La ética, el riesgo y las consecuencias

IMAGE: Mohamed Hassan - Pxhere (CC0)

Me ha generado una gran reflexión leer la noticia sobre la pena impuesta a Alexander Nix, principal responsable del escándalo de Cambridge Analytica, impuesta por el Department for Business, Energy and Industrial Strategy (BEIS) británico, que incluye una «inhabilitación durante siete años para actuar como director o participar directa o indirectamente, sin el permiso del tribunal, en la promoción, formación o gestión de una empresa del Reino Unido«, por aplicación de la Company Directors Disqualification Act de 1986.

Siete años sin poder actuar como directivo de compañías es una pena que podría tener cierto sentido, o incluso ser vista como escasa cuando las acusaciones que se formulan son las de «ofrecer servicios potencialmente poco éticos a posibles clientes, demostrando una falta de probidad comercial, y que incluían desde sobornos o trampas, hasta campañas para la desvinculación de votantes, obtención de información para desacreditar a opositores políticos, o difusión de información de forma anónima en campañas políticas». Sobre todo, si intentamos comparamos la pena con la brutal magnitud del daño generado, que afecta incluso a los libros de historia.

Pero en realidad, lo que me llama la atención es cómo es posible que el caso de Alexander Nix, que en realidad se origina en una desastrosa gestión de Facebook y por el que la compañía únicamente ha pedido disculpas como las pide siempre, sin alterar su forma de hacer las cosas en absoluto, no arrastre al verdadero responsable de lo que ocurrió, que no es ni más ni menos que Mark Zuckerberg. En realidad, el escándalo de apropiación de datos de usuarios de Facebook y su uso para múltiples maniobras de desinformación electoral y social de brutales proporciones proviene no tanto del ingenio de Nix, como de la desastrosa gestión y estimación del riesgo llevadas a cabo por una Facebook completamente inconsciente, brutalmente irresponsable e inequívocamente culpable. Si Nix recibe una inhabilitación para dirigir empresas de siete años, la realidad es que Zuckerberg, que ni siquiera está siendo sometido a juicio, debería recibirla de veinte, de treinta o a perpetuidad, por haber construido la que posiblemente sea una de las compañías con efectos más desastrosos sobre el mundo en que vivimos, con permiso de las petroleras, capaz de seguir posibilitando todavía la manipulación electoral, de provocar genocidios, matanzas o campañas de desinformación de todo tipo, o de convertirse en la mayor amenaza para las democracias de una buena cantidad de países.

Pero miremos más allá de Facebook: en la práctica, vivimos en un mundo en el que los estándares éticos de las compañías han caído muy por debajo de mínimos razonables, amenazando incluso el natural instinto de conservación de nuestra especie: da lo mismo de qué actividad hablemos, en las últimas décadas, prácticamente todo responsable corporativo o político, con escasas excepciones, parece considerar perfectamente aceptable mentir todo lo que haga falta si con ello justifica un mayor beneficio empresarial o una ganancia, en muchas ocasiones, obtenida a relativo corto plazo.

Un muy largo pero muy recomendable artículo de investigación en OneZero, «The risk makers«, aplica precisamente esta idea, la de la estimación del riesgo, al contexto de las empresas tecnológicas. Un entorno creado por las propias compañías en el que podría existir, si cabe, el atenuante de estar construyéndose prácticamente sobre la marcha como resultado de su propia actividad, pero en el que la irresponsabilidad de muchas de estas compañías está siendo completamente brutal y salvaje. Entornos como las redes sociales, hoy, se han convertido en los auténticos condicionantes que afectan a algo tan importante como la democracia, del mismo modo que otras actividades como la búsqueda, el comercio electrónico o la venta de dispositivos de electrónica de consumo también se han convertido en condicionantes de otras variables tan importantes como la vulneración de la privacidad de millones de personas o el fraude masivo.

¿Cómo hemos llegado a un mundo en el que cualquiera, sea un responsable de una empresa o un político, siente que puede mentir todo lo que quiera y justificar lo injustificable para obtener un beneficio a corto plazo, aunque ello comprometa ya no solo cuestiones fundamentales para el funcionamiento de la sociedad, sino la auténtica supervivencia de la especie en el planeta? ¿Hasta qué punto hemos perdido como civilización nuestra brújula moral? Conceptos como la ética, la estimación del riesgo o las consecuencias de nuestros actos precisan, en el mundo actual, un replanteamiento de gigantescas dimensiones, y una asunción de responsabilidades que esté muy, pero muy por encima de lo que hoy suelen suponer – dado que tenemos la clarísima e inequívoca evidencia de que las penas actuales carecen completamente de valor disuasorio.

Mientras lo único que un directivo o un político tenga que afrontar por haber mentido, engañado o estimado desastrosamente mal los riesgos de sus actos sean una disculpa pública, una pequeña multa o unos años de inhabilitación, jamás conseguiremos que la brújula moral que se aplica a las actividades humanas cambie lo más mínimo. Modificar las penas es solo un primer paso: conseguir que la consideración social de esos actos se convierta en inaceptable mediante la educación es también fundamental, una responsabilidad en la que las escuelas de negocio tenemos mucho que decir. Pero sobre todo, hagámoslo por nosotros mismos: mientras esto no cambie, seguiremos asumiendo ni más ni menos que un desastre de proporciones planetarias… y nunca mejor dicho.


This article was also published on Forbes, «Why business ethics are so important if we’re going to save the planet«


20 comentarios

  • #001
    Juan T. - 27 septiembre 2020 - 21:10

    El problema son los votantes de Trump.

    Con la excusa incrustada en su bien lavado cerebro de que el Partido Democrata es un peligro existencial, (que pensarían de Podemos) ,aceptan todas las iniquidades de Trump, de lo que éste es bien consciente (“Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”).

    Trump, bien entrenado por su diabólico mentor, Roy Cohn, y asistido por calaña como Roger Stone, a quien no tuvo empacho en indultar, va a utilizar los medios mas inmorales para ganar, y los que mas miedo da es que no haya en todo el partido republicano , secuestrado de facto por la facción mas radical ,ningun politico que se desmarque de esta locura.

    Y el Mark jugando a ser equidistante .

    Responder
    • Matt - 27 septiembre 2020 - 21:53

      De Podemos pensarían exactamente lo mismo que piensan del partido democrata. Para la ultraderecha actual, todo lo que esté a su izquierda es comunismo radical. No hacen distinciones.

      Responder
    • Marcos - 27 septiembre 2020 - 22:54

      Si obviamos que los Clinton, tenían numerosas y documentadas reuniones o fotos con Epstein que de la noche a la mañana parecen desparecer de la faz de la tierra y eso nunca ha existido…

      Se le acusa a Biden de pedofilia en muchos “garitos” virtuales y puede ser conspirativo ver vídeos suyos en YouTube con familias y viendo cómo actúa con los menores. Nada que en contexto sea preocupante.

      Ahora bien… si seguimos tirando del hilo… .

      Ya, que Trump es todo lo idiota que queramos (y sus votantes) pero estaría genial dejar de insultar a los demás y pensar en qué lugar deja a “nuestro bando” que vayan ganando “los malos”.

      Porque igual el idiota no es Trump… que va “ganando” en esta carrera…. .

      Responder
      • Matt - 28 septiembre 2020 - 01:54

        Pues yo pongo en google Clinton Epstein y me siguen saliendo todas esas fotos … pero sí, en la realidad paralela en la que vive cierta gente seguro que esas fotos han desaparecido y es todo una conspiración judeo-marxista-socialcomunista-bolivariana. Tambien me salen fotos de Trump con Epstein, por cierto, si pongo su nombre en vez del de Clinton.

        Y chicos, ya sabeis, Trump puede basar todo su discurso en insultar y criminalizar a todo el que no piense como él .. pero ojo con insultarlo a él eh, que entonces me enfado, que eso está muy feo, ¡Intolerantes!

        Por cierto, Clinton tenía a los niños esclavizados en el sotano de una pizzeria ¿que lugar hay que asaltar esta vez para liberar a los niños esclavizados por Biden, segun los «garitos virtuales»?

        Responder
      • Juan T. - 28 septiembre 2020 - 09:44

        Ah, ¿que ahora resulta que ganar es sintoma de inteligencia?.

        Pues entonces Trump es la excepción a la regla, por que no hace falta ser inteligente para enardecer a 90 millones de tontos exarcebando sus peores instintos:
        egoismo, racismo, supremacismo,etc.

        La inteligencia es la que lo tiene dificil para combatir mensajes que van al cerebro reptiliano en lugar de la corteza prefrontal, por que ..si¡ los tontos son mayoritarios.

        ¿ Y que es un tonto? El que vota a quien le quita la seguridad social y le convence de que sus problemas vienen del ultimo mejicano pobre que viene a trabajar donde el no quiere, y no de la desigualdad de un capitalismo sin ley del que Trump, su idolo , es el mejor representante.

        Trump no gobierna solo para sus votantes como dicen algunos, si no que sus votantes para el son solo basura manipulable necesaria para mantener los privilegios del 1% como el.

        Y lo que se nos viene encima , y ese es el peligro, es que una vez que ese 1% se ha dado cuenta de que ya no engañan a la gente con sentido común solo les queda la doctrina del shock, el populismo de Goebbels, y….Facebook, claro.

        Responder
  • #007
    Gorki - 27 septiembre 2020 - 21:16

    Hoy toca Facebook

    Responder
  • #008
    sin censura - 27 septiembre 2020 - 21:37

    Empiezo a leer que condenan a un CABRITO de UK, y aprovechando que el Támesis pasaba antes por Londres a mezclar las churras de FB con la amorosa blackface escocesa, Empezamos con el tipejo y acabamos esquilando ovejas para que puedan pasar el otoño fresquitas. Bien jugado, Enrique, algo forzado pero ha quedado Apocalíptico. XXXD

    Y hablando de ovejas, sus primas, las cabras tienen un problema, serio para los de UK, claro. Se ha puesto de moda el queso de cabra, y al «criar» cabras para aumentar la producción láctea -> aumentan los CABRITOS ingleses y ahora hay sobreproducción de CABRITOS, y hay que destinarlos a carne. Pero el consumo de carne de CABRITO no se ha puesto de moda. Cuanto mal hizo Heidi por su amor a los CABRITOS y Fräulein Rottenmeier, y el abuelo de Heidi que no la podía ver, un odio, hasta ayer creía que era por la nieta, pero no… donde esté un asado de CABRITO español… ni Heidi ni tonterias.

    Que MEV bendiga a los cabritos sean de donde sean.

    Responder
  • #009
    Benji - 27 septiembre 2020 - 22:17

    Hace tiempo que la moral y la ética son «opcionales» en casi todas las esferas. Total, si se las permitimos a los políticos de todos los signos, ¿cuánto menos a unos empresarios que ni votamos ni nada?

    Me hace gracia que, para mí, parte del problema es renegar la herencia cristiana europea y decir que somos hijos de los romanos y los griegos, saltando estos «incómodos» 1500 años al renacimiento.

    ¿El problema? Antes podías mentir, pero creías que enfrentabas consecuencias en el mas allá. Ahora todo es «agárralo mientas puedas, vive y disfruta», hedonismo y egoísmos puros. Como ya nadie cree que va a pagar las consecuencias de sus actos (o que van a ser menores, como lo citado por Enrique) ni aquí ni más allá, pues es el cóctel perfecto para trincar todo lo que puedas mientras estés de paso.

    ¿Decidimos dar la espalda a la moral cristiana? Pues atengámonos a las consecuencias. Ya sabemos como terminaron la Grecia de Zeus y la Roma de Júpiter…

    Responder
    • Javier - 27 septiembre 2020 - 22:40

      Que bueno sería tener un sistema que forme en Principios, Valores y Ética a las personas. Y que además haya una (verdadera y efectiva) justicia global que persiga en cualquier lugar, y por pedir (…que total es gratis…) unos políticos, formados en ese sistema de Principios, Valores y Ética.

      …creo que antes llegará la fusión nuclear a escala hogareña, que este deseo…

      Responder
    • Matt - 28 septiembre 2020 - 02:04

      Fijo que tiene que ser por eso. Solo hay que ver que los políticos, empresarios y, en general, cualquier persona que presume de catolicismo y valores cristianos jamas mienten, ni manipulan y se comportan siempre modelica y escrupulosamente.

      Responder
      • Benji - 28 septiembre 2020 - 16:42

        Nunca he dicho que los presuman no carezcan o adolezcan de lo mismo. Al contrario, a veces dicen eso para «disimular» lo rastreros que a veces son.

        De lo que hablo es de la pérdida de la moral cristiana en Occidente, que es la que nos convirtió en lo que somos. Si la abandonamos, pues tiene consecuencias.

        Igual sería si abandonásemos la revolución francesa, la ilustración o la unión europea. Todo nos trajo a este punto. Pero en lo relativo a la moral cristiana, me atengo a mis palabras. He dicho la moral cristiana, no los cristianos o los que dicen serlo.

        No todos los que están son, ni todos los que son, están

        Responder
  • #013
    Pablo - 28 septiembre 2020 - 10:16

    Estoy de acuerdo en el peligro que tiene Facebook y el daño que ha hecho y sigue haciendo.
    Ya he visto esta opinión del Sr Dans en otros muchos posts.
    Lo que me chirría es ver al final un botón para compartir en Facebook este contenido.
    No digo que no haya que utilizar Facebook, hay que conocer cómo funciona para poder criticarlo. Pero ese botón para seguir fomentando su uso … no sé, no acabo de entenderlo.

    Responder
    • Enrique Dans - 28 septiembre 2020 - 12:06

      Es lo único que hago en Facebook: usarlo para difundir mis artículos, muchos de ellos contra Facebook. No tengo Facebook en mi móvil, ni lo mantengo abierto en mi navegador como hacía hace tiempo, ni hago nada más que eso. Pero sobre ese botón, hablamos cuando esté listo mi próximo rediseño.

      Responder
      • sin censura - 28 septiembre 2020 - 17:08

        De la respuesta de Enrique…

        he buscado en google el siguiente lema, que considero que debería se algún revolucionario, pero no aparece padre putativo conocido

        «Utiliza al sistema para luchar contra él»

        Así que lo vendo al mejor postor. No se admiten cabritos en la puja ni chivos expiatorios, asi que Alexander Nix tendrás que cambiarte el apellido a tu nuevo status profesional Alexander Nini.

        Responder
  • #016
    Gorki - 28 septiembre 2020 - 12:18

    No se por qué, pero en mi PC no se muestran los comentarios

    Responder
    • Javier - 28 septiembre 2020 - 17:10

      No solo a tí Gorki. Algo pasó con el plugin que dejó de mostrarlos. Ya parece solucionado

      Responder
    • Enrique Dans - 28 septiembre 2020 - 17:58

      Perdón, ya me avisasteis varios… fue un problema con una actualización de WordPress y un plugin que interfería. Ya está arreglado (obviamente, si no, no podrías estar leyendo esto ;-)

      Responder
  • #019
    Pedro - 28 septiembre 2020 - 14:46

    ¿Cuanto tiempo llevo comentando aquí que lo único que podemos esperar de las empresas es que busquen el lucro?

    Que esperaras que las empresas se comportaran con ética es la clave que explica el presente.

    Llevo 35 años escuchando como se escupen a «funcionarios», y hoy resulta que no hay suficientes médicas, maestras o policías.

    Responder
  • #020
    Gustavo Woltmann - 30 septiembre 2020 - 09:00

    En términos russonianos, la ética se concibe como el ejercicio del bien en todos los actos de la vida. Por lo tanto, hacer uso de tus facultades como creador, director de un grupo empresarial representa una falta de respeto profesional para consigo mismo. No hay duda que el relativismo moral corroe las delicadas fibras del comportamiento humano.

    -Gustavo Woltmann

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG