La revolución de los cables

IMAGE: ACCC

Los cables son algo a lo que no solemos prestar demasiada atención: están ahí, sabemos que son importantes y lo que ocurre cuando se deterioran o se cortan, pero tendemos a pensar en ellos como algo sencillo.

Recientemente, estamos viendo cómo la evolución de las infraestructuras de telecomunicaciones, y en concreto, la sustitución de las antiguas líneas de cobre por fibra óptica, se convierte no solo en una revolución desde el punto de vista del ancho de banda y de las posibilidades de su red, sino que además, libera ingentes cantidades de cobre, con un valor en el mercado muy elevado. Se calcula que el reciclaje del cobre que empleaban las compañías de telecomunicaciones en sus líneas puede suponer muchos miles de millones de dólares, sobre todo suponiendo que se espera un incremento de más del doble en la demanda global de cobre entre los años 2022 y 2035.

Pero más allá de los cables que empleamos para la transmisión de nuestros datos, están los que utilizamos para transmitir la electricidad a lo largo de miles de kilómetros de tendidos de alta tensión en todos los países. En este caso, hablamos de larguísimos cables que tradicionalmente habían tenido un núcleo de acero rodeado por fibras de aluminio, una tecnología que llevábamos utilizando desde principios del siglo pasado. Ese tipo de cables, aunque tienen una capacidad de transmisión elevada, tienden a calentarse, ya sea debido a la cantidad de energía que pasa a través de ellos o por las altas temperaturas exteriores, y pueden experimentar problemas que llegan a redundar, en ocasiones, en incendios o en cortes, que es preciso reparar con costosos procedimientos de emergencia. La consecuencia lógica de ello es que los operadores de la red eléctrica tienden a tener cuidado a la hora de calcular la cantidad de energía que pasa por las líneas, una precaución que impide que se aproveche la totalidad de la capacidad de conducción de esos cables.

Los cables más modernos, sin embargo, han evolucionado mucho en su diseño, y ahora se trata generalmente de un núcleo de fibra de carbono con una serie de piezas trapezoidales de aluminio a su alrededor. Esos nuevos cables de fibra de carbono no se deforman tanto con el calor y requieren márgenes de seguridad mucho menores, lo que conlleva que puedan transmitir hasta el doble de energía que las líneas antiguas. En el caso de los Estados Unidos, reemplazar los tendidos de cableado antiguos por nuevos podría llegar a duplicar la capacidad del tendido eléctrico, lo que posibilitaría muchísimas más instalaciones de explotación de energías renovables y un aprovechamiento mucho mayor de unas infraestructuras cruciales de cara a la progresiva descarbonización de la economía.

Ser capaz de duplicar la capacidad de la red eléctrica de un país es algo importantísimo de cara al futuro. Me ha llamado la atención que muchas de las posibilidades que tenemos de evolucionar no dependan solo de impresionantes descubrimientos, de nuevos chips más potentes o de desarrollos de software milagrosos: en ocasiones, hablamos simplemente de esos humildes cables que tenemos por todas partes colgando de torres o enterrados, y que también tienen mucha tecnología detrás y una enorme importancia potencial.


This article is also available in English on my Medium page, «Getting to the core of the cable revolution«

7 comentarios

  • #001
    Nacho Blanco - 1 junio 2024 - 13:22

    Pero, poder cambiar los cables de una simple línea de unos cuantos kilómetros es prácticamente imposible, porque no puedes cortarla durante días o semanas, dejando una población entera o parte de una ciudad sin alimentación eléctrica en el peor de los casos o alimentada precariamente por otra ruta no habitual.

    Es más factible construir una nueva línea en paralelo a la existente, lo que lo hace inviable.

    Entiendo que, primero, habría que levantar líneas nuevas para dotar de redundancia a zonas que no la tengan, telecontrolar y telemandar todas las líneas, etc.

    Sinceramente, veo inviable «reemplazar los tendidos de cableado antiguos por nuevos», salvo duplicando las líneas actuales».

    Responder
    • Gustavo - 1 junio 2024 - 20:20

      Muy cierto.
      Hay muchos «detalles técnicos» que no hacen muy fácil el cambio de las lineas de Alta Tensión.
      En Baja Tensión, la historia es muy distinta.

      Responder
    • Lua - 1 junio 2024 - 20:54

      Se puede y se hacen «bypass» en trazados de alta tension. No es algo nuevo.

      Responder
  • #004
    Xaquín - 1 junio 2024 - 13:32

    El cable, como la rueda son dos buenos ejemplos de como la tecnología nos está echando un idem desde que la mente humana, simple IH, anda pergeñando pensamientos, que sean provechosos para la humanidad, en general… una sana costumbre que la versión mediocre actual… ya no practica tanto. Mucha virtualiadad y virtuosismo siliconado, pero muy poca honradez mental. Cómo para pedírsela a la IA!!!

    Responder
  • #005
    Michel Henric-Coll - 2 junio 2024 - 10:10

    «En el caso de los Estados Unidos, reemplazar los tendidos de cableado antiguos por nuevos podría llegar a duplicar la capacidad del tendido eléctrico».

    Pues, que aprovechen para cambiar a 220 voltios. Podrán pasar mucho más energía por los cables y estos costarán bastante menos dinero.

    Aunque… supongo que si aún se empecinan en quedarse con las medidas en pulgadas, pies y otras yardas, el voltaje eléctrico tiene aún muuuuuucho tiempo de vida.

    Responder
  • #006
    Manel - 4 junio 2024 - 10:48

    Conceptualmente sencillo, pero en la práctica… me recuerda, lo que decía mi padre (un anónimo diseñador de vehículos de competición de bastante éxito de «puertas adentro»: el demonio se esconde en los detalles más insignificantes.

    Responder
  • #007
    Enrique - 4 junio 2024 - 14:02

    Sin ser yo un experto… tengo la idea de que las infraestructuras eléctricas en Estados Unidos están bastante obsoletas, lo que les lleva a tener cortes eléctricos ocasionales. https://cnnespanol.cnn.com/2022/09/14/cortes-de-energia-estados-unidos-trax/

    Una de las mejoras evidentes es modernizar sus redes y adaptarlas a las necesidades actuales.

    Y eso como se hace… pues el abastecimiento no suele ser una línea sin más. Lo normal es tener redes. De esta forma a cada punto le puede llegar la energía por varios caminos. Cuando se trabaja en una línea al usuario se le suministra la energía por otras líneas de la red y eso permite que no haya interrupciones en el suministro mientras se hacen reparaciones o sustituciones.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG