Enlaces, marca y ego-searching, en Excellent News

Hoy me publican un artículo titulado “Enlaces, marca y ego-searching” (pdf) en Excellent News, el periódico que se distribuye con motivo de la celebración del Congreso Internacional de Excelencia, en el que participo.

A continuación, el texto del artículo:

 

Enlaces, marca y ego-searching

Todos, alguna vez, hemos buscado nuestro nombre en la red. La operación es sencilla y rápida, aunque no siempre indolora, y ver en ella algún tipo de connotación de egolatría es sencillamente una estupidez. En un mundo donde la red forma cada vez más una parte importante de nuestras vidas y de nuestro entorno, saber lo que la red devuelve cuando alguien introduce nuestro nombre en ella puede resultar muy importante.

¿Qué aparece en un buscador al incluir su nombre? Si en la primera página no aparece nada, o únicamente alguna referencia aislada en algún boletín oficial, seguramente haya pasado los últimos años viviendo en una cueva sin relacionarse con nadie. Su marca personal simplemente no existe. Tampoco es para agobiarse: tenerla es una opción puramente personal. Pero en un entorno en el que la red es cada día más la manera de buscar referencias de todo tipo sobre alguien, no aparecer de una manera razonablemente convincente puede suponer un obstáculo.

¿Cómo se desarrolla una marca personal? Piense a qué tema quiere asociarla. Una actividad profesional, un hobby, o cualquier otra cuestión que fuese a desarrollar por necesidad, interés o gusto, y a la que superponerle una dimensión digital no suponga esfuerzo adicional. Idealmente, que el hecho de plasmar lo que hacemos pueda convertirse en una manera de potenciarlo. La presencia en la red no puede ser unidireccional, como quien pone una foto en su mejor ángulo y se queda mirando la página con cara de “ya está”. Una presencia en la red es un desarrollo que no acaba nunca, debe renovarse a cada paso. Si se queda quieta, muere. Si deja de recolectar enlaces entrantes desde otros sitios, languidece.

Toda presencia en la red debe plantearse como página propia. Las redes sociales, Facebook, Google+, LinkedIn o Twitter, están muy bien para dinamizar información y formarán parte de nuestra presencia, pero siguiendo otras estrategias. Pero la manera de tener un control razonable y, sobre todo, una relevancia sostenida, es mediante una página bajo nuestro control. Con estructura sencilla y orientada a que todo aquello que suba a la red, nunca más baje de ella: que si alguien lo vincula, mantenga de manera permanente la integridad de ese vínculo. La respuesta habitual suele ser un blog porque supone un compromiso ideal entre simplicidad y potencia, pero no se quede con la imagen habitual que tiene de un blog: no tiene por qué tener una periodicidad determinada o comentarios, no necesariamente tiene que parecerse a ningún blog que conozca. O si, según sus intenciones y estrategia.

A partir de ahí, plantéese como circular la información que produzca. Lo que haga, que se mueva, que se vea. Que circule. Con respeto, sin presión, sin hacer spam, sin molestar. Que coseche vínculos. Fuera de la red, la reputación y la marca personal se construyen con lo que muchas personas dicen de uno. En la red, la reputación y la marca personal son un conjunto de enlaces.

11 comentarios

  • #001
    juan - 8 Febrero 2012 - 12:00

    Interesante texto. Pero desde mi humilde opinion, creo que todo esto que dices es solo aplicables a marcas comerciales.
    A parte, no entiendo que sentido tiene rastrear a nadie via web. Y si es por temas laborales, dependerá del tipo de trabajo al que te presentes.
    En cual caso si deberias poner en práctica todo lo que comentas.
    ¿Me planteo una duda?
    Que pasa si hay mas de una persona con el mismo nombre.
    ¿Que as de hacer para diferenciarte, para exprimir tu marca.?

    Puede ser bueno para encontrar trabajo 2.0! Pero creo que también es un arma de doble filo. Corremos peligros de tener web standard al igual que con los Cvs.
    No existe técnologia alguna que emita la misma percepción que a la hora de realizar una entrevista personal.

    Aunque bueno esto es mi humilde opinión.

    Saludos.

  • #002
    Benjamin Frugoni - 8 Febrero 2012 - 12:02

    Bueno, al menos veo que tengo una identidad. Lo que también veo los enlaces a XING y LinkedIn que seguramente abrí mientras trabajaba en multinacionales y que abandoné cuando cambié a una ONG.

    Mis comentarios aquí también quedan registrados :-)

    www.123people.com es muy bueno para este tipo de búsquedas

  • #003
    Antonio Castro - 8 Febrero 2012 - 12:35

    Cuando tú hablas de las claves del éxito en Internet, es mejor prestar atención. Además comparto 100% lo que acabas de decir.

  • #004
    Gorki - 8 Febrero 2012 - 12:40

    Como bien dices todos caemos en la tentación del egosurfing, ¿Qué dice de ni la Red?.

    La primera vez que lo hice, realmente me quedé agobiado. estaba aprendiendo por mis medios, el entonces nuevo lenguaje C+ y participaba en foros de aprendizaje y aparecía, con mi nombre y apellidos, haciendo preguntas que pudiéramos considerar de Primero de Basica. Evidentemete nada que no haga alguien que aprende por sus propios medios un nuevo lenguaje muy diferente del COBOL que era mi especialidad, pero absolutamente inadecuadas, para un señor al que su empresa vendía como “un experto Consultor Informático”.

    A partir de entonces, decidí dos cosas, reservar mi nombre para participar en la red en solo cosas que me dieran “rlumbrón” y construirme una serie de alias, para utilizar en diferentes cíirculos por los que me muevo, de forma que la información en cada uno de ellos, apareciera de forma separada y más o menos estanca del resto. La casualidad de haber sido bautizado como Jose Manuel, me permite sin forzar mucho la cosa, firmar como si tal cosa con diferentes nombres, José, Jose Pepe, Manuel, Manolo, y utilizr mi primer apellido o obviarlo ponien do una inicial y un punto o nada, (si lo hacen Zapatero y Rubalcaba ¿porqué no lo voy a hacer yo?).

    Me construí un alias, con su correpondiente email, (mi nombre familiar), para comunicarme con mi entorno familiar, otro para comunicarme con mis anigos del verano y otro para comunicarme con los de Madrid, y Gorki para mis actividades como friki y aun uno más como editor de un blog y otros de vida efímera para actividades específicas que he tenido durante alguna temporada.

    Todo esto no me crea excesivas molestias, ( sin embargo creo que debe hacer enloquecer a Google y Facebook pero allá ellos), pero permite que los espectadores tengan de mi solo la visión de un costado de mi personalidad, que como la de todos, tiene muchos lados muy diferentes.

    Que lo vamos a hacer si un señor tiene un cliché de lo que debe ser un Consultor Informático, en el que no entra que ese individuo acuda vestido de Miki Mouse a un baile de diafraces, o que tenga qye ser un cabeza cuadrada que en modo alguno se inteerese en literatura.

    Yo no he hecho este mundo y sus normas y solo trato de sobrevivir en él lo mejor que se pueda. Aconsejo que los demás hagan algo parecido.

    P.D.
    Curiosamente desde mi jubilación mi nombre oficial tiene una respuesta en Google totalmente momificada, pues desde que dejé de trabajar, me preocupa absolutamente nada la imagen que de ese personaje. Asi es la vida, lo que hoy te preocupa, mañana te trae al pairo, pero lo malo es que Google tiene una memoria de elefante.

  • #005
    David - 8 Febrero 2012 - 13:39

    Nuestra imagen personal de marca, o en su defecto, el rastro que hayamos dejado en la red, es importante para las marcas que nos contraten y de las que podamos ser representantes como trabajadores de las marcas (cuanto más representativo sea el puesto, mayor relevancia tendrá nuestra imagen personal, tanto en el mundo convencional como en el virtual). No nos podemos resistir a que la sociedad se haya extendido de sus dominios habituales al nuevo dominio que representa la red. Por lo tanto, debemos tomar las mismas cautelas que tomamos en nuestra vida social convencional a nuestra presencial en la red (que inevitablemente es social también). Respecto a lo que comentan de si tiene sentido o no rastrear alguien en la web, el caso es que da igual, siempre habrá alguien que lo haga y el ser humano tiende a ser cotilla. La red es una fuente de información y la tendencia de los individuo de la sociedad red es estar cada vez más informados, por lo que me reafirmo en las cautelas que he mencionado antes… se va a rastrear información tuya en la red, así que piensa que información tuya vas a permitir que se difunda en la red.

  • #006
    Xaquín - 8 Febrero 2012 - 14:11

    Tanto la radiografía vía red como la toma de contacto personal tiene un punto débil: el ser humano se caracteriza por una capacidad innata y adqurida para simular…y con medios tecnológicos (y el coco pertinente) puede hasta crearse un avatar “real”. El que quiera y pueda engañar es capaz de hacerlo. Y, quien no se lo crea, que se lo pregunten a Deckard.
    Creo que discutir sobre porcentajes de fiabilidad es lo único que nos queda.

  • #007
    Esteban - 8 Febrero 2012 - 14:34

    Alguna vez he pensado que, a pesar de que este mundo es cada vez más global e interconectado, lo del tener un perfil en la red no siempre es necesario, e incluso puede ser inútil.

    Según la profesión y el lugar dónde habites, unos ya conocen a los otros, y no hace falta que sea un pueblo pequeño, pasa en una ciudad mediana. Casi en lugar de poner algo en la red, para que sepan de ti o de lo que haces, mejor díselo cara a cara. Al final vienes a dar siempre con los mismos.

    ¿Quienes son los arquitectos que trabajan en Teruel?, pues esos, los dos o tres de siempre.

  • #008
    Raul Garcia Saenz - 8 Febrero 2012 - 14:46

    Pues yo diseño mi vida y mi empresa para no estar ni depender de la red ni internet ni figurar en ellas para nada, especificamente eso son todos mis esfuerzos no depender para nada de internet. En fin conozco a multitud de gente, forrada de pasta y ademas progresivamente, que tiene negocios tipo una cadena de panaderias cuando entra algun “websmaster” a ofrecerles sus servicios e introducir la empresa en internet, lo manda lejos a la vez que su negocio no para de mejorar y los ordenadores para repartir las fotillos de escursiones… y cada vez le va mejor… estos son los modelos a imitar y no los modelos Zuckerberg o Bill Gates que hoy garantizan el fracaso vital a tantos millones de personas … en fin …

  • #009
    Alberto S. ALonso - 8 Febrero 2012 - 15:57

    Yo no creo que buscarse online sea una cuestión sólo de ego, en los tiempos en los que vivimos y trabajamos, saber que se dice de ti en Internet, que se dice de tu empresa es casi una cuestión de responsabilidad. No podemos controlar que parte de nuestra privacidad queda expuesta en ciertas ocasiones y seamos prácticos, puestos a que hablen de mi prefiero que lo hagan bien!

  • #010
    David - 8 Febrero 2012 - 19:26

    Claro que existen negocios sin presencia en Internet que van viento en popa (y tampoco exposición de la imagen de sus trabajadores). Esto de lo que se habla es una tendencia, donde la sociedad red cada vez tiene más importancia y, como sociedad de la información y conocimiento, tendrá más o menos influencia sobre los negocios cuya cadena de valor esté más o menos vinculada o menos a la generación de conocimiento, la tecnología o a un posicionamiento de la marca como valor intangible del negocio. :) Hasta hace bien poco,y para dar una fecha donde es indiscutible -1996-, podemos afirmar con rotundidad que la marca personal en Internet no tenía ninguna relevancia. Pero esto es la evolución, y este articulo muestra la tendencia. Cada momento que pasa, cada vez en más industrias, y cada vez en más personas, la imagen de marca es más relevante y su representación en la red es más importante.

  • #011
    =”·)=”(·)”·”/&·/”( - 8 Febrero 2012 - 19:34

    Todas mis ocurrencias en google se limitan a +-9 páginas. Absolutamente todas ellas hacen referencia a mi vertiente profesional (linkedin, artículos en revistas, ponencias, un blog que tuve y abandoné por no sentirme cómodo, etc.). En lo personal no hay y espero que nunca haya ninguna aparición relativa a mi persona. De hecho es algo que cumplo a rajatabla, bajo ningún concepto (incluso en reserva de alojamientos, compras por www, etc.) uso mi nombre real. En la red soy totalmente anónimo. No es ni mejor ni peor sino todo lo contrario. Como se ha comentado al inicio se trata de una elección personal y nadie debe juzgar/opinar sobre ello. Dejando de lado linkedin no conozco ni conoceré ninguna otra red “social”.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados