Salud y élites

IMAGE: Scanrail - 123RFApple imita el reciente movimiento de Amazon con JP Morgan y Berkshire Hathaway de crear servicios de salud para sus empleados, y anuncia el lanzamiento de clínicas propias en exclusiva para sus trabajadores, con el ánimo de proporcionarles “la mejor experiencia del mundo en el cuidado de la salud“.

El movimiento evidencia los enormes problemas de la sanidad norteamericana: si no trabajas para una compañía que pague tu seguro de salud, estás en un permanente riesgo de no poder afrontar los gastos que puede suponer cualquier enfermedad que suponga un tratamiento complejo o una hospitalización prolongada, una situación que genera una gran ansiedad a muchas personas. Conscientes de ello, los gigantes tecnológicos, obsesionados con la importancia de atraer y retener talento como forma de asegurar el éxito empresarial, han decidido tomar el toro por los cuernos y proponer sus propias soluciones, que convierten a sus trabajadores en una élite que vivirá al margen de ese tipo de problemas.

Más allá de no tener preocupaciones con respecto al cuidado de su salud, lo que Apple o Amazon parecen pretender puede tener más que ver, a poco que apliquen una filosofía coherente con sus principios, con el desarrollo de un genuino modelo de salud preventiva, con una manera de cambiar el enfoque que tenemos del cuidado de la salud. Las grandes compañías tecnológicas constituyen ya auténticos imperios, poseen espacio para decenas de miles de empleados en las mejores zonas de las ciudades, y ofrecen enormes ventajas, por ejemplo, a la hora de encontrar sitios donde vivir, con ofertas como adelantar el pago de alquileres para así tener mejores probabilidades con propietarios de viviendas. Cada día más, trabajar para una de estas compañías supone pertenecer a una élite, no solo en términos de sueldo, sino también en el de otros muchos detalles que hacen la vida del trabajador más sencilla.

Todos entendemos que el cuidado de la salud tiene mucho que mejorar: durante gran parte de la historia de la humanidad, la salud solo se ha protegido mediante intervenciones puntuales en el momento en que surgían los problemas. El planteamiento de una salud verdaderamente preventiva podría incluir muchos de los hábitos de monitorización que muchos de los trabajadores de estas compañías ya tienen, y coincidir con algunos de sus objetivos de futuro: Amazon es conocida por desarrollar servicios en función de sus necesidades que posteriormente abre a terceros para así lograr amortizarlos adecuadamente, y Apple lleva tiempo trabajando en dispositivos con un enfoque socio-sanitario, desde el mismísimo iPhone al Apple Watch, y otros aún no comercializados y presuntamente destinados a cuestiones como la medición no intrusiva de la glucemia. Ayer, aprovechando mi presencia en el MWC, aproveché pasa saludar a Ádám Csörghe, de WIWE, una compañía que fabrica un pequeño dispositivo del tamaño de una tarjeta de crédito que permite obtener un electrocardiograma completo de manera sencilla: cada día más, el cuidado de la salud se plantea como un trabajo de monitorización mediante dispositivos cada vez más baratos y sencillos, pero atender a esa monitorización y generación continua de datos es algo que, como ya comenté anteriormente en un artículo de Forbes, únicamente puede plantearse cuando el objetivo es de verdad cuidar de la salud de las personas, aunque ello implique ganar menos dinero o cambiar el perfil de los facultativos y profesionales de la salud.  Integrar este tipo de dispositivos en un sistema de monitorización de salud para sus empleados podría ser el embrión para ofrecer este tipo de servicios a aquellos interesados en pagar por ellos, mientras ofreces de paso a tus empleados formar parte de una élite que no necesita preocuparse de algo tan importante como el cuidado de su salud o el de sus familias.

Son muchas las compañías que deberían pensar en este tipo de cuestiones: que muchas empresas tecnológicas destaquen por su rentabilidad o por su capacidad de atraer y retener talento no es fruto de la casualidad, sino de una cuidada y trabajada mentalidad que pone a sus empleados en el centro y se preocupa de ellos incluso en las peores circunstancias. Una póliza de seguro de salud pagada por una compañía ya es de por sí un importante beneficio en cualquier país, pero si además, ese cuidado de la salud está gestionado por la propia compañía y se plantea como un servicio destinado a hacer más fácil la vida del empleado o a mejorar su salud, los beneficios son potencialmente mucho más elevados, y cuestiones como la privacidad pueden, presuntamente, pasar a un segundo plano. Por supuesto, este tipo de posibilidades podrían jugar un papel importantísimo a la hora de hacer que una persona mejore su productividad o se sienta más inclinada a preferir esa compañía frente a otras posibles ofertas.

Si quieres explorar el futuro de la salud, ya no tienes que mirar en planes gubernamentales o en aseguradoras que intentan maximizar su rentabilidad a base de escaquear coberturas para sus clientes, sino en compañías que de verdad pretenden cuidar de la salud de sus trabajadores como objetivo fundamental. Un realineamiento de objetivos que beneficia tanto a compañía como a trabajadores, y que nos lleva a todos a plantearnos cómo de privilegiados seríamos si nuestras compañías fuesen capaces de ofrecernos algo así.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Healthcare and elites” 

 

15 comentarios

  • #001
    marcelo - 28 febrero 2018 - 08:26

    A mi eso de estar monitorizando constantemente tu cuerpo, en personas sin problemas graves que lo requieran, me parece algo demencial, el camino más rápido para convertirte un infeliz neurótico obsesionado por la salud. Es realmente necesario o sería lo mismo hacerse uno o dos controles rutinarios al año? Y que sea tu empresa la que se encargue de ello, una auténtica pesadilla orwelliana (versión sector privado).

  • #002
    Carlos Quintero - 28 febrero 2018 - 09:05

    Me gusta la parte que puede hacer que estas compañías como Amazon o Apple introduzcan innovación, disminución de costes, medicina preventiva, monitorización, mejores servicios, etc. que acaben sacudiendo el panorama y poniendo las pilas a los actores tradicionales, aseguradoras y medicina pública.

    Pero no me gusta nada la dependencia de trabajar en tales empresas para tener esos beneficios. Aparte de cuestiones de privacidad, ¿no les va a causar aún más ansiedad a esos empleados la posibilidad se ser despedidos, en un país donde es bastante fácil?

    Mi iPhone 6 Plus está fallando por tercera vez en tres años, de nuevo un problema de pantalla, y como no quiero volver a pagar una reparación o pagar los precios que propone Apple por sus últimos modelos, me estoy pasando al móvil Android que me da mi empresa. En esto estoy cayendo en la cuenta de todas las dependencias que tenía de servicios de Apple, y que estoy migrando a terceros servicios (LassPass en lugar de iCloud Keychain, Google Photos en lugar de iPhoto Cloud Library, Trello en lugar de Remainders, etc.) precisamente para obtener una independencia que me dé grados de libertad para el futuro, tanto si decido seguir con Android como volver a Apple.

    • JJ - 28 febrero 2018 - 15:46

      Estoy de acuerdo. No me gusta nada la dependencia, en un tema tan importante como la salud, de una empresa que te puede echar cuando más le convenga.

      Además, una tecnológica, por grande que hoy sea, puede desaparecer en cualquier momento por culpa de la disrupción. Recordemos el caso de Nokia. O Yahoo, que fue hundida por Google. Son empresas que llegan a tener un gran éxito pero cuya vida no suele ser muy larga.

      Entiendo, eso sí, que a estas empresas les interese por imagen, y por fidelidad de sus trabajadores aparecer como “protectores”. Y también entiendo que en algunos casos les pueda interesar utilizar a sus empleados como conejillos de indias para probar (y promocionar) sus dispositivos.

      Este tipo de empresas, occidentales, se están orientalizando en el sentido de exigir al trabajador un compromiso total y casi devocional hacia ellas. Quizás no sea buena cosa.

      Además, la salud humana no es ningún juego, ni una variable con la que las empresas deban jugar.

  • #004
    Luis Hernández - 28 febrero 2018 - 10:23

    Lo cierto es que es sorprendente la poca importancia que se da aún a la prevención desde los sectores sanitarios tradicionales. Ya no es solo una cuestión de monitorización con una base más o menos tecnológica, sino de higiene, de actividad física, de alimentación y de prevención de hábitos nocivos.
    Me pregunto cuánto tardarán las empresas tecnológicas en poner su vista sobre la producción y distribución de alimentos. Con implicaciones ya no solo en la salud sino en la protección del medioambiente o la seguridad en la producción alimentaria. Quedan aun muchos sectores que poner patas arriba, y no me cabe duda de que sucederá.

  • #005
    Gorki - 28 febrero 2018 - 12:28

    Es curioso que cuando la inmensa mayoría de empresas, solo piensen en conseguir la forma de “flexibilizar” la plantilla, o sea. ver la forma más barata de que los empleados se vayan, las empresas tecnológicas punteras gastan ingentes cantidades de dinero para tratar de retener los empleados.

    Personalmente opino que los sueldos deben ser suficientes para que le empleado se pague el seguro de enfermedad que prefiera y no tenga que utilizar, si o si, el que la compañía le ofrezca,

    Dicho esto, y pese a ser muy de ideas liberales,, en lo referente a la sanidad, prefiero un sistema sanitario público, que no esté obsesionado por los resultados económicos sino en los sanitarios, pues pienso, que muchas técnicas de alto coste, no se pueden mantener con una óptica de búsqueda de beneficios, pues su aplicación es absolutamente anti económica y sólo una seguridad pública se lo puede permitir,

    Por ejemplo, el sistema de trasplantes, obliga a mantener en alerta una inmensa infraestructura sanitaria capaz de hacer posible los trasplantes inmediatamente después de obtener un donante, Posiblemente desde una mentalidad empresarial , este sistema sea imposible hacerlo rentable, por mucho que se cobre a los pacientes o a sus seguros. Quiza por ello sea España el lider en trasplantes y no USA.

    • marcelo - 28 febrero 2018 - 13:22

      hombre, hay empleados y empleados… dudo que Bezos se moleste lo más mínimo en retener a los miles de oompa loompas que tiene en sus almacenes ofreciéndoles seguros médicos 5 estrellas, los explotará hasta que le interese (o le aguanten el infernal ritmo de trabajo) y después a la calle, tiene muchísimos más haciendo cola en la puerta. Lo más probable es que esté soñando con el día en que pueda despedirlos a todos de la forma más barata posible para sustituirlos por robots, y lo mismo para muchos de sus empleados “cualificados” que puedan ser reemplazados a medio plazo por algoritmos, IA’s y demás avances de la modernidad que no necesitan de seguros médicos.

      • Ignacio - 28 febrero 2018 - 15:32

        Espero que no sea la misma IA que me recomienda treinta tipos de batidoras justo después de comprar una batidora.

        • Javier - 28 febrero 2018 - 17:19

          jajajajaja

      • Gorki - 28 febrero 2018 - 21:14

        Si van ha hacer hospitales no sera solo para los 16 jefes del STAFF.

        Yo he trabajado en CORNING una empresa americana, y en América, no en España donde teníamos la Seguridad Social, todos los empleados tenían el mismo tipo de seguro pagado por la empresa. Claro que por entonces ninguna compañía quería que se fueran sus empleados, fueran investigadores o administrativos, pues sus conocimiento y experiencia se consideraba un activo de la compañía.

    • Fracastorius - 1 marzo 2018 - 04:42

      En el asunto de los trasplantes hay una cuestión que es clave: el dinero. La maquinaria de trasplantes en España hace tres décadas que está bien engrasada con abundantes fondos. Los sueldos de enfermeras y sobre todo de médicos son insultantemente bajos en la sanidad pública (1000 euros al mes sueldo base de un facultativo especialista hospitalario, y a partir de ahí hay que empezar a sumar complementos y gajes el que pueda hacerlo). Ello lleva a tener que trabajar por la tarde en la medicina privada en muchos casos. Estar integrado en el sistema de trasplantes supone un interesantísimo complemento al sueldo mensual, y este complemento depende de la actividad. Cuantos más trasplantes coordines, realices, instrumentes … más dinero ganas. Todo el sistema está hipermotivado para hacer el mayor número de trasplantes posibles. Además se hacen muy bien, el nivel técnico es excelente y todo el mundo queda satisfecho: los pacientes recipiendarios porque su vida cambia por completo, el personal sanitario porque a fin de mes ve aumentado de forma significativa su magro salario y la administración sanitaria porque puede pavonearse de algo que en realidad funciona bien (lo único quizá). Yo creo que si el sistema de trasplantes estuviese integrado en las prestaciones estándares de los hospitales, en sus horarios y con sus salarios muy probablemente no hubiésemos alcanzado este desarrollo. Altruismo sí, pero a la gente hay que tenerla bien pagada. Yo siempre lo he dicho: para abaratar la medicina pública habría que multiplicar por cuatro los salarios de los médicos, darles autonomía para organizar los servicios y exigir resultados medibles. Y por supuesto poder denegar asistencia a patologías banales, imaginarias, a pacientes hiperfrecuentadores sin causa objetiva …

      • Gorki - 1 marzo 2018 - 13:34

        Altruismo sí, pero a la gente hay que tenerla bien pagada
        ¿Y quien lo duda? Tu mismo dices que el sistema sapañl de trasplantes funciona.porque “supone un interesantísimo complemento al sueldo mensual, y este complemento depende de la actividad. Cuantos más trasplantes coordines, realices, instrumentes … más dinero ganas”

        ¿Y que hay de malo en ello? – Nadie pide que quienes se esfuerzan en realizar un trasplate, cobren por ello, es más parece lo normal.

        Lo que yo digo es que si fuera la industria sanitaria privada quien lo hiciera, tendría probablemente que cobrar. (en realidad no lo sé, sólo lo supongo), para hacer rentable el servicio. más dinero que el paciente o el seguro pueden pagar. y no sólo para cubrir la compleja intervención médica, sino adenás los gastoa asociados que suponen. como es el trasplante urgente en avioneta privada de los órganos donados y otros gastos no médicos. Sin dudar de la profesionalidad de todos los que intervienen en un trasplante, tanto personal sanitario, como otros participantes, los únicos que proceden por puro alturismo, son los familiares del donante, los demás,.es su profesión y se esperan que , a parte de la satisfacción moral de participar en salvación de vidas de pacientes, resten suficientemente pagados.,

      • Gorki - 1 marzo 2018 - 13:37

        Es curioso que cuando la inmensa mayoría de empresas, solo piensen en conseguir la forma de “flexibilizar” la plantilla, o sea. ver la forma más barata de que los empleados se vayan, las empresas tecnológicas punteras gastan ingentes cantidades de dinero para tratar de retener los empleados.

        Personalmente opino que los sueldos deben ser suficientes para que le empleado se pague el seguro de enfermedad que prefiera y no tenga que utilizar, si o si, el que la compañía le ofrezca,

        Dicho esto, y pese a ser muy de ideas liberales,, en lo referente a la sanidad, prefiero un sistema sanitario público, que no esté obsesionado por los resultados económicos sino en los sanitarios, pues pienso, que muchas técnicas de alto coste, no se pueden mantener con una óptica de búsqueda de beneficios, pues su aplicación es absolutamente anti económica y sólo una seguridad pública se lo puede permitir,

        Por ejemplo, el sistema de trasplantes, obliga a mantener en alerta una inmensa infraestructura sanitaria capaz de hacer posible los trasplantes inmediatamente después de obtener un donante, Posiblemente desde una mentalidad empresarial , este sistema sea imposible hacerlo rentable, por mucho que se cobre a los pacientes o a sus seguros. Quiza por ello sea España el lider en trasplantes y no USA.

  • #013
    marcelo - 28 febrero 2018 - 14:23

    Lo más probable es que esto no sea más que una muy cínica máscara de buenismo y conciencia social y lo que ha pasado realmente es que estas empresas con miles y miles de empleados han hecho números y habrán visto que puenteando a las aseguradoras y ofreciendo ellos mismos los servicios médicos se ahorrarán mucho dinero en las millonarias primas que antes tenían que abonar. Más caro no les saldrá, eso seguro.

  • #014
    Xaquín - 28 febrero 2018 - 17:39

    En cuestión de prevenir, la palabra privilegiados me hace saltar todas las alarmas.

  • #015
    Juan Navidad - 1 marzo 2018 - 12:41

    En mi modesta opinión, en los casi nueve años que llevo en Nueva York el sistema sanitario estadounidense da mucho miedo porque es capaz de lo mejor y de lo peor. Hoy en día, con lo que yo sé, en caso de ser ultramillonario y tener una enfermedad grave no creo que fuera al país de las barras y estrellas a tratarla salvo alguna terapia o investigación que no se desarrolle en otro lugar. Siendo como es puntero en algunas cosas, en muchas otras se ha quedado en la cola del mundo civilizado e incluso de muchos países en desarrollo. Las cifras de muertes infantiles no son propias del país que durante décadas ha sido el más rico del mundo.

    En cuanto a este tipo de movimientos de empresas que quieren ofrecer un sistema sanitario propio como un plus de calidad, por un lado, lo veo como una forma de dar un un aliciente porque un seguro de salud que supere a los ya existentes no es nada difícil y por otro lado porque he visto casos tan terribles que entiendo que es una forma de salvaguardar la plantilla de tantas y tantas malas prácticas que existen y que afortunadamente en España serían impensables. Os pongo algunas:
    -un paciente lleva una muestra de orina para analizar. Le dicen que la deje en una mesa junto a veinte botes más, todos sin etiqueta. Cuando llama por los resultados le preguntan si su orina era clara u oscura.
    -una mujer entrega una muestra y cuando llaman por teléfono para ver si tiene o no infección de orina le dan la felicitación porque va a ser madre. Se les olvidó anotar el apellido y la confundieron con otra paciente
    -una persona tiene un seguro médico. Se pone enferma y ¡vaya, qué casualidad! el seguro no cubre si te pones enfermo…
    -una persona va a urgencias para una cosa insignificante que en España estaría una hora. Tardan 8h en resolver su caso.
    -una persona tiene extraños síntomas. El doctor no sabe qué hacer ni lo que puede ser. El paciente le dice lo que puede ser y las pruebas diagnósticas que debería hacerle.
    -del médico de cabecera, un paciente pasa al especialista. Este paciente ya paga un seguro médico. En este caso, el especialista le cuesta 700 dólares por dos minutos de consulta.
    -un doctor le practica a un paciente una limpieza de encías por la que el paciente ha pagado mucho dinero. En el precio va incluído -cobrado un protector bucal por más de 200 dólares-. No se lo dan y por más que reclama nunca se lo dan.
    -cuando uno piensa en los copagos de España puede ser algo de dinero. En USA pueden ser cientos y hasta miles de dólares por una prueba diagnóstica y en el caso de las intervenciones puede suponer la ruina de la gente.
    -así podría seguir y seguir… es tal la calidad ínfima de la salud en Estados Unidos que uno se puede encontrar que no me extraña que las grandes empresas se inventen su propio sistema. No creo que sea peor…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados