La culpa no es de Spotify… es de los de siempre

Spotify logoLa reciente polémica iniciada por un artículo de David Byrne en The Guardian, David Byrne: ‘The internet will suck all creative content out of the world’, en el que arremete contra un futuro dominado por servicios de streaming como Spotify ha vuelto a generar reacciones variadas en torno al modelo de reparto de ingresos de la plataforma sueca creada por Daniel Ek y Martin Lorentzon.

La diferencia con el ataque anterior contra esta plataforma, protagonizado por  Thom Yorke y Nigel Godrich y sobre el que hablé en su momento es que Byrne apunta a una responsabilidad de Spotify y plataformas similares que, en realidad, debe recaer, como sí dejaban entrever Yorke y Godrich, sobre quienes son en realidad los responsables de ese mal reparto que únicamente deja migajas en los bolsillos de los artistas: las grandes discográficas.

La gran realidad detrás de la transición de la industria de la música es que las grandes discográficas, sometidas a un proceso de consolidación que no hace más que incrementar su poder como oligopolio que paga a uno de los lobbies con mayor capacidad de influencia política del mundo, se las han arreglado para mantener los porcentajes que aplican como comisión, a pesar de no tener ya que incurrir en muchos de los costes que en épocas anteriores tenían en su cadena de producción. Mientras lloriqueaban que su negocio moría y afirmaban que con ellos moría la música, la realidad era que su negocio no hacía más que mejorar, y que la sustitución de los canales físicos tradicionales por los nuevos canales digitales fue algo que aprovecharon para mejorar su cuenta de resultados a costa de los artistas.

Atribuir el problema de los escasos ingresos que Spotify deja a los artistas a la propia Spotify resulta completamente absurdo cuando en realidad, Spotify entrega el 70% de sus ingresos a las discográficas en concepto de royalties, y que son esas discográficas las que reparten con los creadores y los músicos en acuerdos que, en el caso de las majors, suelen estar en torno al 15% (algunas discográficas independientes lo plantean de manera algo más justa y reparten lo que perciben al 50%). El hecho de que las discográficas sean accionistas de Spotify, única manera que Daniel Ek encontró para poder tener acceso a su catálogo, hace que la responsabilidad recaiga, de nuevo, sobre ellas mismas.

En un momento en el que las discográficas deberían haber reducido los costes de producción (los avances en tecnología hacen que hoy se pueda obtener una producción de nivel profesional con una inversión sensiblemente menor), de soporte (el soporte ya no es físico), de distribución (el movimiento de los bits es infinitamente más barato que la logística de productos físicos) y de marketing (una parte significativa del marketing lo hacen los propios fans), la realidad es que los porcentajes de reparto se han mantenido muy parecidos. ¿Realmente aportan tanto las discográficas a la creación musical como para que se justifiquen esos porcentajes de reparto?

El problema sigue viniendo del mismo tema: las discográficas afirman que, a pesar del teórico descenso de barreras de entrada que ha supuesto la popularización de la red, los grandes éxitos de la música siguen correspondiendo a lanzamientos llevados a cabo por ellas, mientras que “la red” como tal no ha alumbrado a prácticamente ningún artista nuevo. ¿Es esa situación real? ¿O se corresponde más bien con el control que esas grandes discográficas mantienen sobre canales de distribución tradicionales como la televisión o la radio FM? No, que los artistas reciban poco de plataformas de streaming como Spotify no es un problema derivado de esas plataformas, sino de unas discográficas que se niegan a renunciar a unas comisiones que ya no les corresponden en función del trabajo que hacen. Y si los artistas deciden dejar de alimentar a esas discográficas, se encuentran con que su acceso a canales de distribución para su música como la televisión o la radio FM se ve sensiblemente deteriorado, lo que lleva a que, salvo excepciones, no lleguen a los oídos del gran público. Lanzarse a la industria de la música por cuenta propia tratando de tener un control total sobre tu música, o incluso hacerlo a través de una discográfica independiente supone no tener prácticamente llegada a esos canales y, por tanto, estar condenado al ostracismo de las listas de éxitos.

Poner el énfasis en plataformas como Spotify es un error. El enemigo, el que se está llevando la verdadera porción importante del pastel… es el mismo de siempre. Antes, al menos, justificaba con los costes de sus actividades el margen que retenía. Ahora, ni siquiera eso.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Don’t blame Spotify; blame the music industry“)

53 comentarios

  • #001
    Observador - 19 octubre 2013 - 16:46

    Esto del 70%-30% pero tú pones el trabajo, la inversión, el marketing, la creatividad, los traslados y todo tipo de costes a Bezos le funciona de maravilla. Mientras miles de personas van añadiendo libros que nadie leerá, esos autores le sirven a Amazon como comerciales de publicidad gratuita (ya que más del 75% no cobrará la cantidad mínima requerida para pedir un cheque).

    Mientras tanto, editores, traductores, correctores, publicistas, diseñadores de portadas y demás infraestructura PROFESIONAL cobrando prestaciones o poniendo cubalibres (que de momento no se ha descubierto un nuevo modelo para eso).

    Sí, tiene toda la pinta de que va a ser mortalmente espectacular.

  • #002
    Cristina - 19 octubre 2013 - 17:22

    Estaba estudiando el concepto de fair use y su perspectiva como excepción legal para modificar acuerdos ya realizados.
    He encontrado este estudio, que me va a demandar mas tiempo..
    http://www.serci.org/2013/Barker.pdf
    Pero a priori me llama la atencion una de sus perspectivas:
    “En proporción, los costes de transacción exceden los beneficios netos del acuerdo?” y plantearlo así…distorsiona porque no se adapta a la situación..
    Y si se planteara así:? “En proporción, los perjuicios a la sociedad (coste de oportunidad, paralización de la innovacion, limitación de crecimiento de una económica, la digital, ya validada) son mayores que los beneficios del acuerdo????

  • #003
    Antonio Castro - 19 octubre 2013 - 17:44

    El problema principal que suponen “los de siempre” es que ejercen un desmedido poder fáctico contra los intereses de la sociedad. Dicho de otro modo, lo que tengan de bueno, no compensa el mucho mal que hacen.

  • #004
    Enric - 19 octubre 2013 - 18:37

    Muy interesante, como usuario de Spotify lo desconocía, por algún motivo (y no sé a cuánta gente le pasará lo mismo, desinformados como yo) pensaba que en esa plataforma había algo más de dinero llegando al artista directamente. Si está favoreciendo las mismas dinámicas de oligopolio de las grandes compañías, en detrimento de las pequeñas y alternativas, o de artistas “do it yourself”, hay que planteárselo de nuevo. Pero en casos como Pony Bravo (http://www.enelrancho.com/) o Els Catarres (http://www.elscatarres.cat/), que venden su música desde sus webs independientemente, no me ha quedado claro si les es positivo o no el uso de Spotify (en términos de ingresos especialmente), ya que en estos dos ejemplos al menos su música se distribuye desde Spotify también…

  • #005
    Javier Cuchí - 19 octubre 2013 - 18:56

    Pues traslada todos esos razonamientos al mundo editorial y verás cómo de la cadena de valor se caen prácticamente todos menos el autor: editores, agentes, distribuidores, impresores, libreros (ay, por éstos sí que lo siento)… Con el cambio añadido de que los costes de producción no es que se abaraten sino que se derrumban: maquetar un libro digital tiene un coste muy razonable que, además, puede ser contratado por el propio autor a un profesional independiente. Sin embargo, el mundo editorial, cuyo problema con la digitalización empezó muchísimo más tarde que el de las discográficas (y, por tanto, podían haber aprendido la lección), sigue el mismo camino: sobreprecio de sus productos, criminalización del usuario, culpabilización de sus males a la piratería… No aprenden.

    Y puede pasarles algo todavía peor: que la comercialización del libro en la red que no quieran hacer los propios autores vaya a parar a manos de proyectos de nuevo cuño que nunca hayan tenido relación con el mundo del libro pero que conozcan al dedillo cómo se vende material digital en Internet.

  • #006
    Mario - 19 octubre 2013 - 19:03

    Esta sí que es para enmarcarla Enrique. Fracasa un modelo de negocio revolucionario, aggiornado, digitalizado, 100% volcado a la red como Spotify, y la culpa de que el modelo no pague lo suficiente por la música para financiar la creación musical no es de Spotify sino de las discográficas. Faltaría más…

    Esta bien que quieras aplicar tus fórmulas goebbelsianas del “enemigo único” y que creas que una mentira repetida 1000 veces se va a convertir en verdad, pero para mentir también hay que conservar un poco de coherencia.

    1. En primer término tu entrada de hoy contradice los cientos de entradas anteriores donde internet era el non plus ultra de la autopromoción gratuita, donde cualquiera se convertía en su propio agente de marketing y con un par de cuentas en redes sociales, conectaría con sus fans quienes lo llevarían directo al estrellato a fuerza de likes, retweets y visionados. Hoy nos enteramos que la sola red es buena mierda para la autopromoción y que sin la radio y la televisión del siglo pasado no pasa nada con la internet.

    2. Spotify es un animal digital, nace en la red y solo existe en la red, la manejan sus directivos tecchies que poseen el 80%+ de su propiedad y su cabeza visible es Daniel Ek, uno de los hombres más ricos de Inglaterra -gracias a Spotify- y no ninguna discográfica. Si sabes ya todo esto, y estoy seguro que sí, ¿cómo puedes afirmar que son las discográficas y no el propio Daniel Ek y su entorno quienes son responsables del éxito o fracaso de su negocio? Todas las discográficas juntas no llegan creo ni al 15% de participación -eso también lo sabes- y solo están allí por razones de transparencia en las cifras de un negocio que seguramente les debe interesar.

    3- Los artistas de las discográficas no son los que se están quejando ni han sacado su material de la plataforma. Para ellos, como para las discográficas mismas, Spotify es una forma de dar unas vueltas más a sus catálogos y obtener unos ingresos de internet que antes eran cero si realizar ninguna inversión. Los que han retirado material de Spotify poseen el control de su material, invierten elos mismos en sus producciones y trabajan independientemente de las discográficas: Adele, Coldplay, Yorke, Byrne, etc, se han salido ya sea porque encontraron que Spotify perjudicaba las ventas de sus nuevos trabajos o porque simplemente era un insulto recibir unos 10 o 12 dólares al año por cada millón de pasadas mientras el señor Ek acumula millones en su cuenta personal. Los que han retirado material no reciben un 10, 50 o 70 sino el 100 por ciento de lo que paga Spotify y no lo comparten con nadie. Lo que te están diciendo con esto Enrique no es que las discográficas se la lleven toda, sino que para el músico en actividad, el 100% de Spotify es peor que el mínimo que se haya recibido nunca por parte de alguna discográfica.

    4- Incluso los que se han quejado últimamente, como Byrne o Yorke, no lo hacen a título personal sino basados en su experiencia en ambos modelos, y advierten una legítima preocupación por la imposibilidad de que el streaming funcione como fuente de financiamiento para nuevos artistas en reemplazo de las discográficas. Es decir, descartamos a las discográficas que eran explotadoras y malignas para embarcarnos en novedosos y benéficos canales digitales, y cuando estos canales digitales resultan ser aún peores que la más abusiva de las discográficas antiguas, eso también es culpa de las discográficas pero no de los nuevos canales digitales. Si esto no es ser un majadero y obcecado dame un mejor ejemplo.

    No hay ni que ser muy iluminado para entender qué está pasando Enrique: Spotify paga milésimas de centavos a los artistas porque a su vez cobra centésimas de centavos al púbico como canal de distribución digital, y no puede cobrar más porque el consumidor final ya no acepta pagar lo que cuesta producir la música que consume. Es más, el consumidor digital tiene la creencia de que el coste de producción de la música es cero y por tanto la música debería ser gratuita, que es exactamente lo que tú mismo, Enrique, y las tecnológicas, les han hecho creer. Enviar al músico a ganarse el dinero con directos y camisetas mientras sus obras circulan en internet generándole millones de ingresos a Google, los sites piratas o las plataformas como Spotify, es un reconocimiento implícito de todo esto, del “no valor” de la música digitalizada en el imaginario popular.

    -“Dame el fruto de tu trabajo para generarme tráfico y millones, pero lárgate fuera de internet a ganarte la vida en otra parte.-” es entonces la nueva cláusula en internet para los músicos en la era digital. Efectivamente, peor que cualquier contrato leonino que ningún músico haya suscrito jamás con una discográfica.

  • #007
    Gorki - 19 octubre 2013 - 19:55

    Si no lo he entendido mal, Spotif paga el 70% de lo que recauda y de ello las discogrñáficas grandes entregan un 15 % a los autores.

    El 15% del 70% que es lo que ganan interpretes y autor, supione un 10,5% de lo facturado. Me hace la impresión que, más o menos ese,es parecido al porcentaje que de la suma de lo que se llevan el autor y el intérprete cuando se vende un CD http://www.escolar.net/MT/archives/000780.html

    Si es asi, de qué se quejan los autores, ¿es que por vender por Spotif, hacen mas trabajo que por vender en CD’s?. Sinceramente no entiendo su queja

  • #008
    Sergio - 19 octubre 2013 - 20:12

    Mario, no voy a meterme con otras partes de tu comentario, pero cuánto crees que debería cobrar Spotify a sus usuarios para que no lo consideraras “centésimas de centavos”?

    Los usuarios que utilizan Spotify sin pagar, a parte de tragarse publicidad, tienen un acceso bastante limitado al servicio. Esa gente tampoco es probable que se liara a comprar discos, más que nada, porque no son grandes consumidores de música.

    Sinceramente, basas tus argumentos en el “NADIE QUIERE PAGAR”, más que en la realidad. Y ya digo, no entro a discutir otros puntos que has expuesto y que no tienen sentido con lo expuesto en el artículo de Enrique.

    Un saludo

  • #009
    Krigan - 19 octubre 2013 - 22:29

    En marzo de este año Spotify tenía 24 millones de usuarios activos de los que 6 millones eran de pago. En este mismo año el número estimado de internautas es de 2700 millones. Desde luego, son las discográficas las que se quedan con la mayor parte del dinero que genera Spotify, pero el verdadero problema de Spotify no es este, el verdadero problema es que los usuarios de Spotify no son ni el 1% de los internautas. Así es difícil que Spotify se convierta en un río de oro.

    ¿De quién es la culpa? De las discográficas, por supuesto. Han hecho de todo para frenar el crecimiento de Spotify, y el resultado salta a la vista.

    Ahora echemos cuentas. Supongamos que Spotify crece hasta los 2400 millones de usuarios, de los que 600 millones serían de pago, a razón de 120 euros al año. Eso serían 72.000 millones de euros anuales, bastante más del doble que lo conseguido por el CD en sus mejores tiempos.

    Así pues, no hay nada de malo en el modelo de negocio de Spotify, el único problema es que los de siempre se han dedicado a cortarle las alas. Es difícil que funcione un negocio sin apenas clientes.

  • #010
    Sergio - 19 octubre 2013 - 23:01

    Hombre Krigan, yo eso no lo veo, la verdad.

    Si Spotify necesita un 88% de los internautas usando su servicio apaga y vámonos.

  • #011
    Cristina - 19 octubre 2013 - 23:18

    Y luego hay dos perspectivas:
    El autor no hubiera firmado un contrato que no justificara unos costes de “antaño” sabiendo que hoy en día, las circunstancias han cambiado, y haciendo números, se podria argumentar que se produce un “enriquecimiento injusto”
    Pero por otro lado, un “coste de oportunidad” quizás no pueda ser cuantificados como un “input” si no es considerado como un coste.
    Pero visto desde el ángulo de #009 Krigan, que spotify no facture mas en su modelo de negocio o que otros modelos de negocio no puedan plantearse ser rentables, es perfectamente cuantificable ;-)

  • #012
    Krigan - 20 octubre 2013 - 00:15

    Sergio:

    La tesis de David Byrne es que los artistas van apañados si Spotify copa el mercado. A eso es a lo que contesto. Por lo demás, tan solo con la mitad de esa cifra ya superaría al CD en sus mejores tiempos. No hay absolutamente nada malo en el modelo de negocio de Spotify, con suficiente clientela puede ser una mina de oro. Y lo mismo si la clientela se la reparten entre varios similares a Spotify.

    El problema de Spotify (y similares) es que casi nadie los usa. ¿Por qué? Pues porque las propias discográficas se dedican a torpedearlos.

  • #013
    Sergio - 20 octubre 2013 - 11:00

    Krigan,

    yo no creo que el problema de Spotify sea que lo usa poca gente. Tampoco tengo claro eso que comentas de que las discográficas lo han boicoteado. 6 millones de usuarios de pago es un buen numero de suscriptores pagando religiosamente cada mes, debería ser suficiente o casi suficiente. El problema creo que es el que comenta Enrique: el pastel está mal repartido y hay alguien chupando más de lo que debería.

  • #014
    Enrique Dans - 20 octubre 2013 - 11:36

    #013: Me temo que los dos temas son rigurosamente reales, Sergio. Tendrías que haber visto a las discográficas norteamericanas como auténticos buitres cuando Spotify finalmente anunció su entrada en el mercado USA, exigiendo sus porcentajes y sus cash advances, amenazando con la retirada de sus respectivos catálogos hasta el último momento, provocando incluso un retraso de la fecha de salida al mercado originalmente anunciada, y forzando unos niveles de precios que preservasen su comisión por encima de todo… Mi opinión es la misma que en el caso de iTunes: ¿por qué los precios tienen que fijarse específicamente para preservar los márgenes que esas compañías tenían antes de la aparición de la red, cuando la cadena de valor es ahora completamente diferente y los costes implicados no se parecen en nada? ¿Por qué en vez de buscar la sostenibilidad de los creadores, buscamos la sostenibilidad de los intermediarios?

  • #015
    Mario - 20 octubre 2013 - 13:17

    #008. Sergio. No solo se trata de cobrar uno o dos dólares más a todo el mundo. Esa sería la típica solución tecchie de los idiotas que creen que toda la música es solo un fichero y que todos los usuarios son un perfil del facebook. Spotify podría cobrar mejor y pagar mejor también, si realmente hiciera su trabajo y utilizase con inteligencia la capacidad de procesamiento de la data que dispone.
    Es razonable por ejemplo que quienes más usan el servicio paguen también más que los que lo usan menos. El aplicar una tarifa plana y única invita al derroche y el usuario abre Spotify aunque no escuche música todo el día. Estas horas de exceso sí le cuestan a Spotify pero no al cliente. Imaginemos sino que todos pagásemos una tarifa única por el agua, la usemos o no: los caños en lugares públicos no se cerrarían nunca ni la gente pagaría a los fontaneros por fugas pequeñas.

    Del lado de la oferta, Spotify debería pagar más las nuevas producciones que necesitan recuperar su inversión y menos a las antiguas, como por ejemplo las del catálogo de las discográficas, que ya se amortizaron y cuyos artistas no son los que están reclamando. El problema mayor que tiene Spotify hoy no proviene de los herederos de Frank Sinatra o Jimi Hendrix, sino de artistas en actividad y artistas noveles que no ven viable la distribución de su música en internet como medio de vida.

    #009 y #012. Krigan. Vaya análisis chapucero. El factor que ni mencionas, el elefante en esta habitación, es que Spotify no puede cobrar lo necesario ni expandir su market share porque compite contra la gratuidad de la piratería. ¿Para qué pagar ni un dólar por música que puedo obtener gratis en miles de webs piratas? ¿Todavía vas a insistir que el todogratis es un mito, o tus propias estadísticas te están demostrando lo contrario, que solo una fracción de los internautas estaba realmente dispuesta a pagar por algo que se puede obtener gratis?

    ¿”Cortar las alas”, “torpedear” a Spotify? Las discográficas le dieron a Spotify su catálogo, dejan la música nueva de sus artistas en la plataforma y son los fundadores como Ek quienes tienen el control de la empresa. ¿Dónde están tus pruebas de lo contrario o son más bien los odios personales de Enrique y tuyos? Lo único probado en tus respuestas a Sergio es tu propio trauma y la nulidad de tus argumentos.

  • #016
    Mario - 20 octubre 2013 - 14:24

    #014. Enrique, ¿esas eran tus pruebas del sabotaje de las discográficas a Spotify? ¿Que se haya negociado un adelanto antes de entregar el activo más importante de las discográficas a un negocio online que todavía hoy es riesgoso en el mercado más importante del mundo? ¿Que hayan tardado para tomar una decisión que afectaría no solo canales tradicionales de ventas pero también competidores digitales en los EEUU como Pandora, Rhapsody, etc? ¿Cómo se hace en España: “toma todo y vuelve en un año a ver cómo te fue”? Con razón tienen los problemas que tienen.

    Deja de desinformar Enrique para poder tener una discusión seria porque aunque no lo creas, todos los involucrados, los artistas independientes, las discográficas, los sellos independientes y por supuesto las tecnológicas y el capital de riesgo que está tras ellas, todos cuentan con los servicios de Streaming como el medio óptimo de distribución de la música en el siglo XXI. El único problema acá es que estos servicios no pueden pagar lo justo porque el internauta a su vez no quiere pagar lo suficiente para cubrir los costos de producción de la música nueva.

    En el caso particular de Spotify, quienes han actuado retirando música o hablado públicamente del poco dinero que reciben han sido entre otros, Yorke de Radiohead, Trent Reznor de NiN, Adele, Coldplay o Lowery de Camper van Beeethoven. Todos artistas auto-producidos y que negocian y cobran directamente de Spotify -ya sea personalmente o a través de su productora independiente. Los artistas de grandes discográficas (Beyoncé o Timberlake o JayZ) simplemente no se ocupan de eso ni se quejan de Spotify porque para eso está precisamente la discográfica a la cual ya han cedido sus derechos.

    Lo que no aceptan ni tú ni Krigan es que son justamente los músicos independientes y amigos de la tecnología, los que invitaban a piratear sus contenidos en los conciertos o los que innovaban permitiendo que el usuario ponga a sus disco el precio que quisiera, aquellos que supuestamente eran los grandes beneficiarios de la revolución de internet, los que se han estrellado con la realidad y ahora van con el rabo entre las piernas a tocarle las puertas a Columbia porque sus últimos discos carecen de difusión.
    http://www.spin.com/articles/trent-reznor-nine-inch-nails-hesitation-marks-columbia-spin-september-2013-cover-story/

  • #017
    Sergio - 20 octubre 2013 - 15:40

    Mario, tu análisis de la ineficacia de la tarifa plana me parece bastante pueril.

    Imaginémonos que pagáramos lo mismo por las llamadas fijas. O por las llamadas desde móviles. El español estaría todo el día con el teléfono descolgado, sólo para joder. Bueno, no hace falta imaginarlo, no? Y quien se tira todo el día al teléfono, lo hace porque lo necesita, y es compensado por aquellos que lo utilizan menos.

    El exceso de uso de unos puede ser compensado por el menor uso de otros. Y esto es así. La tarifa plana en el streaming musical puede funcionar.

  • #018
    Sergio - 20 octubre 2013 - 15:44

    Ah, Mario, y si consideras que el usuario consumidor de música debe pagar más de 10 euros al mes para poder tener acceso a un catálogo de música de forma ilimitada, aquí acaba la discusión. Eso no pasará, ni ahora ni nunca. Por mucho que tú y yo pataleemos, o por mucho que se enfaden los artistas o las discográficas.

    Podemos decir que los usuarios somos unos ratas, que no queremos pagar. Pero no por decirlo vamos a pagar más que eso.

    Si esa es la realidad, y de verdad no vamos a poder financiar la música con esos 10 euros al mes por consumidor, a otra cosa mariposa. Adiós negocio de la música. Tampoco hay que echarse a llorar.

  • #019
    Hiperion - 20 octubre 2013 - 17:12

    #015 Mario

    El tema de tarifa plana es una estrategia comercial con muchas vertientes. Se podría decir lo mismo de Internet (de hecho, es lo que hacen las operadoras con el teléfono).

    La tarifa plana tiene dos ventajas importantes, la primera es que permite prever lo que vas a gastar, y la segunda, consecuencia de la primera, es que no te importa experimentar y que aumentan tus gustos y tu forma de uso, creando una “dependencia”.

    El “inconveniente” de la tarifa plana es que los usuarios “subvencionan” a los usuarios intensivos, sin embargo, en este caso, ese es un argumento falaz: los costes de Internet son muy bajos, y siguen bajando. El mayor coste lo tiene el propio usuario al contratar una conexión a Internet (obviamente no cuento en este “calculo” a los royalties de la propia música).

    La distribución que haga spootify de sus ingresos es otro cantar, pero teniendo la distribución de accionariado que tiene, no creo que tenga mucha elección posible.

    Por otro lado, no sé si estar de acuerdo en que me parezca bien un esquema en el que se valoren según novedad las canciones: si a mi me gusta una canción de los años 50 (digamos por ejemplo “Mr Lee” de “The Bobbettes”), y sigo escuchándola… ¿por que va a cobrar menos que la última que haya salido de cualquier cantautor? Simplemente la escucho más veces porque merece más la pena. Las novedades simplemente atraen mi atención hasta que veo si “gustan” tanto como para pasar a ser “permanentes”.

    Si “premias” las novedades fomentas que se cree más antes de que se cree calidad. Olvidando las reediciones. ¿que quieres fomentar exactamente?

    Ahora, eso sí, si hay tantas quejas de que no distribuye bien el dinero…. ¿por que carajo no montan las discográficas una alternativa con pagos por tramos, si es lo que quieren? Ya tienen el fondo de música, seguro que consiguen clientes, tienen el dinero para montar un negocio de este tipo, y dudo mucho que tengan contratos de exclusividad. ¿por que no ha nacido la competencia de Spootify?

  • #020
    Hiperion - 20 octubre 2013 - 17:28

    #001 Observador

    Hacía tiempo que no te discutía, y pensaba dejarlo (ya sabes, eso de “don’t feed the troll”), pero quitando el hecho de lo fuera de lugar que esta hablar de libros cuando se menciona spootify….

    Los libros tienen su alternativa económica, y la piratería no es comparable a la que experimenta la música. Si bien, una canción la escucho cientos de veces, un libro (y sólo si es muy bueno), puedo leerlo una decena de veces.

    Sin embargo, voy a hablarte de otra vertiente. Yo personalmente llevo años escribiendo un libro. No es profesional. No lo hago por ganarme un dinerillo extra. Requiere un esfuerzo importante. Cuando acabe de redactarlo, le pediré a una diseñador que conozco que me haga una portada, y mis hermanos me harán de correctores/editores. Luego lo colgaré en Amazón.

    ¿Ganaré dinero en Amazón? Pues no me haría infeliz ganar dinero, pero lo que de verdad me haría feliz si ocurriese, es que lo leyesen muchas personas. Aunque fuese gratis.

    ¿No te gusta? Pues te aguantas. Es mi trabajo y mi esfuerzo, y haré con el lo que considere oportuno.

    ¿Hago más difícil la vida a los escritores profesionales? No lo creo: los escritores profesionales “cogen” fama, y sus lectores van a leerlos con cada nueva obra. No es complicado: me gusta lo que escribe Fulanito, ergo tengo más ganas de leer lo que escribe Fulanito. Estoy pendiente de lo que escribe Fulanito para leer más.

  • #021
    Krigan - 20 octubre 2013 - 19:53

    Mario:

    No hay peor ciego que el que no quiere ver. En el artículo enlazado por Enrique podemos leer que un ejecutivo de Warner Music declara:

    “The ‘get all your music you want for free, and then maybe with a few bells and whistles we can move you to a premium price’ strategy is not the kind of approach to business that we will be supporting in the future.”

    Y el vicepresidente de Forrester Research dice:

    “The major labels in the US do not like the Freemium model. They feel it is a very big risk. It might be that a couple of them set their advances so high that they were deliberately impossible demands to meet.”

    Pero claro, todo son imaginaciones de Enrique y mías…

    En cuanto a mi chapucero análisis, tú mismo me estás dando la razón al admitir que una cuota de mercado de menos del 1% dificulta un poquito eso de ganar dinero. Otra cosa es que tú lo atribuyas a la piratería (cómo no), pero te recuerdo que 3 cuartas partes de los (porcentualmente) poquísimos usuarios de Spotify son “gratix total”. ¿Esos también son pocos por causa de la piratería?

  • #022
    Krigan - 20 octubre 2013 - 20:43

    Sergio:

    Estoy totalmente de acuerdo en que el pastel está mal repartido, pero basta con hacer los sencillos cálculos que hice para comprender que el principal problema es que no hay apenas pastel que repartir. Mario te dirá que es por causa de la piratería, otros decimos que es por el torpedeo de las discográficas, pero las cifras cantan: menos del 1% de los internautas son usuarios de Spotify. El principal daño de las discográficas no es repartir mal el pastel, eso también lo hacen con el CD, el principal daño es su persistente sabotaje de todo lo que huela a negocio en Internet.

    Las discográficas odian Internet. Simplemente, no quieren un futuro en el cual el artista pueda decidir si firma o no con una discográfica para comercializar su música a escala mundial.

    Byrne se equivoca. Una Spotify que domine Internet sería un río de oro y platino, dejaría chiquito lo que fue el CD en sus mejores tiempos. Aquí va otro sencillo cálculo: bastaría conque alguien (una o varias empresas) obtuviese un euro por internauta al mes de ingresos musicales para generar más ingresos que el CD en sus mejores tiempos.

  • #023
    Javier - 20 octubre 2013 - 21:08

    Me cuentan que las empresas de calzado de Elda, Elche etc han empezado a mover el culo y están empezando a vender zapatos online a precios inferiores a los que nos encontramos en las zapaterias, han decidido quitarse de encima un intermediario para poder sobrevivir frente a los chinos, y me cuentan que cada vez venden más, de lo cual me alegro porque son zapatos de calidad y hechos en España. Imaginaros el ridículo que sería que saliesen ahora las zapaterias a decir que Internet es el demonio y que hay que cerrarlo. Esto de la música es lo mismo, gente que quiere que viajemos en coche de caballos cuando hace más de un siglo que Henry Ford montó en cadena coches con motor de combustión.

  • #024
    Mario - 20 octubre 2013 - 21:46

    017. Sergio. En telefonía se hace una fuerte inversión inicial en infraestructura que se amortiza a largo plazo y los costes en los que incurren cada vez que se usa su red son mínimos. Muy distinto es el caso de Spotify que tiene que pagar regalías cada vez que distribuye una canción y que significan un coste variable del 70% de sus ventas.

    La tarifa plana no resulta eficaz cuando el coste variable es de tal proporción. Si las tarifas planas fuesen una panacea estadística aplicable a cualquier negocio, hasta los restaurantes la usarían.

    Como ya te lo demostró el propio Krigan, el consumidor mayoritario en internet no está dispuesta a pagar ni $10, ni $8, ni $1 sino $0, por lo que se puede obtener gratuitamente. Quienes pagan algo son una minoría y eso no va a cambiar.

    La pregunta que cae por su propio peso, pero no les gusta la respuesta, es: por qué el consumidor de música en internet no está dispuesto a pagar nada por algo que sí le interesa, que sí disfruta, que sí colecciona y que sabe que sí cuesta dinero y trabajo producir.

    #019 Hiperion. El coste variable de Spotify no es el de sus servidores ni nada relacionado a internet sino precisamente la música misma. No considerar esto -porque no quieres- es como hacer un plan de negocio para una pescadería y no querer considerar el precio del pescado. Suerte con este proyecto que solo en el IEBusiness School te podrían aprobar un análisis de este tipo.

    Que Spotify pague más por la música nueva y menos por el catálogo es algo que como consumidor final no te afectaría en lo absoluto, ya que pagarías lo mismo así escuches a Sinatra o a Radiohead. Pero internamente contribuiría a lidiar con el problema actual que tiene la plataforma que no es darle menos dinero a los que ya recuperaron su inversión sino darle más dinero a quienes necesitan recuperarla. Justicia no es tratar a todos por igual sino tratar desigualmente a los desiguales decía Aristóteles y esto no ha cambiado con ninguna tecnología.

    En más de una década los músicos han intentado de todo para ganarse la vida con internet, casi todos venden sus descargas o hasta cds en sus propias webs, lo han intentado desde MySpace hasta CD baby, están en todas las redes sociales imprtantes. Diles a Reznor, Yorke y los demás, a quienes nadie puede acusar de ser anti-internet, que es culpa de ellos no haber creado su propia plataforma en internet. La verdad es que cuando ya no tienen como explicarse la culpa recae al final en la propia víctima: son los artistas los que tienen la culpa de lo que les pasa por querer cobrar en internet. Qué dudosa lógica. Seguro que en España los violadores también salen libres porque las mujeres españolas son hermosas y ellas mismas se lo buscaron.

  • #025
    Mario - 20 octubre 2013 - 22:51

    #21. Krigan, Krigan… por supuesto que recordaba el artículo que enlaza Enrique, que tiene más de 2 años y lo que hay allí son las propuestas normales de cualquier negociación y unas profecías autocumplidas: el freemium no va a servir para generarle al negocio de la música un sustento real y el porcentaje de usuarios pagantes será insuficiente. Yo mismo casi lo cito al responder a Enrique. Pero el argumento de fuerza de Spotify para conseguir sus contratos no tuvo nada que ver con el freemium ni nada de eso, lo que hizo firmar a las majors fue en resumen: ustedes no tienen nada que perder y no les va a costar nada porque el verdadero dinero va a salir de darle unas vueltas más a un catálogo que ya está amortizado, ganancia pura.

    Dos años y medio después el señor Ek es mucho más rico que antes y las discográficas siguen siendo a quienes más paga Spotify por un inmenso catálogo. Los únicos que están más jodidos que antes son los que se creyeron el cuento de la internet liberadora de los músicos, donde conectarían con sus fans que entusiasmados por pagarles directamente a ellos. les darían un medio de vida, cuando no una gran fortuna.

    Dos años después:

    Por cada millón de escuchas en streaming: $16.89
    Artistas nuevos dados a conocer por la plataforma: 0
    Artistas sin contrato con discográficas quejándose del streaming: n y subiendo
    Artistas con contrato con discográficas quejándose del streaming: 0

  • #026
    Sergio - 20 octubre 2013 - 23:00

    Mario, quieres decir como los miles de restaurantes de buffets libres que hay?

    ¿Cuánta gente compraba discos regularmente antes de Internet? Pensar que todo el mundo debe comprar tus contenidos o sino es un ladrón es un error enorme. Nadie va a conseguir un 70% de los internautas suscritos a un servicio de streaming, de la misma forma que no todos comprábamos discos de música antes.

  • #027
    Krigan - 21 octubre 2013 - 00:34

    Mario:

    ¿¿Mande?? ¿Esas frases son “propuestas normales de cualquier negociación”? ¿Qué propuestas?

    En cualquier caso, las matemáticas son bien simples y contradicen tanto a Byrne como a ti. El problema no es que los usuarios de Spotify no estén dando suficiente dinero, el problema es que no hay casi usuarios de Spotify. Y no veo que la explicación de tal escasez de clientes esté en la piratería, dado que 3 cuartos de esos usuarios son “gratix total”. Con anuncios, eso sí, como en la radio y en Megaupload. ¿Cómo es que Spotify no tiene más de esos usuarios “gratis con anuncios”? Son cifras que avergonzarían a cualquier Dotcom que se precie.

    En cuanto a los 16,89 que citas de Pandora (no Spotify), la cifra es falsa y Pandora paga mucho más por reproducción que cualquier radio FM. Sería de agradecer que a las radios en Internet se les cobrase lo mismo que a las radios FM.

    Por último, hablemos un poco de Youtube. Las discográficas han podido hacer lo que han querido con Spotify porque esta necesitaba que le licenciasen la música sí o sí. Pero Youtube no depende de la música, son vídeos subidos por los usuarios, y ahí la relación de fuerzas es casi la contraria. Y Youtube sí que tiene usuarios, a porrillo. Si no hubieran estado tan empecinadas en defender como sea el CD, las discográficas habrían podido pactar en su día con Napster, o más tarde favorecer la expansión de Spotify, en lugar de impedirla. En lugar de ello, el resultado ha sido que Google se ha llevado el gato al agua, una Google cuyo Youtube no depende de la música, y que por tanto no va a dar mucho dinero por los derechos.

    La incompetencia se paga. Mucho me sorprendería que Youtube estuviera dando no ya el 70%, sino siquiera el 30% de los ingresos generados por los vídeos musicales. Y por supuesto, solo publicidad, nada de suscripciones de usuarios premium.

  • #028
    Hiperion - 21 octubre 2013 - 09:37

    #021 Mario

    La tarifa plana no es la panacea, pero sí que es una estrategia comercial más… y válida. De hecho, los restaurantes también usan esta estrategia (buffets libres, woks, y una gran lista de ellos).

    Si estamos hablando del dinero que puede sacar la industria de la música con Spooty, por supuesto que NO hay que contar con los royalties. ¿No crees que es un poco ridículo quejarse de que spooty no paga suficiente a los autores… porque el dinero que saca lo ha pagado en royalties por la música?

    Y aunque yo, a título personal, no pague más por las novedades, te he explicado por que creo yo que no se debería pagar más a las novedades. Siempre que lo que busques sea fomentar la calidad.

    Respecto a las lágrimas por no poderse ganar el pan con Internet… no veo que pinta en esta conversación. Estoy bastante seguro que los primeros autores que quisieron ganarse la vida con el vinilo o la radio tuvieron el mismo problema (de hecho, si conoces algo de historia musical, de lo que estoy seguro, sabes que es cierto). Pero aún así, hay algo que hace aún más patético tu victimista lloriqueo: nadie echa la culpa a los autores. Se la echamos a las discográficas.

  • #029
    Jesús Raro - 21 octubre 2013 - 09:59

    Enrique #014.
    “¿Por qué en vez de buscar la sostenibilidad de los creadores, buscamos la sostenibilidad de los intermediarios?”.
    Hay algún disco, o canción producida por Spotify ??…
    Dicho de otra manera, ha invertido Spotify un euro en algún tipo de grabación, producción…??
    Entonces, Spotify es un intermediario “digno” comparado con una discográfica??.
    Creo que lo de los “malos”, o los de “siempre”, ya huele un poco…
    Krigan:
    Las matemáticas contradicen a Byrne…??
    Pues lo que dicen ultimamente las matemáticas, es que aumentan los ingresos de los “millonarios”, mientras que el 99% pierde.
    Efectívamente, Kim, Daniel…, se “forran”, por que otros muchos no perciben lo suyo,… matemática pura y dura.

  • #030
    Rodrigo - 21 octubre 2013 - 11:02

    Jesús, #22
    Tengo una duda ante tú frase “Pues lo que dicen ultimamente las matemáticas, es que aumentan los ingresos de los “millonarios”, mientras que el 99% pierde.”

    Los ricos ¿son más ricos sólo en el ámbito de las nuevas tecnologías o es general? Porque si es en general, y en mi opinión es general, esa frase se sale de contexto y no tiene mucho sentido en esta discusión.

  • #031
    Krigan - 21 octubre 2013 - 11:29

    Jesús Raro:

    ¿Cuánto es el 100% del 1%?

    Qué malvada es la tienda de CDs por quedarse el 30%.

    Esas matemáticas y esa doble vara de medir…

  • #032
    Rodrigo - 21 octubre 2013 - 12:14

    Jesús, #29. Mi comentario #30 iba para ti.

    Un saludo

  • #033
    Jesús Raro - 21 octubre 2013 - 12:26

    #030 Rodrigo:
    Claro que es en “general”, pero esa generalidad abarca muchos ámbitos, como el que nos ocupa en este momento, y no hace falta sacar lápiz y papel para darnos cuenta que si Spotify gana mucho, es por que los autores ganan menos.
    Krigan:
    Las tiendas nunca me han parecido malvadas, al contrario, incluso en algunas tengo amigos que me han aconsejado muy bien…,(cuando las tenian….)
    Claro que las tiendas de discos para tí han debido ser unos sitios… raros??
    Las matemáticas no tienen dobles varas, la doble vara es la de hablar mal de los intermediarios, y que los de Spotify sean el ejemplo a seguir, como si su papel no fuera el de un “nuevo intermediario”.

  • #034
    Rodrigo - 21 octubre 2013 - 13:08

    #033. Jesús.

    Mi comentario iba en el sentido en que si el problema es generalizado, la raíz del problema no está en las nuevas tecnologías sino en la economía de nuestra sociedad. Entiendo, por lo tanto, que deberíamos atajar el problema global.

    Un saludo

  • #035
    jesus - 21 octubre 2013 - 13:23

    Supongo que irán surgiendo nuevas formas alternativas a las discográficas tradicionales, a Spotify y a la forma de conocer a los nuevos músicos.
    Me gusta Jamendo. Probadlo.

  • #036
    Observador - 21 octubre 2013 - 15:04

    #20 Es curiosa ese tema de no querer alimentar a un troll, pero invocarlo repentinamente. Y es curiosa la definición de troll que tenéis algunos. Yo no voy a perder mucho tiempo más en este tema. Sé de lo que hablo y sé cómo acabará.

    Me parece muy bien, pero que muy bien, que te sientes a escribir un libro y que quieras que lo demás lo lean, que es la esencia fundamental de los libros (algunos ni siquiera lo hacen y hablan como si lo hubieran hecho toda su vida) Ahora bien, volvemos a lo de siempre: no entiendo bien por qué mezcláis unas cosas con otras, a no ser, claro, que no tengáis NI PUTA IDEA de lo que habláis, que es lo que suele pasar en un país en el que los debates se argumentan en base a cuestiones deportivas o barras de bar.

    Me seguirá pareciendo muy bien, y muy admirable, que tengas muchas cosas que contar y te sientes a ello, pero eso no quiere decir que vayas a ser Bolaño, o Foster Wallace, o García Márquez, o Vargas Llosa. Posiblemente tú te acerques más a esos grandes éxitos de ahora de los vampiros, y el “dinoporno” (usa los buscadores), éxitos comerciales sobre los que Krigan tanto insiste para justificar el no tener NI PUTA IDEA de lo que habla y que para él es una especie de muestra empírica que corrobora sus hipótesis (una chica de EEUU escribe un libro sobre vampiros y hombres lobo y se ha hecho millonaria, ergo tengo razón de que Amazon es un éxito como sistema). A mí me parece muy bien toda esa literatura, porque lo importante es leer. Aunque siento comentarte que el hecho de que te parezca lo mismo el que tus hermanos te corrijan el texto al hecho de que lo haga un profesional con años de experiencia en filología y especializado por ejemplo en textos puntuales, ya dice bastante de la idea que tenéis vosotros por algo serio, productivo, y de lo que os importa a vosotros el trasfondo real de la cuestión, que no es otro que la calidad de algo. Porque aunque no tengáis NI PUTA IDEA, lo artístico, lo cultural, también tiene un aspecto cualitativo que se aleja del concepto relativista del imbécil que mira un cuadro cubista de Picasso y suelta la graciosa frase de :”esto lo podría hacer mi sobrino de 5 años”.

    Así que no me vengáis con el cuento y la idiotezde que gracias a Amazon existe la literatura (la seria, no la mierda que vosotros podáis leer), porque alguien que entienda un poco del proceso se os va a reír en la cara. Yo ya sé que cualquier imbécil va a argumentar según su bolsillo, y que, como dice Mario, y yo ya he insistido muchas veces, si el argumento es A y cuesta 5 -en vez de 10- el usuario medio argumentará A, y cuando exista B -cuyo precio sea 0 en vez de 5- argumentará B. Esto es así de sencillo y aunque a Enrique le venga muy bien decir lo contrario, todos sabemos que es así. ¿Por qué es así? Porque tanto para Enrique como para el usuario medio, una canción de cumpleaños es lo mismo que la Novena Sinfonía: todo es música. Pero no, resulta que no sólo es cuestión de que unas notas musicales entren por tus oídos. Hay determinados condicionantes en esos procesos que vosotros no queréis ver por determinadas razones.

    Amazon o Spotify son meras máquinas de hacer dinero y usan un modelo muy típico, que es el mismo que usa Google para sus editores: tu pones el tiempo, el producto, lo que sea que la gente quiera o esté buscando y nosotros te pagaremos únicamente en base a los resultados y a la eficacia de ese tiempo. Google, mientras tanto, va generando contenido sin que le importe la calidad de lo que sus editores hagan. Eso le importa una perfecta mierda, de la misma forma que a Amazon le importa otra mierda que un texto esté pulido durante años a que alguien lo haya copiado/pegado y lo haya mal maquetado y lo ponga a la venta en una hora. A Spotify le importa exactamente lo mismo. La base de su éxito no reside en la calidad, reside en la cantidad. Cuántos más “afiliados” tengo, mayor será mi 30%.

    Por cierto, el sistema de afiliados en Internet se está convirtiendo en el motor real de su economía. Un sistema muy curioso, que muchas veces funciona de forma piramidal…

    Entonces uno echa un vistazo al mundo de la música y comprueba su éxito actual: adolescentes semi desnudos intentando llamar la atención. Y los gilipollas diciendo, “¿ves? La música funciona”. Y entonces se da cuenta uno de que el equivocado es él, que tenía otro concepto sobre lo que pudiera ser la música. Y que en realidad es mucho más sencillo poner a un adolescente sin criterio medio en pelotas para ganar dinero (y curiosamente, además, este modelo de hacer las cosas será más defendido por los gilipollas). Porque, en realidad, el dinoporno existe porque es lo que el usuario medio (por ejemplo el visitante de este blog) es lo que demanda.

    Pero, por favor, no me quieras decir que a Bezos-Amazon le preocupa una mínima mierda la literatura porque entonces sólo cabe decir que tú no tienes ni puta idea de quién es Bezos. Qué probablemente será la clave de todo el asunto…

    Pero sí, la culpa será de las discográficas, y de las editoriales, y de los libreros, y de los críticos literarios profesionales…

    Está claro. Sois unos genios. Lo llevo diciendo mucho tiempo.

  • #037
    Observador - 21 octubre 2013 - 17:12

    Por cierto, Hiperion #20 a ver si me puedes explicar esto, porque no acabo de entender a qué te refieres:

    Los libros tienen su alternativa económica, y la piratería no es comparable a la que experimenta la música. Si bien, una canción la escucho cientos de veces, un libro (y sólo si es muy bueno), puedo leerlo una decena de veces.

    ¿Podrías iluminarme?

    #26, lo que tú no entiendes es que antes no necesitabas el 100% del mercado porque el margen era mayor. Con un 5% podías recaudar lo suficiente como para “subvencionar” (privadamente) obras que nadie jamás acabaría adquiriendo de autores que no le interesaban a nadie más que los críticos profesionales. Muchos de los cuales, ¡oh, casualidad! acabaron por hacerse “de culto” (me pregunto si etimológicamente tendrá que ver con cultura).

    A todo esto y para que nadie se confunda, -que suele ser bastante típico en determinados payasos-, Observador, por ejemplo, no defiende a las discográficas, ni las editoriales, que sabe perfectamente que están a rebosar de imbéciles que no tienen ni idea de otra cosa que no sean números. Lo que Observador critica es que, por el otro lado, llegue un imbécil aún mayor y base las funcionalidades de otro modelo en base a si le sale más o menos barato, porque eso es tener una capacidad de miras muy pobre, y muy corta.

    Otro día hablaremos de la sustitución de las tiendas físicas por las virtuales y de la falacia de así hay menos costes y nos sale a todos más barato…

    Que es básicamente otra gilipollez de algún genio al que tendrían que hacer ya ministro.

  • #038
    Mario - 21 octubre 2013 - 17:16

    #026 #028. Un buffet no es equivalente a una tarifa plana y no consumes “todo lo que quieres” sino “todo lo que quieres de lo que está en la mesa y en ese momento”. Es decir, el coste del buffet tiene un límite fijado por el restaurante y no por el cliente y esa diferencia es fundamental. Una tarifa plana en restaurantes sería más bien del tipo “come todo lo que quieras durante un mes, 1 o 10 veces al día si te provoca y sin que nunca te digamos que no hay algún platillo, por una suma mensual”. Otro punto importante es que la comida es perecible, por tanto la inversión para un buffet viene pre establecida a la demanda y es fija. Si sobra comida se echará a la basura y si falta comida no se irá a compra más. En Spotify la demanda siempre se satisface a medida que se produce y esto origina un incremento de costes para Spotify. Es como si el “buffet” Spotify siempre fuese a comprar más y más la mejor carne a medida que se lo soliciten. De hecho Spotify sigue contablemente en rojo (igual que Twitter) y solo existe por la apuesta a futuro que se hace en ella a través de los capitales de riesgo.

    La “calidad”, por más importante que nos resulte, es un concepto abstracto y completamente arbitrario como para basar criterios de pago. Simplemente no sirve. Un negocio como Spotify solo puede manejar variables objetivas y mensurables como el número de escuchas o las fechas de producción y claro, los precios que cobra y las sumas que paga. El resto son problemas.

    Tú le echarás la culpa a las discográficas pero de las discográficas no se están quejando ninguno de los artistas que originan esta entrada. Entonces ¿quién está desinformando? Lo dicho: una mentira repetida mil veces no la hace verdad.

    #027. Krigan. Las negociaciones corporativas, en las que nunca debes haber participado, no son un té de tías ni las discográficas estaban obligadas a entregarle su producto a Spotify. Fue mérito del señor Ek el haber obtenido algo indispensable para su empresa y sin lo cual Spotify ni siquiera existiría en el mercado americano. Si en vuestro cibermundo de fantasía las discográficas morían de ganas de dar su material a Spotify sin cash advance o sin exigir participación para asegurar su accountability o si los independientes que contratan con Spotify no deben hablar mal de Spotify sino de unas discográficas con las que ya no tienen ninguna relación, pues adelante… Tú y Enrique so unos genios que deberían fundar mañana una start up de streaming musical y hacerse millonarios como Daniel Ek. ¿Qué esperan si todos renuncian a sus derechos y descuidan sus intereses cuando negocian con Krigan el Genio Negociador?

    Y como colofón, para el genio de Krigan la existencia en el mercado de un bien sustituto que reemplaza perfectamente al ofertado por Spotify, y que además se ofrece gratuitamente (piratería), no afecta en nada la política de fijación de precios de Spotify. Por favor Enrique, gestiona ahora mismo en el IEBS, un master honorario en microeconomía para Krigan. Que no se le escape al próximo nobel de Economía.

  • #039
    Krigan - 21 octubre 2013 - 20:32

    Mario:

    Tú dijiste que eran propuestas, y no hay ninguna propuesta en esas frases que cité. Tampoco fueron dichas en una reunión de negociación, y uno de los que habló ni siquiera era parte en la negociación, sino un observador. Claramente estás negando la realidad.

    Las discográficas consiguieron su objetivo, que no era otro sino el conseguir que Spotify no creciera. En cuanto al Nobel de Economía, creo que tú te lo mereces más que yo, dado que aparentemente has inventado un método para que las copias de canciones se sigan vendiendo a precio de CD, pese a que los costes actuales son virtualmente cero y los usuarios se pueden auto-suministrar siempre que quieran. Ahora solo tienes que contarle tu método a las discográficas, y estas conocerán una nueva edad de oro.

    ¿Cómo? ¿Que no has inventado nada? Entonces, ¿de qué coño nos estás hablando? Las discográficas y tú sois unos putos genios, cabalgando de fracaso en fracaso desde hace ya 14 años. Ni estáis salvando el CD, ni vuestras represiones evitan el auto-abastecimiento, ni estáis montando vuestra propia alternativa en Internet, ni estáis haciendo ninguna otra cosa que no sea sabotear y criticar al que lo intenta.

    El vacío en el mercado es tan inmenso que lo llenan a veces los propios usuarios, otras oscuros personajes como Dotcom, y últimamente ¡un servicio de publicación de vídeos de aficionado! ¿No te gusta Spotify? No te preocupes, que con Youtube sí que vas a tener motivos reales de queja. Sin suscriptores, solo el 15% de los ingresos publicitarios, que además son ingresos netos (primero se descuentan los hinchados costes), y con los negociadores de Google enfrente, que esos sí que conocen muy bien lo que es una “negociación agresiva”.

    Y los demás, el público, vamos a aplaudir a rabiar a Google. ¿Por qué? Pues porque es quien ha conseguido dar por culo a las discográficas. Es lo que tiene el estar en guerra contra tus propios clientes, que se alegran cuando otro consigue despellejarte.

    ¿No te lo crees? Ya está pasando. Youtube sí que tiene usuarios. Qué curioso, ¿eh? A Youtube no le afecta la piratería.

  • #040
    Krigan - 21 octubre 2013 - 20:57

    Jesús Raro:

    Sí, las tiendas de discos… pero los videoclubs y las librerías los conozco muy bien, y eso no salvó a los videoclubs, ni salvará a las librerías.

    Spotify sería el nuevo intermediario… si fuera algo. Con un 1% de cuota de mercado no eres nada. Por otro lado, Spotify te da el 70% de sus ingresos brutos, tan solo por eso no puedes decir que es lo mismo que una discográfica.

    El análisis de Byrne habría sido más interesante (y tal vez más acertado) si hubiera hablado de Youtube. Ahí sí que hay usuarios.

  • #041
    Observador - 21 octubre 2013 - 21:01

    Y los demás, el público, vamos a aplaudir a rabiar a Google. ¿Por qué? Pues porque es quien ha conseguido dar por culo a las discográficas. Es lo que tiene el estar en guerra contra tus propios clientes, que se alegran cuando otro consigue despellejarte.

    Krigan, apunta esto en algún lugar en el que puedas volver a leerlo en un período de 3-5 años y lo que hoy te parece X mañana te parecerá todo lo contrario. No te digo más, ve a leer tus novelas de vampiros y escuchar a Justin Bieber, a ver si te inspiran para el siguiente comentario.

  • #042
    Krigan - 21 octubre 2013 - 21:35

    Observador:

    Tal vez, pero los últimos 14 años me han dado la razón a mí, no a ti.

  • #043
    Hiperion - 21 octubre 2013 - 21:53

    #038 Mario

    Resulta perfectamente comparable un bufet spooty… al menos desde mi punto de vista, ya que más de la mitad de la música que escucho no esta disponible allí (en especial música clásica, o de autores no Americanos/europeas, por ejemplo de Joe Hisaishi), ni a la calidad que quiero. Vamos, que casa exactamente con los parámetros que das.

    Sin embargo, repito, es una estrategia comercial, como muchas otras. No soy yo (ni tu) quien puede aprobar o despreciar esa estrategia. Si no gusta a las discográficas, como ya comenté, que monten su alternativa (que ya es raro que sean empresas tecnológicas quienes monten estas cosas, y no las discográficas).

    Y respecto al otro tema… es muy sencillo, a nadie le disgusta el dinero. Un éxito de verano, se oirá innumerables veces, pero sólo durante dos meses. Una gran pieza musical, se oirá un mes tras otro, probablemente muchas menos veces cada mes, pero al final se la escuchará más veces. Lo que tu propones es que gane mucho más dinero la canción del verano que obra maestra. No gracias.

    Si un autor necesita dinero, con lo que tu propones, hará una “canción del verano” en vez de esforzarse en conseguir calidad. No me parece que el incentivo se balancee hacia el sitio adecuado.

    Respecto a que no se quejen los artistas de las discográficas… es complicado quejarse de la mano que te da de comer. Espero que no pretendas que acepte como argumento válido que no “haya quejas” contra ellas.

    Y repito, respecto a la contabilidad de Spooty, si las discográficas pretenden mata a la gallina de los huevos de oro, no es asunto mio, pero que luego no me/nos vengan con lágrimas. El coste de transmitir – la transmisión en sí – una canción o diez es casi el mismo.

    El coste de una canción de spooty por reproducción es muchísimo más elevado que un CD: esto es, si consideramos lo que me cuesta un minuto de canción de CD, por la cantidad de veces que escucho un CD, comparado a lo que me cuesta un minuto de escuchar spooty (divide esos diez euros por ocho horas, 30 días al mes). Los CD que compré en mi adolescencia me han salido muuuuucho más baratos, un CD que haya comprado un lustro me sale más o menos equivalente de precio. Eso sí, me sale más barato que un CD que haya comprado el último año, siempre y cuando no pretende escucharlo durante una década o más (que curiosamente, todos los CD que compro son con esa intención).

    La ventaja de spooty para los autores, es que sigo pagando por escuchar, siempre.

    Ahora, si lo que pretenden las discográficas es venderme CD que vaya a escuchar una única vez (o un mes), simplemente por motivos ecológicos me negaré a comprarlo (aunque me lo vendan a menos de un euro).

  • #044
    Jesús Raro - 21 octubre 2013 - 21:57

    Krigan:
    “El público vamos a aplaudir a google por que ha conseguido dar por culo a las discográficas…”

    Y también les aplaudes cuando te dan a tí ??…

  • #045
    Hiperion - 21 octubre 2013 - 22:08

    #36,#37,#41 Observador

    Dejas muy claro con tu obsesión cual es tu genero literario favorito, y la verdad es que te concuerda mucho con tus comentarios.

    Si mis obras no están a la altura de los profesionales, es normal. No pretendo ser un Perez Reverte (bastante más afín a mis gustos que García Márquez, o Vargas Llosa), pretendo ser yo mismo y escribir disfrutando de ello.

    ¿Dices que no tengo/tenemos ni idea? pues como de costumbre no nos iluminas con tu “conocimiento”. Escribo por placer (como todos los no profesionales), y si publico será por orgullo de que lo que haya hecho esta a la altura de mi ego (y si no lo esta, se quedará en la familia). ¿Acaso necesito más?

    Jeff Bezos será muchas cosas, pero como tu muy bien señalas, es antetodo un hombre de negocios. Pero que haya truinfado en España, no es un éxito de Amazon, es un fracaso de El Corte Inglés. El libro electrónico es lo mismo: había un nicho desabastecido, y el lo ha cubierto en vez de aquellos que deberían haberlo abastecido de forma natural: en este caso las editoriales.

    Por lo menos, con los libros no ha pasado como con la música: la desaparición de Napster fomentó el efecto Streisand, y todo el mundo vio las ventajas de la música digital. el mundo editorial todavía tiene tiempo de evolucionar y adaptarse. Bueno, lo tendrían si dejan de decir cosas como que se echa de menos el olor de los libros… si hay algo que no echo en falta de los libros en papel es precisamente su olor.

  • #046
    Jesús Raro - 22 octubre 2013 - 09:26

    Krigan….??.
    “Según la documentación revelada por Edward Snowden, grandes empresas de comunicación (Google, Facebook, Microsoft, Yahoo, YouTube, Apple, …etc), habian ofrecido a los servicios secretos de EEUU una “puerta trasera” a sus servidores para que estos obtuvieran datos personales de sus usuarios….”

    Aplausos….

  • #047
    Jesús Raro - 22 octubre 2013 - 09:27

    #046.
    Leido hoy en “El Pais”.

  • #048
    Mario - 22 octubre 2013 - 20:20

    #043. Hiperion. En efecto todo lo que argumentas lo has hecho desde tu punto de vista (el del consumidor del buffet), pero el problema no lo tienes tú sino quien ofrece el buffet -Spotify- que tiene que darle viabilidad económica a su negocio y si este negocio no es viable perderán ambos.

    Más de lo mismo.. a las discográficas les funciona Spotify por la cantidad de oferta que han podido colocar en la plataforma sin invertir un centavo -su catálogo. A los artistas independientes en cambio, que son los que hablan del tema y se quejan, no les funciona Spotify porque el canal no cubre ni un mínimo de su inversión en sus obras al punto que optan por retirarlas voluntariamente de la plataforma. Tal es el problema puntual del streaming y no las fobias o traumas de Enrique o Krigan que ven discográficas donde no las hay.

    Tienes un buen punto en cuanto a que al streaming es un canal de recuperación a largo plazo. Pero al ritmo actual, quizás en 200 o 300 años, un músico recién vería una suma de dinero interesante para cubrir sus costes de producción. Lo malo de esta idea es que 1) falta sumar el costo del dinero -ese financiamiento por 200 años, y 2) habría que exigir al músico puntualidad en sus pagos utilizando una Ouija.

    #039. Krigan el genio. ¿Tan rápido pierdes los papeles porque uno reconoce que eras tan bueno en economía yonqui como Enrique? Y miren quién habla de Google dándole por el culo a la gente, el mismo que usa gmail y todavía cree que Google respeta su derecho a la privacidad. Deberías escribir tu propio libro que ya tienes título: “El último cibernauta virgen”.

    #044. Buena pregunta Jesús. Fuera de bromas yo mismo me he preguntado si internet estupidiza o es la adicción a lo gratuito o quizás simplemente a lo nuevo. Los tecchies como Enrique dicen amar la disrupción por ejemplo, cuando la disrupción para una persona normal es la peor mierda: disrupción es llegar a tu casa y encontrarla vacía y a tu mujer herida, disrupción es ir a trabajar una mañana y que estalle una bomba en Atocha. Es como si los que diseñaron las primeras bombas nucleares hubiesen preferido una guerra termonuclear a una guerra fría, sin importarles el exterminio, por el solo placer de ver su tecnología en toda su magnitud. El fanatismo no entiende razones y sí, en realidad Krigan sí aplaude cuando Google le de por el culo: hay múltiples entradas y comentarios que lo demuestran.

    En varios momentos en esta entrada me ha parecido que solo yo -que en su imaginario y sus fobias personales debo ser anti internet- estaba realmente ocupándome con empatía de los problemas de Spotify, una tecnológica, mientras que sus supuestos defensores solo la usaban como una excusa más para descargar sus bilis contra las discográficas pero realmente les importa un carajo su viabilidad como empresa.subsistencia.

  • #049
    Krigan - 22 octubre 2013 - 20:34

    #46 Jesús Raro:

    Jejeje (me ha hecho gracia :-))

    Buen intento. Lástima que Google demandase al gobierno USA meses antes que apareciese Snowden. ¿En El País no te dijeron nada de esta demanda? Desde luego, sin periódicos no habría democracia.

  • #050
    Krigan - 22 octubre 2013 - 22:02

    Mario:

    Curiosa manera de ver el mundo al revés. Desde el primer día en que apareció Snowden dije que la NSA no se dedicaba solo a espiar a terroristas, sino que estaba espiando a todo el mundo, y ahora resulta que el ingenuo soy yo. ¿Gmail dices? Coño, como si fuera solo el correo. Es el correo, las llamadas, los SMS…

    Repite conmigo: Spotify tiene menos del 1% de cuota de mercado. Por más que tú creas que el problema es que los limones no han sido bien exprimidos, es imposible que un 1% de la clientela pueda sostener a toda la industria mundial de la música.

    Me llama la atención tu empeño en NO hablar de Youtube, que es donde están los clientes. Dicen que las comparaciones son odiosas, esta sin duda lo es. Youtube, que entrega mucho menos dinero por usuario que Spotify, es el presente y el futuro, un futuro construido a golpe de incompetencia de discográfica.

    Personalmente yo hubiera preferido que fuese Spotify, y no Youtube, el que se llevase el gato al agua, aunque solo sea porque lo normal es que se lo lleve quien está especializado en música, y no quien está especializado en vídeos de aficionados. Pero ya ves tú, ironías de la vida, quien necesitaba la firma de las discográficas para operar era precisamente el servicio de música, no el servicio de vídeos domésticos. Por eso Youtube pudo desarrollarse y crecer, y Spotify no.

    Si esto no te dice nada, tú mismo.

  • #051
    Hiperion - 22 octubre 2013 - 22:47

    #048 Mario

    Creo que tu respuesta indica el propio problema: Al cabo de 10 años (y llevo 3 pagándolo) pago mucho más por el Spootify de lo que hubiera gastado comprando los CD que he escuchado. Considerando que los costes “logísticos” son inmensamente inferiores a la fabricación del CD… ¿como es posible que desde el punto de vista de un autor se perciba que se tardará en llegar al mismo importe 200 años?

    La autentica madre del cordero se esconde detrás de esa pregunta.

    Otra pista, los vendedores finales de CD (la Fnac, el corte Inglés, y similares) se llevan entre un 15% y un 40% de margen en la venta de un CD (según el disco y la época del año), y hemos eliminado costes de transporte (porque la transmisión cuesta mucho menos que fabricar el CD), por lo que el margen de Spootify debiera ser similar y tener beneficios, pero como tu recalcas, esta contablemente hablando en números rojos, ¿donde se va ese dinero que antes se pagaba al vendedor del CD (ya que te recuerdo que en 10 años pagas más que un cd entero)?

    Lo mires como lo mires, las respuestas de ambas preguntas apuntan a una misma dirección.

  • #052
    Observador - 23 octubre 2013 - 00:23

    #45 Que no, que no cuela, Hiperion. Que estás usando el mismo argumento que los webmasters de determinado foro de libro electrónico, con el que se lucran a través de la publicidad. Te vuelvo a decir que a mí me parece muy bien que escribas, y que exista lo digital, pero el que intente sustituir un modelo por otro de forma que no se complementen es que es tonto y poco más. Está bien claro que si mañana el comercio fuera todo en base a webs, sólo serían 10 máximo las que acapararían el mercado, generando concentración y menor redistribución, aparte de menores salarios. Justo lo que acaba por cargarse una economía.

    A ti esto te va a dar igual, hasta que cada vez haya menos redistribución, el dinero no circule, la concentración sea máxima y cuatro actores absorban toda la capacidad. Entonces vendrás moqueando y llorando como los niños cuando les dicen que se pueden quemar, pero quieren probar qué se siente tocando el fuego.

    Pero a ti, como Krigan, esto os da igual porque vuestro único fin es “darle por culo a las discográficas -entre otras-. Mañana, cuando posiblemente no tengáis trabajo pero millones de canciones para escuchar, ya veremos lo que decís.

  • #053
    Hiperion - 23 octubre 2013 - 10:59

    #051 Observador

    Lo primero, gracias por argumentar en vez de dedicarte al insulto.

    Lo segundo, estoy en desacuerdo. Yo no digo que no puedan convivir los libros en papel con los electrónicos, lo que digo es que ha dejado de ser relevante si el libro es en papel o electrónico: ahora es una preferencia del lector.

    Por cierto, que Amazon también se esta comiendo el mercado del libro en papel… desplazando a la Fnac que a su vez desplazó a los pequeños libreros.

    Antes usaba muchísimo la librería cocodrilo libros. La persona que lo lleva (bueno, ahora es una tienda web de venta de libros), se los había leído todos, y podía recomendarte cual era el mejor libro para lo que tu querías. Ahora su recomendación ya no es importante para mi, tengo a mis pares que me recomiendan libros (y yo recomiendo a otros los que he leído). En el sector de libros de informática es obvio que no somos típicos en lo que al uso de redes informática respecta, pero sirve de introducción a lo que pasará en el resto del sector.

    Hay tres tiendas de libros que aún visito asiduamente, pero si se limitan a vender libros, dejaré de visitarlas cuando ya no me den las recomendaciones que me interesan. Y en el caso de que fuese una persona rígida y les visitase hasta que palmase (o cierren), no me seguirían el ejemplo mis hijos. Ellos no visitarán esas tiendas. Al largo plazo están sentenciadas las tiendas que sigan ese estilo.

    Las webs de venta de libros de tipo mainstream, efectivamente, es dudoso que superasen la decena. Pero tal y como evoluciona el mundo, no creas que con los libros en papel acabarán de otra forma distinta (en una década o dos, si se siguen vendiendo, ya que la edición de bolsillo la doy por muerta).

    Lo que tenemos, como señalas, es que mucha gente que trabajaba en el sector ahora sobra. Sobra en ese sector. Sin embargo, es lo mismo que la aparición del tractor y los labriegos, sobraban en el campo y tuvieron que irse a trabajar a las fábricas a la cuidad (a formar las ciudades de hecho).

    Las editoriales hacen falta. Seguirá habiendo trabajo para ellas. los trabajos que desaparecerán son aquellos que ya no generan valor añadido: las tiendas.

    Y sabes lo más doloroso de todo: que en realidad no debería ser difícil competir con Amazon para las editoriales. ¿has tratado de buscar un libro para leer porque no sabes lo que te apetece en su página? La estrategia comercial de Amazon es la venta por impulso: veo y compro. ¿es la estrategia que quiere la mayor parte de la gente cuando va a comprar un libro del que quiere enamorarse?

    ¿quieres competir con Amazon? Ofrece las mismas facilidades, y crea nichos para los lectores. Amazon no puede “personalizarse” para cada país, para tener éxito en lo que hace sólo puede ofrecer precio y exponer artículos (y las opiniones de sus lectores). No puede atraer el lector con trozos de relatos, no puede recomendar por sección. ¿por que nadie aprovecha ese hueco?

    ¿Que facilidades ofrece Amazon con el kindle? Comodidad. Sólo comodidad. Su lector es muy cómodo de usar, muy rápido, muy barato. Aparte de eso, si no quieres su lector, por ellos no hay problema, lees en la tablet o donde quieras, si pierdes página la recuperas a través de cualquier dispositivo. Todo eso, son, tecnológicamente hablando, cosas fáciles de solventar. Son simples metadatos.

    Si en vez de Libranda se hubiese creado un sistema “español” de protección de libros, un repositorio donde almacenarlos, y un sistema para que los usuarios sincronizasen sus datos y sus comentarios, un sistema centralizado de compras… entonces cualquier editorial podría vender desentendiéndose de que dispositivo usa el usuario, e incluso, fomentar a largo plazo que tods los que vendan libros electrónicos se apunten a ese repositorio (¿pierdo todos los libros que compré en Amazón si cambio de lector? Eso es una barrera de salida muy importante).

    En vez de eso, tenemos un sistema que resulta complejo y farragoso (no lo he usado, hablo de lo que he leído), y que no genera valor añadido. ¿por que carajo lo querría usar nadie?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

13 comentarios en Menéame

#001
Filiprino - 19 octubre 2013 - 15:50

La ignorancia es lo que tiene.» autor: Filiprino

#002
webmaster100 - 19 octubre 2013 - 16:35

A VER SI LO ENTENDEIS !!

No les gusta Spotify porque su éxito les deja sin MOTIVO PARA LLORAR EL CAMBIO DE EPOCA !!

Les gustaba más la época dorada de NAPSTER, donde lloraban por las esquinas y clamaban venganzas y horcas… la Industria y los “artistas” no ganan lo mismo que antes, y ESO NO LES GUSTA, sean descargas legales o paralelas….» autor: webmaster100

#003
dry_martini - 20 octubre 2013 - 15:06

#2 A los grupos no les gusta Spotify porque paga menos de nada, es imposible que nadie pueda vivir de la música a menos que tenga 1 millón de escuchas al mes. Los que están encantados son precisamente las multinacionales discográficas, porque a) son parte del accionariado y b) una multinacional como Warner, al sumar las escuchas de todo su catálogo sí recibe un dinero que antes no recibía. Pero individualmente para cada grupo, no llega nada.» autor: dry_martini

#004
perico_de_los_palotes - 20 octubre 2013 - 15:46

#3 A los grupos no les gusta Spotify porque paga menos de nada,

El articulo precisamente muestra la falsedad de este argumento. Spotify paga el 70% de los recaudado a las discograficas, que a su vez les pasan el 15% a los musicos. Como dice el titulo, son los mismos de siempre: las discograficas, que llevan timando a los artistas desde hace mas de un siglo. Y ellos van y las defienden. Evidentemente, con gente tan cortita, las majors lo tienen de lujo.

Por lo demás, no tiene sentido comparar una reproducción de una pista de Spotify a una reproducción radiofónica como hace este otro espabilado (a la vez admitiendo a reganadientes que miente, que ha cobrado mas) -> thetrichordist.com/2013/06/24/my-song-got-played-on-pandora-1-million-. La diferencia es obvia: una reproducción individual en la radio la oyen muchas mas personas que una reproducción de Spotify.

/Big data – it’s not what you think it is» autor: perico_de_los_palotes

#005
Greg - 20 octubre 2013 - 16:39

Atribuir el problema de los escasos ingresos que Spotify deja a los artistas a la propia Spotify resulta completamente absurdo cuando en realidad, Spotify entrega el 70% de sus ingresos a las discográficas en concepto de royalties, y que son esas discográficas las que reparten con los creadores y los músicos en acuerdos que, en el caso de las majors, suelen estar en torno al 15% (algunas discográficas independientes lo plantean de manera algo más justa y reparten lo que perciben al 50%). El hecho de que las discográficas sean accionistas de Spotify, única manera que Daniel Ek encontró para poder tener acceso a su catálogo, hace que la responsabilidad recaiga, de nuevo, sobre ellas mismas.” (findelacita)» autor: Greg

#006
Asuranceturix - 21 octubre 2013 - 06:50

Parece que durante todos los años en los que las discográficas les estaban atracando por cada disco que sacaban, estos “creadores” no estaban en el mundo.» autor: Asuranceturix

#007
prejudice - 21 octubre 2013 - 07:31

¿Hay alguna razón por la que los artistas necesiten de las discográficas (en el mundo que vivimos)?» autor: prejudice

#008
UsuarioBorrado - 21 octubre 2013 - 07:36

Un mensaje para David Byrne que lee el MNM: por intentar ser polémico no lograrás que te escuchen.» autor: UsuarioBorrado

#009
dry_martini - 21 octubre 2013 - 08:18

#4 El articulo precisamente muestra la falsedad de este argumento.
Anda que sabes tú bien lo que dices…. ¿el 70% de cuánto y distribuído cómo? ¿Sabes cuánto pagó Spotify a Lady Gaga por el millón de escuchas de Poker Face? 167 Dólares. 1 Millón de escuchas y no le llegaría ni para autónomos. www.good.is/posts/thieving-and-streaming-spotify-paid-gaga-167-for-1-m

E insisto, los grupos no son las discográficas, tienen diferentes intereses, ya que como te digo a un grupo no le llega nada, pero a una multinacional sí le llega porque les pagan por todas las escuchas de todo el catálogo de sus grupos.» autor: dry_martini

#010
dry_martini - 21 octubre 2013 - 08:19

#7 Ser guitarrista no tiene nada que ver con llevar cuentas, hablar con distribuidores, planificar una campaña de marketing, calcular el presupuesto de una grabación, entender de fabricación, etc etc etc» autor: dry_martini

#011
perico_de_los_palotes - 21 octubre 2013 - 08:55

#9 Anda que sabes tú bien lo que dices… ¿el 70% de cuánto y distribuído cómo?

Yo solo te indico lo que dice Enrique Dan en el articulo del hilo.

¿Sabes cuánto pagó Spotify a Lady Gaga por el millón de escuchas de Poker Face? 167 Dólares. 1 Millón de escuchas y no le llegaría ni para autónomos. www.good.is/posts/thieving-and-streaming-spotify-paid-gaga-167-for-1-m

¿Cuanto le pago a su discografica por la misma cancion? Ese es el asunto de que trata el articulo del hilo.

E insisto, los grupos no son las discográficas, tienen diferentes intereses, ya que como te digo a un grupo no le llega nada, pero a una multinacional sí le llega porque les pagan por todas las escuchas de todo el catálogo de sus grupos.

Una vez mas: ese es exactamente el problema. Antes y ahora. Las discograficas han vuelto a encontrar la forma de follarse vivos a los artistas. La diferencia es que ahora el culpable son los consumidores de musica.

#10 Ser guitarrista no tiene nada que ver con llevar cuentas, hablar con distribuidores, planificar una campaña de marketing, calcular el presupuesto de una grabación, entender de fabricación, etc etc etc

Claro, claro. Pero el fontanero si tiene que saber llevar cuentas, si tiene que saber tratar con la ferretetia, si tiene que saber buscars clientes, si tiene que saber dar un presupuesto, si tiene que estar al dia de nuevos artilugios.

Y quien dice fontanero dice cualquier freelance o empresario, p.e. un musico de estudio o sesiones, un diseñador grafico, etc.» autor: perico_de_los_palotes

#012
dry_martini - 21 octubre 2013 - 11:30

#11 ¿Cuanto le pago a su discografica por la misma cancion? Ese es el asunto de que trata el articulo del hilo.

Pues si miras el mismo artículo puedes saberlo: las compañías pagan en torno al 15% a los artistas, así que sale a que Spotify ha pagado a la compañía 1.113€ por UN MILLÓN de plays. Un DINERAL, vaya. Y teniendo en cuenta que lo normal de un grupo como comprenderás no es sonar como Lady Gaga, entiendes que ni un sello pequeño -o normal- ni un grupo normal puede ni siquiera pagar las facturas.

Eso sí, el director de la empresa tiene 200 millones de libras.

Pero el fontanero si tiene que…
Claro, lo que me dices es que un fontanero sabe cómo hacer una campaña de markéting, calcular los costos de una producción de CD, tiene los contactos en los medios, te va a llevar a tocar a un festival de la radio, va a asesorarte acerca del productor, va colocar tus discos en las tiendas etc. Claro que sí maño.» autor: dry_martini

#013
perico_de_los_palotes - 21 octubre 2013 - 21:58

#12 UN MILLÓN de plays

O lo que es lo mismo, poner la cancion una sola vez en la radio para UN MILLON de oyentes, algo que en el caso de Lady Gaga puede estar sucediendo en este momento en cualquier lugar del mundo. O a la inversa: Google recibe 300 millones de visitas por dia.

el fontanero

Tal vez te sorprenderias de lo que son capaces de hacer hoy en dia los fontis, pero para dejartelo mas masticadito: existen miles de pequeñas empresas creativas (diseñadores, programadores, fotografos, etc) que son capaces de gestionar tanto la parte artistica como la parte tecnica de su trabajo. Las discograficas, como las agencias creativas en general, tienen sus pros y sus contras, pero no son absolutamente necesarias. Y hoy menos que nunca.» autor: perico_de_los_palotes