Scanadu: evaluando seis constantes vitales en diez segundos

ScanaduEse dispositivo que ves en la imagen, el Scanadu, permite  evaluar seis constantes vitales – temperatura corporal, frecuencia respiratoria, oxígeno en sangre, frecuencia cardíaca, presión sanguínea y nivel de estrés – en diez segundos y los transmite a tu smartphone. En su fase de proyecto ha batido todos los records de financiación en la plataforma de crowdfunding Indiegogo: alcanzó los cien mil dólares que originalmente solicitaba en menos de dos horas, dobló dicha cantidad en cinco, y está ya a punto de llegar al millón y medio.

Conocido como tricorder en honor al dispositivo correspondiente que aparecía en Star Trek, el Scanadu permite “chequear tu salud tan fácilmente como chequeas tu correo electrónico”: una simple presión en la sien durante diez segundos evalúa tus constantes vitales y las envía a una aplicación en tu smartphone, con todas las posibilidades de gestión que ello conlleva. La compañía pretende convertirse en estandarte de esta tendencia de “consumerización” de la evaluación de la salud: originalmente, el dispositivo estaba siendo diseñado para la NASA como una manera sencilla de evaluar la salud de sus astronautas durante las prolongadas estancias en la Estación Espacial Internacional. El diseño se ha presentado a un X Prize dotado con diez millones de dólares., La participación en la campaña de financiación colectiva de Indiegogo permite obtener uno de los dispositivos de la primera tanda de fabricación por $149, frente a su precio final previsto de $199. La compañía fabrica también un kit, llamado Scanaflo, que permite llevar a cabo e interpretar de manera sencilla, inmediata y en casa un análisis de orina.

El principio es claro: uno de los problemas fundamentales del control de la salud es que el control de la mayoría de las constantes vitales se limita a los momentos en que hay algún problema: habitualmente, ese control se reserva al momento del ingreso en un hospital, a un médico o, de manera muy limitada (termómetro), a los momentos en los que se detecta un problema. Toda la interacción con un paciente en el momento del ingreso está destinada a la medición de sus constantes vitales. Las posibles ventajas de una evaluación más habitual de las mismas parecen claras, y esa idea de toma de control sobre la propia salud es lo que ha propulsado esa oleada de financiación en Indiegogo, muy vinculada con ese fenómeno que tantas veces hemos explorado del quantified self. En el horizonte, la aprobación del dispositivo por la FDA norteamericana, y el desarrollo de lo que puede convertirse en toda una industria no solo en cuanto a la obtención de estos datos, sino a su eventual gestión en todo lo relacionado con la telemedicina, pero también en muchos aspectos relacionados.

 

 

(This post is available in English in my Medium page, “Scanadu: assessing your vital signs in 10 seconds“)

 

ACTUALIZACIÓN (12/11/2013): Tras multiplicar por dieciséis su objetivo inicial de $100.000 en su campaña de crowdfunding en Indiegogo, Scanadu acaba de levantar diez millones y medio de dólares de inversores privados para continuar con su desarrollo.

6 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 13 julio 2013 - 18:21

    La tendencia es la de generar enormes cantidades de datos de información con el menor pretexto, así pues una evaluación constante de parámetros vitales para su posterior registro y tratamiento será lo que terminará ocurriendo… no sé cuando.

    Cada ciudadanito será enchufado a toda clase de sensores, y monitorizados como cualquier astronauta durante una misión. Sé que la cosa aún no va de esto, pero tiempo al tiempo. Estamos pasando gradualmente de un animal racional a un animal cibernetizado. Sé que aún falta mucho para que los niños nazcan con una sonda electrónica metida por el culo y un microchip implantado en el bulbo raquídeo, pero tiempo al tiempo.

    Por el momento tendremos que conformarnos con estos curiosos gatgets para satisfacer nuestras absurdas fantasías hipocondriacas, pero yo paso.

  • #002
    Gorki - 13 julio 2013 - 18:54

    No comprendo su utilidad. Entiendo el control exhaustivo en una persona sometida a estrés como quien se va a operar o el atleta en el momento sometido a esfuerzos sea un ciclista en el Tour o Fernando Alonso en su Ferrari, pero no se qué se busca al escanear la salud de un señor sano. que hace una vida anodina.

    ¿Conocer sus constantes diariamente? – Si está sano. ¿No es suficiente un chequeo anual, junto con los habituales analisis de sangre y orina?

    ¿Estar permanentemente monitorizado para descubrir posibles alteraciones patológicas? – Y quien va a atender a la monitorización, ¿el particular que no distingue entre la desviación normal y la patológica, o un profesional sanitario que monitoriza simultáneamente (con ayuda de sistemas automáticos que este aparato no parece haber desarrollado) a miles de “pacientes” sanos tratando de descubrir si uno enferma de repente?.

    Sinceramente el que la tecnología permita hacer cosas que antes no era posible hacer no siempre supone un avance. Yo tengo guardado en mi casa un aparato más simple para tomarme la tensión y decidi no utilizarlo porque dos tomas diferenciadas cinco minutos dan dos lecturas diferentes, ¿que puedo deducir tanto si indican que la tensión sube como si baja? Sólo valen para estimular la hipocondría que todos llevamos dentro.

    Como tengo la tension alta y estoy en tratamiento médico, cada dos meses mas o menos voy a la clinica y me la toman. La diferencia entre dos medidas separadas en el tiempo, si superan un rango, sí indica una tendencia, y en función de ello, el médico aumenta o reduce la medicacion y, de venir a cuento, solicita más análisis. ¿No es más sensato ese sistema que monitorizarme constantemente?

  • #003
    Aloe - 13 julio 2013 - 22:23

    #2 Hay gente que no está sana, hay gente muy mayor, hay gente que está sana hoy pero mañana igual no. Mucha gente.
    Hay cientos y miles de horas de trabajo de empleados sanitarios dedicadas a efectuar esos controles, y eso sin poder controlarlos realmente.

  • #004
    Pablo Roca - 13 julio 2013 - 23:10

    Pues yo cuando sea abuelete quiero uno de esos o mejor implantado en mi cuerpo.

    Por cierto Enrique .. una novedad para mi que escribes ahora artículos en inglés .. felicidades! no paras chico :)

  • #005
    Cristina - 14 julio 2013 - 01:15

    Son interesantes las variables. Se junta la medición del stress como un acto mucho mas cotidiano que la toma de temperatura para cualquier miembro de la familia.
    Luego el control de los esfuerzos sin control del corazón (presion sanguinea) y el control de la frecuencia respiratoria. (infecciones respiratorias) los indicadores pueden mostrar de una manera rápida y eficaz por donde van los tiros :-)
    No solo ayuda a los que por necesidad requieren de controles seguidos sino que ademas ayuda a aquellos que tienen algún aviso y no tienen manera de hacer un chequeo rápido. Luego, los que viajan mucho y sufren cambios constantes (diferencias de presión, alturas) y los que tienen hijos a cargo con algún tipo de afección, pueden controlar mejor a sus hijos en cualquier momento.
    También decidir cuando ha llegado el momento d ella ar a urgencias o solo adoptar algún tipo de medida.
    Muy interesante. :-)))

  • #006
    Anónimo - 17 julio 2013 - 16:35

    Aunque este tipo de dispositivos pueden ser muy útiles, lo cierto es que la cultura del self-tracking está muy poco arraigada en España, mientras que en otros países, como Estados Unidos, es habitual encontrarse guías completas para la monitorización de parámetros de salud y dispositivos de lo más variopintos y de dudosa utilidad. El autocuidado y que el paciente aprenda a gestionar su propia salud son principios básicos de la medicina personalizada, pero no vale medir por medir. El uso de estos dispositivos debe ir siempre acompañado de una muy buena educación en temas de salud. ¿Para qué acumular, rastrear y monitorizar tantas variables si el ciudadano no sabe ni qué significan ni cuándo suponen un aviso sobre un posible problema de salud? Nos queda mucho que trabajar en este sentido.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados