Hablando de smart cities, en Alicante

Estuve en Alicante, en el Alicante Smart Cities Meeting 2011, hablando fundamentalmente de cómo una smart city es aquella que es capaz de cobijar y hacer que estén a gusto los smart citizens, y de cómo los usos y costumbres que trae consigo el desarrollo de la web social y la profusión de dispositivos de todo tipo tienen una evidente implicación tanto en la calidad de vida de los ciudadanos como en el marketing de las ciudades de cara al turismo. Me entrevistaron en el diario La Información, y lo han publicado hoy con el título “Un comentario en Facebook tiene un efecto que no logra un folleto“.

Además de hablar de la idea de instituciones públicas como plataforma y de cuestiones tan importantes como la liberación de datos públicos, traté tanto en la entrevista como en mi charla posterior el tema de la conectividad de una manera bastante cruda. Algo que para mí está en la base del concepto de smart city: en una smart city, los datos y las interacciones fluyen de manera líquida para todos, ciudadanos y visitantes, pero las infraestructuras actuales de conectividad de las ciudades están condicionadas por unas operadoras que secuestran las posibilidades de todo aquel que esté alejado de su país mediante un atavismo tan injustificable y tecnológicamente insostenible como el roaming.

Mal vamos a poder apalancarnos en las posibilidades de la web social para promocionar el turismo y potenciar la imagen de nuestras ciudades, si conminamos a todo visitante a apagar los datos de su smartphone en cuanto pisa el aeropuerto so pena de un estacazo de precio inenarrable: un visitante que podría estar compartiendo en tiempo real su experiencia como turista en nuestra ciudad, se convierte en muchos casos en una persona molesta porque se ve obligado a abandonar sus hábitos sociales, a no subir fotos, a no comentar en redes sociales o, simplemente, a no poder consultar un mapa o una aplicación social que le permita identificar sitios, tiendas, bares, recibir promociones, etc. La actitud restrictiva de las operadoras, que conozco bien ya desde el año 2005, supone una hipoteca sobre el potencial de desarrollo de las smart cities y de la sociedad de información en su conjunto. Si queremos smart cities, habrá que empezar por exigir que tengan smart communications para todos.

4 comentarios

  • #001
    Carlos economistaingles - 4 Noviembre 2011 - 16:15

    http://www.20minutos.es/noticia/120222/0/

    Acceso a internet por wifi, libre y gratuito en toda España, por cuatro perras gordas… Todo Madrid salia por 3 millones…

    Ya lo decías en un post reciente… que 40GB de Roaming cuestan lo mismo que un apartamento en Madrid. Unos quieren vivir de los bytes, otros de las copias en CD, otros de los genéricos…

  • #002
    Manu - 4 Noviembre 2011 - 16:38

    El Ayuntamiento de Malaga fue multado por liberar la wi-fi en la localidad. Las operadoras decian que perdian negocio.

    En Madrid, los autobuses llevan un logo de wi-fi gratis, aunque nunca lo he usado, tambien los kioskos de prensa. ¿Lo habeis usado alguno?.

    Por otro lado el post dice mas o menos que no se debería cobrar a los turistas. No se si se debe cobrar a ellos, pero de una forma u otra alguien lo tendrá que pagar, o bien via impuestos o bien via publicidad, o pago por dato, no se. Hay varias alternativas. Habrá que ver cual es la mejor para todos.

    ¿Hay en vuestras ciudades algunas propuestas interesantes?, ¿cómo se está gestionando?.

  • #003
    Enrique Dans - 4 Noviembre 2011 - 16:44

    #002: La posición de la CMT en ese sentido ha evolucionado mucho. Ahora ya no se penalizan las WiFis municipales como antes, y menos todavía las que puedan montar tiendas, hoteles, etc., caso en el que la postura se clarifica completamente: si su negocio no es proporcionar WiFi, sino que lo hacen como un simple complemento de su actividad, ni siquiera tienen que inscribirse en el registro de operadores.

    Por otro lado: ¿no cobrar a los turistas? No, no es eso, en modo alguno. El tráfico de datos se paga, seas turista o no. Lo que se dice es que hay que pagar por tráfico de datos al precio del tráfico de datos, en función de lo que realmente cuesta transmitir esos datos, no al precio del caviar o de un deportivo de lujo. Si un cliente paga por tráfico de datos a una operadora de su país y usa su tráfico de datos cuando está en otro, que entre las operadoras se entiendan e intercambien esos ingresos, pero para de contar. Nada de multiplicar por diez o más el precio del tráfico de datos en función de algún arcano indescifrable y, por supuesto, insostenible tecnológicamente. Si pagas por una tarifa de tráfico de datos e internet no tiene fronteras, tu tarifa tiene que permitirte acceder a datos estés donde estés, a un lado o al otro de la frontera. Lo demás son mentiras, estafas o impuestos revolucionarios que bajo ningún concepto deberíamos pagar y a los que deberíamos de oponernos frontalmente.

  • #004
    Gorki - 4 Noviembre 2011 - 19:59

    Por un lado está que te quieran cobrar abusivamente por conectarte en Internet por otro es que hay un desmadre tottal en los precios de hostpot. Hace poco estuve por Flandes y dormi en hoteles de la cadena Campanile que son bastante modestos y en todos había wifi gratis En en Berlín en un cinco estrellas y en Barcelona en un Husa me cobraron una cantidad pequeña, como tres euros día, (lo digo de memoria), que sinceramente me sentaron como un cuerno, pues solo utilice Internet como una hora antes de acostarme, para ver el correo y poco más.

    Como estoy convencido que yo pago todo lo que ponen “gratis” a mi disposición, eléctricidad, agua caliente y fría, calefacción, el jaboncito, el cepillo de dientes y otro conjunto de chorradas más, propongo a los hoteles, dos soluciones:

    a) Que suban la habitación los tres euros que cobran de Wifi y lo den gratis tanto al que lo usa como al que no.
    b) Que eliminen alguna de las chorradas que no son imprescindibles, por ejemplo, que se limiten a dar el gel de baño y el jabón líquido del lavabo, en un dispensador a granel y que con el ahorro obtenido financien el wifi sin subir el precio de la habitación.

    Por otra parte en cuanto a cobertura, fuera de los cascos urbanos,retrocedemos en vez de avanzar, y es es muy corriente vivir allí como turista.Yo tengo una casa cerca de la autopista A7 en Villajoyosa, muy próxima a Benidorm, Pues a hasta este año tenía cubierto el servicio con Vodafón, este verano ya tuve serias dificultades para conectar y después del verano es imposible. Crep que Vodafón ha retirado una antena, que daba servicio a la Autopista A7 por Villajoyosa, y de paso nos ha dejado a mi y a mis vecinos oscuras.

    Por supuesto, ellos se ahorran una antena, pero pierden al menos un cliente, pues si estaba con ello, era porque tenían servicio también en Villajoyosa. Lo que no se, de quien hacerme, pues ya huí de Telefónica por el mal trato que ne dieron y me joroba tener que volver con ellos.

    Así pues, que esas ciudades turísticas si pretenden tener turistas SMART, se preocupen de que haya también G3 en el entorno de las ciudades, no solo en el casco, y que el precio de la conexión con o sin roaming sea razonables,,

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados