Spotify y la desintermediación

IMAGE: Emir Dalgıç - CC BYA lo largo de este año, Spotify ha comenzado de forma discreta un interesantísimo experimento: llegar a acuerdos de licencia directos con un cierto número de artistas independientes, al margen de las compañías discográficas. Estos acuerdos de licencia con Spotify ofrecidos a artistas que no operen a través de una discográfica no son exclusivos, permiten a esos artistas distribuir su música también a través de otras plataformas como Amazon o Apple Music, les ofrece recibir una cantidad muy superior de los derechos generados por las reproducciones, y además, les permite mantener todos los derechos de propiedad sobre su música.

Estos acuerdos con músicos se concretan como anticipos sobre los derechos de reproducción que estarían entre las decenas y los cientos de miles de dólares en función de la previsión de reproducciones calculada para ellos, y todo indica que están comenzando a hacer que las discográficas se pongan nerviosas. Spotify no pretendería, en ese sentido, actuar como una discográfica, dado que no poseería derechos sobre la música, pero estaría convirtiéndose en una pieza clave a la hora de conseguir que un cierto número de artistas pudiesen llegar a tener éxito llegando directamente a su público a través de Spotify. Actualmente, se calcula que los tres grandes conglomerados discográficos, Sony, Universal y Warner, controlan en torno al 80% del negocio.

En un acuerdo estándar, Spotify paga a las discográficas el 52% de la facturación generada por cada canción, y la discográfica abona al artista un porcentaje que suele oscilar entre el 15% y, en algunos casos excepcionales, hasta el 50% de esa cantidad. Según un informe reciente y exhaustivo elaborado por Citibank, el resultado medio es que únicamente un 12% de los ingresos generados por la música en streaming van a parar a los músicos. La situación, además, ha ido haciéndose cada vez más desigual a lo largo del tiempo, y siempre en el mismo sentido: mejorar las condiciones de las discográficas.

Los artistas que firmen directamente con Spotify en lugar de hacerlo a través de una discográfica pasarían a recibir la totalidad de los ingresos que la compañía actualmente paga a esas discográficas. Por el momento, esto está llamando la atención de artistas relativamente poco conocidos y en fase de construir su imagen, pero la idea de mantener la propiedad de su música podría eventualmente resultar atractiva para otros intérpretes más consolidados: Taylor Swift, tras años de éxitos con su discográfica, está dispuesta a constituirse como agente libre en cuanto su contrato actual expire, y podría pasar a ver con buenos ojos acuerdos de distribución de este tipo que le permitiesen explotar ella misma los derechos de su música a través de los canales de streaming.

Es difícil saber qué reacción podrían tener las discográficas, que forman una pequeña parte del accionariado de Spotify, si empezasen a sentir la presión de una fuga de talento tanto por el lado bajo, el de la captación de talento como posibles promesas, como por el extremo superior, el de los artistas más consolidados que reclaman la negociación de condiciones más ventajosas. Unas perspectivas de desintermediación que, por otro lado, tendrían todo el sentido: el valor añadido que actualmente genera una empresa discográfica tiene fundamentalmente que ver con la llegada a canales de distribución, y en esos canales de distribución, es indudable que las plataformas de streaming se están convirtiendo de forma progresiva en los actores más importantes. Spotify llega actualmente a 183 millones de personas en todo el mundo de las cuales unos cien millones la escuchan gratuitamente con publicidad, espera llegar a finales de este año con 96 millones de suscriptores de pago, y lidera un mercado en el que operan también compañías como Pandora, con unos 75 millones de usuarios activos a finales de 2017 de los cuales 5.48 serían de pago; Apple Music, que alcanza los 49.5 millones de usuarios activos con unos 38 millones de pago; o Amazon Music, que no proporciona datos oficiales, pero parece estar experimentando un fortísimo crecimiento. Estas compañías, además, poseen un cierto poder de prescripción a través de los algoritmos de personalización y recomendación que poseen, lo que genera una situación diferente – y posiblemente menos arbitraria, aunque no exenta de manipulación – que la que existía en los tiempos de la payola.

En un mercado definido de esta manera, todo indica a que la relevancia de la función de las discográficas podría llegar a diluirse, y dar lugar a una desintermediación que, por otro lado chocaría con el enorme apalancamiento que esas compañías poseen sobre la inmensa mayoría de la música actual. Actualmente, ninguna plataforma de streaming podría sobrevivir sin acceso al catálogo de las discográficas, lo que hace que la situación, para muchos artistas que en su momento negociaron con ellas, sea difícil de cambiar. Pero el experimento de Spotify ofreciendo a algunos artistas una vía alternativa que les permite no perder el control ni la propiedad de sus creaciones, podría hacer que la tecnología se convirtiese en la mejor amiga de los artistas, y nos acerca más a lo que el mundo de la música posiblemente debería ser.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Could Spotify and the record industry being headed for a standoff?” 

 

24 comentarios

  • #001
    Angel - 7 septiembre 2018 - 13:40

    Al final es quitar un intermediario para poner a otro que te permite tener más beneficios, es bueno pero al fin y al cabo es lo mismo.
    Hace tiempo hablabas de las plataformas, es exactamente lo mismo, es no sé cómo expresarlo, es un tipo de economía en la que el intermediario pasa a ser alguien en un entorno digital qué no sabes quién es. Antes eran empresas o personas conocidas pero ahora…. ¿quién está detrás de cualquiera de las plataformas????? Eso…. No lo sabemos.
    En cualquier caso los artistas (los verdaderos creadores) estarán encantados.

    Responder
    • Isangi - 7 septiembre 2018 - 14:25

      Según lo explica ED, NO es lo mismo, hay dos cambios importantes:

      Hay 1 intermediario menos.
      NO hay cesión de derechos en EXCLUSIVA.

      Responder
    • Julio - 7 septiembre 2018 - 21:35

      Si hubiera desintermediación total, los artistas deberían tener su propia plataforma de distribución y promocionarla. Hay que dejar de ver a la intermediación como algo malo. Lo es cuando no aporta valor o aporta poco. Pero es la forma de llegar a mercados que si no serían inalcanzables

      Responder
  • #004
    Krigan - 7 septiembre 2018 - 14:21

    Una buena noticia, pero esto de la desintermediación de la música es algo que está yendo muuuuy lento. Los artistas, en su gran mayoría, siguen firmando con las discográficas sin importar que los contratos sean tremendamente abusivos. Más aún, cuando las discográficas han hecho algún cambio en sus contratos, ha sido para abusar todavía más.

    Responder
    • Isangi - 7 septiembre 2018 - 14:27

      Porque sueñan, tienen “la fiebre del oro musical” y no son capaces de ver, o no quieren ver, que ese 0,01% que es famosos y multimillonario es eso, un 0,01% y que por el camino se han vuelto pobres muchos musicos inetntandolo y vendiendo su alma al diablo.

      Parecido a lo que intentan los padres con sus hijos en el futbol(y otros deportes) Aunque ahí peor porque juegan con la vida de los hijos, no la suya propia.

      Responder
    • Daniel Terán - 7 septiembre 2018 - 14:34

      Una vez escuché a una persona decir que las discográficas ofrecen tres tipos de contratos a los músicos: mucha pasta a cambio de ceder el control a la discográfica; mucho control para el artista a cambio de poca pasta, y un tercero a mitad de camino de ambos.

      Y que casi todos los artistas elegían la pasta.

      Responder
  • #007
    Angel 2 - 7 septiembre 2018 - 15:08

    Y si esto finalmente se afianza, se esperaría que Apple y Pandora hagan lo mismo?
    Sino los músicos terminarán “en exclusiva” para una sola plataforma: “Spotify” (algo que a Spotify la encanaría, pero a los músicos, no creo, porque no llegarían a todo el planeta).

    Responder
    • Enrique Dans - 7 septiembre 2018 - 15:11

      Como ya comento en el artículo, Spotify no pide la exclusiva, lo que permite que los músicos puedan distribuir sus canciones en las plataformas que estimen oportuno.

      Responder
      • Angel 2 - 7 septiembre 2018 - 20:25

        Es cierto!

        Responder
  • #010
    Benjamin - 7 septiembre 2018 - 16:05

    Me parece superinteresante este fenómeno. Sobre todo la no-exclusividad de esos contratos me parecen muy ventajosos. Y en una generación Z de Youtubers e Intagramers, le veo el atractivo para todo el nuevo talento.
    Si Spotify son listos, montaran un Spotyvisión o algo para dar visibilidad a todos

    Responder
  • #011
    Gustavo Bueno - 7 septiembre 2018 - 16:14

    En lectura diagonal el argumento parece ingenuo, y puede que no lo sea. Pero no lo veo reflejado en la argumentación… Me ha hecho gracia el comentario de ED. Spotify no pide la exclusiva. Muy bueno… faltaría más. Lo que pide es que otros no la tengan… bueno el bastón y el perro lazarillo es lo que les hace falta…

    Normalmente las discográficas conocen su mercado y cuando ofrecen a un contrato es porque ven que se puede obtener beneficios de explotar la carrera musical de una persona. A cambio, la persona obtiene ventajas “no materiales” de visibilidad, contactos en radio y tv, preparación de actuaciones, etc.

    ¿Es spotify capaz de cubrir el espectro de servicios asociados que recibe un cantante de la casa de discos? Me temo que no.

    Que es un buen escaparate está claro. Pero ahora el músico ya lo tiene. Lo que sucede ahora es que la negociación y el beneficio se reparte entre más partes. Eso está claro.

    Pero claro el contrato de la discográfica está para algo, si alguien es de “Belter, Zafiro, Hispavox o la Voz de su amo” es para tenerle mientras dure la ejecución del contrato, en exclusiva. A las duras y a las maduras…

    https://elpais.com/economia/2017/12/29/actualidad/1514567125_102673.html

    Spotify podrá ser muchas cosas pero si es verdad que lo que publicitan como “beneficio empresarial” es lo que es, es una ruina.

    Que intenten hacer cambios para mejorar las cifras es lógico, otra cosa son los movimientos para destruir el actual satus quo… y aprovechar las migajas… sea lo más acertado. No lo parece. Cambio el sistema a ver si mi nave puede flotar… y las discográficas dirán lo de la pasión turca: “que mi amo entre en mi”

    Responder
    • Krigan - 7 septiembre 2018 - 20:30

      Lo que han pedido siempre las discográficas es la exclusiva, nunca han admitido otra cosa. Pero cuando Spotify no la pide tu comentario es… “faltaría más”.

      De tu enlace:

      “Pero el mercado creció un 5,9% en 2016, algo inaudito desde 1997, gracias a un crecimiento del 60% en la facturación derivada de las plataformas de streaming. En Estados Unidos, la facturación por streaming superó por primera vez a la venta de discos, y se espera un crecimiento del 48% en 2017 en comparación con 2016. El futuro de la industria musical está ligado, indudablemente, a Spotify.”

      ¿Vamos comprendiendo? El mundo cambió, la pasta ya no está en la fabricación y venta de trozos de plástico, ahora está en el streaming. Ya no es el negocio de las discográficas, ahora es el negocio de Spotify y compañía.

      La pretensión de las discográficas (y la tuya) es que las empresas cuyo negocio está desapareciendo sigan dominando el mercado, pese a que se han pasado las 2 últimas décadas negándose a meterse en el nuevo negocio.

      Un error tan fundamental, mantenido durante tanto tiempo, no puede sino tener efectos fatales. ¿La respuesta de las discográficas? Mirar a ver si consiguen mediante presiones que Spotify deje de hacer esto mismo que tú dices que no tiene futuro.

      Responder
  • #013
    Frank Rodriguez - 7 septiembre 2018 - 22:57

    Interesantísimo lo que se avecina… Pienso que es una evolución orgánica para Spotify seguir por este camino y experimento, su necesidad de incrementar los márgenes de beneficios y cortar su sangría de costes para algún día ganar dinero (profit) les obliga encaminar esta aventura.

    Solo necesitan un “grande” como Taylor Swift o tipo U2 para ser los primeros en aceptar el “modelo Spotify” para poder arrastrar a muchos otros artistas y bandas consolidadas para causar un auténtico terremoto… O Spotify va “all the way” con su idea o puede ser víctima de su éxito con una OPA “defensiva” de los Big 3 + aliados…Ya existen planes defensivas de las discograficas y en Abril 2019 va ser un punto de inflexión con la re.negociación de términos, condiciones y pagos entre Spotify y la industria musical.

    Estaremos atentos!
    Saludos

    Responder
  • #014
    Gustavo Bueno - 7 septiembre 2018 - 23:03

    Krigan
    Un pequeño favor, no desvirtues lo que escribo, puedo opinar que algo es una payasada que no va a rular, y a la vez no gustarme la otra parte. Ok?

    Te equivocas en creer que estoy a favor de parte. Solo es una opinion sobre este mundillo. Gracias por leer mi enlace. Alguien puede dominar un mercado y perder pasta… En principio mi opinion sobre un streaming es positiva. Lo mismo que de la radio fórmula, pero ahora eligiendo tú las canciones. De hecho hace mucho que no compro discos… Pero que eso sea un negocio sostenible tengo mis dudas, pero mientras sigan manteniendo abierto el servicio, no problem. Ni lo sé ni me importa mucho. Soy consumidor no habitual de música.

    Pero sigo pensando que el movimiento de Spotify es parcial, al no cubrir lo mismo que hace una discográfica, y a la vez que la única explicación de mover el árbol es para ver si caen manzanas. Cuando alguien domina un mercado se resiste, y no le gusta que le apliquen DDT para irse. Pero que aporta al mundillo Spotify? Una tarifa plana al mes. … ¿Que contactos tienen reales en el mundillo en España? Menos cero.
    ¿Qué música produce?
    Y dile a un chaval novato que solo se va a escuchar en spotify con la competencia que hay promoción cero y que solo va a tener maquetas… No es mi opinión es lo que veo. Te repito que me da lo mismo el futuro de las discográficas, pero hay que distinguir entre chapucillas y un mercado, eso si, venido a menos, con la piratería, principalmente. Ya que con el streaming, ganan pasta!

    Responder
    • Krigan - 8 septiembre 2018 - 12:51

      Las discográficas no admiten a todos los chavales novatos, solo a una pequeña minoría. No dudo que la primera opción del chaval novato sean las discográficas, pero una vez rechazado por estas la disyuntiva para él es poner su música en Spotify o que esta solo la oigan su familia y amigos.

      A no ser que el detector de éxitos futuros de las discográficas sea perfecto (cosa que dudo mucho), habrá casos de chavales novatos rechazados por las discográficas que triunfen en Spotify, como ya pasó en su día con los escritores en la Kindle Store. Antes los chavales novatos no tenían esta opción, ahora sí. El tiempo dirá si esto provoca una ola de cambio.

      El movimiento de Spotify no es parcial, es otra manera de hacer las cosas. La tan cacareada promoción, ¿de verdad es tan vital? La Kindle Store ya demostró que los escritores pueden tener éxito sin editoriales, igual resulta que con la música también es posible.

      Dado que el negocio actual es el streaming, y no la venta de trozos de plástico, me caben pocas dudas respecto a quién acabará controlando el mercado. Serán Spotify, Youtube, y similares, no las discográficas. Puede ser mediante esta jugada o mediante otra que saquen más adelante.

      De acuerdo, no estás a favor de parte, pero asumiste como ciertos demasiados planteamientos de discográfica. Los nuevos actores van a hacer las cosas de manera muy diferente, dudo mucho que las punto-com lleguen alguna vez a basar su fuerza en los contactos, por poner un ejemplo.

      Responder
  • #016
    Gorki - 7 septiembre 2018 - 23:03

    No llego a entender que habiendo tantos contenidos LEGALES GRATIS y de CALIDAD en Internet, alguien pague por ello. Entiendo que es muy normal y que mucha gente lo hace, Supongo que es una comodidad,, enchufas el aparto y buscas la pelicula o la serie que esta de moda.

    Pero a mi me hace el efecto, de que por ese camino, solo consumes lo que te indican, Dios sabe quién y Dios sabe con qué motivo, Yo prefiero buscar por Internet y consumir lo que encuentro, no me cuesta en exceso encontrarlo y se ajusta mejor a mis intereses en ese momento.

    Bueno, vale, reconozco que soy raro, pero os aseguro que no es por ahorrar, No estoy suscrito a esos tipos de servicios porque me parece superfluo.

    Responder
    • Carlos Quintero - 8 septiembre 2018 - 11:26

      El factor comodidad es muy poderoso. Buscar contenidos por internet puede ser cómodo en un ordenador, pero no tanto en una tableta ni menos en una TV. Supongo que no te sorprenderá la cantidad de gente hoy en día que todavía se sienta en el sofá, coge el mando de la TV, la enciende y va haciendo “zapping” a ver qué ponen, y se engancha a cualquier cosa aunque sea una peli que ya está empezada, porque a nivel de comodidad eso es imbatible. En casas que conozco, incluida la mía, todavía pasa… :-)

      Yo no veo TV en directo (en general) pero tampoco quiero buscar justo antes de ver. Prefiero tener listas en mis cuentas de Netflix, Amazon Video o Apple (o en la estantería de discos bluray) con contenidos que quiero ver, que pueden ir desde documentales de 1h, películas de 2h o series de una o varias temporadas, para elegir según el tiempo disponible, mi estado de ánimo, etc. Reconozco que soy raro (no es lo común).

      Pero sí tienes razón en que solo con los contenidos en Internet, sin pagar, (YouTube, por ejemplo) te puedes pasar entretenido con contenidos interesantes el tiempo libre que tengas cada día para ver TV, yo a veces lo he hecho. Te pierdas las series y películas, pero los tipos de contenidos dependen de los gustos de cada uno.

      Responder
      • Krigan - 8 septiembre 2018 - 12:13

        De hecho Youtube, pese a ser un sitio de vídeo y no de audio, lleva años siendo el servicio más usado para escuchar música en Internet. Como dice Gorki, legal, gratis, y de calidad. Otra cosa es que el rey de las suscripciones sea Spotify.

        Youtube también es la principal fuente de copias piratas de canciones. No es que el vídeo en sí sea pirata, la música está licenciada por las discográficas, que se llevan su parte de los anuncios en los vídeos musicales. La gente simplemente usa convertidores a mp3, que extraen el audio del vídeo.

        De cara a las discográficas, otra importante diferencia entre Spotify y Youtube es que Spotify no puede permitirse perder el repertorio de las discográficas, porque vive precisamente de eso, mientras que Youtube son toda clase de vídeos, perder los derechos de la música sería un simple arañazo para Youtube. Esto marca una importante diferencia a la hora de negociar el pago de esos derechos.

        Responder
        • Gorki - 8 septiembre 2018 - 12:24

          Hay quien piratee canciones hoy en día ¿Por qué? – Si las tienes a tu disposición siempre que quieras, Yo no uso conversor, ni siquiera, abro Youtube en una segunda sesion, la oigo pero no lo veo. Es por lo que pienso, que quien anuncia en Youtube debe ser un subnormal profundo.

          Tan solo cunado vien mi nieta y queremos vivir un rato tranquilos, la enchufo a Peppa Pig en ingles (para acallar mi mala conciencia), y ahi se que4da viendo o a Peppa y los anubncios, aunque ella cuando llega un video de anuncios pasa el dedo intentando cambiarlo hasta que se convence q

          Responder
          • Krigan - 8 septiembre 2018 - 12:57

            La piratería todavía tiene su utilidad, aunque la disponibilidad de servicios licenciados haya mejorado mucho. Por ejemplo, para oír música con el móvil cuando no estás en zona wifi.

        • Gorki - 8 septiembre 2018 - 12:29

          que no pasan rápidamente. Cuando aprenda a contar dirá uno dos tres, y pinchara para cerrarlos.
          Y to me pregunto. tanta IA, machine lerning y tanta zarandaja y no se dan cuenta que el espectador de Peppa Pig, tiene cuatro años, no sabe aun casi inglés y que lo que anuncian, aun en el remoto caso que fuera adecuado a su edad, no puede comprarlo por que los Reyes Magos son los papas.

          Lo dicho subnormales profundos.

          Responder
      • Gorki - 8 septiembre 2018 - 12:18

        Indudablemente soy raro, En ni casa, para lo único que se pone la TV es para ver bajar la bola del reloj de la Puerta del s Sol el 31 de Diciembre.
        Cuando me han operado, en la habitación había TV y poco que hacer todo entubado, así que cogia el “telomando” recorría los canales, y después de decir pensar “como pueden emitir esto y esperar que alguien lo vea”. Me quedaba en un canal que explica como hacen los fetuccinis, y los harraduras de caballo y las historias, (falsas como el alma de Judas, pero muy divertidas de personas que compraban un trastero sin saber lo que había dentro.
        Bueno, para una convalecencia, tiene un pasar, pero para todos los días, cuando puedes hacer mil cosas mas entretenidas, sinceramente, no lo entiendo.

        Responder
  • #023
    Jesus Raro - 8 septiembre 2018 - 21:40

    “La tecnologia se convierte en la mejor amiga de los artistas”…..

    Pues como siempre, no cambian mucho las cosas por aquí……..

    Como dice Gustavo (#11), Una discográfica, daba cobertura cubriendo gastos de producción…. etc, incluso a veces, se preocupaban de buscar buenos estudios, productores, músicos…. para sus artistas. En Spotify, por no ver, no ves ni a los que están detrás del negocio….

    Por no hablar del “Lado oscuro” al que Krigan siempre se mantiene fiel, como si ahora Spotify nos hubiese liberado de las discográficas….., hemos pasado de tener cientos, miles de discográficas pequeñas, grandes…. para dar paso a una sola grande y libre plataforma. Spotify.

    Y Gorki…. pues también, como siempre, sigo comprando música por internet….

    Responder
  • #024
    Michel Henric-Coll - 8 septiembre 2018 - 21:45

    Los dinosaurios siempre están condenados a desaparecer. Las discográficas son un poco como los bancos tradicionales, se creen en posesión de una piedra filosofal eterna, y que todo el secreto consiste en negar los cambios.

    Si Spotify no consigue eludir a las discográficas porque tiene algo que perder, otros lo harán, que no deben nada a las discográficas.

    Pero los dinosaurios terminarán en el parque jurásico, sí o sí.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG