Jelly y las dinámicas de la participación en la web

Jelly logoDos meses después del lanzamiento de Jelly, la aplicación móvil de preguntas y respuestas creada por Biz Stone, las preguntas en torno a ella tienen poco que ver con su viabilidad comercial (algo que, por otro lado, parece casi “marca de la casa”) y más con las interesantes dinámicas que rodean la participación en la web.

La aplicación, en efecto, no tiene realmente nada que mostrar en cuanto a su éxito como modelo de negocio: el propio Biz afirma que se trataba de una idea que en ningún momento estuvo pensada para convertirse en una compañía, que su lanzamiento había sido prácticamente “accidental”, y que su función era más bien la búsqueda de la empatía entre las personas y la búsqueda de la sensación de “ser útil”.

Pero independientemente del éxito de la aplicación , de la calidad de las respuestas que ofrece o del aparentemente ausente planteamiento de modelo de negocio (Google, en su momento, tampoco lo tenía demasiado claro, y Twitter mucho menos, por poner un par de ejemplos), lo que sí permite Jelly es plantearse qué tipo de mecánicas llevan a los usuarios a invertir un rato en entrar en una aplicación, explorar las preguntas que se encuentran en ella, y contestar a algunas de ellas. ¿Qué obtenemos con ello? ¿Por qué razón lo hacemos? Pensemos en algunas posibilidades:

  • Sentirme útil: sé la respuesta, o creo que puedo encontrarla rápidamente. En una aplicación caracterizada por una muy buena usabilidad y una orientación a respuestas cortas o incluso gráficas, el esfuerzo para responder es tan bajo, que no resulta disuasorio, y me deja el buen sabor de boca de “haber sido útil”, similar al de la “buena obra del día”.
  • Imagen: responder a la pregunta me permite de alguna manera exhibir mi conocimiento sobre un tema, delante de la persona que pregunta o de las personas que conforman su red.
  • Recompensa en forma de atención: en cierto sentido, los agradecimientos enviados a través de la aplicación, las calificaciones de “Good” o los Shares sirven como un “quick reward”, una forma de recompensa o gratificación psicológica rápida.
  • Esperanza de reciprocidad: respondo porque espero que, de alguna manera, cuando tenga una duda y necesite una respuesta rápida, la aplicación funcionará igualmente bien para mí.
  • Contacto: la respuesta, adecuada o no, ofrece de alguna manera la oportunidad de ponerse en contacto con la persona que pregunta, sea un conocido o alguien con quien por la razón que sea, nos interesa contactar. Una función, de la generación de contexto, que ya hemos visto funcionar en muchos casos en aplicaciones sociales.
  • El tema me interesa: puede que tenga o no una respuesta, pero el tema me interesa y quiero ver qué tienen que decir otras personas al respecto, o cuánto interés genera. Le pongo una estrellita, y la aplicación me notifica cuando aparecen respuestas nuevas. Para la exploración de temas, aplicaciones como Quora orientadas a la respuesta larga y detallada y en las que resulta habitual ver responder “a Elvis, no al cuñado de Elvis ni al representante de Elvis” pueden ser más relevantes, pero las dinámicas de su participación son completamente distintas, con una demanda de esfuerzo sensiblemente superior.
  • Construcción de engagement: más pensado en el caso de marcas con un objetivo de búsqueda de implicación, contestar a preguntas hace que la imagen se vuelva más próxima, más empática.
  • Proporcionar ayuda sobre un tema: también más típico para el caso de marcas, servicios de este tipo pueden servir como una manera de proporcionar servicio al cliente.
  • Humor: tenga o no la respuesta, se me ha ocurrido algo muy divertido que responder. Relacionado con “imagen”, pero posiblemente con motivaciones diferentes.
  • ¿Otras? Seguro que sí…

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Jelly and the dynamics of web participation“)

5 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 9 marzo 2014 - 19:49

    Pienso que las personas que tienen algo que aportar tienen ya mil formas de hacerlo. Pueden aportar a la Wikipedia, pueden escribir en un Blog, o pueden apuntarse a un foro especializado sobre el tema que les interesa.

    Todo ello sin necesidad de ponerse en manos de una aplicación que desde mi punto de vista es algo que no añade un valor en sí mismo y que puede llegado cierto momento de éxito, plantearse monetizar los contenidos y ejercer un indeseado control sobre los mismos porque estás usando algo que tiene dueño.

    Los foros, los Blogs y otros gestores de contenidos CMS) también usan aplicaciones, pero no están ligadas a un tipo de contenido y no ejercen ningún control sobre los mismos. Son plataformas de propósito general mucho más libres.

    Enrique Dans puede estar tranquilo sobre la forma en la que lleva su Blog porque WordPress no se va a inmiscuir en ello.

    Muchas aplicaciones de móviles implican un mayor nivel de dependencia. No veo interesante usar este tipo de aplicaciones para hacer aportes de contenidos.

  • #002
    usuarioxd2 - 10 marzo 2014 - 10:30

    Lo que no me parece muy normal, es que para usar algunos determinados sitios web, sea necesario enviar tanta información como mi número de móvil para registrarte. A mi no me parece muy normal.

    ¿Dónde está nuestra privacidad? Me podéis encontrar en Facebook: usuarioxd2 y Twitter: @usuarioxd2

  • #003
    Nakitxu - 10 marzo 2014 - 11:19

    Muchos profesionales se “labran” una imagen de experto en tal o cual tema en muchas de las webs técnicas que hay, simplemente buscando el reconocimiento de sus pares en un determinado tema.

    Tienes por ejemplo la web Experts Exchange, una web en la que puedes consultar respuestas válidas sobre casi cualquier tema informático, lenguajes de programación, etc. y puedes hacerlo o bien pagando una subscripción o bien haciendote experto en uno de los temas (contestando consultas de otros) para luego poder preguntar en areas donde no eres tan experto. Lo malo es que los privilegios de experto caducan… es decir, te obligan a seguir contestando dudas en el tema donde eres experto para poder consultar gratuitamente otras areas.
    Es un negocio que funciona desde hace muchos años ya, y que tiene su competidor “grátuito” como puede ser http://stackoverflow.com/ que no deja de ser un foro “vitaminado” en el que los participantes luchan por ganar su karma.
    Webs como ésta de stackoverflow (con un software similar, puede que hasta sea software libre y por eso hayan tantos clones) hay un monton de ellas, siguen un patron de “busqueda del voto del lector” y la gente participa en ellos sólo por sentirse experto en un tema determinado.

  • #004
    Felix Maocho - 10 marzo 2014 - 11:56

    En España país de la envidia, es fácil encontrar personas que les preocupa mucho más que van a sacar otros de su trabajo que lo que van a obtener ellos mismos.

    El poder ser de ayuda a los demás sin gran esfuerzo personal, es fuente de satisfacción para mucha gente, si de la realización de ese deseo se se lucra un tercero, que trabaja para facilitar la posibilidad de poner en contacto, a quien desea ayudar, con quien lo necesita, no debería molestarnos.

    Es sabido que las personas trabajan habitualmente para obtener a cambio un beneficio y solo una parte muy pequeña de nuestro esfuerzo personal, lo destinamos al alturismo. ¿A quien le extraña que Jelly busque obtener beneficio de su trabajo?

  • #005
    Luis Estaire - 11 marzo 2014 - 14:54

    Nosotros llevamos varios meses de mucho esfuerzo desarrollando una app con una motivación social, y que creemos más útil y entretenida que Jelly. Y además 100% española.
    Os invitamos a que le echéis un vistazo a la versión beta ya disponible en www.QueryDay.com.
    A ver qué opináis :) Gracias!

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados