Lessig for President

With Lawrence Lessig (Barcelona, June 2012)Lawrence Lessig es, sin duda, uno de los intelectuales norteamericanos más prestigiosos y respetados. Su trabajo en el ámbito de la adaptación de los derechos de autor al escenario definido por la popularización de la red, que culminó en la aparición en 2001 de las licencias Creative Commons, dio paso a un intenso trabajo de investigación sobre la naturaleza de la corrupción política y las posibles formas de luchar contra ella, que se concretó en la identificación de la financiación de los partidos y las candidaturas como uno de los factores fundamentales.

El razonamiento de Lessig es claro y meridiano, rayano en la obviedad: a partir del momento en que personas, entidades o lobbies con determinados intereses pueden inyectar cantidades ingentes de dinero en la campaña de un político, los ciudadanos dejan de ser iguales ante la ley. Algo obvio, pero que es fundamental cambiar si se desea que la política vuelva a sus orígenes, a la necesidad de representar los intereses de todos los ciudadanos, independientemente del dinero que tengan. Básicamente, reinventar la democracia eliminando los factores que la han llevado a pervertirse hasta el límite.

En mayo de 2014, Lawrence Lessig lanzó una iniciativa basada en el crowdfunding, la Mayday PAC, que llegó a obtener más de once millones de dólares con el fin de apoyar en el Congreso la reforma de la ley de financiación de campañas, un movimiento casi autorreferente (una campaña para acabar con las campañas) que muchos vieron como el límite superior de su activismo político. Sin embargo, de cara a las próximas elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Lessig ha decidido dar un paso más, muchísimo más relevante: va a dar todos los pasos para intentar convertirse en candidato presidencial del Partido Demócrata, con el único motivo de poder aprobar inmediatamente la Citizens Equality Act 2017, y dimitir para dejar paso a quien se haya presentado con él como Vicepresidente. La ley en cuestión está ya completamente definida, redactada y lista para su tramitación parlamentaria:

Según las propias palabras de Lessig, su campaña no es la de otro candidato más, sino que pretende convertirse en la primera “campaña referendum”, que da el protagonismo no a la persona, sino a una idea determinada: un presidente que sería elegido en virtud de un programa de un solo punto, y que serviría como presidente únicamente el tiempo necesario para que ese punto fuese aprobado. Como él mismo dice, “cuando el sistema se ha convertido en el problema, es necesaria una intervención exterior”.

Por supuesto, La idea no es necesariamente llegar a convertirse en el candidato, algo que obviamente se antoja muy complejo, sino ser capaz de hacer lo que el senador demócrata Eugene McCarthy logró hacer en 1967 con la Guerra del Vietnam: convertirla en el punto fundamental de la campaña, y obligar a los candidatos a tenerla en consideración. Para ello, se ha propuesto recaudar un millón de dólares antes del Labor Day (primer lunes de septiembre): ha puesto en marcha su página de campaña, Lessig for President, en la que explica el plan de manera cuidadosa, y se ha hecho con los servicios de un director de campaña de auténtico lujo: Jimmy Wales, fundador de Wikipedia. Un plan sin duda complejo – a falta de quince días, ha obtenido $469,740 procedentes de 4.387 personas – pero que sin duda, en caso de lograrlo, podría ponerlo en el mapa y hacer que el resto de candidatos se viesen obligados a debatir con él y a situar su causa como un elemento potencialmente decisivo en la campaña. Recordemos que la campaña es un auténtico hack del sistema: no busca en modo alguno convertir a Larry Lessig en Presidente de los Estados Unidos, sino poner el asunto de la reforma de la democracia en la agenda de los candidatos.

¿Una locura? Tal vez, pero no protagonizada por el típico “candidato alternativo” que hemos podido ver en otras ocasiones y países – humoristas, payasos o estrellas del porno destinadas a ridiculizar el sistema y recoger el descontento ciudadano – sino por un auténtico intelectual que ha pensado su plan hasta el último detalle, y que aplica al hacerlo los resultados de muchos años de estudio. Hablamos de una persona respetada, escuchada y que, además, ha probado su capacidad para convertir sus ideas en planes viables capaces de cambiar cosas. Locura sí, pero cada paso que pueda avanzar hacia poner el asunto en la agenda es un paso que se gana de cara a eliminar la influencia del dinero en la política. Para cambiar las cosas, sobre todo cuando se trata de cuestiones con tanta entidad como la auténtica esencia del sistema democrático, hay que pensar en grande.

ACTUALIZACIÓN (06/09/2015): primer requisito superado, un millón de dólares recaudados a través de crowdfunding, un día antes de la fecha límite.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Lessig for President

5 comentarios

  • #001
    José Adserias - 23 Agosto 2015 - 18:11

    Interesante iniciativa/ proyecto/ campaña que ojalá se consolide en USA y genere una propuesta paralela en nuestro país.

    Posible obsesión para el nuevo medio que nacerá pronto.

  • #002
    Natalia - 24 Agosto 2015 - 07:31

    Buenos días,

    He intentado donar pero solo pueden hacerlo ciudadanos americanos. Es una lástima porque la corrupción política en EEUU permite que las grandes corporaciones campen a sus anchas y eso nos afecta a todos…

    Además, creo que sería una forma de que los políticos de otros países lo tuvieran muy en cuenta.

    Supongo que habrá algún condicionamiento legal, pero el mundo es global y estas iniciativas también convendría que lo fueran.

    Saludos,

    Natalia Gómez del Pozuelo

  • #003
    Ignacio - 24 Agosto 2015 - 11:03

    Como diría Gramsci y algun que otro gafitas que nos queda mas cerca: Lessig quiere que su mensaje ocupe la centralidad del tablero y se haga hegemónico, y para ello no ha dudado en dar un paso osado al frente”.

    Un 10 para Lessig y otro para el profesor Dans por ilustrarnos diariamente.

  • #004
    Francisco George - 24 Agosto 2015 - 11:43

    La verdadera campaña del “Yes, We Can”. Una pena que el fallecido Aaron Swartz no este con su mentor para llevarla a cabo. Aaron fue su joven colaborador en la creacion de las lucencias Creative Commons. Aaron se suicido al no poder soportar las presiones del departamento de justicia de EE.UU cuando fue perseguido por querer compartir conocimientos con el Mundo. #SharingIsCaring

    El movimiento PIRATA mundial apoyara a Lawrence en su aventura.

    Larry es el candidato de los indignados del mundo entero.

  • #005
    manelfromgracia - 24 Agosto 2015 - 13:24

    El problema de una iniciativa tan loable como generosa es precisamente su alcance: si triunfa, cambiará la faz de la tierra… Y eso, ¿se lo permitirán? ¿Nos lo permitirían?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados