¿Con qué datos educamos a los algoritmos?

IMAGE: Adobe Creative Cloud folder icon

Algunos artistas, preocupados por el desarrollo de cada vez más algoritmos capaces de crear ilustraciones a partir de una simple descripción de texto y por el posible efecto de sustitución que pueda tener lugar como consecuencia de ello, han reparado en una pequeña cláusula en los términos de uso de la Adobe Creative Cloud, el servicio de Adobe que da a sus suscriptores acceso a los programas de diseño gráfico, edición de video, diseño web y servicios en la nube. En esa cláusula, habitual en muchos servicios de este tipo, los usuarios dan permiso a Adobe para llevar a cabo análisis de sus contenidos, específicamente mediante el uso de técnicas de machine learning como el reconocimiento de patrones, con el fin de mejorar los productos y servicios de la compañía.

Esta opción, activada por defecto, puede ser desactivada por el usuario, pero como en tantos otros casos, lo habitual es no reparar en ella y no hacerlo, en parte por desidia y en parte porque genera una cierta percepción de que el producto que utilizas pueda ir, gracias a tus contribuciones y a las de otros muchos usuarios, mejorando con el tiempo. Pero claro… ¿qué ocurre cuando esa «mejora» es susceptible de convertirse en el desarrollo de algoritmos capaces de, eventualmente, sustituir a los propios artistas?

La polémica en torno al uso de asistentes como DALL·EMidjourneyStable Diffusion y otros en la creación está generando muchas preocupaciones entre los artistas. Por un lado, tiene la percepción, sustentada por la experiencia, de que sus creaciones publicadas en la red han sido obtenidas mediante web scraping y utilizadas en muchos casos para alimentar los repositorios de imágenes de estos algoritmos, y de ahí que puedas crear imágenes «en el estilo de» tal ilustrador, con su nombre y apellidos. Esto genera situaciones desasosegantes en las que los artistas comienzan a encontrarse en la red supuestas creaciones suyas, que siguen su estilo y características definitorias, pero que no han sido creadas por ellos, y que suponen una apropiación de su estilo. El estilo, claro, es un conjunto de atributos que en muchas ocasiones puede ser difícil de definir y que, por tanto puede ser complejo proteger, pero en el caso de los algoritmos de creación, que automatizan el proceso, resulta todavía más preocupante, al menos para quienes habían hecho de ello su modo de vida.

¿Qué ocurre cuando puedes tener la impresión de que la herramienta que utilizas para crear tus obras puede estar utilizándolas para alimentar un algoritmo? ¿Y si, además, ese uso no se limita a tus obras, sino a la totalidad de tu proceso creativo, que vas almacenando en la nube de la compañía? Los artistas, en muchos sentidos, se ven sujetos a una especie de espionaje permanente, destinado además a crear herramientas cada vez mejores y con el potencial de sustituirlos.

Algunos de los comentarios de los artistas en algunas redes sociales se han hecho virales y han generado una oleada de comentarios a los que la compañía ha tenido que responder. En primer lugar, asegurando que la compañía no utiliza ningún dato almacenado por sus usuarios para entrenar sus algoritmos generativos. En segundo, que están revisando sus casos de uso. Y en tercero, que en muchos casos, esos datos se utilizan para mejorar las prestaciones del producto para cuestiones que los artistas, seguramente, valoran, como el etiquetado automático de sus creaciones para llevar a cabo búsquedas, en determinadas correcciones que el artista puede querer hacer, o en sugerencias basadas en el contexto de la imagen o de su futuro uso. Eventualmente, muchas de las características que hoy los artistas valoran mucho en los programas con los que trabajan diariamente, como los punteros inteligentes, las herramientas de selección contextuales o muchas otras, están creadas a partir de funcionalidades de machine learning, y precisan de datos con las que alimentar esos algoritmos para que funcionen adecuadamente.

¿Con qué datos educan las compañías a sus algoritmos? En estos tiempos en los que el machine learning va reduciendo cada vez más sus barreras de entrada, entender que las compañías tienen que ser transparentes y, sobre todo, respetuosas en ese proceso resulta fundamental.

Este tipo de preocupaciones han sido provocadas, en gran medida, por el comportamiento abusivo de algunas compañías. Hace algún tiempo supimos, por ejemplo, que muchas de las imágenes con licencias Creative Commons que han sido subidas por usuarios a lo largo del tiempo habían sido utilizadas para alimentar bases de datos de diversos algoritmos, en lo que supone un uso posiblemente no ilegal, pero tal vez difícil de acomodar dentro de los términos de la licencia (una cosa es subir una foto de mis amigos y ponerle licencia Creative Commons con tu mejor intención, y otra saber posteriormente que tus amigos pueden estar, por ejemplo, en una base de datos de reconocimiento facial por tu culpa).

La compañía invita a los usuarios que tengan problemas con ello a desactivar la opción correspondiente, pero de acuerdo con la legislación europea, esa opción debería ser opt-in, algo que los usuarios pueden pedir, en lugar de opt-out, algo que esos usuarios deben desactivar, lo que podría llevar a que la compañía termine teniendo que hacer frente a alguna multa. Pero más preocupante que una posible multa puede ser la pérdida de confianza de tus usuarios: si tus usuarios fieles sienten que los estás espiando para aprovecharte de sus procesos creativos y terminar sustituyéndolos, es que algo has comunicado muy mal en tus relaciones con ellos.


This article is also available in English on my Medium page, «Whose data do we train the algorithms with?«

38 comentarios

  • #001
    Xaquín - 9 enero 2023 - 13:41

    Coño, sin querer se me fue la olla hacia un acabado de la pregunta como «Con qué datos educamos a las crías humanas?». Espero no tener que pagar derechos «de autor», por copiarte la primera parte (casi el 80%) de la pregunta.

    Pobre Homero, que nadie le paga por poner por escrito la hostia de relatos imaginarios orales, que fue escuchando alo largo de su vida (semicegata?). Esperemos que al menos le dieran una primigenia limosna.

    Y que decir del Galileo, que las pasó putas con la iglesia, pero nadie le pone un donativo , ni siquiera tipo Patreon, en los cepillos de la Maltratadora.

    Claro, los artistas pueden poner meaderos en museos y esculturas invisibles en las plazas… pero luego hay que pagarles royalties por poner meaderos en los servicios públicos o estatuas de próceres en las plazas del pueblo. Esas, donde los montadores de tiendas de campaña, se pondrán a debatir como hacer las cosas mejor en política, sin tener puta idea de la Historia de Roma.

    Ah, claro, que los romanos tampoco cobran royalties, por todas sus creaciones, artísticas o científicas…

    Internet es lo que es (por ahora) y si yo cuelgo una imagen en ella, ya le pertenece a un universo que está construido a base de bits, en vez de adoquines y cemento tan maravilloso como el clásico romano. Y sobre todo sin caras como la de la Mona Lisa (real) pululando por la red.

    Ah, coño, ¡que yo soy un minmundi y el artista tiene un ego que se las pela!

    Pues que entrene lo suficiente, como para que una simple IA, mediocre versión de homo sapiens, allí donde se hallen la versiones más mediocres del artista, no le quite el alimento.

    Porque hay que ver como está el llamado mercado del arte, para que me toquen las pelotas los creadores de contenidos, más preocupados de lo que cobran por hacer algo (y pagar menos impuestos), que de hacer algo realmente potable. ¿De versión menos mediocre de homo sapiens, por ejemplo?

    Responder
    • Ignatius J. Reilly - 9 enero 2023 - 14:53

      Creo que estás confundiendo arte contemporáneo con ilustración profesional.
      Si complicado es el tema de las IA, eso no es nada comparado con la pregunta «¿Qué es el arte?» (por favor, obviad lo de pasar mucho frío)

      Responder
  • #003
    Gorki - 9 enero 2023 - 15:12

    Hoy me siento especialmente lúcido. He leído el comentario de XAQUÍN y le he entendido. Por ello aprovecho algunas cosas que ha dicho con las que estoy de acuerdo al 100%:

    ¿Con qué datos educamos a las crías humanas?, He de reconocer que en mi caso fueron con datos plagiados y no solo eso , los royalties los cobraron los hermanos de la Salle.

    Internet es lo que es (por ahora) y si yo cuelgo una imagen en ella, ya le pertenece a un universo que está construido a base de bits. Cierto, cualquier contenido transformado en bits, tiene una propiedad imposible de evitar, se puede copiar con perfección tal, que la copia de la copia,… de la copia, es indistinguible del original.
    Por tanto el original pasa por el hecho de ser digitalizado, a ser un múltiple infinito en potencia, de copias sin valor crematístico, que no artístico o intelectual. El problema es que el autor, ni tan siquiera puede controlar el numero de copias, ni se entera que estas se están produciendo, Algo terrible, cuando a veces, el autor no ha autorizado ni la digitalización de su obra, ¿Quién autorizó a digitalizar la Mona Lisa?

    Se quejan los artistas que se han utilizado sus obras para «adiestrar» a las AI, ¿Qué pasa si los creadores de estas AI dicen que se ha formado con los millones de imágenes de uso público?. Existen en internet, millones de imágenes sin derechos. Miles de cuadros e imágenes de libros de museos y librerías, cámaras fijasescupiendo una imagen cada 19 segundos, cámaras de vigilancia, millones de fotografías
    de Google Maps,… Será el artista el que tenga que demostrar que utilizaron sus imágenes registradas.

    Para pintar como Antonio Lopez, no preciso saber mas que es de la escuela hiperrealista y para pintar cubismo, no tengo necesidad de inspirarme en Picasso, puedo fijarme en cuadros de pintores muertos hace mas de 60 años que son de dominio público

    Responder
  • #004
    Chipiron - 9 enero 2023 - 15:29

    El concepto de «opt-in» frente al «opt-out» me gusta y considero que es un primer paso en la redacción de cláusulas de uso abusivas que nadie se lee y acepta sin más.

    Todo lo que signifique compartición de datos debería estar escrito bajo la filosofía «opt-in», tal y como dices que se quiere imponer (o ya se ha impuesto) en la UE.

    Responder
  • #005
    Gorki - 9 enero 2023 - 15:33

    Un ejemplo de lo que digo entrenar IA sin derechos de autor
    Entrenar a las IA para el mundo real con ‘youtubers’ jugando al Minecraft

    Responder
  • #006
    Benji - 9 enero 2023 - 16:24

    Se puede partir de la premisa básica de que si lo subes, deja de ser tuyo. Es como dar el pregón en la plaza pública: No puedes evitar que luego la gente rumoree con ello y que deriven distintas murmuraciones e interpretaciones de la palabra del rey que has pregonado.
    Intentar poner bits en público y luego vallarlo es lo mismo que se intentó con los mp3 en Napster. Lo único que puede evitar el pirate es un acceso barato y universal. Una imageflix, básicamente. O Image Prime.

    En todo caso, ahora los artistas viven el mismo caso que los músicos cuando llegó Fruity Loops e hizo obsoleto el aprender un instrumento para poder editar música.

    Dicho lo cual, les queda un nicho. Ningún algoritmo hará jamás tus dibujos por ti. Podría darse el caso que haga algo similar, pero en líneas generales la originalidad del autor sigue ahí.

    PD: He pensado hacer un museo virtual de obras derivadas de Picasso. Imprimirlas y ponerlas en una galería. Si me hago de oro… pues bien por mí, ¿no? A la familia ni mú, shhhh

    Responder
    • JPR - 9 enero 2023 - 17:01

      Benji

      ja ja ja

      Me ha encantado la postdata, seguro que alguno pensó algún día algo similar y lo llamó NFTs… pero como no sabía de arte, lo pensó con monos

      Responder
  • #008
    JPR - 9 enero 2023 - 16:50

    Igual lo que hay que mirar es si los derechos de copia tienen algún sentido, al menos según están hoy en día. Ya hace unos añitos del Convenio de Berna.

    Podríamos imaginar un mundo donde el derecho a la copia fuera más laxa

    * Por ejemplo, si trabajas para una entidad pública que al año tus obras escrita fueran de dominio público, o al menos se pudieran consultar via web de forma completa. Y el que quisiera que compre el formato físico
    * Si haces una obra en pintura, escultura, no veo que les afecte el que hace una obra pues la vende y ya está. Que la copiara otra persona, con tal que no pudiera copiar el original… p.ej. disponibles en fotos o videos (yo creo que eso ya es así)
    * La música, cine, TV, haces la obra la vendes con derecho a copia en 12 meses, 18 meses, y luego ya que cualquiera pueda compartirla pero sin beneficio comercial (p2p) directo. Y el autor/es que pudieran venderla para reproducción pública, cines, TV privada…

    En definitiva si haces una obra es como el que hace una barra de pan, vale en ese momento, luego tienes un mendrugo que ya no se vendería

    Muerto el comercio (perro)muerta la rabia.

    Y no el resultado de unos algoritmos nunca van a ser mejores que los originales, y si le quitas que puedan venderlos con derechos,

    ¿que empresa sin escrúpulos invertiría en copiar con AI obras?

    Al final las personas necesitamos una renta normal para vivir, si nadie paga 50000€ por un lienzo manchado que se ha hecho en 1 día eso que ganamos.

    Responder
    • Chipiron - 9 enero 2023 - 18:40

      Añadiré un tema que creo que en general ha pasado muy desapercibido pero con gran repercusión social: la prolongación en tiempo de los derechos de autor en piezas musicales. Si no recuerdo mal, por encima de 75 años!

      O sea, inventas algo científico o técnico y cómo máximo, una patente te dura 20 años. Si eres músico y compones un hit, puedes vivir de Tena más de 75 años…. Any coment?

      Responder
      • Pedro - 9 enero 2023 - 20:51

        Los derechos de autor duran toda la vida del mismo y 70 años después de su fallecimiento: hasta sus nietos pueden llegar a beneficiarse de ello…

        Responder
      • Dorado Comandante - 10 enero 2023 - 03:50

        No funciona así. Cada pais tiene su propia legislación y no es exclusivo de la música. Cualquier obra original tiene una protección para el autor durante su vida y, dependiendo del pais, pueden ir desde cincuenta a setenta años lo más habitual, después de su fallecimiento.

        Lo que ocurre es que, como todo en esta vida, si tienes pasta, buenos abogados y tienes en tu poder los derechos sobre la obra de un autor fallecido, pues en sitios como en USA puedes solicitar extensiones hasta los noventa y cinco años. Que es lo que pasa, por ejemplo, con Robert E. Howard, y el cabrón del sueco que posee desde hace años los derechos. Los consiguió ampliar a 95 años y si publicas en algo derivado de sus obras, saca el Palo del Dolor.

        Luego ya lo de las patentes, pues es como todo, no es lo mismo que la creación artística. Una patente industrial da mucho dinerito a las empresas, así que conviene que se acabe pronto la exclusividad, para que todos los carroñeros puedan sacar tajada.

        Responder
        • Chipiron - 10 enero 2023 - 21:54

          Completamente de acuerdo, comandante.

          Yo saqué el hilo porque gente como Mick Jagger y otros «monstruos» de la música consiguieron una substancial extensión de sus derechos de autor.

          Yo, pobrecito de mi, si se me ocurre una idea genial, descubro algo o invento algun aparatito para biomedicina que pueda beneficiar a la sociedad, desde que lo patento, a que se aprueba por la FDA, etc, etc, me pueden quedar 5 añitos de explotación en exclusiva…

          No me parece justo.

          Responder
  • #013
    KOLDO SARRIA - 9 enero 2023 - 18:01

    “El estilo, claro, es un conjunto de atributos que en muchas ocasiones puede ser difícil de definir y que, por tanto puede ser complejo proteger, pero en el caso de los algoritmos de creación, que automatizan el proceso, resulta todavía más preocupante, al menos para quienes habían hecho de ello su modo de vida”.

    El tema de la autoría, tiene ciertamente este aspecto de la creación artística como medio de vida. Como otros muchos medios de vida que conocemos, me temo que éste de la creación artística no se va a librar de sufrir cambios morrocotudos provocados por los rápidos avances tecnológicos.

    Ya Jeremy Rifkin explica en su libro La sociedad de coste marginal cero cómo una cantidad enorme de productos y servicios van a ver irremisiblemente reducidos casi hasta cero sus márgenes de lucro por toda una serie de factores que aquí seria largo de explicar.

    Por tanto, que los artistas vayan poniendo sus barbas a remojar, viendo como las de tantos vecinos (traductores, administrativos, pilotos, maquinistas…) están siendo cortadas día tras día gracias a (o por culpa de, según se mire) la tecnología.

    Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

    Responder
  • #014
    menestro - 9 enero 2023 - 18:10

    Y aquí, seguimos alimentando esa idea de que los algoritmos, esos entes quiméricos que tienen voluntad propia, van a reemplazar a los artistas, los ingenieros, los directivos de las empresas y hasta a los pasteleros.

    A ver si cuela y alguno se convierte a la iglesia de san GPT.

    Solo van a quedar las escuelas de negocios y la universidad de la singularidad, para regir los destinos de un montón de seres humanos desempleados o teletrabajando, porque tampoco van a tener coche, si no consiguen un buen enchufe.

    Lo realmente interesante, es ver de donde sale todo ese nuevo testamento, porque eso sí que tiene miga. Mucha. (Redacted)

    El estilo de un artista es imitado continuamente, de todas las formas posibles y métodos, reprográficos y artesanales, y los reproductores y copiadores son innumerables desde que existe la obra original.,

    Por ejemplo, incluso cuando vemos a actores, es fácil ver de dónde sale su inspiración porque se toman como referente a unos de otros. (Leonardo DiCaprio idolatra a Robert de Niro, Meryl Streep a Diane Keaton, etc.) Pero los artistas elaboran esa inspiración en una obra original y propia. Esa es la diferencia.

    Escribir y salud mental no siempre son sinónimos. Todos lo sabemos, a veces solo es un síntoma, y lo hemos visto en grandes figuras de la literatura. Hay un nivel más de lectura que no se queda en las palabras. Es como el braille del alma.

    Así, telegráficamente, rápido y sin bots.

    Futurismo e innovación son casi antítesis; uno trata de adivinar y leer los posos, el otro trata de crear y elaborar conocimiento real. No nos confundamos.

    Responder
  • #015
    Alfredo Hoz - 9 enero 2023 - 18:45

    EL problema, es que estamos hablando de un “algo” que abarca muchos frentes…

    Derechos de autor? Y por que no?. Entraríamos de hecho, en lo altamente discutido en estas líneas ya desde los conflictos de SGAE, Ley Sinde, etc… Si todos “copiamos” películas o música, de que vive el artista, el director, el técnico de sonido, el ayudante de producción, la señora de la limpieza?

    Ya tenemos un debate. Que, además, tiene una consecuencia:

    Adobe ha tenido que incluir esa cláusula en sus servicios, pero lo ha hecho tarde. Su IA, se estaba alimentando de lo que los usuarios subían a su nube SIN SU CONSENTIMIENTO. Eso no es lo mismo, que si yo publico una de mis laminas en FB, TW, 500px o donde sea (visible para el público)…

    Otra cosa, es la consideración de: Que es arte? El arte es algo subjetivo.

    Para mí, las obras de Dalí, están “trabajadas”. Un cuadro de 14mts de largo con una línea de punta a punta (Miro) o un calcetín roído de 10mts de altura (Tapies) me parecen una puñetera tomadura de pelo. Pero oigan, que si hay gente dispuesta a pagar 50Millones por ello, pues que bien. El arte es muy subjetivo.

    Yo valoro el arte por el trabajo que conlleva. He visto artistas callejeros en los alrededores de la Catedral de Barcelona, con cuadros de la misma, que tienen un realismo que asusta. No me sorprende que pidan 100, 150 o hasta 300€ por ellos. Si ese mismo cuadro, se genera via IA, deberían tener el mismo valor? Han tenido el mismo trabajo (horas)? La misma “visión”? el mismo “sentimiento”? No a todo.

    Lo que los “artistas” temen, no es que un cachivache iguale sus trabajos sin merito alguno. Es que la gente, sin criterio de ningún tipo, devalúe su trabajo. Que es algo muy diferente.

    En mis horas libres, trabajo mucho con Photoshop (en las no libres, doy clases). Creo haber dicho esto por aquí alguna que otra vez. He hecho algunas exposiciones de mis laminas, y cuando pedía 50/100€ por una (A5/A4), la gente (en principio) se espantaba. Afortunadamente para mí, donde se hacían esas exposiciones, había una pantalla de gran formato, donde se reproducía en bucle un video de SpeedArt creando esas laminas. Eso cerraba bocas, y hacia que el potencial cliente, se diera cuenta del “trabajo” que se llevaba a casa.

    Seguramente una IA, igualara y hasta mejorara mi trabajo. A mi me quedara pensar, que esas horas invertidas por mí, tienen un valor, aunque sea mío. Lo demás, simplemente, no.

    Regresando al tema, que muchos ilustradores, o gente que se dedica a la foto-manipulación, como ya ocurrió con los relevadores fotógrafos en su momento al aparecer lo “digital”, se tendrán que reinventar, eso esta claro. Pero, así como digo que una IA puede ser útil para resolver algunos problemas tal como explicaba en el artículo anterior, también digo que se puede cargar el concepto de “arte” de algunos.

    No se cual puede ser la solución, ni si hay algo “salomónico” para contentar a todos. Pero por lo pronto, debería estar muy bien clarificado, que sale de la mano de uno, y que sale de una máquina.

    Responder
    • JPR - 9 enero 2023 - 20:48

      Muchas de las preguntas que se plantean no van a ser respondidas, al menos en el sentido que cada uno piensa que es el acertado. Como dijo Sócrates: «Solo sé que no sé nada» mientras dedicaba el tiempo al sano deporte de tocarse las pelotas en una Sociedad que había esclavos, los que trabjaban y sabían hacer cosas, y los ciudadanos. ¿Era un hombre sabio? Evidentemente no. Pero tampoco era un estúpido. Al contrario de los que proclamaban en los campos de concentración el trabajo no te hace libre pero ¿y el arte que es? Arte no es el resultado de un proceso necesariamente laborioso que implique esfuerzo. No confundamos artesania con arte. La wiki nos dice

      actividad en la que el ser humano recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido.

      Lo de la AI, ya dejemos de dar la vaina, ¿lo hace una persona? No. Pues no es arte. Ni incluso la obra del chimpancé, amigo de Picasso, Congo, es arte, ni un JPG de algo muy mono hecho con photoshop es arte, será en todo caso unas obras que puedes comprar, como compro un encaje, una foto, una lámina, una caricatura en el Rastro. Sé que no son arte, son otra cosa, no sé como decirlo. Y veo un cuadro de Picasso y lo puedo considerar arte. No sé explicarlo. lo siento. Algunas obras me pueden gustar más que otras que son consideradas arte, y sin emabargo no serlo.

      Lo cual nos lleva a profundizar que el arte ¿tiene que ser bello?. El concepto de belleza. Joder otra cosa a resolver, el encaje de bolillos es bello, pero eso es artesania, no es arte… ¿pero bello para quien? ¿el feismo no puede ser arte? Creo que no, porque si hasta los que siguen esta tendencia dicen que es feo, ellos mismo no ven belleza.. pero hay cuadros de Goya grotescos ¿eso es arte? No deberia si te parecen grotescos las criaturas que aparecen pintadas. Las Meninas es menos arte que Los Feos. No lo sé me resulta dificil de explicar, porque aunque son feos, algo de arte los veo, incluso las Meninas, bonito el centro, más de la mitad del cuadro es el techo, un bastidor, una pared, salvo donde están las meninas, bonito el cuadro no es.

      Responder
      • Alfredo Hoz - 9 enero 2023 - 21:42

        Bueno, como creo haber dejado claro, yo no considero lo mio… arte, sino entretenimiento. Si ademas me saco unas perras, eso que me llevo.. :P

        Pero entiendo que quien si vive de ello, que pueda tener sus prejuicios…

        Responder
    • Gorki - 9 enero 2023 - 20:59

      Quien compra un objeto le compra porque te gusta o le es útil o por ambas cosas a la vez y no por las horas que hayan dedicado a crearlo.

      El trabajo se tiene en cuenta cuando defines el coste del objeto, ´junto con las materias primas y la energía utilizada para hacerlo. A mas horas de trabajo mayor coste, pero como dijo Antonio Machado, «Todo necios confunde el valor con el precio», una es lo que te cuesta producir, y otra coas independiente es como lo valora el cliente.

      Si puedes hacer una imagen en 10 segundos y otra te ha llevado una semana de intenso trabajo, pero el resultado es similar en belleza, el comprador las valorará por la misma cantidad, es lo lógico..

      Responder
      • Alfredo Hoz - 9 enero 2023 - 21:52

        Ha leido bien mi comentario, Sr Gorki?

        El arte es algo subjetivo

        Alguien que si pudiera no pagaria ni el billete del metro, puede contarme lo que quiera… :P

        Responder
        • Gorki - 10 enero 2023 - 00:55

          No conozco nadie que pague el billete del metro por alturismo, todos los que conozco lo pagamos, porque lo exigen.

          Pero no he entendido que tiene que ver pagar el metro a la fuerza, con la valoración que se haga de una imagen mas o menos artística de tinta de impresora sobre cartulina hecho con el programa de ordenador que sea.

          Responder
          • JPR - 10 enero 2023 - 11:55

            Gorki

            Pues yo si lo conozco, hay metros que no tienen torniquetes de entrada y la gente paga el trayecto por civismo. Pero para eso tienes que vivir fuera del tercer mundo intelectual…

          • Gorki - 10 enero 2023 - 14:48

            Sigo sin ver la relacion entre pagar, (o no), el metro, con la valoración que se haga de una imagen.

  • #023
    JPR - 9 enero 2023 - 20:03
  • #024
    Pedro - 9 enero 2023 - 21:02

    Yo es que debo ser muy tonto…

    ¿Por qué narices un autor trabaja «una vez» y cobra de ese trabajo mientras esté vivo? ¿Por qué narices los descendientes de ese mismo autor pueden llegar a vivir del cuento durante 70 años cuando fallezca?

    Por muchas horas que le cueste al autor «parir» una canción, si tiene la calidad o la suerte de que se convierta en un éxito ya no tiene que «parir» nuevas canciones durante bastante tiempo.

    Es algo que jamás entenderé…

    Responder
    • Chipiron - 9 enero 2023 - 22:10

      Exacto!

      Por eso he puesto ela información en el hilo. Me parece escandaloso…

      Responder
    • menestro - 9 enero 2023 - 22:49

      Porque el trabajo creativo y la creación original tienen un valor incalculable. Y debe ser recompensado para incentivarlo. Es uno de los derechos más básicos del ser humano, una propiedad más sólida que una casa. Uno de los cimientos de la sociedad industrial, tal como la conocemos, y de la propia cultura humana.

      Al que crea algo útil y valioso para la sociedad, se le recompensa.

      Si no tienes ese talento, pues claro, que injusto y que mal repartido está todo, ¿Por qué no voy a disfrutar de un medicamento o una obra literaria gratis? ¿Verdad?

      70 son pocos, los únicos interesados en reducir esa protección son las grandes productoras para no tener que pagar a los autores.

      Pero estamos compartiendo nuestro tiempo con la generación más analfabeta de la historia, así que, están cargados de razones. Esas razones de los niños de 5 años.

      Responder
      • JPR - 10 enero 2023 - 11:50

        Menestro

        Sabes que no es el cuento tan sencillo como lo pintas. Incluso en este caso es bastante disonante con la realidad.

        En el tema de copyright y/o patentes podemos hacer una clasificación trivial, pero cierta:

        a) Obras generadas por una persona (arte, literatura)
        b) Patentes generadas por una corporación o por individuos (normalmente equipos de trabajo) normalmente bajo el paraguas de una institución, normalmente paraguas. Aqui el individuo es pura anécdota.

        Los derechos devengados por (a) en una mayoría de casos son cercanos a cero, pero hay una minoría que si obtienen beneficios, algunos bastantes. En ese caso necesitan el soporte de una industria para que se encarguen de realizar la labor de marketing de su producto y los individuos se llevan un porcentaje. (Entre el 7% y el 12%) Los derechos de copyright en definitiva sirven también para que haya una empresa o señor que les compran esos derechos, p.ej. M.Jackson y los derechos de los Beatles. puro negocio, y por supuesto el valor es bastante calculable y se plasma en un contrato.

        En el caso (b) lo que suele suceder que es una institución pública financia esa labor investigadora, que luego es aprovechada por una empresa privada. Y en algún caso se da el caso que ese valor incalculable para la humanidad es vendido a otra empresa. Otra vez es calculable. El paradigma del negocio especulativo fue la pastilal Sovaldi, que por un bien a la sociedad pasó a costar 1000 dólares. Y cuando p.ej. un mediacamento no es genérico se da que el laboratorio obtiene un lucro obsceno si se compara con lo que se gasta en investigación ¿Qué investigación tiene un paquete de Frenadol? El primer medicamento con el principal ingrediente activo, ue comercializado en 1950, ya está bien cobrar +10€ por lo que el genérico de paracetamol cuesta 0,61€. ¿Hace falta defender los derechos de este cártel?

        El argumento que sirve para incentivar a los «creadores» se puede usar a la contra, una vez que tienen el riñón forrado, para que van a dar palo al agua.

        No quiero decir que tu argumentación no tenga una parte de lógica, pero no cubre todos los casos. A quien realmente favorece mantener un sistema largo de derechos no es a los creadores, ni a sus herederos, es a la industria parasitaria que a partir de esos derchos explotan sus mercancias

        Hoy mismo puedes bajar al kiosco y comprar una colección de libros, la primera entrega a 1.99€, y no pierden dinero es «La Celestina», mira este título está libre de derechos, menos mal que han cumplido sino alguno se estaría haciendo rico a costa de Fernendo de Rojas… y un libro bien encuadernado a 2€ es aún rentable…. si no conoces el séctor pregunta.

        Por otro el argumento que los interesados son las corporaciones, pues también podemos preservar los derechos para la comercialización física y hacerlo de dominio público en webs estilo

        https://www.gutenberg.org/ebooks/1619

        Así el que quiere el libro lo paga, y el que no lo lee en una web

        Si pasado p.ej. 2, 5 años del lanzamiento las ventas de ese libro caen exponencialmente, y no va a ver ningún creador que deje de ganar dinero

        Hay fórmulas para no seguir manteniendo precios abusivos, otro día hablaremos del VE,…

        Responder
        • Dorado Comandante - 11 enero 2023 - 01:29

          Va a ser que no. Me da que no trabajas cerca de la industria editorial.

          Esa Celestina a 2€ en absoluto es rentable. Es solo el equivalente en inversión para marketing de una campaña cualquiera de otro sector. En ese libro, como editor, pierdo pasta, pero el % de compradores de las siguientes entregas me lo compensan. Es una simple inversión publicitaria y a partir de cierta cantidad de los siguientes números vendidos, se empieza a recuperar.

          Es más, es muy habitual que las editoriales saquen las típicas colecciones de septiembre que llenan los kioskos a fondo perdido, o títulos cualesquiera por el simple hecho de que hay que «ocupar estantería». Es decir, edito este título y lo pongo a la venta sabiendo que, en el mejor de los casos, como mucho voy a cubrir gastos.Y lo hago para que esté ocupando un espacio en la librería/kiosko que va a impedir que lo ocupe la competencia.

          El mundo editorial es muy puñetero y con márgenes muy pequeños.

          Responder
    • Gorki - 9 enero 2023 - 23:44

      Supón un abuelo que ha montado la Churrería de San Ginés, ¿Te parece normal que pagando los impuestos de sucesión. los nietos sigan disfruten de los beneficios de la churrería?.

      Pues si un señor en un día de lucidez, se le ocurre el pasodoble «Paquito es chocolatero», aunque los nietos paguen los impuestos de sucesión, sólo disfrutarán de los beneficios que produzca esa obra, hasta los 70 años de la muerte de su abuelo. No te parece, que hay cierta diferencia a favor de los nietos de la Churrería de San Ginés.
      .

      Responder
      • Alqvimista - 10 enero 2023 - 09:11

        El comentario no es exacto, sr. Gorki.
        Los nietos del churrero viven de su propio trabajo en la churrería que creó su abuelo.
        Los nietos del músico, en cambio, no viven de interpretar dicho pasodoble en bodas, bautizos y comuniones, sino que viven de licenciar a otros su uso.
        Sin duda la diferencia está a favor de los nietos del núsico.

        En esta cuestión apruebo que un músico ostente sus derechos toda su vida, pero con los derechos post-mortem, y menos aún durante ¿70 años?, no, no me parece correcto.

        Responder
        • Gorki - 10 enero 2023 - 11:48

          Los nietos viven de trabajar en la churreró o de cederla a otros para que la exploten y los nietos de *Paquito el Chocolatero» se tendrán que mover para que las bandas de música toquen ese pasodoble en los pasacalles, para cobrar sus derechos, porque si no la tocan, no cobran.

          No veo mucha diferencia.

          Responder
      • Alqvimista - 10 enero 2023 - 10:30

        Es más, acabo de comprobar datos y veo con asombro que si usted inventa el Motor de Curvatura -que le permitirá viajar por la Galaxia en cuestión de segundos- y lo patenta, sólo disfrutará de su exclusividad durante 20 años.
        En cambio, un artista disfrutará en exclusiva de los derechos de su obra durante toda su vida + 80 años.

        Creo que hay una excesiva discriminación positiva hacia los artistas.

        Responder
        • Gorki - 10 enero 2023 - 11:51

          Frente a los inventores, desde luego, pero frente a los emprendedores de negocios, no.

          Responder
        • JPR - 10 enero 2023 - 12:02

          Sobre todo porque el motor de Curvatura no puede existir, solo es un clckbait de la prensa…

          https://francis.naukas.com/2021/12/10/sobre-la-supuesta-observacion-de-una-burbuja-de-curvatura-de-alcubierre-white/

          Responder
    • Dorado Comandante - 11 enero 2023 - 01:44

      Porque hay una cosa que se llama cultura y hay un principìo universal que es la protección de la cultura. Básico y primordial para cualquier civilización. No entraremos si tal o cual cosa es cultura, arte o lo que sea, porque ese es otro debate.

      Y para permitir que un autor pueda dedicar su vida a crear cultura sin tener que ocupar su tiempo en ganarse el pan sirviendo cervezas en un bar, trabajando en una oficina, o la ocupación que sea, que le va a impedir seguir creando, se le debe proteger.

      Respecto a lo de que a un autor le suena la flauta y ya puede vivir del cuento, pues no. Eso son unos pocos, muy pocos. Y aun así, la mayoría de esos pocos tienen que seguir currando duro en su sector, para no quedarse fuera de juego. Que los privilegiados que tocan el oro y se sientan a disfrutar del éxito se cuentan con los dedos de una mano. El resto tienen que seguir al pie del cañón. Y luego está la gran mayoría que son «curritos». Gente que vive al día, creando cultura, con esfuerzo, como cualquier otro fulano que se levanta cada mañana al trabajo esperando que un día le toque la «lotería».

      Y por supuesto, sin olvidar que la mayoría del beneficio se lo llevan los editores, productores, representantes, discográficas, o el intermediario que sea del sector que corresponda a la creación artística. El autor, si no está bien asesorado o no tiene caché, pilla poco cacho del pastel.

      Responder
  • #036
    Michel Henric-Coll - 10 enero 2023 - 10:40

    No me negaréis que, en esta vida, hay algoritmos muy mal educados.

    Responder
    • Gorki - 10 enero 2023 - 11:53

      Ja, ja ja, y que cuando descuidas su educación, te salen racistas o sexistas.

      Responder
  • #038
    Carlos - 12 enero 2023 - 00:41

    La tecnología es algo que me atrae mucho desde pequeño, lo que me ha llevado a no cometer el error de tener miedo ni al cambio, ni al avance… Pero creo que resulta difícil no tener ideas catastrofistas en lo que al tema de este artículo se refiere.
    No cabe duda que estas IA’s son impresionantes, prometedoras y que pueden llevar a cambios enormes, pero la actitud completamente amoral de muchas compañías en lo que se refiere a recabar libremente todo tipo de datos, auto-dándose permiso como si no existieran límites ni paredes en las casas, me resulta de lo más despreciable y debería ser penado.
    Supongo que no dentro de mucho también podremos pedirle a una IA que nos cuente directamente sobre vivir el futuro como si fuera E. Dans.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG