¿Estamos viviendo otra burbuja en la web?

IMAGE: Markus Gann - 123RFDaniel Viaña, de El Mundo, me llamó para preguntarme sobre mis recuerdos de la burbuja de finales de los ’90, que viví entre California y España, para documentar un articulo que ha escrito junto con César Urrutia titulado “La primera burbuja del siglo XXI” (pdf). Básicamente, hablamos de mis recuerdos de entonces, de las anécdotas, de los síntomas y de los condicionantes que llevan a definir un entorno como burbuja o no.

¿Estamos viviendo otra burbuja en la red similar a la de los ’90? Sin duda, es una de esas grandes preguntas que todo el mundo lleva tiempo haciéndose, y la respuesta, como suele ocurrir en estos casos, no es tan simple como un sí o un no. El hecho de que haya valoraciones estratosféricas de compañías sin ingresos no necesariamente conlleva que exista una burbuja, si esas valoraciones tienen sentido en cuanto a sus posibilidades de generación de valor en el futuro, sea de manera independiente o en virtud de las sinergias que pueden crear con otras compañías.

Que Instagram no tuviese modelo de negocio ni interés alguno por tenerlo no implica que no pueda valer mil millones en manos de Facebook, por mucho que mil millones (al final fueron menos, unos $715) parezcan una cantidad demencial. Que en su momento no tuviese modelo de negocio no implica tampoco que, al año escaso de su adquisición por Facebook, no estuviese generando campañas de publicidad de empresas de medio mundo que, además, exploran una nueva manera de generar canales de comunicación con usuarios interesados sin convertirse en una molestia incómoda para ellos, sino con todas sus bendiciones e interés. No, las interpretaciones de las cosas no son nunca tan sencillas.

A finales de los ’90, el entorno desarrolló una presión brutal que afectaba a todas las compañías cotizadas por demostrar que estaban haciendo algo, lo que fuese, en internet. Si no presentabas un plan de inversión en la red, se interpretaba que no estabas comprando tu billete al futuro, y tu cotización descendía indefectiblemente. Ahora existe presión para muchas cosas: la mayoría de las grandes adquisiciones recientes con valoraciones estratosféricas han pasado por la mesa de estudio de tres o cuatro grandes compañías, y en muchas ocasiones, las ofertas se deciden para evitar que sea un competidor quien lleve a cabo la adquisición. Pero mientras las presiones de los ’90 afectaban a todo el mercado, las de hoy afectan a cuatro o cinco compañías y a las dinámicas de la competencia entre ellas, no a la totalidad de la economía. Que Facebook pague 19.000 millones por una compañía como WhatsApp e incorpore a su consejo a un chalado como Jan Koum no implica que el mercado se haya vuelto loco… implica otras cosas: que Mark Zuckerberg es un imprudente, que ve cosas en la compañía que otros no vemos, o que no quiere que sea otro quien compre WhatsApp. Del mismo modo, comprar Oculus VR puede parecer una locura cuando la compañía únicamente tiene poco más que un prototipo y un número completamente marginal de clientes, pero puede ser interesante si te permite con ello fichar a un equipo que puede ser el que defina el futuro de la realidad virtual.

Posiblemente, el entorno tecnológico esté sobrecalentado. Son cosas que pasan cuando existe incertidumbre sobre el futuro, cuando hay movimientos que pueden contribuir a redefinirlo, cuando hay alternativas cuya valoración no es calculable (¿cuanto vale el liderazgo de una categoría aún casi sin explorar o explotar?) o cuando los actores en liza son pocos y tienen recursos en abundancia. Que empresas como Google o Apple puedan en la práctica montar un almacén de dinero mayor que el del tío Gilito y dedicarse a nadar en él no es algo casual ni una extravagancia de sus administradores: muestra cuánto vale en una industria con un dinamismo sin parangón en la historia de la economía mantener la flexibilidad de los recursos. ¿Son una burbuja los 159 mil millones de dólares en cash que atesora Apple, o son dinero contante, sonante y real? ¿Es una burbuja que Google haya construido una máquina capaz de facturar 60 mil millones de dólares en un año (2013) o son dólares de curso legal que miles de empresas de todo el mundo pagan por poner sus anuncios delante de los ojos de millones de personas? No, entre la burbuja de finales de los ’90 y la que algunos dicen ver hoy en día veo unas cuantas diferencias. En los ’90 se trataba de valorar expectativas. Ahora, hay algo más que expectativas: hay usuarios, hay consumo, hay facturación y hay billetitos de curso legal que muchos clientes de muy diversos tipos entregan a cambio de productos y servicios.

¿Estamos en riesgo de que la situación se convierta en insostenible, las valoraciones caigan de repente y todo lo que un día era oro pase a valer menos que el peso del papel en que imprimiríamos los títulos de las acciones correspondientes? En global, mi impresión es que no. ¿Puede pasar con alguna compañía, o incluso con un grupo de ellas que se dediquen a temas afines o relacionados? Sin duda. Pero la incertidumbre o el riesgo no implican necesariamente que haya una burbuja. Implican que hay un mercado, y que se mueve más rápidamente y de forma más impredecible que los mercados de hace algunos años.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Are we headed towards another dot.com bust?”

11 comentarios

  • #001
    Benjamin - 30 septiembre 2014 - 10:35

    Hombre, tanta como que no hay burbuja…

    Creo que hay compañías cuya valoración está sobrevalorada la compre quien la compre y tardarán años en darse cuenta. Y otras que son la monda se venden y dan beneficios aún mayores que los que los creadores pensaros.

    Como siempre, depende de que si el que lo compra puede darle ese valor a su adquisición

  • #002
    Garepubaro - 30 septiembre 2014 - 10:46

    “…si esas valoraciones tienen sentido en cuanto a sus posibilidades de generación de valor en el futuro…” lo malo es que el futuro de esto fue ayer, ya van unas cuantas que pesar de tener cientos de millones de usuarios, Napster, Myspace etc no fueron viables, ahora hay que coger palomitas para ver lo interesante que sera la caida de una de estas con miles de millones de usuarios, sera el acabose de unas creencias erroneas que se llevaron décadas? … aun no, esta comprobado que la gente sigue buscando tallas mayores que la actual de ropa y zapato hasta los 36, en el temor de que se le “quedara chico el año que viene” cuando dejamos de crecer a los 20, eso es porque hay poca idea de cuando el futuro fue ayer, aun sigue muchisimo tiempo la creencia de que seguimos creciendo, hasta puede convertirse en fé para siempre

  • #003
    Gorki - 30 septiembre 2014 - 12:40

    Ne acabo de enterar que Amancio Ortega perdió ayer 1000 millones de dólares pues cayo la cotización de sus empresas http://www.bloomberg.com/billionaires/2014-09-29/aja .

    Esas cosas pasan en el mundo digital y el físico. Una cosa es que se valore una empresa en funcion de lo que vende, algo bastante sencillo, y otra cosa es valorar expectativas, pues ahí valoras intangibles, la inteligencia de sus dirigentes, la marca. el posible crecimiento del mercado, las tendencias de futuro y cosas así y esas valoraciones pueden ser menores o mayores que el valor real que es algo desconocido para todos. Si quieres seguridad compraras emprasas sólidos y estables y no corran riesgos, una electrica, un banco, o una reconocida cementera, que son empresas que posiblemente dentro de 100 años sigan haciendo lo mismo que hoy.

    Pero si quieres ganar más, tendrás que optar por empresas en pleno desarrollo, que te den confianza de que sus dirigentes arriesgan, pero aciertan. No compras presente sino futuro y en ello muchos se van a equivocar, pero quién acierte ….

    Cuando tiene exito todos dicen que eres un expeculador, pero cuando no tienes éxito nadie se acuerda de ti.

  • #004
    bath4j - 30 septiembre 2014 - 16:19

    Para mi la verdadera burbuja es BITCOIN. Se parece al timo de los sellos, las preferentes, Second Life … Quien pone el precio, nadie, quien respalda nadie, dudas de para que se utiliza, quien legisla nadie, ….

  • #005
    Antonio Castro - 30 septiembre 2014 - 21:19

    Basar la competitividad en una carrera para ver quien innova más rápido no me parece muy sensato. La novedad vende por el mero hecho de ser novedosa, pero las modas tecnológicas efímeras tienen una inversión muy fuerte detrás. ¿Eso quien lo paga? Nos estamos apartando de aquello que realmente significa progreso y calidad de vida.

  • #006
    Garepubaro - 30 septiembre 2014 - 21:41

    ¿ pero veis como esta esto ? esto esta acabado… quien escribe aqui; el Maocho, el Castro, el Liendres, el saski, el Liebretillas etc etc los tres mismos siempre repitiendo las mismas tonterias estan PASMAOS … pero vamos a ver,”que esto ya no va a ningun lado”… se acabo esta seco esto … ¿ no os dais cuen ? … vaya tela

  • #007
    Krigan - 30 septiembre 2014 - 21:47

    bath4j:

    Bitcoin sirve para pagar, y como sistema de pagos es muy bueno. Otra cosa es que luego haya gente que especula en bitcoins de la misma manera que se especula en dólares, euros, oro, petróleo, zumo de naranja, y casi cualquier cosa que puedas imaginar.

    El problema que resuelve Bitcoin es el siguiente: quieres pagar en Internet, y no puedes pagar en billetes y monedas porque lo que transmite la Red son bits, y no papelitos ni trocitos redondos de metal. Así que una de 2, o bien usas un sistema centralizado que te hace depender de quien lo controla (Paypal, Visa, Mastercard), o bien usas un sistema descentralizado como Bitcoin, no controlado por nadie, dado que funciona a través de una red p2p.

    Tal vez te preguntes a ti mismo: “si yo ya estoy a gusto usando Paypal, ¿para qué voy a usar Bitcoin?”. Eso hasta que descubres que Paypal considera que quien manda sobre tu dinero no eres tú, sino ellos, y no te permite donar a Wikileaks, ni comprar libros en los que aparezcan incestos (¿incluye eso a la Biblia y a Juego de Tronos?).

    Esta explicación se basa en el lado del que paga, pero la otra cara de la moneda (nunca mejor dicho) es el que cobra. Paypal y Mastercard se quedan con una parte del dinero pagado a través de ellos. Bitcoin, que no es otra cosa que una red p2p especializada en pagos, no se queda con ningún porcentaje digno de mención (algo de dinero sí que va a los “mineros”).

    El porcentaje sí es apreciable en los cambistas (pasar de euros a bitcoins y viceversa), pero el aumento de los volúmenes de transacción y la intensa competencia previsiblemente harán que el porcentaje de los cambistas también llegue a ser despreciable.

  • #008
    ana - 30 septiembre 2014 - 22:52

    La única burbuja que veo es la del número de usuarios de Facebook. Hay usuarios que son libros, películas de cine o cualquier cosa que se te ocurra. Usuarios REALES y activos no serán ni la 5ª parte de lo que dicen: 200 millones.

    Maquillas una cifra y creas un imperio, este Mark es un genio.

  • #009
    batch4j - 1 octubre 2014 - 15:43

    lo que comento es que hay una burbuja en torno a la moneda, como en su dia la hubo con Second Life. Tambien la hubo con los futuros en maiz, petroleo, … el problema es que nadie respalda los bits. Cuanto vale un bit, ¿ vamos al trueque de bits ?.
    Por cierto alguien sabe que paso con Second Life y aquellas casas e islas por las que se pagaban miles de dolares. No se utilizaría también para perder el rastro del dinero…
    El pago en tarjetas esta totalmente regulado a nivel mundial, no es lo mismo.

  • #010
    Desconocido - 1 octubre 2014 - 16:34

    Lectura recomendada sobre como la tecnología está cambiando y cambiará el mundo:

    http://www.coitt.es/index.php?page=noticias_sector_reg&ireg=0&icod=2788

  • #011
    Alberto - 1 octubre 2014 - 17:20

    El decir que se factura por la monetización de los datos no es un síntoma estríctamente de que no sea una burbuja. La base de este mercado es el Dato, el aprovechamiento del mismo, extraer oro de él!, bien, ¿qué pasaría si de la noche a la mañana los datos no se pudieran obtener?, o mejor, ¿qué pasaría si los datos se obtuvieran tan facilmente que su valor en el mercado cayera en picado?. De hecho, cada día los datos valen menos, o… ciertos datos?, creo que el reto de todas estas compañías es en no quedarse atrás, es una competición en la lucha por encontrar aquellos datos que rentabilicen sus modelos de negocio. La competición ha comenzado!!!

    Saludos. Alberto.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

4 comentarios en Menéame

#001
PaulinoTeodulo - 30 septiembre 2014 - 15:00
#002
ChukNorris - 30 septiembre 2014 - 15:14

Compra acciones de TERRA … va a ser la Altavista española.

» autor: ChukNorris

#003
ChukNorris - 30 septiembre 2014 - 15:17

y la respuesta, como suele ocurrir en estos casos, no es tan simple como un sí o un no.

La respuesta es simple y claramente no, no tiene nada que ver … solo que con eso no rellena un artículo :-D

» autor: ChukNorris

#004
matacca - 30 septiembre 2014 - 15:26

Llevo oyendo lo de la nueva burbuja desde el 2004.

» autor: matacca