Reconocimiento facial y regulación

IMAGE: Teguhjatipras - CC0 Creative Commons

La ciudad de San Francisco, considerada por muchos la auténtica meca de la tecnología, se convierte en la primera ciudad norteamericana que acuerda la prohibición del uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de la policía y otras autoridades, en lo que supone un importante paso en contra de la tendencia a implantar esta tecnología en cada vez más situaciones que las autoridades estatales estaban llevando a cabo.

Las autoridades municipales han concluido que el hecho de que los ciudadanos tengan que asumir que están siendo vigilados en cada uno de sus actos en lugares no es psicológicamente sano, y que, además, hablamos de una tecnología con muchos errores y limitaciones como para confiar en ella en cuestiones tan delicadas como la seguridad. La decisión de San Francisco representa tan solo un primer paso si consideramos que la prohibición afecta únicamente a las autoridades municipales pero no afecta al uso que puedan hacer de la tecnología compañías privadas, pero no resulta sorprendente considerando que San Francisco, por el hecho de ser la cuna de una gran cantidad de tecnologías, sea seguramente el entorno mejor preparado para entender los efectos de su despliegue.

El uso habitual del reconocimiento facial supone un dilema moral para las compañías tecnológicas, en el que la mayoría de ellas se han inclinado, a pesar de, en muchos casos, la resistencia de sus trabajadores, por satisfacer las peticiones de la demanda y vender al mejor postor. Su importantísimo despliegue en países como China o los planes en distintas fases de desarrollo para Singapur o el Reino Unido la convierten en algo que va más allá de ser simplemente un despliegue tecnológico, y la tornan en una característica definitoria de las sociedades en las que vivimos o queremos vivir. Frente a la resignación de algunos que consideran ese tipo de tecnología un mal necesario que deberíamos aceptar a pesar de sus errores, surge una presión ciudadana cada vez mayor que demanda su cuidadosa regulación o que trata de proponer herramientas para dificultar su uso, planteándola como algo que ha avanzado demasiado rápido y que no ha llevado aparejado un proceso de reflexión colectiva sobre las contrapartidas de su uso.

Una cosa es posibilitar que tu ordenador, tu smartphone o la cámara de seguridad que tienes en tu casa reconozcan tu imagen y la utilicen para desbloquearse o para no enviarte alarmas cuando eres tú mismo el que pasa por delante de ellas, y otra muy diferente hacer posible la localización y captura de cualquier persona que deambule por una ciudad gracias a una fotografía o vídeo. Las consecuencias de lo primero pueden ser la comodidad o la conveniencia, las de lo segundo son la creación de un auténtico estado policial en el que posiblemente los delincuentes puedan tenerlo marginalmente más difícil, pero donde también exponemos a toda la población a un nivel de control injustificado y seguramente injustificable, además de a toda una amplia gama de posibles fallos con consecuencias potencialmente muy importantes.

Sin esa reflexión previa sobre el uso de la tecnología, sin garantías que eviten su uso para el desarrollo de una distopía o de una auténtica sociedad de la vigilancia, la decisión de San Francisco parece muy prudente y adecuada, y puede funcionar como un ejemplo para muchas otras ciudades o países que estén en proceso de reflexión sobre su adopción.


This article was also published in English on Forbes, “Isn’t It About Time Somebody Called Time Out On Facial Recognition?«


18 comentarios

  • #001
    Pedro Torres Asdrubal - 16 mayo 2019 - 13:12

    Londres es una de las ciudades con mayor cantidad de cámaras de vigilancia y la media es que resuelven un crimen al año por cada 1000 cámaras.

    Las típicas cámaras de vigilancia que inundan las ciudades necesitan una «conjunción planetaria» para vernos la cara, así que lo de usarlas para reconocimiento facial va a ser cosa de películas de ciencia ficción.

    • Carlos - 17 mayo 2019 - 16:40

      Donde esta la ficcion?

  • #003
    Gorki - 16 mayo 2019 - 14:06

    Dije y comenté, que todos los casinos utilizan «fisonomistas» que no son mas que personas con una inmensa capacidad para recordar caras, que impiden el paso a los jugadores profesionales, que sin hacer trampas, tan solo teniendo una inmensa capacidad de recordar las cartas salidas, ganan al baccara a la banca sin hacer trampas.

    Si los casinos sustituyen sus fisonomists por máquinas que hacen ese trabaja con más eficiencia., (los jugadores profesionales cambian de pais cuando no les dejan entrar en los casinos), supongo que se les habrá de permitir, pues no hacen nada diferente a lo que se hace ya.

    Presonalmente cualquier identificacióon antropométrica, facial, iris del ojo,
    huella dactilar, me resulta perversa pues es una identificación de la que no te puedes escapar y por tanto coarta tu privacidad.

    Pero vuelvo a repetir que el avance de la técnica es imparable, y su aplicación es inevitable, si no lo hace este lo hará aquél, por tanto considero preferible normalizar y encauzar su uso, que prohibirlo.

    • Pedro Torres Asdrubal - 16 mayo 2019 - 14:23

      Una de las grandes críticas al reconocimiento facial es el enorme margen de error con caras negras. La técnica avanza, pero todavía no es infalible.

      Mis derechos terminan donde empiezan los tuyos. Si robas y te identifican con el carnet de identidad, como si lo hacen con software de reconocimiento.

      La violencia es monopolio del estado.

      • Gorki - 16 mayo 2019 - 14:44

        Para los españoles todos los chinos eran iguales, hasta que pusieron una tienda en cada barrio y ahora comenzamos a distinguir unos chinos de otros.

        Para los «algoritmos», todos los negros son iguales, porque los han programado y probado blancos..

        Pero eso es circunstancial, luego vendrá que confunde a los esquimales y después, a los pigmeos, pues ¡claro!, el algoritmo precisa aprender a distinguir, como los españoles con los chinos..

  • #008
    Olav - 16 mayo 2019 - 14:21

    Relevante:
    https://twitter.com/JamieJBartlett/status/1128657365090361344

    • Gorki - 16 mayo 2019 - 14:50

      Qué le pregunten al Marqués de Esquilache la que se puede montar, por empeñarse en el reconocimiento facial
      https://es.wikipedia.org/wiki/Mot%C3%ADn_de_Esquilache

      • Juan Carlos - 17 mayo 2019 - 21:00

        Es una buena medida que espero sienta precedente para que otras ciudades no sigan ejemplo de Londres e instalen cámaras convencernos que es por nuestra seguridad.. A que suena esto
        Aparte de las posibles mejoras que llegarán en reconocimiento cada uno tenemos nuestra privacidad y nadie puede ni debe vigilarnos.
        Bastante tema tenemos ya con nuestros datos, añadir un factor más..
        Aplaudo esta medida..

  • #011
    LEON - 16 mayo 2019 - 15:20

    Lo dañino no es la tecnología sino como se use.

    Indudablemente el reconocimiento facial puede ayudar a detectar criminales y prevenir delitos pero también puede ser usado en sentido absolutamente contrario y ya conocemos la tendencia de las fuerzas policiales a abusar de los instrumentos de que se les dota.

    El caso del ciudadano del enlace que nos facilita OLAV es paradigmático, en base a ese nuevo instrumento la policía se inventa un nuevo delito que hace retroceder las libertades un punto mas.

  • #012
    menestro - 16 mayo 2019 - 15:29

    La prohibición afecta a los espacios públicos en su conjunto creo que, cualquier persona que entienda el contexto legal de la tecnología, es consciente de que no es posible aplicarla de esa forma, tal y como sucede en las películas.

    Los espacios públicos también son objeto de protección de la privacidad, y es obvio que se preservan los mismo derechos, y esa protección es aplicable tanto para compañías privadas como para los organismos públicos.

    Dentro del contexto legal, no hay muchos resquicios para el uso de esa tecnología de forma indiscriminada.

    En EE.UU. mantenían una legislación más laxa, dado que tradicionalmente su cultura legal difiere de la europea en la aplicación de las leyes, según el uso en el caso concreto, no como norma general aplicable a un contexto común.

    (hasta que no se litiga, queda a la regulación contractual de las partes)

    Esa situación está cambiando en la actualidad, hacia una legislación más garantista y menos litigante, para proteger derechos fundamentales de manera más amplia.

    Sí, se ha utilizado tecnología de identificación biométrica por los EE.UU. en zonas de conflicto, como Irán, Afganistán, etc, donde no hay un registro civil ni existe la normativa común a la mayoría de los países con un estamento legislativo afianzado.

    The United States finally starts to talk about data privacy legislation

    «Praemonitus, Praemunitus»

    • Juan Carlos - 17 mayo 2019 - 21:04

      Zonas en conflicto toda ayuda es bienvenida pues son muchos los factores que pueden acarrear atentado, ataque etc.
      Normativa debería ser global no por ser países distintos sea más o menos flexible.
      Puede hacerse una norma base gral., adaptándose a cada pais

  • #014
    Gorki - 16 mayo 2019 - 18:49

    [Modo Irónico]
    Pronto estará prohibido, (al menos en China), utilizar sombrero, gafas de sol o bufanda y además peluca.y pelo largo.

    Hay que dar facilidades, al menos hasta que incorporen a las cámaras, la suficiente IA
    [/Modo Irónico]

    • Juan Carlos - 17 mayo 2019 - 21:07

      Ya sabes que aquí se hace foto de cualquier documento o accedes a algún sitio en particular.
      Son situaciones distintas a las que comentas.. China algún día logra una democracia plena será un éxito.

  • #016
    xavi - 16 mayo 2019 - 23:02

    Me parece que la noticia de La ciudad de San Francisco está sesgada, fragmentada o parcialmente manipulada. Una cosa es la que nos quieren hacer creer dentro de lo que sería políticamente correcto y otra muy distinta lo que realmente hacen las grandes corporaciones y, detrás de ellas, los gobiernos. La tecnología permite mucho más de lo que nos podemos imaginar, las leyes lo regulan para la gente de a pie y los poderes son los que realmente podrán utilizarla con absoluta impunidad. En fin, tiempo al tiempo que sepan más de nosotros que nosotros mismos.

  • #017
    ALAN TURING - 16 mayo 2019 - 23:13

    Pues a mí esta prohibición me parece un brindis al sol. Ahora han votado esto y dentro de unos años podrían votar todo lo contrario. Hace décadas que hay cámaras en todo tipo de establecimientos y no ha pasado nada.

    Poner cámaras en todos los espacios públicos tiene sentido y yo creo que es una tendenc mundial imparable. El reconocimiento facial es solo una mejora de la tecnología preexistente, que ya se está aplicando en China y, cuando pasen unos años, y la gente vea que no pasa nada se terminará extendiendo al resto de países.

  • #018
    Matt - 17 mayo 2019 - 01:20

    Espero que cunda el ejemplo y otras ciudades tambien prohiban al gran hermano.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados