o bien mejores que las de sus alternativas oficiales, o simplemente no existen y cubren un interesante hueco en el sistema principal, pero que están sujetas a una dinámica competitiva sin duda compleja. Para el usuario, este tipo de aplicaciones plantean alternativas muchas veces interesantes a las decisiones de la marca principal, que no siempre tienen por qué ser consideradas óptimas. Por un lado, la comunidad satélite juega un importante papel en el aporte de ideas y en la popularidad de la plataforma principal, jugando un papel muy del tipo open innovation. Por otro, si ésta reacciona de manera muy agresiva incorporando dichas ideas sin reconocer de alguna manera dichos aportes, el incentivo a dichos desarrollos se reduce claramente.

Twitter se ha beneficiado en repetidas ocasiones de propuestas de funcionalidades originadas en su comunidad satélite, y aún hoy algunas aplicaciones externas manejan Twitter mejor que el propio cliente oficial, pero ¿es sostenible a medio o largo plazo una relación así? ¿Interesa a la marca favorecer el desarrollo de un ecosistema satélite de aplicaciones mediante APIs y una actitud abierta, o se puede simplemente utilizar como coto de caza para buenas ideas que son incorporadas a la funcionalidad principal? Cada día más, formar parte de este tipo de comunidades satélite se plantea como una actividad de riesgo que cualquier día termina o bien con la lotería de una oferta de adquisición (en la que además existe poca capacidad de negociación porque es difícil o imposible decir que no), o bien con un movimiento del jugador principal que, en un solo anuncio, te relega al olvido. Una gestión de innovación cada día más compleja, con muchos elementos en juego, y que las empresas deben plantearse cómo manejar.

1 trackbacks

[...] Dans escribió hace tiempo sobre los ecosistemas satélite en “Growl y la gestión de ecosistemas satélites”: Movimientos como este nos llevan a plantearnos las especificidades de la relación entre una [...]

10 comentarios

001
Enrique Martinez Bermejo
20.02.2012 a las 11:00 Permalink

El problema Enrique es que, en el caso de Apple, desde su llegada al mundo de los smartphones y tablets ha creado un ecosistema de desarrolladores, que han creado tantas aplicaciones dentro del sistema de AppStore, que con la llegada de Mountain Lion y sucesivas actualizaciones e integraciones del sistema operativo móvil (iOs) en el ecosistema de OS X se plantea un nuevo escenario de desarrollo de software: quizás para esas empresas, como la que desarrolla Growl (que utilizo en mi mac), sea más competitivo llegar a un acuerdo con Apple para desarrollar un sistema como el de notificaciones en IOS, en el Growl tenga su sitio, como parte integradora de OS X. Apuntas con razón casos como el reciente de VLC y Quicksilver, y no olvidemos todas aquellas apps que han ido llegando al ecosistema mac OS X que tratan de sustituir a Notas, iCal o Agenda. Con la integración que trata de conseguir Apple entre IOS y OS X, sencillamente todas esas apps de desarrolladores externos corren el peligro de quedarse en meros desarrollos.

Hace unos días he instalado el nuevo iMessage que ya utilizo en mi iPhone4S y mi iPad 2 en Lion: la integración en una única aplicación de Google Talk, Facebook Chat, sistemas de comunicación basados en protocolos AIM o Jabber junto a mi aplicación de mensajes, ya no basados en los 160 caracteres, ni en los mensajes multimedia, consiguen que si ahora mismo quiero enviarte un video de una calçotada lo pueda hacer desde dicha app, sin necesidad de pasar por google o entrar en Facebook. Y, si como muchos de mis amigos, familiares y contactos dispones de un smartphone o tablet con IOS5 los mensajes, de forma similar a como ocurre en Whatsapp se convierten en una nueva forma de llevar a cabo la comunicación, que puedo empezar en mi iphone, repasar en mi ipad y terminar en mi mac.

Este escenario, incluida la faceta tan exprimida por algunos de la cerrazón de Apple, para quienes utilizamos los productos de la manzana desde hace algunos años, supone un nuevo momento, en el que la integración ya no es tan necesaria instalando aplicaciones externas en nuestro mac, sino que vienen integradas en nuestro sistema operativo.

Un abrazo y buena semana.

002
laperla
20.02.2012 a las 11:36 Permalink

En el caso concreto de growl, los usuarios Mac ya llevamos tiempo mirándola con malos ojos y muchos no actualizamos a la versión de la app store por que se ha hecho famosa en fallar más que una escopeta de feria. Además el movimiento de apple también va encaminado a acercar cada vez más OS X a iOS incorporando el mismo sistema de notificaciones, entre otras cosas. Growl existe porque no había otra cosa mejor, pero nunca ha ido más allá de mostrarte un globito en la parte superior de la pantalla, y ahora que es de pago podrían haber desarrollado algo más vistoso como el futuro sistema de notificaciones que quiere incorporar apple, pero no han hecho nada y Apple, siguiendo su política, no se va a quedar de brazos cruzados viendo como los usuarios de OS X no tienen un sistema de notificaciones como dios manda.

003
Enrique
20.02.2012 a las 12:01 Permalink

Pues sí. Creo que la sensación de “oficialidad” de las funcionalidades integradas se las hace más apetecibles a la gente, que incluso tolera cierto esfuerzo de adaptación.

No obstante, el empecinamiento de algunas plataformas no siempre funciona, y pongo dos ejemplos:

* Si Microsoft acabó con Netscape gracias a Explorer, Firefox le plantó cara años después y destruyó la hegemonía de ese enemigo de los estándares.

* Ubuntu incluía por defecto el gestor de correo Evolution, en contra de la popularidad de Thunderbird, al cual, ha acabado introduciendo como correo por defecto.

Lo que tienen en común estos dos programas (aparte de la factura de Mozilla) es:
* un funcionamiento mejor que el del programa oficial
* muchas posiblidades de personalización
* una interfaz visualmente muy agradable
* gratuidad

Me parece difícil aplacar el marketing de Apple, pero me parecería correcto intentarlo, ante la falta de respeto de ni siquiera haberles ofrecido la integración a los creadores de Growl.

004
Gorki
20.02.2012 a las 12:54 Permalink

Creo que las reglas de juego están claras. Unos van a vivir a sombra de un SO, (que no han desarrollado), que consigue un gran número de usuarios. Entre los cientos de desarrolladores que se mueven en ese ecosistema, hay un puñado que tiene una idea nueva genial, o consiguen mejorar claramente un servicio incluido en el SO y pueden vivir de venderlo a los usuarios del SO.

Por su parte, el SO para poder sobrevivir, tiene periódicamente que sacar una nueva versión que supere ámpliamente a la anterior. Observa cuales son sus principales fallos y carencias y ve que unos desarrolladores han tenido éxito en cubrirlas. Solución, o les compra y las incorpora o les imita desarrollandolas con sus propios programadores, (pues las ideas nunca se pueden patentar, solo se patenta el código que las desarrolla), y saca periódicamente una nueva versión que corrige los fallos y carencias de anterior, fastidando /aun que esa no sea su intención), el negocio de esos desarrolladores.

Estas son las reglas del juego , el que quiere juega y el que no se dedica a otra cosa, no hay engaño, sabes que puedes morir por no tener éxito, o por tener un éxito excesivo. Así está la cosa. (Y a mi, como usuario no me parece nada mal, en eso consiste la competencia)

005
Modiglian
20.02.2012 a las 13:35 Permalink

Lo primero que me ha venido a la mente al leer esto, ha sido aquello que me preguntaba hace muuuuuchos años:

“¿Por qué Microsoft no integra las funciones de 4dos en el próximo MSDOS?”

4dos… pura genialidad

006
Xaquín
20.02.2012 a las 16:28 Permalink

Curioso, pero leyendo el último párrafo no tengo claro si ando por el terreno evolutivo de la tecnología o por el terreno evolutivo de la biodiversidad…lo de “lion” será casualidad?

007
monsieurdeivid
20.02.2012 a las 17:03 Permalink

Sin entrar en el fondo, también “Leer después” de Safari se iba a cargar a Read It Later, Instapaper, etc… iMessage se iba a cargar a Whatsapp… Pienso que un servicio dedicado, como Growl, si sigue apostando por el desarrollo, innovando, mejorando, sin cuelgues de la aplicación, etc… seguirá teniendo futuro. Me parece que fue el jefe de Read It Later el que dijo que la nueva utilidad de Apple de “Leer después”, en lugar de quitarles terreno, iba a ser un impulso al negocio, sobre todo en gente que todavía no conocía esta utilidad, y que los servicios dedicados en este aspecto tienen cierta ventaja.
En cualquier caso esta bien que Apple siga implementando utilidades que son de reconocido éxito. Luego esta en nuestras manos utilizarlas o seguir con las aplicaciones de terceros.

008
Daniel Curto-Millet
20.02.2012 a las 17:50 Permalink

Es un post interesante. Me hizo pensar en lo que hoy día se considera ser un sistema operativo (SO), y las diferencias entre la multa a Microsoft por incluir a internet explorer como navegador por defecto. El navegador, en parte por su rol fundamental para el desarrollo de las economías digitales, fue considerado como parte separada del SO.

Puede que se plantee lo mismo con los nuevos roles que va a cubrir el nuevo SO de Apple, tanto en servicios de medios sociales como los que provee Growl. Vamos más allá del control del kernel y de la interfaz con los inputs, sino que el SO cubre servicios hoy día para muchos son fundamental. Los SO, como Google, y como ya Amazon (EC cloud etc…) se van convirtiendo en plataformas integradas de servicios varios. Imagino que la diferencia de Apple es que puede argumentar que su software es un producto porque el software viene ligado y cerrado a un hardware que solo venden ellos, y por lo tanto no imponen ningún software…

009
Optimista
20.02.2012 a las 18:41 Permalink

Evidentemente el ecosistema que describe Dans no es propicio para la motivación y el trabajo colaborativo, al menos con un devorador tan grande que no sabe qué necesita para comer.

Saludos!

010
Mesosoma
20.02.2012 a las 20:51 Permalink

Si tu programa era de código abierto pero exclusivo de OSX, vendrá Apple a robarte código y te jodes

Soy un maquero novato y Growl ya esta muerto para mí; que el desarrollador busque nuevos negocios con el nuevo Windows 8 y su App Store; en infórmatica Si el OS ofrece ya una función especifica, no tendré que bajar una app de internet para hacer lo mismo, evitando duplicar esfuerzos por integrados al OS

La busqueda de Spotlight es tan eficiente que hizo innecesario Google Desktop para Mac, la busqueda de windows 7 es tan útil que Google Desktop tuvo que desaparecer; los servicios de copias de seguridad e imagen de sistemas en ambos OS hace obsoletos a Norton Ghost y Acronis, antaño líderes en este rumbo

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens