“Crisis y sistema”, artículo de Manuel Castells en La Vanguardia

Si no has tenido ocasión de leer “Crisis y sistema“, el artículo que Manuel Castells publicó ayer en La Vanguardia, te recomiendo encarecidamente que lo hagas. Es verdaderamente bueno.

Resalto un fragmento del final del artículo:

Los partidos viven entre ellos y para ellos. La clase política es una casta con un común interés en mantener el reparto de poder mediante un mercado político-mediático cada cuatro años. Auto-absolviéndose de corruptelas y abusos mediante la designación política de la cúpula del poder judicial.

Así asegurado el poder político pactan con los otros dos poderes: el financiero y el mediático, que están profundamente imbricados. Y mientras la economía de la deuda marche y la comunicación se controle, la gente hace su vida y pasa de ellos. Ese es el sistema. Y por eso se creían invencibles. Hasta que la comunicación se hizo autónoma y la gente se enredó, Y juntas perdieron el miedo y se indignaron. ¿Adónde van? Cada cual tiene su idea, pero hay temas comunes: que los bancos paguen la crisis, control de políticos, internet libre, una economía de la creatividad y un modo de vida sostenible. Y, sobre todo, reinventar la democracia sobre valores de participación, transparencia y rendición de cuentas al ciudadano.

22 comentarios

  • #001
    Gorki - 31 julio 2011 - 19:56

    ¡Mecachis en la mar! ¡Un perroflauta que usa corbata!!!!

  • #002

    Llevabas toda la razón un artículo verdaderamente bueno. Me quedo con esta frase que deja mucho para pensar: “No es crisis para el sistema, porque el capital financiero sale ganador a costa de imponer la crisis a personas y gobiernos”. Creo que lo dice todo. Gracias Manuel por esta brillante exposición.
    Saludos

  • #003
    Simón H. - 31 julio 2011 - 21:32

    Es un artículo realmente bueno y al mismo tiempo no he podido sentir cierto terror al leerlo.

  • #004
    enjuto_mojamuto - 31 julio 2011 - 21:36

    Hola Enrique, tenía ganas de hablar de todo esto pero, o no tenía tiempo o no encontraba el momento o el post adecuado para hacerlo.

    Como he dicho en este blog en más de una ocasión, son la tecnología, la industria, la ingeniería, y la ciencia las que definen y determinan las estructuras socioeconómicas que puede haber, y de qué maneras se puede organizar la sociedad y la política (y no al revés); y son las estructuras sociales, económicas y políticas las que se ven condicionadas a adaptarse forzosamente e inevitablemente a los escenarios que produce continuamente el avance y el progreso técnico (y no al revés).

    Los ecosistemas, con toda su compleja red de especies vivas interrelacionadas, siempre se han adaptado al entorno y a sus cambios, y así unas especies vivas se extinguen y desaparecen, aparecen otras nuevas, y otras se transforman y cambian por selección natural en los nuevos escenarios que se van produciendo en el entorno. Así ha sido durante millones de años y así es también en el ecosistema humano-tecnológico, pero a una velocidad millones de veces más rápida.

    No es casualidad que cosas como la Revolución Francesa o la fundación de los Estados Unidos (con estructuras socio-políticas nuevas) a finales del siglo 18 coincidieran con el florecimiento de la Revolución Industrial. El obsoleto sistema conocido como “Antiguo Régimen” era ya insostenible, inaceptable, rígido y despótico, e incapaz de gestionar la nueva realidad que emergía de la Revolución Industrial. Ante la DISRUPCIÓN tecnológica que acabó llenando el mundo de cosas como máquinas, fábricas, ferrocarriles, o telégrafos, tenía que ir pareja y darse paralelamente una disrupción de la misma índole en lo social, económico, y político. Asímismo, aparecieron los primeros LUDITAS, que se oponían al progreso industrial porque se resistían a adaptarse a los cambios que rápidamente dejaban obsoletos sus medios de vida, e intentaban sabotear y destruir cualquier innovación tecnológica disruptiva.

    Del mismo modo, en la actualidad vivimos desde hace tiempo una segunda revolución industrial a la que voy a llamar Revolución Tecnológica, y que no se produce solamente por las cosas de las que se suele hablar en este blog (redes, nuevas tecnologías, y el mundo electrónico en general, etc.), sino en TODOS los ámbitos: uno me contó que estuvo en una fábrica de la Intel (no recuerdo si me dijo qué piezas, chips, o productos de su catálogo fabricaban allí), y me dijo que allí actualmente no trabajaba casi nadie, todo estaba robotizado y automatizado en una planta cerrada herméticamente, cosa que además les iba de maravilla para mantener la asepsia y limpieza extremas necesarias para la fabricación de los chips y la electrónica en general; sólo trabajaban allí unos pocos supervisores en una sala contigua. En la tele vi un día una empresa española en la que salía un robot que era como una especie de cochecito plano a ras de suelo, que él solito llevaba palés de ladrillos y materiales de construcción de un lado a otro del almacén. Ni siquiera se escapa el sector agroalimentario (como vimos no hace mucho): también vi otro día en la tele una empresa española que cultivaba patatas mediante un tipo de cultivo hidropónico mediante el que, no sólo cultivaban sin tierra, sino además prácticamente sin agua, simplemente pulverizando regularmente una nube de agua con nutrientes sobre las raíces, en las que las ricas patatas crecían en el aire en módulos con ese sistema automático que creaba periódicamente la nube nutritiva en las raíces, de la que se alimentaban las plantas del cultivo; además este tipo de técnicas, al no depender de las tierras o terrenos, no necesita grandes extensiones de tierras para el cultivo, porque por ejemplo permite hacer lo que se llama “vertical farming” (“granja vertical” o invernaderos verticales por pisos, y/o con estantes o estanterías, o armazones, etc.), ya que estas técnicas dan total libertad para colocar los cultivos como se quiera o como vaya mejor, y ocupando poco espacio. En todo el mundo, cada vez más sofisticadas máquinas expendedoras de comida y otros productos, y todo tipo de servicios automatizados empiezan a sustituir al personal humano, hasta el punto de que ya existen establecimientos que son directamente quioscos automáticos que consisten solamente en máquinas expendedoras y cualquier otro tipo de máquinas o servicios automatizados. Y como estos ejemplos se podrían poner muchos más, tanto en nuestro país como en todo el mundo.

    Todos los ejemplos que se puedan poner indican una progresiva automatización, informatización, robotización, y optimización, que conducen a cada vez mayor abundancia de producción y servicios por cada vez menores costes, precios, y mano de obra (y personal de servicios), por lo que el grueso de la gran mayoría de puestos de trabajo ya no va a estar en la mano de obra para la producción industrial (es decir, lo que suelen ser los obreros de fábrica de toda la vida, en las cadenas de producción o de montaje, o también los obreros de la construcción -además también por el cese definitivo de la burbuja inmobiliaria-, etc.), ni en los servicios “tradicionales”. Además, todos estos efectos ya los estamos teniendo anticipadamente por la deslocalización, el outsourcing que se lleva casi toda la industria a China y otros países “emergentes” (y no sólo alojan outsourcing, sino que encima suponen una fuerte competencia que arrasa en todos los sectores y utiliza lo que podemos llamar “dumping social”), lo que está causando una clara desindustrialización en los países occidentales, y que es bastante acusada en nuestro país. A todas estas cosas hay que unirles la posible y probable irrupción futura de nuevas innovaciones y tecnologías disruptivas, como por ejemplo la auto-fabricación automática personalizada casera o local directamente desde archivos de diseños e instrucciones mediante técnicas como la impresión 3D y los fabs o fablabs, trasladando al mundo real y material situaciones que ya hemos visto con el tráfico y circulación de otros tipos de archivos por la red entre usuarios, y por tanto confirmando que donde se van a mover casi todo el dinero y los puestos de trabajo ya no va a ser en la producción material en sí, por sí sola, ni en servir la mercancía como tal.

    Por toda esta situación actual y futura, y por todo lo que llevo explicado en este comentario, cuando veo que se habla de las ideas e ideologías políticas de siempre (de izquierdas, de derechas, o de cualquier tendencia política establecida hasta ahora), es como si en plena Revolución Industrial durante los siglos 19 y 20 se hubiese pretendido continuar con ideas y esquemas feudales típicos de siglos anteriores. Es decir: TODAS las ideas, ideologías y tendencias políticas que hemos conocido hasta ahora son hijas de la Revolución Industrial. Incluso la sociedad, la economía, el trabajo y el mundo laboral siguen organizados como si todavía fuesemos todos patronos y obreros fichando en una fábrica, produciendo a destajo practicando el estajanovismo, y haciendo turnos con horarios rígidos. Piensa en lobbies institucionalizados como la patronal y los sindicatos, y en las negociaciones de los convenios laborales, los contratos, las contrataciones, etc., y verás que no me equivoco. Todavía seguimos viviendo en un sistema que tiene como modelo, como paradigma sacralizado la esclavitud asociada a la maquinaria rígida clásica y típica de una fábrica clásica (recordemos a Charlie Chaplin en su obra maestra “Tiempos Modernos”), y no la nueva realidad innovadora y creativa de la tecnología cibernética, automática, informática, en red, bidireccional, robótica, inteligente y casi viva y sensible, propia de los tiempos actuales y futuros. Así que tiene mucha razón Javier de la Cueva cuando en el twit al que enlazas en el post anterior habla de cómo la partitocracia corrupta de los grandes partidos intenta timarnos y tomarnos el pelo pretendiendo vendersenos con ideas que hace tiempo que ya sólo las utilizan como marketing vacío para conseguir otros fines muy distintos… Y también tenía mucha razón el dibujante de “El Roto” cuando decía en una entrevista que la gente que participamos en el movimiento 15M somos portadores de algo mucho más profundo que lo que aparentamos superficialmente a primera vista…

    España es un caso especial dentro de la crisis global. La exageradísima “burbuja del ladrillo” que ha habido en nuestro país en los últimos 15 años aproximadamente, ha sobredimensionado brutalmente determinados sectores de tradicional arraigo en nuestro país, impidiendo la diversificación de las inversiones y las estructuras productivas (y de servicios), y abandonandose y desaprovechandose las posibilidades de la I+D+I (cualquier tipo de innovación, avance o hallazgo tecnológico, industrial, científico o de cualquier tipo, que pueda aprovecharse). La consecuencia es que tenemos casi todas las estructuras económicas y productivas hechas y orientadas hacia algo que no va a volver, dando lugar a una “generación perdida” con más de un 45% de paro juvenil y una baja cualificación profesional y académica, y empujando a los cualificados a emigrar a países como Alemania. La necesidad de un CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO, diversificando y reorientando nuestras estructuras productivas y económicas, es más imperiosa y acuciante que nunca. Puedo afirmar sin exageraciones que el esfuerzo que tenemos que hacer me recuerda mucho al que tuvieron que hacer los países aliados en la Segunda Guerra Mundial (incluida la Unión Soviética), que en muy poquito tiempo tuvieron que transformar sus estructuras productivas y económicas en industria de guerra y economía de guerra, y poner en marcha proyectos importantes que dieron lugar a inventos cruciales para los propósitos de los países aliados (la invención del radar, el proyecto Manhattan, etc.). También es un ejemplo interesante la competencia feroz entre las dos superpotencias durante las épocas más duras de la Guerra Fría, en las que cada una de las dos (y sus respectivos aliados) intentaban a toda costa adelantarse al adversario en cosas como la carrera espacial, o como conseguir estar más avanzados que el adversario en tecnología y armamento. (Que nadie me entienda mal: no estoy a favor del militarismo ni de las carreras armamentísticas, y mucho menos de fabricar, comerciar o usar armas, ni de ningún tipo de violencia, sólo son ejemplos estableciendo paralelismos y analogías). Piensa que hoy en día, hasta países como Irán o la India (y por supuesto China y creo que también Brasil) desarrollan su propia carrera espacial y también otros desarrollos interesantes en otros ámbitos.

    Lo que ha hecho España hasta ahora es lo más perdedor que se pueda concebir. Si a ésto le añadimos el efecto que puede tener sobre nosotros lo que está pasando estos días en Estados Unidos, que según expertos ya está causando males incluso aunque lleguen a un acuerdo a última hora, entonces la catástrofe está garantizada.

    Por todo lo que he explicado en este comentario, de cara a las elecciones del 20 de noviembre no nos podemos andar con tonterías: hay que hacer una REVOLUCIÓN, y tiene que ser PACÍFICA, por varios motivos:

    1) En este país hay quienes están intentando provocar violencia o infiltrar violentos para reventar el movimiento 15M, dañar su imagen y que pierda apoyo, y tener la excusa perfecta para intentar aplastarlo (recordemos cosas que han pasado en Cataluña, en Valencia, y en algún otro sitio). Hay que evitar que haya ningún grupo violento o gente violenta en nuestras filas, sean quienes sean, salgan de donde salgan, o vengan de donde vengan.

    2) Estamos en democracia (aunque no sea la que nos gustaría), y por tanto si no usamos la violencia no pueden hacernos NADA, legalmente y a todos los efectos somos INTOCABLES, como mucho pueden acusarnos de cosas leves como resistencia a la autoridad o ocupar por sorpresa sitios o lugares no autorizados, pero mientras la resistencia sea PACÍFICA y no usemos nunca la violencia, no pueden hacernos nada más. Cada vez que las autoridades o cualquier otra gente usen la violencia contra nosotros ante las cámaras de cualquier medio de comunicación o de cualquiera que lleve un cacharro con cámara (de vídeo o de fotos, da igual), será una victoria nuestra, se harán daño ellos mismos, se habrán metido un gol en su propia portería. Y cuando todo vaya creciendo como una bola de nieve que se convierte en una avalancha, cuando haya millones de personas llenando las calles de todo el país, y cuando la huelga y el referendum que se han convocado y otras iniciativas populares tengan el mismo éxito, las autoridades no podrán hacer nada y los partidos políticos tendrán que ceder de verdad, no sólo prometer o hacer algunas concesiones cosméticas o poco fiables, o no del todo fiables, que es lo que han hecho hasta ahora.

    3) Los métodos pacíficos, como la resistencia pacífica o la desobediencia civil pacífica, son muy efectivos, sobre todo cuando se une una masa enorme de gente. La referencia clásica en este tema es Gandhi. Un ejemplo clásico fue su campaña de desobediencia civil pacífica con el comercio de la sal, en la que se hizo la famosa “marcha de la sal”. Éste es el enlace al artículo sobre Gandhi en la Wikipedia:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Gandhi

    4) Y por supuesto, el principal motivo es que la violencia es lo peor y lo más horroroso que puede haber. Este país tiene un pasado que a veces ha sido convulso y violento, y sabemos que no debemos repetir los errores del pasado.

  • #005
    Rubén García - 31 julio 2011 - 21:38

    Hola, una nota excelente e interesante. Me hace darme cuenta de que la crisis de los partidos y los gobiernos tambien se ha globalizado, al leer el artículo tenía la sensación que estaba leyendo sobre los problemas que nosotros también tenemos en México; eso me hace pensar que los ciudadanos de a pie tendremos que hacer lo mismo, crear una sociedad civil globalizada, para poder enfrentar al monstruo que ya está encima de nosotros y que amenaza con tragarnos vivos. La idea de luchar contra el sistema desde la trinchera política-ideológica de los bolivarianos no me atrae nada, pero al final del día ¿cuáles son las opciones que nos quedan a los ciudadanos?

  • #006
    JG - 31 julio 2011 - 23:21

    Este hombre es soci’ologo y se nota, menuda barbaridad:

    ‘Para aumentar sus ganancias las financieras crean capital virtual mediante derivados y se prestan las unas a las otras incrementando el capital circulante y por tanto los intereses a percibir. En promedio, en Europa y EE.UU. los bancos disponen sólo de un 3% del capital que deben y son considerados solventes si llegan al 5%.’

  • #007
    Miguel A. Tovar - 1 agosto 2011 - 01:01

    Blanco y en botella. Gracias, Enrique. Verdaderamente un artículo de lectura imprescindible.

  • #008
    Goomer - 1 agosto 2011 - 01:17

    Sigo con la misma duda de siempre. Si todos coincidimos en criticar a la clase política, y discrepamos en la lectura de la crisis, y la forma de salir de ella, ¿por qué se mezclan ambos asuntos?

    Mi respuesta también es la de siempre, se basan en algo general, para ganar fuerza en su lucha concreta.

    Como he dicho otras veces, creo que es un error. Sumemos, vayamos todos en una dirección común, aunque sea incompleta. Pero así podremos cambiar al menos eso.

  • #009
    PowerBalance - 1 agosto 2011 - 01:31

    Aunque no se esté al 100% de acuerdo me parece un artículo muy interesante que creo que es conveniente leer mas de una vez. Después de una primera lectura se puede ver que es un buen intento de explicar las razones sistémicas de la crisis con un lenguaje que casi todos puedan comprender.

    En este sentido, y salvando las distancias por tratarse de un tema algo mas puntual, también me ha resultado bastante útil escuchar hace pocos días a José Ajram en Onda Cero explicando lo que está pasando en las bolsas con los mercados especulativos de futuros, derivados, etc.

    http://interneciendo.blogspot.com/2011/07/josefajram-en-onda-cero-explicando-de.html

  • #010
    Araucaria... - 1 agosto 2011 - 01:47

    Joder¡¡ imposible explicar + con – ..Incluso restando que haya algun que otro desliz o inexactitud.

    Solo le falta una buena viñeta que lo acompañe y le de color. O una tira comica de altura que le de alas a la viralizacion. Pena que no tengo ni puñetera idea de dibujar, Kataploffff¡¡¡

    Voluntarios¿? :-)

    Un abrazo,
    Araucaria.

  • #011
    Mario - 1 agosto 2011 - 01:51

    Bueno pero nada nuevo. Hace tres años que los ingleses ya lo sabían y en clave de humor con el punchline: “no somos nosotros (los especuladores financieros) los que pierden, es tu fondo de pensiones”.

    http://www.youtube.com/watch?v=pFmYIFk5i1Q&feature=fvwrel

    ¿Este no será el capitalismo que se enseña en las escuelas de negocios hoy Enrique?¿Cuántas start-ups se crearon y se siguen creando con la esperanza íntima de sus fundadores de ser sobrevaluadas y vendidas, generándoles fortunas inmediatas y fáciles?¿No es igual de repulsiva y provienen de la misma raíz (la codicia), la especulación financiera, inmobiliaria o TECNOLÓGICA?

  • #012
    Carolus - 1 agosto 2011 - 10:45

    “Si el príncipe utiliza las rentas públicas para aumentar su riqueza personal, el pueblo imitará este ejemplo y dará rienda suelta a sus más perversas inclinaciones; si, por el contrario, el príncipe utiliza las rentas públicas para el bien del pueblo, éste se le mostrará sumiso y se mantendrá en orden.

    Sólo hay un medio de acrecentar las rentas públicas de un reino: que sean muchos los que produzcan y pocos los que disipen, que se trabaje mucho y que se gaste con moderación. Si todo el pueblo obra así, las ganancias serán siempre suficientes”. CONFUCIO
    http://www.elartedelaestrategia.com/confucio_1er_libro.html

    Está todo inventado. Sólo que ahora nos limitamos a retorcer los conceptos.

    Saludos

    Carolus

    http://elartedelaestrategia.blogspot.com/

  • #013
    A.Alonso - 1 agosto 2011 - 11:59

    buen artículo pero a mi juicio, algo ambiguo, que cada uno saque sus propias conclusiones.

  • #014
    asmpredator - 1 agosto 2011 - 12:28

    #Carolus

    Si los politicos se han leido ese libro, cosa que dudo, han aplicado esa frase al pie de la letra pero a su modo como todo, todos nosotros , el pueblo llano, generamos el dinero que ellos, los politicos, se encargan de gastar, robar, dilapidar y tirar en cantidades industriales con lo que el resultado final es la no existencia de riqueza.

  • #015
    Anonimo - 1 agosto 2011 - 17:52

    ¿Están ahora los bancos conspirando contra la economía española? Leyendo este artículo de Bibiana Medialdea, Profesora de Economía Aplicada, no podemos dejar de tener esa sensación:

    “Si los mercados funcionaran, un mayor tipo de interés para los títulos de deuda (una mayor rentabilidad exigida) reflejaría el mayor riesgo que corren los compradores al adquirirlos. Como se arriesgan a que quizás no les devuelvan la cantidad adeudada, necesitan más alicientes para decidirse a comprar. Pero las subidas de tipos de interés en el mercado de deuda pública durante la semana pasada no fueron fruto de un incremento en el riesgo asociado a los títulos. Los potenciales compradores no estaban preocupados, en absoluto, por la capacidad del Estado para devolver su deuda. La deuda pública española se sitúa en torno al 60% del PIB, no sólo muy por debajo de los niveles de endeudamiento griego (143%), italiano (119%) o portugués (93%), sino también del alemán (83%) y el francés (82%).”

    http://elcomentario.tv/reggio/%C2%BFcuanto-cuesta-la-especulacion-de-bibiana-medialdea-en-publixo/30/07/2011/

  • #016
    Xisco - 1 agosto 2011 - 19:43

    Como decía Churchil: Nunca tantos debieron tanto a tan pocos.

  • #017
    ELEKTRA - 1 agosto 2011 - 23:32

    Sí, Enrique. Y a ti te proponen por un “pastizal” llevar la campaña de uno de esos partidos corruptos y “ahí no hay tu tía”. Anda… ¡Seamos honestos y digamos que el beneficio nos vende! Un saludo y espero que esto de los blogs y el intrusismo tenga sus días contados.

  • #018
    Aloe - 2 agosto 2011 - 00:23

    #6 ¡Menuda barbaridad!
    ¿Por qué es una barbaridad?
    No controlo exactamente cómo se calcula ese porcentaje, pero que los bancos crean dinero desde que se inventaron es una obviedad, y que cada vez todo tipo de entidades financieras lo hacen en mayor porcentaje sobre la circulación o existencia de efectivo “real” (si es real el dinero de papel o de anotaciones en cuenta en los bancos centrales), hasta el punto de que el dinero bancario y financiero de todo tipo (virtual, podríamos decir) equivale a muchas veces el “real”, eso es evidente, admitido y conocido.

  • #019
    Tarko - 2 agosto 2011 - 02:31

    gerald celente es un crack, en la línea de democracia directa

    http://www.youtube.com/watch?v=aRAvRtL0cz8
    http://www.youtube.com/watch?v=8WYO4uUqmBU

  • #020
    Enrique Dans - 2 agosto 2011 - 09:22

    #017: Efectivamente, si a TI te ofreciesen por un pastizal llevar la campaña de uno de esos partidos corruptos, está claro que PARA TI no habría tu tía y aceptarías. Con tu comentario lo dejas más que claro, evidente. Pero sobre mí, por favor, no saques conclusiones, porque no me conoces de nada y no tienes ni idea de lo que haría.

  • #021
    vincha - 3 agosto 2011 - 01:57

    sobre el comentario de ELEKTRA nº 17 , serìa de agradecer que NI lo contestases; mas aùn QUE NI LO PUBLICASES. leerlo hace daño – daño gratuito – porque si, sin razon, SINRAZON.

    No te sepa mal ser dictador por no escribir al dictado de quien no tiene nada que decir.

  • #022
    Pedro - 11 febrero 2012 - 14:22

    Estamos hartos de escuchar y leer que:

    “son la tecnología, la industria, la ingeniería, y la ciencia las que definen y determinan las estructuras socioeconómicas que puede haber, y de qué maneras se puede organizar la sociedad y la política (y no al revés); ”

    Me parece que esa es la manera simple de mirar pero que en realidad es una dinámica y una influye en la otra continuamente. Unas estructuras socioeconómicas evolucionan hacia otras nuevas según la cultura, los paradigmas y según las conciencias de la humanidad.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados