Juventud, divino tesoro

Antonio Gala, en su tronera de El Mundo de hoy:

Y ahí están esos países árabes con unas juventudes que abren los ojos, miran más allá, quieren alzar sus voces, ser ellos mismos, cada cual en su país, pero paralelos: dejar de obedecer y de creer a ciegas, de envejecer a ciegas… ¿Son mejores que los nuestros? Más impacientes. Quizá esa sea su mayor ventaja.»

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados