La era de la vigilancia… hasta por satélite

IMAGE: PIRO4D - Pixabay (CC0)

Un artículo en MIT Tech Review, «Soon, satellites will be able to watch you everywhere all the time«, recoge la creciente preocupación por la amenaza a la privacidad que supone el hecho de que la constante mejora de la tecnología permita resoluciones de imagen cada vez más elevadas desde satélites tomadas de manera más frecuente.

Las limitaciones introducidas normativamente, como la que limita la resolución a 25 centímetros, que ya de por sí no afecta a imágenes de uso militar, son cada vez más difíciles de mantener: compañías chinas que ofrecen imágenes a clientes norteamericanos con resoluciones de 10 centímetros, otras que ofrecen vídeo en HD en tiempo real de hasta 90 segundos, o que posibilitan revisitar un lugar determinado hasta setenta veces al día. Vigilar mediante satélite puede ser algo relativamente caro, pero es técnicamente factible, y cada vez más sencillo y disponible para prácticamente cualquiera, con cada vez menos limitaciones.

La red satelital se está convirtiendo en un entorno cada vez más concurrido. Al reciente inicio de actividades de Starlink se une la petición de Amazon para poner en órbita y explotar 3,236 satélites para ofrecer servicios de conectividad, el conocido como Project Kuiper, que genera cierto recelo considerando que la compañía parece estar convirtiéndose, con la red de cámaras de Ring que está creando en todo el mundo, en una auténtica red que todo lo ve.

El incentivo para usar estas redes de satélites de cara a la obtención de información, por otro lado, es cada día más elevado, al permitir la obtención de indicadores de actividad de muy diversos tipos que tienen un valor cada vez más alto. Si unimos este tipo de posibilidades al hecho de que vivimos cada vez más rodeados de cámaras y que esas cámaras están dotándose de tecnologías de reconocimiento facial que, aunque aún muy imperfectas, prometen avances a medida que se usen más y más como corresponde a algoritmos con cada vez más y mejores datos para entrenarse, o a tecnologías como un láser capaz de identificarnos a distancia en función de las características de nuestro latido cardíaco, parece evidente que estamos pasando a un nivel en el que mantener un control de las actividades de la población podría convertirse en algo cada vez más sencillo.

A medida que este tipo de tecnologías van mejorando sus prestaciones, sería importante poner en marcha una reflexión colectiva sobre las posibilidades que genera su uso, y cómo combinar la perpetua ecuación entre seguridad y libertad. Cuando los escenarios distópicos de ciencia-ficción dejan de ser ciencia-ficción y pasan a ser técnicamente accesibles, es momento de plantearse el tipo de usos que vamos a darles, las posibilidades que ofrecerán, y sobre todo, en manos de quién van a estar y bajo qué controles.


This post is also available in English on my Medium page, «Satellite surveillance: nowhere is private anymore«


6 comentarios

  • #001
    Benjamin - 7 julio 2019 - 13:57

    No habrá cómo escaparse, como en la peli de Will Smith. Al menos no habrá monopolio… ¿No?

    Responder
  • #002
    Jota - 7 julio 2019 - 14:30

    ¿En manos de quién van a estar? Como siempre, de los que pueden pagarlo. A ver si ahora vamos a descubrir que la acumulación obscena de riqueza proviene de y promueve la explotación del prójimo.
    El señorito y su perro policía. Versión chip, pero el concepto es el mismo.

    Responder
  • #003
    Bertie - 8 julio 2019 - 12:36

    Menos mal que por donde yo vivo casi siempre está nublado…

    Responder
    • Elastronauta - 8 julio 2019 - 20:30

      Malas noticias. Si el satélite es de Radar de Apertura Sintética (SAR) las nubes no importan…

      Responder
  • #005
    Xul - 9 julio 2019 - 12:08

    Un futuro horrible le espera a la humanidad, es la agenda.

    Responder
  • #006
    Pedro Torres Adrúbal - 9 julio 2019 - 16:11

    Los satelites no «miran», eso es una acción humana.

    Igualmente, los ordenadores no nos «espían».

    Los basureros esta llenos de toneladas de información y a nadie le preocupa.

    Si por lo menos fuéramos el embajador británico en Washingtong, o Killary usando email…

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG